BUR­LAN­DA. to del eta­nol.

Sub­pro­duc­to del eta­nol de maíz, la bur­lan­da hú­me­da avan­za a pa­sos de Pul­gar­ci­to en los tam­bos y feed­lots por sus im­por­tan­tes apor­tes a la die­ta y a la eco­no­mía de los es­ta­ble­ci­mien­tos. Dos ase­so­res que la in­cor­po­ra­ron cuen­tan sus mu­chos pros y po­cas contr

Super Campo - - Sumario - Por Ga­briel Quái­zel Fo­tos: Gentileza de los en­tre­vis­ta­dos

Bon­da­des del uso del sub­pro­duc-

Por Ga­briel Quái­zel.

FEA DE NOM­BRE pe­ro con gran­des atri­bu­tos, la bur­lan­da co­men­zó a im­po­ner­se rá­pi­da­men­te en las die­tas en tam­bos y en cría y re­cría bo­vi­na por sus muy bue­nos re­sul­ta­dos. La bur­lan­da apa­re­ció ha­ce po­co más de dos años en el mer­ca­do co­mo un sub­pro­duc­to de las pri­me­ras plan­tas de bio­eta­nol, ya que se ob­tie­ne de la fer­men­ta­ción de ce­rea­les -maíz, prin­ci­pal­men­te- de la pro­duc­ción del al­cohol que se in­cor­po­ra en el cor­te de la naf­ta (has­ta el 5% que mar­ca la ley de Bio­com­bus­ti­bles). De es­te pro­ce­so re­sul­tan dos sub­pro­duc­tos: la bur­lan­da hú­me­da de maíz, de­no­mi­na­da en in­glés WDGS (grano hú­me­do de des­ti­le­ría) y la bur­lan­da se­ca de maíz (o DDGS, grano se­co de des­ti­le­ría).

Su al­to va­lor ali­men­ti­cio ra­di­ca en que, al ex­traer­se el al­mi­dón pa­ra la fer­men­ta­ción, se tri­pli­ca la con­cen­tra­ción de pro­teí­nas, acei­te y fi­bra del grano

de maíz. Ade­más tie­ne una al­ta pa­la­ta­bi­li­dad y muy ba­jo ni­vel de aci­do­sis -por la ex­trac­ción ca­si to­tal del al­mi­dón-. Es así un sub­pro­duc­to sano y fres­co que sa­le di­rec­ta­men­te al lu­gar de con­su­mo.

Y no me­nor es el he­cho de que pue­de re­em­pla­zar a in­gre­dien­tes tra­di­cio­na­les más cos­to­sos, co­mo el ex­pe­ller de so­ja, pe­llet de so­ja, pe­llet de gi­ra­sol, maíz, si­lo y su­ple­men­tos mi­ne­ra­les, en­tre otros. Es de­cir, que me­jo­ra la re­la­ción cos­to­ren­di­mien­to en una pro­duc­ción ga­na­de­ra de tam­bo o de feed­lot. En es­te or­den, en los ma­nua­les del IN­TA Man­fre­di se la des­ta­ca co­mo un ali­men­to que per­mi­te la me­jor re­la­ción cos­to-con­ver­sión. En el ca­so de un en­gor­de a co­rral se pue­de in­cluir has­ta más de un 40% den­tro de la die­ta en ma­te­ria se­ca, ob­te­nien­do así me­jo­res re­sul­ta­dos en la con­ver­sión ali­men­to/car­ne y ca­li­dad de car­ne. Se­gún en­sa­yos rea­li­za­dos, la bur­lan­da hú­me­da tie­ne me­jo­res re­sul­ta­dos que la se­ca. EN EL TAM­BO. En la 5ta Jor­na­da de Fo­rra­jes Con­ser­va­dos rea­li­za­da en Man­fre­di, el

ve­te­ri­na­rio Ma­riano Quer­cia con­tó su ex­pe­rien­cia en la in­cor­po­ra­ción de la bur­lan­da hú­me­da en va­rios tam­bos de Car­los Pe­lle­gri­ni, en el cen­troes­te de San­ta Fe. Su in­quie­tud par­tió de la ne­ce­si­dad de en­con­trar una fuen­te pro­tei­ca que re­em­pla­ce al ex­pe­ller de so­ja pa­ra ba­jar los cos­tos del ali­men­to y pro­du­cir más le­che. "Se aho­rra has­ta 48% del pre­cio, se­gún las dis­tan­cias de las plan­tas de eta­nol, ya que el fle­te par­ti­ci­pa en al­to gra­do en for­masr los pre­cios. Ade­más, el re­em­pla­zo de pro­teí­na de ex­pe­ller de so­ja con pro­teí­na de bur­lan­da de maíz me­jo­ra los cos­tos 25%", sen­ten­ció. En cuan­to a la pro­duc­ción ase­gu­ró ha­ber­la au­men­ta­do, en ve­rano, de 19-20 li­tros dia­rios a 23-24 l/d y en in­vierno de 26-27 l/d a 29-30 l/d. "Fue muy sig­ni­fi­can­te. Se tie­nen más ki­los de pro­teí­na a me­nos pre­cio: es muy eco­nó­mi­ca, muy bue­na fuen­te pro­tei­ca y ener­gé­ti­ca y tie­ne una pa­la­ta­bi­li­dad muy gran­de". So­bre es­to último in­di­có que "to­do lo que se agre­gue a la die­ta, co­mo un pas­to de­gra­da­do, o un ro­llo mal con­fec­cio­na­do o al­gún si­lo de ba­ja ca­li­dad, la bur­lan­da lo cam­bia to­tal­men­te, lo me­jo­ra: le da mu­cha pa­la­ta­bi­li­dad y los ani­ma­les lo co­men muy bien".

