Sa­ni­dad en On­da Verde

Los desa­rro­llos tec­no­ló­gi­cos pa­ra la pro­tec­ción de cul­ti­vos que lle­van ade­lan­te el INTA y em­pre­sas pri­va­das son las fu­tu­ras ar­mas pa­ra una agri­cul­tu­ra más lim­pia.

Super Campo - - Bioprotect­ores -

UNA VER­DA­DE­RA revolución se­rá en po­cos años más el em­pleo de los pro­duc­tos bio­ló­gi­cos eco-con­tro­la­do­res, téc­ni­ca sus­ten­ta­da en la uti­li­za­ción de mi­cro­or­ga­nis­mos na­tu­ra­les uti­li­za­dos pa­ra te­ner un cier­to con­trol de pla­gas o en­fer­me­da­des que afec­tan a los cul­ti­vos, con una al­ta efi­ca­cia y un im­pac­to nu­lo en el me­dio am­bien­te.

En ese sen­ti­do, or­ga­nis­mos tec­no­ló­gi­cos como el INTA y al­gu­nas em­pre­sas des­de ha­ce al­gu­nos años tra­ba­jan en la ob­ten­ción de es­tos pro­duc­tos y, de he­cho, una de las pri­me­ras ex­pe­rien­cias fue el desa­rro­llo de un con­tro­la­dor bio­ló­gi­co de pa­tó­ge­nos de se­mi­llas de tri­go, con una muy al­ta efi­cien­cia.

En el país ya hu­bo ex­pe­rien­cias re­fe­ri­das al em­pleo de es­tos pro­duc­tos, pe­ro apli­ca­dos en pro­duc­cio­nes in­ten­si­vas, ade­más de ha­ber­se pro­ba­do con muy bue­nos re­sul­ta­dos en los pro­duc­tos or­gá­ni­cos.

“Es­tos pro­duc­tos son ca­pa­ces de con­tro­lar a las en­fer­me­da­des con ni­ve­les muy ele­va­dos y, al no tra­tar­se­de pro­duc­tos quí­mi­cos, no afec­tan a los or­ga­nis­mos que vi­ven en el eco­sis­te­ma, por eso sa­be­mos que el uso de es­tos mi­cro­ga­nis­mos cre­ce­ran como nue­vas prác­ti­cas cul­tu­ra­les”, pro­nos­ti­có Ga­briel Mi­na, res­pon­sa­ble de te­rá­pi­cos de se­mi­llas de Ri­zo­bac­ter Ar­gen­ti­na.

En la par­te de nu­trien­tes se hi­zo pun­ta con la so­ja a par­tir de la ino­cu­la­ción de las se­mi­llas, una prác­ti­ca que se rea­li­za des­de ha­ce va­rios años con la in­cor­po­ra­ción de ino­cu­lan­tes que al­can­za al 90% del cul­ti­vo. Se tra­ta de una bac­te­ria na­tu­ral de­no­mi­na­da Ri­zo­bio ja­po­ni­cus, que for­ma nó­du­los en las raí­ces de la plan­ta y per­mi­te apor­tar más del 70% del ni­tró­geno ne­ce­sa­rio pa­ra su desa­rro­llo.

En cuan­to al po­si­cio­na­mien­to del país en ma­te­ria de bio­fer­ti­li­zan­tes, la Ar­gen­ti­na ha­ce mu­cho que es­tá en es­te mer­ca­do. Ri­zo­bac­ter fue la pri­me­ra em­pre­sa lo­cal que re­gis­tró un pro­duc­to bio­ló­gi­co como fun­gi­ci­da: “To­da­vía no hay na­da es­cri­to en ma­te­ria de le­gis­la­ción en el país en es­te ru­bro. Es­to re­cién em­pie­za pa­ra las pro­duc­cio­nes ex­ten­si­vas”, con­tó Mi­na. TEN­DEN­CIAS. Tam­bién se ob­ser­va en el mun­do una ten­den­cia pa­ra el uso de los pro­duc­tos eco-con­tro­la­do­res. Así lo im­po­nen las cir­cuns­tan­cias, por­que son ca­da vez ma­yo­res las vo­ces que se al­zan pa­ra pro­te­ger a las per­so­nas y el me­dio am­bien­te. “La ten­den­cia al em­pleo de es­tos pro­duc­tos es ca­da vez ma­yor y el efec­to be­né­fi­co que tie­nen por tra­tar­se de un or­ga­nis­mo na­tu­ral, con ca­pa­ci­dad de cre­cer y so­bre­vi­vir con la plan­ta y, se di­fe­ren­cia de uno quí­mi­co, por­que

le per­mi­te te­ner dis­tin­tos me­ca­nis­mos de con­trol”.

