Ca­pa­ci­ta­ción y aso­cia­ti­vis­mo pa­ra cre­cer

Super Campo - - Porcinos - Por Jor­ge Bru­no­ri*, Mé­di­co Ve­te­ri­na­rio * De­par­ta­men­to Por­ci­nos, INTA Mar­cos Juá­rez..

El

sec­tor por­cino na­cio­nal ha te­ni­do en los úl­ti­mos 10 años un cre­ci­mien­to que lo ha lle­va­do a la con­so­li­da­ción, ba­sa­do en el co­nu­mo de car­ne fres­ca que ha cre­ci­do y se ha ins­ta­la­do en la me­sa de los ar­gen­ti­nos; la di­mi­nu­ción de las im­por­ta­cio­nes que du­ran­te dé­ca­das azo­ta­ron a la pro­duc­ción y tam­bién la pers­pec­ti­va de cre­cer en la ex­por­ta­ción de car­ne. Es­te es­ce­na­rio de con­so­li­da­ción nos lle­va tam­bién a cre­cer en la de­man­da y eso de­ter­mi­na a que el pro­duc­tor por­cino de­be­rá ser efi­cien­te bus­can­do la es­ca­la pro­duc­ti­va. Y en eso, el gran desafío hoy es pa­ra los más de 90% de los pro­duc­to­res por­ci­nos del país que son los pe­que­ños y me­dia­nos, es de­cir aqué­llos que tie­nen en­tre 10 a 200 cer­das. Me­jo­rar la efi­cien­cia y bus­car la es­ca­la a par­tir del aso­cia­ti­vis­mo van a ser las dos he­rra­mien­tas he­rra­mien­tas pa­ra po­der con­so­li­dar­se y ser par­te de es­te sec­tor. Las he­rra­mien­tas pa­ra me­jo­rar es­ta efi­cien­cia son fun­da­men­tal­men­te el ma­ne­jo re­pro­duc­ti­vo y el ma­ne­jo del par­te de la lac­tan­cia. Cuan­do uno ha­bla del ma­ne­jo re­pro­duc­ti­vo es­ta­mos ha­blan­do de una he­rra­mien­ta que nos va a per­mi­tir, a tra­vés del ade­cua­do por­cen­ta­je de preñez, que es la can­ti­dad de hem­bras que real­men­te lle­gan al par­to de to­das las que se sir­ven, te­ner más de 2 par­tos por hem­bra por año. Es­te es el sos­ten fun­da­men­tal pa­ra ha­cer efi­cien­te el sis­te­ma. El ma­ne­jo de la ca­cho­rra pre­vio al ser­vi­cio, con la edad y pe­so ade­cua­do. Hoy se ha­bla de 130 ki­los y 8 me­ses de edad pa­ra que una ca­cho­ra en­tre al ser­vi­cio, el ma­ne­jo ade­cua­do de la ges­ta­ción, el de los pa­dri­llos, ade­más del por­cen­ta­je ade­cua­do de pa­dri­llos so­bre el ser­vi­cio y la bue­na de­tec­ción del ce­lo. No de­be­mos ol­vi­dar­nos que el le­chón na­ce con un ba­jo pe­so al na­cer, que no tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra re­gu­lar su tem­pe­ra­tu­ra, y que en las pri­me­ras se­ma­nas de vi­da, en las que se pier­de el 80% de los le­cho­nes que mue­ren, ne­ce­si­ta de nues­tros cui­da­dos. Es­tar pre­sen­tae con co­no­ci­mien­to y con ca­pa­ci­ta­ción es la he­rra­mien­ta fun­da­men­tal pa­ra ser exi­to­so en es­ta ac­ti­vi­dad. ◆

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.