Fá­bri­ca de Ter­ne­ros

Super Campo - - GANADERIA -

Su­per CAM­PO vi­si­tó el es­ta­ble­ci­mien­to Don Si­món, ubi­ca­do a 45 ki­ló­me­tros de la ciu­dad de Sal­ta. Se tra­ta de un es­ta­ble­ci­mien­to de cría, una “fá­bri­ca de ter­ne­ros” co­mo la de­no­mi­na el apo­de­ra­do Car­los Ma­ría Sa­ra­via, quien co­men­zó a tra­ba­jar ha­ce 10 años des­de ce­ro en es­te cam­po de 52 mil hec­tá­reas que po­see ce­rros, lo­ma­das y des­ni­ve­les, ca­rac­te­rís­ti­cas que no lo ha­cen ap­to pa­ra la pro­duc­ción de ta­ba­co, po­ro­to y pimientos, en­tre otros cul­ti­vos que pre­do­mi­nan en el Va­lle de Ler­ma. Pa­ra la ga­na­de­ría se hi­cie­ron des­mon­tes y la ca­na­li­za­ción de ver­tien­tes que con­du­cen el agua por des­ni­vel has­ta los be­be­de­ros au­to­má­ti­cos.

Hoy el es­ta­ble­ci­mien­to po­see 2.000 ca­be­zas Bra­ford y Sa­ra­via co­men­ta que “en 2013 pa­ra­mos un po­co la in­ver­sión por la co­yun­tu­ra que ya co­no­ce­mos, pe­ro la idea es te­ner un plan­tel de 10 mil va­cas”, des­cri­be el apo­de­ra­do. El ma­ne­jo de las va­cas es pas­to­ril, sin su­ple­men­ta­ción, con pas­tu­ras na­tu­ra­les y buf­fel grass. So­lo se da su­ple­men­ta­ción a los to­ros que van a ha­cer ser­vi­cio. El buf­fel hoy ocu­pa unas 2.000 hec­tá­reas y es­pe­ran lle­gar a las 10.000 en to­tal. “¿Por qué ele­gi­mos Braa­ford? Pri­me­ro un po­co por ca­pri­cho mío y des­pués por­que es un ani­mal que se adap­ta a es­ta zo­na, co­mo el Bran­gus, aun­que pien­so que es pa­ra cam­pos más ‘du­ros’ en cuan­to a bi­chos, tem­pe­ra­tu­ra y el Bra­ford es muy man­so y más adap­ta­do a nues­tras con­di­cio­nes. El ma­ne­jo re­pro­duc­ti­vo se ha­ce en par­te con in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial, con se­men con­ge­la­do de las prin­ci­pa­les ca­ba­ñas del país y el res­to con mon­ta di­rec­ta”.

Des­de el cam­po sa­len ter­ne­ros de 150 ki­los ha­cia un es­ta­ble­ci­mien­to don­de se ha­ce la re­cría y lue­go a un feed­lot en los úl­ti­mos días. “En­tre­ga­mos el ter­ne­ro en­te­ro jo­ven así que no te­ne­mos pér­di­da de ki­los en la cas­tra­ción. Hoy es­ta­mos pro­du­cien­do 750 ter­ne­ros en­tre ma­chos y hem­bra por tem­po­ra­da o za­fra”, ase­gu­ra Sa­ra­via.

dor sino pro­vo­ca­dor”, apun­tó. El ase­sor co­men­tó que exis­ten dos ca­mi­nos pa­ra au­men­tar la pro­duc­ción ga­na­de­ra en la re­gión, uno es te­nien­do más ani­ma­les y otro es más pro­duc­ción por ani­mal, que re­quie­ren es­tra­te­gias dis­tin­tas y has­ta an­ta­gó­ni­cas. “Creo que de­be­mos pro­du­cir más por ca­da ani­mal por­que la pro­duc­ti­vi­dad en la Ar­gen­ti­na es ba­ja, fá­cil de au­men­tar y más con­ve­nien­te. Hoy pa­ra pro­du­cir 100 ter­ne­ros ne­ce­si­ta­mos 167 va­cas, que sig­ni­fi­ca un 60 por cien­to de des­te­te. Si pa­sa­mos al 75 por cien­to ne­ce­si­ta­ría­mos 133 va­cas, las cua­les es­ta­rían me­jor ali­men­ta­das con me­nor gas­to”, se­ña­ló Me­lo.