Pe­se a la im­por­tan­cia que tie­ne el em­pleo de los eco con­tro­la­do­res, por tra­tar­se de nuevos desa­rro­llos bio­ló­gi­cos “re­sul­ta di­fí­cil in­cor­po­rar­los a la men­te del pro­duc­tor". El desa­rro­llo de es­te pro­duc­to fue he­cho en con­jun­to con el Ins­ti­tu­to de Mi­cro­bio­lo­gía y Zoo­lo­gía Agrí­co­la del INTA Cas­te­lar y Ri­zo­bac­ter.

“Ri­zo­der­ma es un fun­gi­ci­da cu­ra­se­mi­llas pa­ra tri­go, que com­pa­ra­do con los pro­duc­tos pre­mium quí­mi­cos, prác­ti­ca­men­te no tie­ne di­fe­ren­cias". La ex­pe­rien­cia de Ri­zo­bac­ter jun­to al INTA sen­tó un pre­ce­den­te que de­be­rá ser­vir pa­ra que otras em­pre­sas co­mien­cen a ins­cri­bir pro­duc­tos de si­mi­la­res ca­rac­te­rís­ti­cas.

Gerardo Uli­ses, del Ser­vi­cio Téc­ni­co de Dow Agro Scien­ce, con­tó que en su com­pa­ñía “se desa­rro­llan di­fe­ren­tes for­mu­la­cio­nes de in­sec­ti­ci­das pa­ra los cul­ti­vos ex­ten­si­vos como el ca­so del maíz y de la so­ja, o in­ten­si­vos con re­gis­tros pa­ra fru­ta­les de pe­pi­ta. Las ex­pe­rien­cias desa­rro­lla­das a cam­po die­ron muy bue­nos re­sul­ta­dos. Es­tos pro­duc­tos son mu­cho más ami­ga­bles des­de el pun­to de vis­ta to­xi­co­ló­gi­co con el am­bien­te y ade­más con­vi­ven con to­dos los in­sec­tos be­né­fi­cos”. aña­dió.

Uli­ses, ex­pli­có que pa­ra el ma­ne­jo de es­tos pro­duc­tos se ne­ce­si­ta mu­cha ca­pa­ci­ta­ción por­que: “Den­tro de es­te ti­po de pro­duc­tos te­ne­mos las Spi­no­si­nas, que ade­más de res­pe­tar la fau­na be­né­fi­ca tie­nen buen po­der de vol­teo. Exis­ten otro ti­po de pro­duc­tos que con­tro­lan a la pla­ga en un pe­río­do de tiem­po más lar­go y, al pro­duc­tor no le gus­ta eso, por­que cuan­do tie­ne in­sec­tos, quie­re que des­pués de la apli­ca­ción el in­sec­to mue­ra en for­ma in­me­dia­ta”, apun­tó. CA­PA­CI­TA­CIÓN. Pa­ra co­no­cer es­tos nuevos pro­duc­tos, es fun­da­men­tal la ca­pa­ci­ta­ción pa­ra los pro­duc­to­res, des­de la em­pre­sa: “Siem­pre ca­pa­ci­ta­mos a los que son re­fe­ren­tes, sea un téc­ni­co o un ase­sor pri­va­do, lue­go se­rá la per­so­na pa­ra ser co­pia­da”, ex­pli­có el téc­ni­co.

Uli­ses es­ti­mó tam­bién que “cual­quier pro­duc­to no­ve­do­so que atem­pe­re el im­pac­to eco­ló­gi­co, el agri­cul­tor lo to­ma como no­ti­cia y des­pués hay tres fa­ce­tas di­fe­ren­tes. Es­tán los pro­duc­to­res que tie­ne ase­so­res, que los in­for­man so­bre el fun­cio­na­mien­to de es­tos bio­ló­gi­cos, lo uti­li­zan con tran­qui­li­dad y es­pe­ran el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra ha­cer el con­trol; lue­go es­tán los me­dia­nos que si­guen a los for­ma­do­res de opi­nión y des­pués, los pro­duc­to­res más chi­cos que di­cen: ‘es­ta bár­ba­ro que sea cla­se cua­tro, pe­ro yo quie­ro un pro­duc­to que tra­te y vol­tee”, re­fle­xio­nó.

