GI­RA­SOL.

Un pro­duc­tor de la zo­na de Cha­pad­ma­lal lo­gra ren­di­mien­tos de gi­ra­sol de 4 mil ki­los/ha en un plan­teo en di­rec­ta, bajo rie­go.

Super Campo - - Sumario - Por En­zo Con­ti Fo­tos: gentileza Asa­gir

Un plan­teo con­si­gue le­van­tar 4.000 ki­los en el sud­es­te.

Por En­zo Con­ti.

MIEN­TRAS que en el Sud­es­te bo­nae­ren­se la so­ja se mue­re de frío, el gi­ra­sol ya pi­só los 4 mil ki­los y va por más. En plan­teos de al­ta pro­duc­ción de esa re­gión el cul­ti­vo mar­ca un li­de­raz­go en­tre los cul­ti­vos de la co­se­cha grue­sa. Así lo de­mues­tra Eduar­do Ba­rrios, ase­sor téc­ni­co y pro­duc­tor de la zo­na de Cha­pad­ma­lal en su es­ta­ble­ci­mien­to ubi­ca­do a 3 ki­ló­me­tros del mar.

To­da su agri­cul­tu­ra es en siem­bra di­rec­ta, sis­te­ma que co­men­zó a adop­tar en 1998 y que completó en 2000. En 2004 em­pe­zó a ha­cer siem­bras por am­bien­tes -di­fe­ren­cian­do lo­mas, me­dias lo­mas y ba­jos- y en 2010 su­mó las do­sis va­ria­bles en to­dos los cul­ti­vos, in­clui­do el gi­ra­sol. En 2011 co­ro­nó su plan­teo pro­duc­ti­vo con la in­cor­po­ra­ción del rie­go. “Pri­me­ro pu­si­mos un equi­po que cu­bre 140 hec­tá­reas en dos círcu­los –ex­pli­có Ba­rrios-, el año pa­sa­do ins­ta­la­mos el se­gun­do equi­po de rie­go que cu­bre 120 hec­tá­reas con 3 círcu­los y en la úl­ti­ma cam­pa­ña co­men­za­mos a re­gar gi­ra­sol”.

Mien­tras que en los lo­tes con gi­ra­sol de la zo­na se ob­tie­nen rin­des que ron­dan en 2.600 a 2.800 ki­los por hec­tá­rea, Ba­rrios en­con­tró di­fe­ren­cias muy sig­ni­fi­ca­ti­vas en­tre dis­tin­tos am­bien­tes de su cam­po. “En un lo­te cer­cano a un arro­yo que tie­ne un cau­ce de al­re­de­dor de 1 me­tro de pro­fun­di­dad, por lo tan­to con apor­te de na­pa, vi­mos que los ren­di­mien­tos se van al or­den de los 3.800 a 4.000 ki­los –ex­pli­có Ba­rrios-, y eso nos lle­vó a in­ves­ti­gar so­bre la po­si­bi­li­dad de re­gar”.

Es al­to el di­fe­ren­cial de ren­di­mien­to que lo­gra el gi­ra­sol, con lo­mas que pro­du­cen 1.800 ki­los y ba­jos de 4.000 ki­los. “Es­to –agre­ga el pro­duc­tor- nos es­tá in­di­can­do que el cul­ti­vo de gi­ra­sol es el que vie­ne pre­sen­tan­do el ma­yor di­fe­ren­cial de ren­di­mien­to en­tre am­bien­tes. Aun­que la cam­pa­ña re­cien­te es­tu­vo afec­ta­da por un ataque de iso­ca que no pu­do ser con­tro­la­do por la prohi­bi­ción de rea­li­zar fu­mi­ga­cio­nes aé­reas en el par­ti­do de Ge­ne­ral Puey­rre­dón, y sin los re­sul­ta­dos de­fi­ni­ti­vos da­do que los es­ta-

