Cui­da­dos de Ba­se

Man­te­ner la sa­lud e in­te­gri­dad del pie de­be ser una prio­ri­dad en el cui­da­do de los caballos ( he­rra­dos o no), por­que pue­de ser fre­cuen­te­men­te afec­ta­do por un con­jun­to de fac­to­res y su res­pues­ta es la apa­ri­ción de di­fe­ren­tes pa­to­lo­gías.

Super Campo - - Sanidad - Por Jor­ge M. Ge­noud*, Mé­di­co Ve­te­ri­na­rio Fo­tos: Nor­ber­to Me­lo­ne

LAS DIS­TIN­TAS ac­ti­vi­da­des que usual­men­te rea­li­za el ca­ba­llo de de­por­te, tra­ba­jo o aquel des­ti­na­do a la re­pro­duc­ción, se ven fa­vo­re­ci­das por la exis­ten­cia de un apa­ra­to muscu­loes­que­lé­ti­co con­for­ma­do por es­truc­tu­ras re­gu­la­res, sa­nas y sin le­sio­nes. El pie es una par­te fun­da­men­tal del cuer­po del ani­mal: le per­mi­te sos­te­ner­se y cum­plir con la im­por­tan­te fun­ción de la lo­co­mo­ción, ha­cién­do­lo con to­tal nor­ma­li­dad y en sus di­fe­ren­tes ti­pos de mar­chas (pa­so, tro­te, ca­rre­ra, etc.).

Un pie sa­lu­da­ble le per­mi­ti­rá man­te­ner el equi­li­brio y en es­te ca­so su mo­vi­li­dad se­rá la usual de un ani­mal nor­mal, con­tri­bui­rá al bie­nes­tar del ca­ba­llo y tam­bién le fa­ci­li­ta­rá cum­plir con la ac­ti­vi­dad que tie­ne des­ti­na­da.

Un equino pa­ra go­zar de una co­rrec­ta fun­cio­na­li­dad, re­que­ri­rá asi­mis­mo la exis­ten­cia de aplo­mos nor­ma­les, és­tos con­sis­ten en la re­la­ción del eje de los miem­bros con el cuer­po y con el sue­lo. ES­TRUC­TU­RA. De­bi­do a la ar­mo­nía de ese im­por­tan­te com­ple­jo ana­tó­mi­co y fi­sio­ló­gi­co que pre­sen­tan los pies, el ca­ba­llo pue­de tran­si­tar por va­rios ti­pos de te­rre­nos y adap­tar­se a las di­fe­ren­tes cir­cuns­tan­cias que le pre­sen­ta un pi­so con des­ni­ve­les.

To­dos es­tos com­po­nen­tes anató­mi­cos que con­for­man el pie es­tán na­tu­ral­men­te pro­te­gi­dos del me­dio am­bien­te que los ro­dea y a su vez con­te­ni­dos en una es­truc­tu­ra que es co­no­ci­da con los si­guien­tes nom­bres: cas­co, va­so o uña.

Cuan­do se pro­du­ce el apo­yo del miem­bro en el pi­so se ge­ne­ra usual­men­te una pre­sión en el in­te­rior del cas­co lle­va­da a ca­bo por hue­sos y ar­ti­cu­la­cio­nes, pe­ro el pie ate­núa es­ta ac­ción por me­dio de dos ele­men­tos que lo cons­ti­tu­yen: la al­moha­di­lla plan­tar y los car­tí­la­gos com­ple­men­ta­rios. CAS­CO, UÑA O VA­SO. Se tra­ta del ar­ma­zón ex­te­rior que se vi­sua­li­za y con­tie­ne los ele­men­tos que con­for­man el

que­ras o ren­gue­ras) ocu­rri­das como con­se­cuen­cia de do­lo­res de di­ver­sa va­rie­dad.

Las al­te­ra­cio­nes en el pie de los equi­nos pue­den de­ber­se a:

De­fec­tos de con­for­ma­ción, aplo­mos, etc.

Fal­ta de cui­da­do y aten­ción dia­ria de cas­cos o va­sos de los caballos. He­rra­jes de­fec­tuo­sos. Trau­ma­tis­mos y dis­tin­tos ti­pos de he­ri­das.

In­fec­cio­nes.

