Mo­de­lo In­te­gra­do

La de­man­da de po­llo tro­za­do y en dis­tin­tas pre­pa­ra­cio­nes aña­de va­lor a la pro­duc­ción de Gran­ja Gar­dey y su po­llo de cam­po.

Super Campo - - Comerciali­zación - Por Ma­riel Ti­bau Martínez Fo­tos: Al­fre­do Nar­di­ni

o, EL PO­LLO TRO­ZA­DO y ela­bo­ra­do se con­vir­tió en el “ca­ba­lli­to de ba­ta­lla” de más de una gran­ja y car­ni­ce­ría ar­gen­ti­nas. Ade­más, las pre­pa­ra­cio­nes con car­ne aviar siem­pre ocu­pan un lu­gar en las car­tas de to­do ti­po de me­núes. Te­nien­do en cuen­ta es­to es que Gran­ja Gar­dey no só­lo co­mer­cia­li­za po­llo en­te­ro sino otras di­ver­sas op­cio­nes. Silvia Con­tre­ras y Al­do “Ca­cho” González son ti­tu­la­res de Gran­ja Gar­dey, es­ta­ble­ci­mien­to aví­co­la ubi­ca­do en la Co­lo­nia Ma­riano Mo­reno, dis­tan­te unos 25 ki­ló­me­tros de la lo­ca­li­dad bo­nae­ren­se de Tan­dil. Cuan­do ha­ce 20 años de­ci­die­ron apos­tar a la crian­za de po­llo de cam­po no sa­bían lo que les de­pa­ra­ría la co­mer­cia­li­za­ción a tra­vés de los años con el de­ve­nir de las va­ria­cio­nes en el con­su­mo. Tan­to es así que fae­na­ban sus po­llos de ma­ne­ra muy ar­te­sa­nal y sa­lían a ven­der­los. Hoy, con la fir­me in­ten­ción de man­te­ner la es­truc­tu­ra de sus co­mien­zos, es de­cir sin de­jar de ser una em­pre­sa fa­mi­liar, lo­gra­ron po­si­cio­nar­se en Tan­dil y al­re­de­do­res como el po­llo que "ha­ce la di­fe­ren­cia” por su ta­ma­ño, tex­tu­ra y sa­bor de su car­ne, y por tra­tar­se de po­llo fres­co (no con­ge­la­do) con in­sig­ni­fi­can­tes can­ti­da­des de agua en­tre sus fi­bras.

“Nues­tro po­llo no es el clá­si­co pro­duc­to in­dus­trial -en­fa­ti­za González-. Es un ani­mal con ter­mi­na­ción a los 60 días, cria­do con ali­men­to que se ela­bo­ra en un pe­que­ño mo­lino

pro­pio

con los gra­nos que se siem­bran en al­gu­nas hec­tá­reas del es­ta­ble­ci­mien­to, des­ti­na­das pa­ra tal fin. El pro­ce­so de fae­na se rea­li­za en for­ma ca­si ar­te­sa­nal, ya que se uti­li­zan al­gu­nos equi­pos bá­si­cos de car­ga y des­car­ga ma­nual, la es­cal­da­do­ra, la pe­la­do­ra y las ba­teas de en­fria­mien­to".

Pe­ro es­to no es to­do. Abrie­ron el aba­ni­co e im­pu­sie­ron en el mer­ca­do re­gio­nal una se­rie de pro­duc­tos que, sin du­da al­gu­na, aña­den va­lor a su em­pre­sa al tiem­po que ex­tien­den su car­te­ra de clien­tes. Pa­ta- mus­lo, alas, mi­la­ne­sas pre­pa­ra­das, mi­la­ne­sas re­lle­nas, arro­lla­do de po­llo y su­pre­mas, son al­gu­nas de las va­rie­da­des cu­li­na­rias que pro­veen a res­tau­ran­tes, ho­te­les y ser­vi­cios de ca­te­ri­ng pa­ra fies­tas y di­ver­sos even­tos. Por lo tan­to, ade­más de la fae­na pro­pia­men­te di­cha, es­ta eta­pa in­clu­ye el em­pro­li­ja­do, se­lec­cio­na­do y tro­za­do de los po­llos des­ti­na­dos a es­tos sub­pro­duc­tos. CAR­NE SA­LU­DA­BLE. La es­truc­tu­ra mus­cu­lar de las aves es di­fe­ren­te a otras es­pe­cies, ra­zón por la cual los múscu­los de la pe­chu­ga son de car­ne blan­ca y no tie­nen gra­sa en­tre sus fi­bras mus­cu­la­res. Ade­más, en Ar­gen­ti­na, a di­fe­ren­cia del res­to del mun­do, el con­su­mi­dor de­man­da un po­llo gran­de, cuan­to más gran­de me­jor y por eso “apos­ta­mos a un pro­duc­to con más días de ter­mi­na­ción, pe­ro con un pe­so de 3 ki­lo­gra­mos”, des­cri­be Ca­cho. Por otra par­te, cuan­do el con­su­mi­dor com­pra po­llo tro­za­do, tam­bién lo quie­re de buen ta­ma­ño.