mos pro­ce­san­do, es­ti­ma­mos que en un lo­te de 120 hec­tá­reas ob­tu­vi­mos al­re­de­dor de 3.100 a 3.200 ki­los de gi­ra­sol por hec­tá­rea en se­cano, mien­tras que en el círcu­lo de 70 hec­tá­reas que re­ci­bió 80 mi­lí­me­tros de rie­go, 40 an­tes y 40 des­pués de la flo­ra­ción, los rin­des es­ta­rían en 3.800 a 3.900 ki­los. Por otro la­do, es­ta úl­ti­ma cam­pa­ña el di­fe­ren­cial no es tan al­to por­que fue un ci­clo hú­me­do”. MÁS TEC­NO­LO­GÍA. El pro­duc­tor del Sud­es­te bo­nae­ren­se sube la apues­ta y apun­ta a más ge­né­ti­ca y más co­no­ci­mien­to so­bre el ma­ne­jo del cul­ti­vo pa­ra se­guir ga­nan­do quin­ta­les. “Aho­ra el desafío es bus­car hí­bri­dos pa­ra esas con­di­cio­nes de al­tos ren­di­mien­tos –co­men­ta-, y se­guir in­ves­ti­gan­do so­bre las fer­ti­li­za­cio­nes ade­cua­das, que has­ta aho­ra no nos han da­do res­pues­ta en apli­ca­cio­nes su­pe­rio­res a los 100 kg de urea”.

Con su ex­pe­rien­cia, Ba­rrios ase­gu­ra que el gi­ra­sol es el me­jor an­te­ce­sor pa­ra tri­go, que es el cul­ti­vo “con el que doy el gol­pe” ya que el ex­ce­len­te com­por­ta­mien­to de ese ce­real en la zo­na es el que de­fi­ne los re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos de la ro­ta­ción. “Con un ren­di­mien­to de tri­go de 8.000 ki­los por hec­tá­rea no me co­rren ni con los va­lo­res de arren­da­mien­to más al­tos que se pa­gan, co­mo pue­de ser a un se­mi­lle­ro pa­ra maíz o pa­ra pro­duc­ción de pa­pa”, ase­gu­ra. Tam­bién con­si­de­ra que la olea­gi­no­sa es un muy buen an­te­ce­sor de la col­za.

“La ex­pli­ca­ción de por qué sem­bra­mos gi­ra­sol se en­cuen­tra en fun­ción del tri­go, al que sem­bra­mos tem­prano pa­ra au­men­tar los días de lle­na­do y por lo tan­to apun­tar a ma­yo­res ren­di­mien­tos –se­ña­la Ba­rrios-. El gi­ra­sol de­ja un ras­tro­jo ´ca­lien­te´ que es ideal pa­ra tri­go y col­za. Mien­tras que por ex­ce­si­vo vo­lu­men los ras­tro­jos de maíz son ca­si in­sem­bra­bles y los de so­ja per­mi­ten la siem­bra de fi­na cuan­do ya es­tá muy frío”.

A ni­vel de re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos, el pro­duc­tor ase­gu­ra que “el mar­gen de so­ja vie­ne mal, es ca­si uno de los peo­res” y que fi­nan­cie­ra­men­te el gi­ra­sol le ofre­ce in­gre­sos en mar­zo “y eso me per­mi­te ma­ne­jar me­jor el tri­go, al­ma­ce­nar­lo, y man­dar­lo a Ca­ñue­las o a Bahía Blan­ca si Ne­co­chea es­tá ce­rra­do”, se­ña­lan­do que hay una co­yun­tu­ra que in­ci­de en las ro­ta­cio­nes. “Ha­ce 10 años las ro­ta­cio­nes eran agro­nó­mi­cas, ha­ce 5 años eran eco­nó­mi­cas y hoy son fi­nan­cie­ras”, gra­fi­ca Ba­rrios.

Tam­bién fren­te al maíz el gi­ra­sol le ofre­ce sus ven­ta­jas. “Un cul­ti­vo de maíz con rie­go que rin­da 12 to­ne­la­das y que se co­se­che con 18 por cien­to de hu­me­dad ge­ne­ra un mar­gen apro­xi­ma­da­men­te si­mi­lar a un ren­di­mien­to de 3.800 ki­los de gi­ra­sol, mien­tras que el cos­to de es­te cul­ti­vo re­quie­re una in­ver­sión que es al­re­de­dor de la mi­tad con res­pec­to al de maíz”, de­ta­lla.

In­du­da­ble­men­te, to­da­vía hay mu­cha in­for­ma­ción por des­hi­lar so­bre el po­ten­cial del gi­ra­sol en el sud­es­te bo­nae­ren­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.