PAS­TO ME­CA­NI­CO. El ase­sor pri­va­do Pablo Cat­ta­ni di­ser­tó so­bre pro­duc­ción de heno en zo­nas ca­li­dad, en­fo­cán­do­se en el pa­so ha­cia la me­ca­ni­za­ción del fo­rra­je. “La idea es apro­ve­char to­do el vo­lu­men de fo­rra­je que en­tre­ga la na­tu­ra­le­za en la épo­ca de llu­via y que no so­lo apor­te vo­lu­men sino tam­bién nu­trien­tes, lo cual tie­ne al­tí­si­mo im­pac­to en la pro­duc­ción de fo­rra­je ade­más del cui­da­do del sue­lo en las áreas sub­tro­pi­ca­les. Veo que en la re­gión nos enamo­ra­mos del vo­lu­men de fo­rra­je pe­ro no de su ca­li­dad, en­ton­ces nos lle­va a co­se­char el fo­rra­je ca­da vez más tar­de”. Cat­ta­ni des­cri­be que de esa ma­ne­ra se ob­tie­ne vo­lu­men en lu­gar de nu­trien­te, afec­tan­do la pro­duc­ti­vi­dad por hec­tá­rea, ya que en la re­gión las plan­tas se vuel­ven ca­da vez más gran­des, ge­ne­ran som­breo y de­jan el sue­lo des­nu­do. Ello trae con­si­go de­ser­ti­fi­ca­ción, la­va­do de nu­trien­tes, plan­cha­do y es­co­rren­tía.

El es­pe­cia­lis­ta en fo­rra­je ob­ser­va que “si im­ple­men­ta­mos un ‘fren­te de ataque me­cá­ni­co’ y otro ani­mal, es­ta­mos mo­di­fi­can­do la di­ná­mi­ca de cre­ci­mien­to de las pas­tu­ras y en lu­gar de te­ner po­cas plan­tas y gran­des, ge­ne­ra­mos ma­yor can­ti­dad de plan­tas de me­nor ta­ma­ño. Eso ge­ne­ra ma­yor cap­ta­ción de luz so­lar y más pro­duc­ción de fo­rra­je, que se co­se­cha de ma­ne­ra an­ti­ci­pa­da, ob­te­nien­do me­jor nu­tri­ción, ade­más de ma­yor co­ber­tu­ra ve­ge­tal cui­dan­do el agua re­ser­va­da en el sue­lo. Es un círcu­lo vir­tuo­so que se va ge­ne­ran­do y lo úni­co que hay que ha­cer es to­mar la de­ter­mi­na­ción de tra­ba­jar en con­ser­va­ción de fo­rra­jes sa­bien­do que no so­lo se­rá una reserva pa­ra el in­vierno sino una me­jo­ra in­te­gral del ma­ne­jo pro­duc­ti­vo”.

Cat­ta­ni ob­ser­va que es­tos con­cep­tos to­da­vía no es­tán pre­sen­tes en to­dos los pro­duc­to­res de la zo­na: “Hoy se tra­ta de tra­ba­jar es te­ner ro­llos y vo­lu­men, ha­cien­do una ga­na­de­ría que vie­ne de una lar­guí­si­ma tra­di­ción ex­ten­si­va, es com­pli­ca­da en­ten­der la he­ni­fi­ca­ción. Hay un pro­ble­ma pa­ra en­ten­der la he­ni­fi­ca­ción y la tec­ni­fi­ca­ción de la ga­na­de­ría, pe­ro lo bueno es ve­nir con una ‘te­ra­pia de cho­que’ pa­ra mos­trar­les a los pro­duc­to­res cuán­to de­jan de ga­nar cuan­do no pe­gan el sal­to tec­no­ló­gi­co. Hay que me­ter­se en es­te sis­te­ma an­tes de que sea una ne­ce­si­dad de su­per­vi­ven­cia, por­que de lo con­tra­rio se van a en­con­trar con que no pue­den so­bre­vi­vir y el es­fuer­zo ten­drá que ha­cer­se a la fuer­za”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.