El con­trol bio­ló­gi­co y sus ven­ta­jas

Super Campo - - Agricultur­a -

La de­fi­ni­ción clá­si­ca de con­trol bio­ló­gi­co es­ta­ble­ce que se tra­ta de la ma­ni­pu­la­ción de los enemi­gos na­tu­ra­les pa­ra con­tro­lar las pla­gas. Se dis­tin­guen:

- La im­por­ta­ción e in­tro­duc­ción de un enemigo na­tu­ral pa­ra con­tro­lar una pla­ga exó­ti­ca (con­trol bio­ló­gi­co clá­si­co) o na­ti­va (con­trol bio­ló­gi­co neo­clá­si­co).

- La cría ar­ti­fi­cial de un enemigo na­tu­ral pa­ra su li­be­ra­ción en el cul­ti­vo en for­ma ino­cu­la­ti­va o inun­da­ti­va.

- La con­ser­va­ción de enemi­gos na­tu­ra­les por me­dio de ma­ni­pu­la­cio­nes am­bien­ta­les pa­ra pro­te­ger y au­men­tar su abun­dan­cia, di­ver­si­dad y efec­ti­vi­dad.

Ofre­ce va­rias ven­ta­jas. Con­tra­ria­men­te a lo que al­gu­nos agri­cul­to­res pre­su­po­nen, los cul­ti­vos bajo con­trol bio­ló­gi­co son más es­ta­bles, las plan­tas rin­den más y por más tiem­po.

Ade­más, si bien los agro­quí­mi­cos son he­rra­mien­tas úti­les en la me­di­da de que sean co­rrec­ta­men­te em­plea­das, des­gra­cia­da­men­te, el mal uso es una prác­ti­ca fre­cuen­te.

Por eso, ca­da vez que se de­ja de apli­car agro­quí­mi­cos se lo­gra ali­men­tos más sa­nos y con­fia­bles a par­tir de un me­nor con­tac­to con los pes­ti­ci­das y de la dis­mi­nu­ción de la can­ti­dad de re­si­duos de pla­gui­ci­das

Res­pec­to al me­dio am­bien­te, los in­sec­ti­ci­das que se apli­can re­gu­lar­men­te a un cul­ti­vo a me­nu­do de­ri­van en ma­yor o me­nor can­ti­dad a las áreas que los cir­cun­dan. Los cul­ti­vos bajo con­trol quí­mi­co son sis­te­mas em­po­bre­ci­dos y fuer­te­men­te dis­tur­ba­dos: la biodiversi­dad es mí­ni­ma.

La ex­pe­rien­cia ha mos­tra­do que el con­trol quí­mi­co es in­efi­caz pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas sa­ni­ta­rios y que el bio­con­trol es más efi­cien­te, me­nos con­ta­mi­nan­te y más ami­ga­ble.

el mo­ni­to­reo pa­ra de­ter­mi­nar el ni­vel po­bla­cio­nal de la po­li­lla y ello con­tri­bu­ye a ge­ne­rar un sis­te­ma de aler­ta cer­te­ro, con una ac­tua­ción opor­tu­na y mí­ni­ma en el in­ver­na­de­ro. IMPLEMENTA­CION. Se ba­sa en el tram­peo ma­si­vo de ma­chos que son atraí­dos por la fe­ro­mo­na se­xual li­be­ra­do por un emi­sor de cau­cho, que es­tá im­preg­na­do por un per­fu­me sin­té­ti­co, imi­tan­do a las hem­bras de la po­li­lla.

“Esa tram­pa de­ja re­te­ni­do al ma­cho por­que tie­ne una pe­que­ña ca­pa de acei­te”, co- men­tó En­ri­que Lobos, de una de las fir­mas pro­vee­do­ra de los dis­po­si­ti­vos e in­su­mos pa­ra es­te ti­po de tec­no­lo­gía de bio­con­trol.

El emi­sor li­be­ra la fe­ro­mo­na du­ran­te las 24 ho­ras. El ma­cho mien­tras cai­ga en el es­pa­cio ac­ti­vo se­rá atraí­do. La hem­bra pue­de es­tar cer­ca pe­ro li­be­ra muy po­co en re­la­ción al emi­sor sin­té­ti­co que no lo­gra atraer a la pa­re­ja. Ade­más, las hem­bras pro­du­cen so­lo unas po­cas ho­ras en la no­che o en la ma­dru­ga­da y uno o dos días des­pués de la emer­gen­cia de las pu­pas.

Se tra­ta de un mé­to­do eto­ló­gi­co no con­ta­mi­nan­te, res­pe­ta la fau­na be­né­fi­ca, no de­ja re­si­duos en la pro­duc­ción y no tie­ne ries­gos pa­ra los ope­ra­rios y con­su­mi­do­res, co­men­tó el ex­per­to a Su­per CAM­PO.

De acuer­do a los da­tos téc­ni­cos pre­sen­ta­dos, se re­quie­ren en­tre 30 y 40 tram­pas por ca­da hec­tá­rea pa­ra una co­rrec­ta pro­tec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.