En las con­tras, Quer­cia pu­so las di­fi­cul­ta­des pa­ra em­plear­la en ro­deos me­no­res de 150 ani­ma­les "por­que hay pro­ble­mas de al­ma­ce­na­je". Otra cues­tión es el ex­ce­so de acei­te: "En los ro­deos de le­che no pue­de in­cluir­se en más de 15% de ma­te­ria Mse­ca de la die­ta ya que el ex­ce­so de gra­sas des­tru­ye par­te de la flo­ra ru­mi­nal del ani­mal y de­pri­me la can­ti­dad de le­che pro­du­ci­da".

A la ho­ra de pre­pa­rar la die­ta, Quer­cia in­di­có que "hay que in­cluir fi­bra efec­ti­va pa­ra que el ani­mal ru­mee me­jor y no su­fra aci­do­sis. Por es­to, hay que in­cre­men­tar la can­ti­dad de fi­bra, por­que la ta­sa de pa­sa­je in­tes­ti­nal de la bur­lan­da es muy al­ta". Otra pre­vi­sión es se­guir in­clu­yen­do el ex­pe­ller de so­ja. "Así se au­men­ta mu­cho la pro­duc­ción y se ba­ja el cos­to".

Res­pec­to del al­ma­ce­na­je, ase­gu­ró que la bur­lan­da hú­me­da pue­de que­dar a la in­tem­pe­rie has­ta 15 días sin de­te­rio­rar­se ni per­der di­ges­ti­bi­li­dad. De lo con­tra­rio, se de­be guar­dar en si­lo­bol­sa. A la ho­ra de mez­clar la die­ta mar­có que en el mi­xer va pri­me­ro la

fuen­te de fi­bra (de­be que­dar aba­jo), des­pués el si­lo, lue­go los gra­nos y por último la bur­lan­da. "Se de­ja mez­clan­do 20 mi­nu­tos y se va a ar­mar una pas­ta muy pa­la­ta­ble por­que la bur­lan­da hu­me­de­ce to­do".

El ve­te­ri­na­rio Cris­tian Fon­se­ca con­tó su ex­pe­rien­cia con la in­cor­po­ra­ción de la bur­lan­da hú­me­da, des­de ha­ce dos años, en un feed­lot de 4.000 ani­ma­les, es­pe­cí­fi­ca­men­te en ter­ne­ros de 200 ki­los a no­vi­llos de 300350 ki­los. “Hoy mi die­ta es­tá ba­sa­da en es­to. La bur­lan­da es mi ba­se”, re­su­mió.

Fon­se­ca des­cri­bió que el ali­men­to lo com­po­ne en las si­guien­tes can­ti­da­des: 52% de bur­lan­da; 11% de maíz; 25%, glu­ten; 6%, mar­lo de maíz; y 1,3 de la mez­cla de mi­ne­ra­les. El va­lor prin­ci­pal es que la bur­lan­da “es más pa­la­ta­ble” y da la po­si­bi­li­dad de con­fec­cio­nar una die­ta “más ener­gé­ti­ca y con un ni­vel de pro­teí­na muy al­to. Al fi­nal de la cuen­ta, es­to ha­ce que los ani­ma­les con­su­man me­nos ali­men­to”. El me­nor con­su­mo ocu­rre por­que es una die­ta más con­cen­tra­da en ener­gía y pro­teí­na y con ella el ani­mal “se lle­na con mu­cho me­nos y se al­can­za an­tes el ob­je­ti­vo de las 19 me­ga­ca­lo­rías to­ta­les en el ca­so de un ter­ne­ro de 200-300 ki­los; con es­ta die­ta los lle­na­mos con 2,2-2,4% del pe­so”. Por com­pa­ra­ción, in­di­có que una die­ta que con­ten­ga si­lo, ex­pe­ller o maíz mo­li­do de­be pro­veer­se de 2,7% a 3% del pe­so del ani­mal.

“La pri­me­ra me­jo­ra es eco­nó­mi­ca por­que con me­nos co­mi­da lo­gro el mis­mo ob­je­ti­vo. En cos­tos, ga­na­mos 28% usan­do es­ta die­ta, res­pec­to de la que te­nía con si­lo de maíz, maíz y ex­pe­ller de gi­ra­sol”, re­mar­có el ve­te­ri­na­rio.

Ad­vir­tió “no hay que ex­ce­der­se con el ex­trac­to de acei­te, que no de­be ser ma­yor del 7% de to­da la mez­cla”; pa­ra sal­var es­te pro­ble­ma es que se in­cor­po­ra el glu­ten. “El con­se­jo que pue­do dar es com­prar bur­lan­das de plan­tas di­fe­ren­tes, por­que hoy la fa­bri­ca­ción de bur­lan­da no es­tá es­tan­da­ri­za­da y las em­pre­sas en­tre­gan pro­duc­tos de di­fe­ren­te ca­li­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.