ACABIO.

A po­co más de dos me­ses de en­trar en fun­cio­na­mien­to pleno, la plan­ta de eta­nol de ACA Bio es­tá di­na­mi­zan­do a to­da la zo­na de Vi­lla Ma­ría y cambiando el ne­go­cio de los tam­bos y feed­lots, que in­cor­po­ran a la bur­lan­da co­mo ba­se de sus die­tas.

Super Campo - - Sumario - Por Ga­briel Quái­zel Fo­tos: Al­fre­do Nar­di­ni.

Vi­si­ta a la plan­ta de eta­nol de la Aso­cia­ción de Coope­ra­ti­vas.

Por G. Quái­zel

TO­DO EM­PE­ZO con el maíz; lue­go el ce­real se trans­for­mó en ener­gía y tam­bién en ali­men­to. Es de­cir, del mis­mo grano sa­lió un pro­duc­to pa­ra ali­men­tar a los co­ches y otro pa­ra ace­le­rar la pro­duc­ción de le­che y car­ne. Ya no es que el bio­eta­nol le res­ta maíz a la ca­de­na ali­men­ta­ria, por­que en la mis­ma fá­bri­ca y con la mis­ma ma­te­ria pri­ma (maíz) se ob­tie­ne un des­ti­la­do pa­ra ser usa­do en la naf­ta y ra­cio­nes pa­ra una die­ta de va­cu­nos, por­ci­nos o po­llos.

La plan­ta de ACA Bio en Vi­lla Ma­ría, so­bre la au­to­pis­ta Cór­do­ba-Ro­sa­rio, co­men­zó a fun­cio­nar ha­ce dos me­ses y aho­ra la en­tra­da y sa­li­da de ca­mio­nes es cons­tan­te, con aco­pla­dos car­ga­dos de maíz que en­tran, y cis­ter­nas y ba­teas que sa­len con naf­ta o bur­lan­da, res­pec­ti­va­men­te. El in­ten­so trá­fi­co se ex­pli­ca en que allí se pro­ce­san dia­ria­men­te 1.100 to­ne­la­das de maíz pa­ra pro­du­cir 440 me­tros cú­bi­cos de al­cohol (al­co­naf­ta) y 1.040 to­ne­la­das de bur­lan­da hú­me­da (la mi­tad se se­ca pa­ra pro­du­cir DDGS -gra­nos se­cos de des­ti­le­ría con so­lu­bles-) un ali­men­to de pro­ba­da efi­ca­cia en plan­te­les ga­na­de­ros por su al­to va­lor ener­gé­ti­co y pro­tei­co.

“Es­ta­mos con­ven­ci­dos de es­to: pro­du­ci­mos ener­gía y ali­men­tos. To­ma­mos maíz y gas na­tu­ral y pro­du­ci­mos eta­nol, bur­lan­da y DDGS, y tam­bién acei­te. Ade­más te­ne­mos un pro­yec­to de re­cu­pe­rar dió­xi­do de car­bono. O sea que de una ma­te­ria pri­ma ha­ce­mos un mon­tón de pro­duc­tos de ener­gía y de ali­men­tos. Y es­ta­mos ha­blan­do de una ener­gía mas eco­ló­gi­ca por­que vie­ne de una fuen­te re­no­va­ble”, re­su­mió el ge­ren­te de Plan­ta de ACA Bio, San­tia­go Ac­qua­ro­li. NÚ­ME­ROS. Los com­bus­ti­bles en Ar­gen­ti­na in­clu­yen des­de ha­ce unos años de­ri­va­dos ve­ge­ta­les: so­ja en el ca­so del

die­sel, y ca­ña de azú­car en las naf­tas. Ha­ce me­nos de dos años se co­men­zó a mez­clar es­te úl­ti­mo de­ri­va­do del pe­tró­leo con al­cohol de maíz. El Es­ta­do ar­gen­tino es­ta­ble­ció por ley que el cor­te obli­ga­to­rio de las naf­tas -la in­clu­sión del de­ri­va­do ve­ge­tal en el com­bus­ti­ble- sea del 5%. Hoy el mer­ca­do de naf­tas de­man­da en Ar­gen­ti­na 7 mi­llo­nes de m3, de los cua­les las plan­tas de bio­eta­nol de maíz y ca­ña de azú­car apor­tan el 10%, el do­ble, co­mo res­pues­ta a la fal­ta de pe­tró­leo.