CUI­DA­DOS USUA­LES. Son va­ria­dos, ya sea que se tra­te de caballos que vi­ven a cam­po o en box, abar­can a to­das sus es­truc­tu­ras anató­mi­cas y la fi­na­li­dad prin­ci­pal es man­te­ner la sa­lud del pie. El cui­da­do dia­rio de los cas­cos es ló­gi­ca­men­te más fre­cuen­te y com­ple­to en el ani­mal es­ta­bu- la­do, nos per­mi­ti­rá tam­bién de­tec­tar la exis­ten­cia de cuer­pos ex­tra­ños, he­ri­das u otras en­fer­me­da­des.

La sue­la es aque­lla par­te del pie que to­ma con­tac­to in­ce­san­te­men­te con di­fe­ren­tes ti­pos de sue­los, que en oca­sio­nes po­seen dis­tin­tos por­cen­ta­jes de hu­me­dad, su­cie­da­des di­ver­sas, ma­te­ria fe­cal, ori­na, ca­mas su­cias y hú­me­das, etc.

De igual ma­ne­ra, la lim­pie­za dia­ria de la sue­la va­lién­do­nos de di­fe­ren­tes ele­men­tos, per­mi­ti­rá eli­mi­nar restos de ca­ma mez­cla­dos con ma­te­ria fe­cal y ori­na de las la­gu­nas la­te­ra­les y cen­tral del cas­co, los cua­les son ge­ne­ral­men­te el ori­gen de di­fe­ren­tes in­fec­cio­nes y pos­te­rio­res clau­di­ca­cio­nes del pie. Rea­li­zar es­tas ta­reas con de­di­ca­ción y pa­cien­cia, nos evi­ta­rá un con­jun­to de con­tra­tiem­pos.

Otra ac­ti­vi­dad im­pe­rio­sa pa­ra el cui­da­do de los cas­cos es su lu­bri­ca­ción, me­dian­te la apli­ca­ción dia­ria de sus­tan­cias que per­mi­ti­rán no só­lo con­ser­var la hu­me­dad, sino que man­ten­drán su ne­ce­sa­ria y fun­cio­nal fle­xi­bi­li­dad.

Hay que pres­tar la de­bi­da aten­ción al he­rra­je del ca­ba­llo tam­bién for­ma par­te de su cui­da­do, ya que al pro­du­cir­se el cre­ci­mien­to usual del cas­co (un cen­tí­me­tro por mes) oca­sio­na una mo­di­fi­ca­ción en la lí­nea de los aplo­mos. Por lo tan­to, ca­da 30 ó 45 días es acon­se­ja­ble que los caballos sean he­rra­dos pa­ra man­te­ner la nor­ma­li­dad del án­gu­lo fa­lan­geano o po­dal. Mien­tras los cas­cos se lim­pian se con­tro­la­rá tam­bién el es­ta­do ge­ne­ral de las he­rra­du­ras, si es­tán fi­jas, tie­nen un anor­mal des­gas­te y el es­ta­do de sus cla­vos, ya que és­tos no de­be­rán es­tar au­sen­tes o flojos.

En el ca­so de ani­ma­les que es­tán suel­tos en el cam­po, la re­la­ción de cre­ci­mien­to y des­gas­te del cas­co pue­de ser equi­li­bra­da, por lo tan­to en es­te ca­so no se per­ci­be vi­sual­men­te cre­ci­mien­to al­guno. Si la re­la­ción es in­ver­sa, es de­cir que hay ma­yor cre­ci­mien­to que el des­gas­te na­tu­ral, el cas­co se irá de­for­man­do, se pro­du­cen rup­tu­ras del va­so y exis­ti­rá la po­si­bi­li­dad de la apa­ri­ción de clau­di­ca­cio­nes, es­tos ani­ma­les ne­ce­si­tan un re­cor­te pe­rió­di­co del cas­co o tam­bién lla­ma­do: des­va­sa­do.

La ob­ser­va­ción de los equi­nos a cam­po per­mi­ti­rá ade­más in­di­vi­dua­li­zar la pre­sen­cia de clau­di­ca­cio­nes cuan­do se des­pla­za, en ese ca­so el ani­mal re­quie­re un exa­men pa­ra lo­ca­li­zar el ori­gen de su pro­ble­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.