Se Ne­ce­si­tan In­cen­ti­vos pa­ra la Pro­duc­ción

Por Car­los A. Ga­ret­to*

Super Campo - - Agricultur­a - Co­lum­na de opi­nión * Ingeniero Agró­no­mo Pre­si­den­te de CO­NI­NA­GRO

Du­ran­te los úl­ti­mos años, pe­rió­di­ca­men­te, el go­bierno ana­li­za, anun­cia, ra­ti­fi­ca, re­pi­te y des­di­bu­ja un pa­no­ra­ma ses­ga­do del tri­go en el país. Así lo reite­ró du­ran­te el úl­ti­mo mes, jus­to en días es­tra­té­gi­cos en los que el pro­duc­tor de­fi­ne su nue­va cam­pa­ña.

El áni­mo se ha en­som­bre­ci­do por el plan­teo de un pa­no­ra­ma muy di­fe­ren­te al que se vi­ve en el cam­po. Es­ta­mos le­jos de las co­se­chas ré­cord que se de­cla­man, mien­tras quie­nes de­ci­den con­ti­núan sin com­pren­der que el pro­duc­tor ne­ce­si­ta de in­cen­ti­vos pa­ra au­men­tar la pro­duc­ción.

Son mu­chos los pue­blos y ciu­da­des que no tie­nen otra al­ter­na­ti­va pro­duc­ti­va que sem­brar tri­go, es­pe­cial­men­te el sur de Buenos Aires y La Pam­pa. Y así lo ha­rán es­te año, co­mo to­dos los años, afor­tu­na­da­men­te, y muy a pe­sar de su ex­pec­ta­ti­va, ya que sig­ni­fi­ca que un año más se re­sis­ten a aban­do­nar un cul­ti­vo tra­di­cio­nal e his­tó­ri­co, que por de­más con­di­cio­nes eco­ló­gi­cas no pue­den pro­du­cir otra co­sa y don­de se ven ame­na­za­dos a ser ex­pul­sa­dos o mar­gi­na­dos de­bi­do a una fal­ta to­tal de ren­ta­bi­li­dad.

Por eso el pro­duc­tor, pa­ra re­cu­pe­rar su ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va, ne­ce­si­ta de cier­tos y de­ter­mi­na­dos in­cen­ti­vos, que lo im­pul­sen a in­cre­men­tar la su­per­fi­cie des­ti­na­da a siem­bra, co­mo tam­bién a in­cor­po­rar tec­no­lo­gía pa­ra al­can­zar y así re­cu­pe­rar vo­lú­me­nes his­tó­ri­cos de pro­duc­ción, que no so­lo ga­ran­ti­za­rían la me­sa de los ar­gen­ti­nos en can­ti­dad y pre­cios ac­ce­si­bles, sino que per­mi­ti­rán al país re­cu­pe­rar mer­ca­dos tra­di­cio­na­les tan com­pe­ti­ti­vos re­gio­nal­men­te, co­mo Bra­sil.

Ar­gen­ti­na no pue­de des­apro­ve­char más las ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas, fre­nar o con­di­cio­nar sus ven­tas ex­ter­nas, las que le da­rían im­por­tan­te au­men­to a las ali­caí­das ar­cas del go­bierno, por un ma­yor in­gre­so de re­cur­sos, fun­da­men­tal­men­te, dó­la­res pa­ra equi­li­brar la ba­lan­za de pa­gos.

Has­ta tan­to no se dé un mar­co de ex­pec­ta­ti­vas fa­vo­ra­bles, pre­vi­si­bles en el tiem­po, y que se le per­mi­ta al­can­zar una ren­ta­bi­li­dad ade­cua­da, no se va a re­cu­pe­rar la pro­duc­ción.

Las en­ti­da­des, jun­tas y se­pa­ra­das, re­cla­ma­mos reite­ra­da­men­te la eli­mi­na­ción de re­ten­cio­nes ya que coin­ci­di­mos en que esa me­di­da se­ría un in­cen­ti­vo in­me­dia­to que me­jo­ra­ría el va­lor que re­ci­be el agri­cul­tor, al igual que la for­ma­ción del pre­cio en una pu­ja com­pe­ti­ti­va de to­dos los ope­ra­do­res co­mer­cia­les.

No han si­do años fá­ci­les pa­ra el pro­duc­tor. La in­fla­ción, y el au­men­to de los cos­tos (in­su­mos, com­bus­ti­bles, im­pues­tos, etc.) es­tá ha­cien­do per­der com­pe­ti­ti­vi­dad la ac­ti­vi­dad, la que si­gue sien­do in­via­ble en aque­llas re­gio­nes que no lo­gren su­pe­rar un ren­di­mien­to de 3.500 ki­lo­gra­mos por hec­tá­rea.

El con­su­mi­dor de­be sa­ber que los de­re­chos de ex­por­ta­ción (re­ten­cio­nes) tie­nen in­ci­den­cia ca­si nu­la en el pre­cio del pan, ya que el tri­go im­pac­ta so­lo 10% en la con­for­ma­ción de di­cho pre­cio fi­nal. Cul­par al tri­go por el va­lor del pan es un error ya que el au­men­to del mis­mo es­tá da­do por di­ver­sos fac­to­res den­tro de la mis­ma ca­de­na, don­de los dos gran­des per­de­do­res son los con­su­mi­do­res (pa­gan­do en la gón­do­la un pre­cio muy al­to) y los pro­duc­to­res de tri­go (re­ci­bien­do un va­lor por de­ba­jo de los cos­tos).

El cam­po ne­ce­si­ta re­glas de jue­go cla­ras, cohe­ren­tes y de lar­go pla­zo, que no de­pen­dan del go­bierno de turno y me­nos de la ar­bi­tra­rie­dad de un fun­cio­na­rio, que se con­so­li­den de­fi­ni­ti­va­men­te en un es­pa­cio de diá­lo­go y con­sen­so, en­mar­ca­das en po­lí­ti­cas pú­bli­cas que con­tri­bu­yan a au­men­tar la pro­duc­ción, por el bien del sec­tor y de los hom­bres de cam­po que vi­ven en torno a una ac­ti­vi­dad que su­po ha­cer his­to­ria y en­gran­de­cer La Pa­tria y de­rra­mar bie­nes­tar a mi­llo­nes de ar­gen­ti­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.