Al­ter­na­ti­va jo­ven

Super Campo - - GANADERIA -

Des­de el INTA Sal­ta, el téc­ni­co de Pro­duc­ción Ani­mal, Jor­ge Ale­jan­dro Na­va­rro, pro­po­ne la pro­duc­ción de Ma­cho En­te­ro Jo­ven (MEJ) co­mo al­ter­na­ti­va en la re­gión. El MEJ es un ani­mal en­te­ro, con pre­sen­cia de tes­tícu­los, dos dien­tes in­ci­ci­vos per­ma­nen­tes a la ho­ra de la fae­na con me­nos de 24 me­ses de edad, múscu­lo re­trac­tor de pe­ne pre­sen­te y sin lí­mi­te de pe­so de fae­na. Al­va­rez ca­li­fi­có que las par­ti­cu­la­ri­da­des de es­ta ca­te­go­ría “la ha­cen muy con­fia­ble y ape­te­ci­ble, y tra­ta­mos de que la gen­te la em­pie­ce a in­cor­po­rar a su sis­te­ma. Sal­ta es la cuar­ta pro­vin­cia a ni­vel na­cio­nal en can­ti­dad de ca­be­zas en­ce­rra­das y es una tec­no­lo­gía que se adap­ta muy bien pa­ra el en­gor­de a co­rral por­que ne­ce­si­ta una die­ta par­ti­cu­lar pa­ra lo­grar el po­ten­cial que re­pre­sen­ta el anabó­li­co na­tu­ral que es la tes­to­te­ro­na. Es­ta die­ta de­be ser ri­ca en pro­teí­nas y ener­gía, al­go que no pue­de su­mi­nis­trár­se­le de otro mo­do que no sea a co­rral. En Sal­ta te­ne­mos los ter­ne­ros (es una zo­na tí­pi­ca de cría) y los feed­lots, los dos com­po­nen­tes que ne­ce­si­ta­mos a la ho­ra de que fun­cio­ne el sis­te­ma. A los pro­vee­do­res de los ter­ne­ros te­ne­mos que con­ven­cer­los pa­ra que no los cas­tren y los ven­dan en­te­ros con el ob­je­ti­vo de lo­grar más ki­los y, si dan los nú­me­ros, un be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co”.

Al­va­rez des­cri­bió que ya exis­ten en la pro­vin­cia va­rias em­pre­sas que es­tán ha­cien­do el en­gor­de de ma­cho en­te­ro jo­ven. La ma­yo­ría de ellos po­seen sis­te­mas es­ta­bu­la­dos y ya ha­ce va­rios años que es­tán pro­du­cien­do y en ge­ne­ral es­tas em­pre­sas tie­nen va­rios es­la­bo­nes de la ca­de­na de la car­ne en fun­cio­na­mien­to co­mo pro­duc­to­res, fae­na­do­res y co­mer­cia­li­za­do­res. “Esa es la me­jor prue­ba de que el MEJ es un ex­ce­len­te pro­duc­to y que la ca­li­dad de la car­ne no tie­ne na­da que en­vi­diar­le a la de un no­vi­llo o no­vi­lli­to. Pre­ten­de­mos que los pro­duc­to­res em­pie­cen a in­tere­sar­se y se es­ta­blez­can es­tas in­te­gra­cio­nes es­tra­té­gi­cas en­tre los cria­do­res, en­gor­da­do­res, ma­ta­ri­fes, fri­go­rí­fi­cos, co­mer­cios mi­no­ris­tas o su­per­mer­ca­dos. To­do ti­po de es­ta­ble­ci­mien­to co­mer­cia­li­za­dor de la car­ne de­be es­tar fa­mi­lia­ri­za­do con el te­ma e ir ha­cien­do la bue­na pu­bli­ci­dad pa­ra ‘Do­ña Ro­sa’, que en de­fi­ni­ti­va es quien con­su­me la car­ne y la pre­pa­ra y pue­de te­ner un con­cep­to erra­do de es­ta car­ne, con­fun­dién­do­lo con un to­ri­to o un to­ro de 5 o 6 años de edad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.