PAI­SA­JIS­MO. gar­den”.

En la ac­tua­li­dad exis­ten di­ver­sos ma­te­ria­les ver­des co­mo ar­bus­tos y co­ní­fe­ras lis­tos pa­ra plan­tar, en­tre otros ob­je­tos, pa­ra lo­grar de­co­ra­cio­nes de ma­ne­ra in­me­dia­ta.

Super Campo - - Sumario - Por Fran­cis­co Le­loir, Ingeniero Agró­no­mo Fo­tos: Nés­tor Gras­si

Qué es un“ins­tant

Por F. Le­loir.

AL­GU­NA VEZ he­mos es­cu­cha­do opi­nio­nes co­mo és­ta: “Yo no ve­ré es­tos ár­bo­les pe­ro sí, tal vez, lo ha­rán mis hi­jos y, se­gu­ra­men­te, mis nie­tos”, un pen­sa­mien­to so­bre to­do mar­ca­do de nues­tra in­flu­yen­te tra­di­ción cul­tu­ral eu­ro­pea, don­de allí los ár­bo­les desa­rro­llan a una ve­lo­ci­dad muy di­fe­ren­te a lo que lo ha­cen en mu­chos lu­ga­res de la Pam­pa Hú­me­da. Los tiem­pos, des­de en­ton­ces, han cam­bia­do rá­pi­da­men­te y ac­tual­men­te mu­chos es­pa­cios ver­des pue­den lo­grar­se “pa­ra ayer”, al­go que mu­chos afi­cio­na­dos an­he­la­ron has­ta aho­ra y que hoy es po­si­ble al em­plear téc­ni­cas des­co­no­ci­das has­ta no ha­ce tan­to tiem­po. Así, la ten­den­cia ha­cia el mo­derno y de­no­mi­na­do “ins­tant gar­den” (jar­dín ins­tan­tá­neo) ha cre­ci­do de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va en los úl­ti­mos años. Es­to in­clu­ye la venta de ar­bus­tos desa­rro­lla­dos y en­re­da­de­ras en­va­sa­das en con­te­ne­do­res, co­ní­fe­ras de bajo man­te­ni­mien­to e idea­les pa­ra crear la es­truc­tu­ra del par­que a lo lar­go de to­do el año, co­mo la de ma­ce­tas ya flo­re­ci­das de pe­tu­nias, co­pe­tes, ca­lén­du­las, hie­dras y be­go­nias, en­tre tan­tas, que per­mi­ten de­co­ra­cio­nes ins­tan­tá­neas pa­ra even­tos pun­tua­les. Con­vie­ne re­cor­dar, sin em­bar­go, que en otros momentos de la his­to­ria de la jar­di­ne­ría, exis­ten nu­me­ro­sos ejem­plos don­de fue­ron crea­dos im­po­nen­tes “ins­tant gar­dens”, lla­ma­dos de otra ma­ne­ra en su tiem­po. Bas­ta re­cor­dar al fran­cés “Rey Sol” (Luis XIV), quien lo­gró la plan­ta­ción en Ver­sa­lles de in­con­ta­bles ár­bo­les adul­tos trans­por­ta­dos, en aquel mo­men­to, en ca­rros ti­ra­dos por bue­yes. EJEM­PLO TAN­DI­LEN­SE. Su­per CAM­PO fue re­ci­bi­do por los

se­ño­res En­ri­que Gat­ti y su hi­jo Pablo, en su pro­pia ca­sa­jar­dín ubi­ca­da en uno de los ce­rros de la ciu­dad de Tan­dil, pro­vin­cia de Buenos Aires, don­de se con­ver­só so­bre al­gu­nas de las téc­ni­cas em­plea­das en la obra. El centro o pun­to fo­cal del di­se­ño es la im­por­tan­te pi­le­ta fren­te a la ca­sa y ro­dea­da por una ex­ten­di­da te­rra­za de la­dri­llos, igual­men­te ilu­mi­na­da. Los la­dri­llos se re­pi­ten en la ima­gen de la ca­sa. Am­bas, pi­le­ta y su so­la­rio, es­tán re­suel­tos en un plano in­fe­rior al de la ca­sa si­tua­da en lo más al­to del lu­gar, apro­ve­chán­do­se así la caí­da na­tu­ral del te­rreno, ade­más de ha­ber­se ubi­ca­do a unos quin­ce me­tros de la ga­le­ría de la ca­sa, que in­clu­ye la pa­rri­lla con su vis­to­so deck de ma­de­ra bar­ni­za­da, des­de don­de los ma­yo­res pue­den ver a sus chi­cos en la pis­ci­na. La pi­le­ta, con su equi­pa­mien­to de re­po­se­ras de ma­de­ra co­lor na­tu­ral y me­sa-som­bri­lla se de­co­ra me­dian­te can­te­ros flo­ra­les de bajo man­te­ni­mien­to, co­mo pue­den ser los de aga­pan­tos, gra­mí­neas or­na­men­ta­les, la­van­das y her­bá­ceas au­tóc­to­nas. Lle­ga­do el ca­so, se traen ma­ce­tas flo­re­ci­das del Vi­ve­ro El Ce­rri­to crea­do por la fa­mi­lia Gat­ti ha­ce años. La pi­le­ta es­tá re­pa­ra­da de los vien­tos, de ma­ne­ra in­me­dia­ta, no só­lo por el edi­fi­cio, sino ade­más por un mu­re­te en­vol­ven­te y cur­vi­lí­neo, ca­rac­te­rís­ti­ca de las lí­neas que es­ta­ble­cen los lí­mi­tes la quin­ta, que tam­bién son agra­da­ble­men­te cur­vos. El es­pe­jo de agua, dis­fru­ta­do des­de la ga­le­ría e in­te­gra­do a la vis­ta ha­cia un ce­rro le­jano, apar­te de las in­ter­ven­cio­nes paisajista­s que men­cio­na­re­mos a con­ti­nua­ción, ya lo­gra­ron una mag­ní­fi­ca ima­gen “ins­tan­tá­nea”, re­sul­ta­do de una tan ex­ten­sa co­mo in­ten­sa ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal pai­sa­jis­ta de En­ri­que Gat­ti y su equi­po pro­fe­sio­nal.

La plan­ta­ción ini­cial.

Uno de las “ca­ba­lli­tos de ba­ta­lla” a la ho­ra de crear los jar­di­nes en Buenos Aires, es el di­se­ño de su cés­ped. En nues­tra ma­ne­ra de ver el jar­dín, la car­pe­ta ver­de ocu­pa en el di­se­ño más de las tres cuar­tas par­tes del es­pa­cio par­qui­za­do. Es­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.