“En el fu­tu­ro, no sa­be­mos en cuán­tos años, los fun­gi­ci­das se­rán to­tal­men­te ver­des. En in­sec­ti­ci­das las em­pre­sas avan­za­ron mu­chí­si­mo y, en la ac­tua­li­dad, las cla­ses to­xi­co­ló­gi­cas de es­tos pro­duc­tos, en par­ti­cu­lar pa­ra los in­sec­tos mas­ti­ca­do­res, ca­si el 90% se ubi­can den­tro de los pro­duc­tos de­no­mi­na­dos ban­da verde cla­se 4”, apor­tó el di­rec­tor téc­ni­co.

Sin em­bar­go, en el ca­so de los in­sec­tos chu­pa­do­res, la ten­den­cia es que la to­xi­co­lo­gía sea ca­da vez me­nor tan­to pa­ra el usua­rio como pa­ra el me­dio am­bien­te. COS­TOS. Se­gún el ti­po de pro­duc­to que se tra­te, los cos­tos pue­den ser muy ele­va­dos, pe­ro pa­ra Dow, pro­duc­tos como los Exalt, pa­ra el con­trol de in­sec­tos como el gu­sano co­go­lle­ro de maíz “tie­ne un cos­to muy com­pe­ti­ti­vo”, apun­tó el do­cen­te. MI­RA­DA INS­TI­TU­CIO­NAL. Des­de Ca­sa­fe (Cá­ma­ra de Sa­ni­dad y Fer­ti­li­zan­tes), Fe­de­ri­co Elor­za­ga, Coor­di­na­dor Téc­ni­co de Agro Lim­pio, co­men­tó que los bio­in­su­mos son uti­li­za­dos como re­gu­la­do­res de cre­ci­mien­to, fer­ti­li­zan­tes, como bio­si­das (her­bi­ci­das, pla­gui­ci­das, in­sec­ti­ci­das, pro­duc­tos de re­me­dia­ción de sue­lo),

acla­ró que son de ori­gen na­tu­ral y bio­ló­gi­cos. “Es­te ti­po de pro­duc­tos se es­tán usan­do pe­ro no en su am­plio es­pec­tro y los que se uti­li­zan, en gran me­di­da son los re­gu­la­do­res de cre­ci­mien­to y los fi­ja­do­res de ni­tró­geno, En los úl­ti­mos cin­co o seis años se co­men­za­ron a uti­li­zar bac­te­rias pa­ra fi­jar el fós­fo­ro y al­go de ni­tró­geno en el maíz”, pun­tua­li­zó el téc­ni­co de Ca­sa­fe.

Hoy son mu­chas las em­pre­sas que tra­ba­jan en el desa­rro­llo de sus pro­pios bio­in­su­mos. Los in­sec­ti­ci­das y los fun­gi­ci­das son bas­tan­te efi­cien­tes pa­ra com­ba­tir los in­sec­tos y los hon­gos. En cam­bio en el ca­so de los her­bi­ci­das bio­ló­gi­cos, no hay desa­rro­llos en ese sen­ti­do.

Elor­za­ga co­men­tó tam­bién que la Co­mi­sión Ase­so­ra pa­ra el uso de Bio­in­su­mos Agro­pe­cua­rios, tra­ba­ja en la ge­ne­ra­ción de un sis­te­ma re­gu­la­to­rio, pa­ra re­gu­lar su uso o de pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios de ori­gen bio­ló­gi­co, que de­ben cum­plir una se­rie de eta­pas que in­clu­yen las eva­lua­cio­nes am­bien­ta­les y de to­xi­co­lo­gía pa­ra de­ter­mi­nar el efec­to am­bien­tal y en las per­so­nas.

Los con­tro­la­do­res bio­ló­gi­cos de hon­gos, in­sec­ti­ci­das y ma­le­zas, a ni­vel mun­dial es­tán po­co desa­rro­lla­dos y son muy uti­li­za­dos en las pro­duc­cio­nes con cer­ti­fi­ca­cio­nes or­gá­ni­cas, ins­crip­tos y ava­la­dos pa­ra ser uti­li­za­dos en es­te ni­cho.

En la pro­duc­ción de pe­ras, man­za­nas o vid, se uti­li­zan los pro­mo­to­res que tam­bién son bio­ló­gi­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.