La Aso­cia­ción de Coope­ra­ti­vas Ar­gen­ti­nas (ACA) y 65 coope­ra­ti­vas aso­cia­das crea­ron ACA Bio con una in­ver­sión de 130 mi­llo­nes de dó­la­res. La tec­no­lo­gía de la plan­ta fue ad­qui­ri­da a la fir­ma nor­te­ame­ri­ca­na ICM, que cuen­ta con el ex­per­ti­se de ha­ber cons­trui­do 103 fá­bri­cas si­mi­la­res en Es­ta­dos Uni­dos. Con una al­ta tec­no­lo­gía de pro­ce­so, la plan­ta de ACA Bio po­see:

Un la­bo­ra­to­rio de con­trol de ca­li­dad de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción;

Un ala de se­ca­do pa­ra ha­cer el DDGS (no to­das la tie­nen);

Un ala pa­ra el tra­ta­mien­to tér­mi­co de los ga­ses del se­ca­dor del DDGS.

La pri­me­ra plan­ta de ex­trac­ción de acei­te pa­ra la in­dus­tria de bio­die­sel;

La úni­ca má­qui­na pa­ra re­cu­pe­rar dió­xi­do de car­bono (pa­ra be­bi­das y pa­ra la in­dus­tria me­tal­me­cá­ni­ca).

Una cal­de­ra de al­ta pre­sión con una tur­bi­na com­pra­da en Ita­lia que ge­ne­ra la ener­gía eléc­tri­ca de la plan­ta.

Da­da la ca­pa­ci­dad del es­ta­ble­ci­mien­to, la Se­cre­ta­ría de Ener­gía de la Nación le asig­nó a ACA Bio un cu­po de 125 mil m3 anua­les de eta­nol. “Eso equi­va­le a te­ner 3.000 to­ne­la­das de acei­te por año, ob­te­ner 160 mil to­ne­la­das de bur­lan­da y 70 mil de DDGS. Res­pec­to del dió­xi­do de car­bono, el pro­yec­to es re­cu­pe­rar 100 to­ne­la­das por día”. El di­se­ño de la plan­ta que ocu­pa un pre­dio de 30

hec­tá­reas pre­vé su du­pli­ca­ción. “Si el cor­te lle­ga al 12% to­das las plan­tas de maíz o de ca­ña es­ta­ría­mos tra­ba­jan­do a pleno”.

Ac­qua­ro­li agre­gó que “pa­ra pro­du­cir los 125 mil m3 de al­cohol hay que mo­ler 380 mil to­ne­la­das de maíz año. El gru­po ACA mo­vi­li­za más de 4 mi­llo­nes de to­ne­la­das, o sea que es­ta­mos to­man­do un 10% de lo­que es el gru­po coope­ra­ti­vo”. El maíz lo apor­tan los pro­duc­to­res de la zo­na. “El abas­te­ci­mien­to no es una preo­cu­pa­ción”.

En ma­yo, la Se­cre­ta­ría de Ener­gía fi­jó el pre­cio del al­cohol en $8,20 el li­tro. “Sien­do efi­cien­tes y cui­dan­do mu­cho los cos­tos, con esos va­lo­res es un ne­go­cio ren­ta­ble”, di­jo Ac­qua­ro­li.

En la fá­bri­ca tra­ba­jan 90 per­so­nas en for­ma di­rec­ta y 250 en for­ma in­di­rec­ta, es­pe­cial­men­te en el ser­vi­cio de fle­tes: el in­gre­so dia­rio de ca­mio­nes se es­ti­ma en­tre 80 y 100 equi­pos. PRO­CE­SO. Lle­ga el maíz y se de­ter­mi­na y se­lec­cio­na por su ca­li­dad (hu­me­dad, con­te­ni­do de al­mi­dón y pre­sen­cia de pro­to­xi­nas). Pa­ra el tra­ba­jo dia­rio se em­plea un si­lo de 1.100 to­ne­la­das de una ca­li­dad uni­for­me que se mue­len en par­tí­cu­las me­no­res a 2 mm y se de­sin­fec­tan con va­por de agua a 280 gra­dos.

Al­cohol: el pro­ce­so de trans­for­ma­ción se ini­cia con un cam­bio quí­mi­co -en­zi­má­ti­co- del al­mi­dón en azú­ca­res o ja­ra­bes que pa­sa­rán a un pro­ce­so bio­ló­gi­co de fer­men­ta­ción con le­va­du­ras. Esa pri­me­ra des­ti­la­ción cul­mi­na con un al­cohol fer­men­ta­do con 13% de pu­re­za; se lo lle­va a 95% de pu­re­za que, en otro pro­ce­so de des­hi­dra­ta­ción, que­da­rá en 99,9% (la ley exi­ge 99,4). Ese al­cohol des­hi­dra­ta­do es el que se le en­tre­ga a las pe­tro­le­ras pa­ra que ha­gan sus blends de naf­ta.