Es­tá cla­ro que el con­su­mo de po­llo a ni­vel na­cio­nal au­men­tó no­ta­ble­men­te en la úl­ti­ma dé­ca­da; lo cual lle­vó a que se abrie­ran mu­chas bo­cas de ex­pen­dio don­de só­lo se co­mer­cia­li­za po­llo y sus de­ri­va­dos. Las car­ni­ce­rías ya no lo tie­nen como un com­ple­men­to pa­ra al­gu­nos clien­tes, es­tá a la ven­ta como otro ar­tícu­lo re­le­van­te a la ho­ra de su­mar in­gre­sos. Y ojo, no só­lo cuen­tan con po­llo en­te­ro pa­ra la pa­rri­lla, tam­bién se os­ten­tan ban­de­jas con los tro­za­dos y las ela­bo­ra­cio­nes es­pe­cia­les.

Dese el pun­to de vis­ta del com­pra­dor, del ama de ca­sa, mu­chas ve­ces “pre­fie­ren el po­llo tro­za­do o su­pre­mas, por ejem­plo, por­que les per­mi­te ele­gir se­gún la pre­fe­ren­cia de sus se­res que­ri­dos. No­so­tros, como fa­mi­lia, lo uti­li­za­mos en mu­chí­si­mas pre­pa­ra­cio­nes y ele­gi­mos lo que nos gus­ta. Y pen­sa­mos en nues­tros clien­tes pa­ra com­pla­cer­los como a no­so­tros mis­mos”, ex­pli­ca Silvia. PI­LA­RES PA­RA PRO­DU­CIR. En lí­neas ge­ne­ra­les, la avi­cul­tu­ra ar­gen­ti­na tu­vo un sig­ni­fi­ca­ti­vo avan­ce pa­ra ofre­cer un pro­duc­to de pri­me­ra ca­li­dad y Gran­ja Gar­dey no es la ex­cep-

ción. Bá­si­ca­men­te se ba­sa en cua­tro pi­la­res: ge­né­ti­ca, alimentaci­ón, sa­ni­dad y ma­ne­jo. Com­pran po­lli­tos BB a ca­ba­ñas re­co­no­ci­das y de pri­me­ra ca­li­dad. Con res­pec­to a la alimentaci­ón, es­tán se­gu­ros de pro­veer­les los me­jo­res com­po­nen­tes y es­to lo ga­ran­ti­za el he­cho de que los ce­rea­les uti­li­za­dos van de su cam­po a su mo­lino, don­de el doc­tor Cé­sar Pi­co, es­pe­cia­lis­ta en nu­tri­ción, di­se­ña las fór­mu­las pa­ra po­der lo­grar el me­jor po­llo gourmet.

El res­to del ali­men­to lo com­po­nen: sal­va­do de tri­go, vi­ta­mi­nas, ami­noá­ci­dos y mi­ne­ra­les en­tre otras subs­tan­cias ali­men­ti­cias pro­pias de un ali­men­to aviar y es­pe­cí­fi­co pa­ra ca­da edad.

Con res­pec­to a la sa­ni­dad, las aves tie­nen un es­tric­to con­trol pre­ven­ti­vo a car­go del doc­tor Juan Pablo Del Va­lle, ase­sor ve­te­ri­na­rio del es­ta­ble­ci­mien­to. “Es muy im­por­tan­te, an­te to­do, man­te­ner las nor­mas de bio­se­gu­ri­dad, ade­más de los pla­nes sa­ni­ta­rios co­rres­pon­dien­tes. De es­ta for­ma, no co­rre­mos ries­gos sa­ni­ta­rios” ex­pli­ca el doc­tor Del Va­lle.

En el mar­co del cuar­to de los pi­la­res pro­duc­ti­vos, que es el ma­ne­jo, es fun­da­men­tal que se ge­ne­re una bue­na es­ta­día de los ani­ma­les en pro­duc­ción. Es­to per­mi­te un me­jor desa­rro­llo de los po­llos, ya que como bien in­di­ca la eto­lo­gía, al te­ner con­fort, se crían me­jor. A par­tir de aquí só­lo res­ta ofre­cer­le al con­su­mi­dor fi­nal di­fe­ren­tes op­cio­nes pa­ra que in­clu­ya la car­ne aviar en su die­ta de la ma­ne­ra que más le agra­de.

La car­ne de po­llo cuen­ta con pro­pie­da­des que la vuel­ven muy sa­lu­da­ble y ape­te­ci­ble, ya que ad­mi­te nu­me­ro­sas for­mas gas­tro­nó­mi­cas. Es po­si­ble pre­pa­rar­lo en­te­ro, tro­za­do, a la pa­rri­lla, al horno, a la ca­ce­ro­la, a la plan­cha, acom­pa­ña­do con ver­du­ras, hor­ta­li­zas, ce­rea­les o tu­bércu­los. Pue­de uti­li­zar­se en re­lle­nos va­ria­dos como por ejem­plo de em­pa­na­das, tar­tas, bu­di­nes y pas­tas. Es por eso que la ofer­ta de pre­sas de po­llo ( tro­za­do), fi­le­tes de pe­chu­ga, mi­la­ne­sas o como arro­lla­do ela­bo­ra­do y lis­to pa­ra co­ci­nar, en­tre otras tan­tas op­cio­nes, las cua­les re­sul­tan ex­ce­len­tes ar­gu­men­tos que fa­ci­li­tan la de­ci­sión del con­su­mi­dor a la ho­ra de com­prar. A ello de­be su­már­se­le el va­lor agre­ga­do al pro­duc­to pri­ma­rio del es­ta­ble­ci­mien­to pe­cua­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.