GI­RA IPCVA.

El ma­ne­jo de las pas­tu­ras me­dian­te el apo­tre­ra­mien­to de los lo­tes y las re­ser­vas de pas­to pa­ra el in­vierno, a tra­vés del di­fe­ri­mien­to oto­ñal, per­mi­ten man­te­ner en un es­ta­ble­ci­mien­to for­mo­se­ño re­sul­ta­dos in­tere­san­tes pa­ra la ga­na­de­ría. El IPCVA y los ro­deo

Super Campo - - Sumario - Por Eduar­do Bus­tos Fo­tos: Gentileza IPCVA

Efi­cien­cia en un cam­po for­mo­se­ño en plan­teo de in­ver­na­da.

Por Eduar­do Bus­tos.

LA IN­TE­GRA­CIÓN de dos es­ta­ble­ci­mien­tos ga­na­de­ros “San Pe­dro” y “El Can­dil” hi­cie­ron po­si­ble el na­ci­mien­to de la em­pre­sa fa­mi­liar “Ga­na­de­ría”, un em­pren­di­mien­to que hoy, ade­más de de­di­car­se a la cría de ga­na­do bo­vino Bra­ford, tie­ne en mar­cha una ca­ba­ña pa­ra la mis­ma ra­za, en ca­mino a la ofi­cia­li­za­ción por par­te de la en­ti­dad que nu­clea a los ga­na­de­ros de es­ta ac­ti­vi­dad.

Los dos cam­pos se en­cuen­tran ubi­ca­dos cer­ca de Iba­rre­ta, en el De­par­ta­men­to de Pa­ti­ño al sur de la pro­vin­cia de For­mo­sa y a unos 180 ki­ló­me­tros de la capital, en me­dio de un am­bien­te don­de se com­bi­nan los mon­tes na­tu­ra­les y bas­tas su­per­fi­cies de­di­ca­das a la pro­duc­ción de pas­tu­ras, cul­ti­vos de sor­go, ave­na y maíz pa­ra el en­gor­de del ga­na­do va­cuno.

Los dos es­ta­ble­ci­mien­tos que for­man la so­cie­dad fa­mi­liar Ca­ne­sín – Welsh su­man 7.800 hec­tá­reas: 2.600 per­te­ne­cen a San Pe­dro, don­de fun­cio­na la ca­ba­ña, y 5.200 a El Can­dil, don­de se guar­dan los re­pro­duc­to­res que se co­mer­cia­li­zan. La ac­ti­vi­dad se di­ver­si­fi­ca tam­bién con la co­mer­cia­li­za­ción de com­bus­ti­bles, lu­bri­can­tes e in­su­mos pa­ra el cam­po, ad­mi­nis­tra­do por la fa­mi­lia Welsh. La par­te ga­na­de­ra car­go de los Ca­ne­sín.

Es­te fue el es­ce­na­rio ele­gi­do por el IPCVA pa­ra rea­li­zar una nue­va jor­na­da a cam­po pa­ra ca­pa­ci­tar a más de 700 pro­duc­to­res so­bre ma­ne­jo nu­tri­cio­nal de las va­qui­llas de re­po­si­ción; ma­ne­jo efi­cien­te de los re­cur­sos hí­dri­cos y me­jo­ra­mien­to ge­né­ti­co en ro­deos

si­los uti­li­za­dos pa­ra su­ple­men­tar a los ani­ma­les de ma­yo­res re­que­ri­mien­tos co­mo los to­ros y las va­qui­llo­nas de re­po­si­ción”, aña­dió Ca­ne­sín.

La car­ga ani­mal

ape­nas al­can­za a una ca­be­za por hec­tá­rea, por­que nues­tra es­tra­te­gia es no car­gar el cam­po, pe­ro tam­bién de­pen­de de la épo­ca del año”. MA­NE­JO DEL RO­DEO. “En nues­tra re­gión te­ne­mos un cli­ma muy va­ria­ble, yo pue­do me­ter dos ani­ma­les por hec­tá­rea, pe­ro pa­san seis me­ses y ten­go que sa­lir co­rrien­do a bus­car pas­to y cuan­do el cam­po se pela cre­ce mu­cho el re­no­val (bos­que muy jo­ven), cues­ta más lim­piar­los que man­te­ner­lo”, ar­gu­men­tó el ga­na­de­ro.

Las va­qui­llas de re­po­si­ción son in­se­mi­na­das. Lle­gan al pri­mer ser­vi­cio en­tre los 16 y los 18 me­ses. En el 45 por cien­to del ro­deo de hem­bras se prac­ti­ca la In­se­mi­na­ción Ar­ti­fi­cial a Tiem­po Fijo (IATF), y en el 35 por cien­to res­tan­te se uti­li­za el sis­te­ma na­tu­ral.

A los 45 días se rea­li­za un repaso con nues­tros to­ros. El por­cen­ta­je de pre­ñez se ubi­ca en el 85%, un muy buen ni­vel de efi­cien­cia y un 90% de ter­ne­ros lo­gra­dos.

En el plan­teo ga­na­de­ro se

Las pas­tu­ras me­ga­tér­mi­cas re­cu­pe­ran su po­ten­cial en pri­ma­ve­ra, épo­ca en que las va­cas en­tran en ce­lo. El maíz y el sor­go se em­plean pa­ra ha­cer si­lo y así po­der cu­brir la de­man­da in­ver­nal. Los mon­tes tam­bién son fun­da­men­ta­les a la ho­ra de dar de co­mer a la ha­cien­da.

efec­túan dos ser­vi­cios anua­les, uno en oto­ño y el otro en pri­ma­ve­ra.

La me­jor épo­ca pa­ra pre­ñar a las va­cas, me­dian­te el sis­te­ma de IATF, es en­tre sep­tiem­bre y oc­tu­bre, por­que “te­ne­mos que es­pe­rar a que llue­va, ob­te­ner ma­te­ria ver­de y ase­gu­rar­se que las va­cas co­man bien. Ade­más, bue­na par­te de la ha­cien­da se ali­men­ta con la chaucha de al­ga­rro­bo y eso les per­mi­te en­tran me­jor en ce­lo”, re­su­mió el ga­na­de­ro.

El ro­deo va­cuno, ade­más, es­tá com­pues­to por unos 110 to­ros Bra­ford, que son uti­li­za­dos pa­ra re­pa­sar a las va­cas in­se­mi­na­das y du­ran­te un mes per­ma­ne­cen en los lo­tes de hem­bras que se pre­ten­den pre­ñar o las que fue­ron in­se­mi­na­das en for­ma ar­ti­fi­cial. Tam­bién se rea­li­za una ro­ta­ción de to­ros du­ran­te ese pe­río­do de tiem­po, Ca­da to­ro atien­de en­tre cua­tro y cin­co va­cas.

Los des­te­tes se efec­túan en­tre los 7 y 8 me­ses, pa­ra la ca­be­za de pa­ri­ción con unos 220 ki­los, pe­ro el res­to de los ter­ne­ros ter­mi­nan con pe­sos que os­ci­lan en­tre los 160 y los 180 ki­los en la se­gun­da eta­pa.

“Yo des­te­to a los ter­ne­ros cuan­do de­ci­do ven­der, o cuan­do quie­ro ha­cer­los to­ri­tos, o lo ha­go por­que la va­ca es­tá gor­da o pre­ña­da. Por

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.