Bur­lan­da. En el ini­cio de la des­ti­la­ción, cuan­do se se­pa­ra el agua del al­cohol que­da tam­bién el res­to del grano. Aquí arran­ca la ru­ta de la bur­lan­da, a tra­vés de se­pa­ra­cio­nes cen­trí­fu­gas y de la re­cu­pe­ra­ción de las pro­teí­nas so­lu­bles por eva­po­ra­ción -que a su vez po­si­bi­li­ta re­cu­pe­rar el agua ca­lien­te que vuel­ve a rein­yec­tar­se en el pro­ce­so. “En es­te pro­ce­so es nu­la la sub­ge­ne­ra­ción de efluen­tes”-. Se lo­gra de allí una tor­ta con pro­teí­nas so­lu­bles con 65% de hu­me­dad: la bur­lan­da hú­me­da. Si se la tras­la­da al se­ca­dor ro­ta­ti­vo has­ta de­jar­la con 10% se trans­for­ma en DDGS o bur­lan­da se­ca. Por aho­ra, el des­tino del DDGS es la ex­por­ta­ción. La bur­lan­da hú­me­da se vuel­ca to­da al mer­ca­do in­terno. La pro­duc­ción de bur­lan­da se di­vi­de la mi­tad pa­ra ven­der­la hú­me­da y mi­tad pa­ra se­car­la. De los 520 to­ne­la­das dia­rias de bur­lan­da que son se­ca­das se ob­tie­nen 210 to­ne­la­das de DDGS.

Con el to­tal de la bur­lan­da pro­du­ci­da a dia­rio por ACA Bio se pue­den ali­men­tar a 145 mil bo­vi­nos por día, cuan­do el ro­deo le­che­ro de Cór­do­ba es de 600 mil ani­ma­les. MUL­TI­PLI­CAR ES LA TA­REA. “Cla­ra­men­te la bur­lan­da vino a aba­ra­tar las die­tas de los tam­bos y los feed­lots y su in­cor­po­ra­ción es­tá ge­ne­ran­do una opor­tu­ni­dad de mer­ca­do y desa­rro­llan­do a la ga­na­de­ría de la zo­na”, des­cri­bió el ingeniero agró­no­mo Raúl Pi­cat­to, je­fe Co­mer­cial de la em­pre­sa coope­ra­ti­va. ACA Bio ga­ran­ti­za una pro­duc­ción dia­ria de más de 1.000 to­ne­la­das de bur­lan­da du­ran­te to­do el año. Con esa in­for­ma­ción, los in­ver­so­res ven la opor­tu­ni­dad de te­ner el abas­te­ci­mien­to

ase­gu­ra­do de un ali­men­to muy bueno y ba­ra­to.

En oc­tu­bre de 2013, Pi­cat­to se pu­so al fren­te de las ca­pa­ci­ta­cio­nes so­bre uso de la bur­lan­da en­tre tam­be­ros y feed­lo­te­ros que tu­vie­ran sus ex­plo­ta­cio­nes has­ta 300 ki­ló­me­tros de la plan­ta. Muy po­cos co­no­cían el pro­duc­to y al­gu­nos no ha­bían oí­do ha­blar nun­ca de él. “En fe­bre­ro, sa­li­mos al mer­ca­do y la bur­lan­da se di­fun­dió de bo­ca en bo­ca”. Ya cuen­tan con 300 clien­tes.

Pe­ro el te­ma no so­lo pa­só por la me­jo­ra pro­duc­ti­va y el aho­rro en cos­tos de la ali­men­ta­ción, sino que im­pli­có repensar el ne­go­cio. “El tam­be­ro de la zo­na nor­mal­men­te com­pra­ba las va­qui­llo­nas de re­cría y ven­día los ter­ne­ros. Aho­ra, con una ali­men­ta­ción en ba­se a bur­lan­da, la ma­yo­ría re­cría sus va­qui­llo­nas y en­gor­da a los ma­chos, apro­ve­chan­do que se po­see el mi­xer y el per­so­nal, y so­la­men­te hay que au­men­tar el por­cen­ta­je de ali­men­to pa­ra in­cluir a los ter­ne­ros”.

Ade­más apa­re­cen nue­vos ne­go­cios en la re­gión, en al- gu­nos ca­sos a gran es­ca­la. Re­la­tó Pi­cat­to que “em­pre­sas fri­go­rí­fi­cas que te­nían 5.000 ani­ma­les en en­gor­de, los lle­va­ron a 10.000; y hay 3 ca­sos que au­men­ta­ron a 10.000 y pro­yec­tan lle­var­los a 20.000. Y tam­bién se es­tá le­van­tan­do un feed­lot -a 140 km de ACA Bio en el lí­mi­te con San­ta Fe- con una ca­pa­ci­dad de 20 mil ani­ma­les. Y cer­ca de Vi­lla Ma­ría, hay un gru­po em­pre­sa­rio desaro­llan­do un nue­vo feed­lot de 5 mil ani­ma­les”.

Un gran ejem­plo de in­ver­sión pa­ra in­cen­ti­var el desa­rro­llo re­gio­nal, y de pro­duc­ción pri­ma­ria con agre­ga­do de va­lor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.