HIS­TO­RIA DE VI­DA, FA­MI­LIA Y EM PRE­SA.

Por An­drea Grobocopat­el

Super Campo - - Sumario - Co­lum­na de opi­nión

Por An­drea Grobocopat­el.

Pa­sión por ha­cer, el li­bro que aca­bo de pu­bli­car, es una obra en la que en­con­tra­rán vi­ven­cias co­mu­nes, ro­les don­de iden­ti­fi­car­se y emo­cio­nar­se. Es­tá di­ri­gi­da a mu­je­res y hom­bres em­pren­de­do­res, em­pre­sa­rios, a to­do aquel que in­ten­te ha­cer. Na­ce de mi pro­pia ex­pe­rien­cia de lo que fue pa­sar de una py­me -que em­pe­zó en un ga­ra­je, co­mo mu­chas- a un gru­po de em­pre­sas con una mar­ca y re­co­no­ci­mien­to que tras­cien­de nues­tro país. Es pa­ra due­ños, di­rec­to­res y ge­ren­tes de em­pre­sas de fa­mi­lia, pa­ra que pue­dan ver que sus in­con­ve­nien­tes son, mu­chas ve­ces, los mis­mos que el de la ma­yo­ría de es­te ti­po de or­ga­ni­za­cio­ne.

In­ten­té trans­mi­tir re­fle­xio­nes y el en­tu­sias­mo que pu­se y que pon­go en la vi­da. Apren­dí mu­cho de mis ex­pe­rien­cias pe­ro tam­bién de lo que le ocu­rre a otros. In­ten­té por to­dos los me­dios que fue­ra me­nos “gro­bo­co­pa­te­li­za­do”, pe­ro me di cuen­ta que ca­si el 90% de lo que he vi­vi­do, ha si­do den­tro de es­ta em­pre­sa y con es­te ape­lli­do. En mi vi­da se en­tre­mez­clan per­ma­nen­te­men­te te­mas de em­pre­sa y fa­mi­lia, y se acu­mu­lan ro­les. En mi ca­so hay una su­ma de ro­les que in­ter­ac­túan y que no lo­gro se­pa­rar. El li­bro cuen­ta con tes­ti­mo­nios de per­so­nas que com­par­tie­ron es­tos años con­mi­go, mis pa­dres, her­ma­nos, hi­jos, es­po­so, ami­gos, co­la­bo­ra­do­res y la for­ma en que to­dos me ayu­da­ron a re­cons­truir la his­to­ria.

Llo­ré y reí con la lec­tu­ra; dis­fru­té al re­cor­dar y des­en­tra­ñé los es­ti­los, ha­bi­li­da­des o de­fec­tos que hoy ten­go gra­cias a la for­ma­ción que re­ci­bí.

No fue una ta­rea fá­cil, lle­vó tiem­po y, co­mo en la ma­yo­ría de las co­sas ha­go, pe­dí ayu­da. Es­pe­ro que ha­ya mu­cha gen­te cu­rio­sa a la que le in­tere­se leer­lo, lo mo­ti­ve y se dé cuen­ta de que hay que par­ti­ci­par, mo­ver­se y co­la­bo­rar por­que la vi­da es cor­ta. Siem­pre hay una opor­tu­ni­dad, pe­ro hay que bus­car­la, ge­ne­rar­la.

Trans­cu­rrien­do lo que lla­mo la ter­ce­ra eta­pa de mi vi­da re­fle­xio­né acer­ca de lo que quie­ro ha­cer en los pró­xi­mos 20 años. Que­ría com­par­tir apren­di­za­jes, ver si pue­do po­ner mi grano de are­na en la trans­for­ma­ción de nue­vos lí­de­res y or­ga­ni­za­cio­nes, pa­ra que po­da­mos jun­tos cons­truir una so­cie­dad con más opor­tu­ni­da­des, me­nos desigualda­d, más li­ber­tad, más in­clu­sión y más pro­gre­so.

Pen­sa­ba que ya ha­bía cons­trui­do un pa­tri­mo­nio pa­ra mí, pa­ra mis hi­jos, que nos per­mi­ti­ría vi­vir de for­ma ade­cua­da. Aho­ra era el mo­men­to de con­tar­les có­mo lo he he­cho, las he­rra­mien­tas que he uti­li­za­do pa­ra de­jar­les a mis hi­jos. Y a quien quie­ra el otro pa­tri­mo­nio que he cons­trui­do en ba­se a mis vi­ven­cias y mis apren­di­za­jes.

Otro de los ob­je­ti­vos del li­bro es fon­dear mi FLOR (Fun­da­ción Li­de­raz­gos y Or­ga­ni­za­cio­nes Res­pon­sa­bles), que, al no te­ner mu­chos años de his­to­ria pro­pia, re­sul­ta más di­fí­cil con­se­guir em­pre­sas o ins­ti­tu­cio­nes que la acom­pa­ñen. Des­de ella quie­ro co­la­bo­rar en la trans­for­ma­ción de per­so­nas e ins­ti­tu­cio­nes que crean que es po­si­ble cons­truir una so­cie­dad me­jor pa­ra to­dos, y que es­tén dis­pues­tas a po­ner el hom­bro, a com­pro­me­ter­se pa­ra lle­var­lo ade­lan­te. Es­toy muy ilu­sio­na­da con es­ta nue­va ini­cia­ti­va. Es un gran desafío pe­ro con­si­de­ro siem­pre im­por­tan­te te­ner en el ho­ri­zon­te una me­ta que al­can­zar.

Pa­ra mí, pen­sar es ha­cer, so­ñar no tie­ne sen­ti­do si no se ac­túa. Por eso el li­bro se lla­ma Pa­sión por ha­cer.

Y quie­ro ter­mi­nar es­ta co­lum­na de la mis­ma ma­ne­ra que en el li­bro: “El fu­tu­ro de nues­tras em­pre­sas, ins­ti­tu­cio­nes y or­ga­ni­za­cio­nes, y el fu­tu­ro del país de­pen­den só­lo de no­so­tros. Las co­sas no cam­bian si no­so­tros no mo­di­fi­ca­mos nues­tra ac­ti­tud. Ele­gir la evo­lu­ción de nues­tro ne­go­cio, o de la so­cie­dad en que vi­vi­mos, im­pli­ca asu­mir­nos co­mo mo­tor de cam­bio. Pri­me­ro, de no­so­tros mis­mos, pa­ra des­de allí cam­biar la reali­dad que nos ro­dea.Oja­lá que ca­da uno de no­so­tros pue­da plas­mar es­te apren­di­za­je, sa­bien­do que hoy es un buen día pa­ra co­men­zar a cons­truir los pró­xi­mos cin­cuen­ta años”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.