MA­LE­ZAS

PREO­CU­PA­CIÓN POR SU AVAN­CE

Super Campo - - Portada - Por Leo­nar­do Strin­ga­ro Fo­tos: Agen­cia String agro

EL DI­REC­TOR de la Es­ta­ción Ex­pe­ri­men­tal del INTA Oli­ve­ros, Ale­jan­dro Lon­go, re­co­no­ció la preo­cu­pa­ción que tie­nen los or­ga­nis­mos téc­ni­cos del sec­tor agro­pe­cua­rio, por la pro­li­fe­ra­ción de una ca­de­na de des­co­no­ci­mien­to y fal­ta de con­cien­cia pa­ra el desa­rro­llo de las bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las. Lo hi­zo en el mar­co de la Jor­na­da Na­cio­nal de Ma­le­zas, que con­tó con la pre­sen­cia del se­cre­ta­rio de Agri­cul­tu­ra de la Na­ción, Ga­briel Del­ga­do.

Lon­go, ubi­có a las ma­le­zas re­sis­ten­tes en­tre los prin­ci­pa­les pro­ble­mas que gol­pean al seg­men­to agrí­co­la y re­mar­có que no se tra­ta de una pro­ble­má­ti­ca de apli­ca­ción; sino de sis­te­ma. “El do­mi­nio no pa­sa por los quí­mi­cos que pue­dan uti­li­zar­se, sino por un abor­da­je mu­cho más com­ple­jo so­bre el sis­te­ma pro­duc­ti­vo ac­tual. Ve­mos que el pro­duc­tor se ha ol­vi­da­do de lle­var ade­lan­te un es­que­ma in­te­gral de ma­ne­jo de cul­ti­vos”, sub­ra­yó el di­rec­ti­vo acla­ran­do que es un error con­si­de­rar la siem­bra co­mo una ta­rea sim­ple, so­bre to­do en el cul­ti­vo de so­ja. “Hoy la com­ple­ji­dad con ma­le­zas, son con­se­cuen­cias de es­tas in­ter­pre­ta­cio­nes”, re­sal­tó.

Por su par­te, el di­rec­tor del Cen­tro Re­gio­nal San­ta Fe del INTA, Jo­sé Luis Spon­tón, es­ti­mó que la pro­yec­ción de pér­di­das de ren­di­mien­tos en cul­ti­vos es una in­quie­tud na­cio­nal y del Es­ta­do, ya que se es­tán eva­luan­do

po­lí­ti­cas de in­cen­ti­vo ha­cia con­cien­ti­za­ción am­bien­tal y téc­ni­ca.

Por aho­ra, se sa­be que el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra de la Na­ción pu­so una se­ñal de aler­ta an­te la po­si­bi­li­dad de una pér­di­da cer­ca­na a los 2.500 mi­llo­nes de dó­la­res en con­cep­to de re­ten­cio­nes y unos 8.500 mi­llo­nes en ma­te­ria de pro­duc­ti­vi­dad y ren­di­mien­to en el cul­ti­vo de la so­ja, en el ca­so de que no se fre­ne la su­ble­va­ción de las ma­le­zas du­ran­te las pró­xi­mas cam­pa­ñas.

Spon­tón cree que se es­tá a tiem­po pa­ra re­ver­tir es­te cua­dro, por­que hay un gru­po de es­pe­cia­lis­tas e in­ves­ti­ga­do­res muy in­vo­lu­cra­dos en el te­ma. El otro ele­men­to es el pro­duc­tor, que cuen­ta con la in­te­li­gen­cia pa­ra ad­qui­rir las he­rra­mien­tas de ma­ne­jo, que de­ben ir acom­pa­ña­das por tiem­po y de­di­ca­ción.

En es­to se hi­zo mu­cho hin­ca­pié en la jor­na­da del INTA. Se ha­bló de la ne­ce­si­dad de vol­ver a ca­mi­nar los lo­tes, ge­ne­rar más pre­sen­cia en el cam­po y lo­grar que el pro­duc­tor adop­te una nue­va pos­tu­ra, con ma­yor ocu­pa­ción en to­do el desa­rro­llo del cul­ti­vo y asis­ten­cia –en per­so­na- per­ma­nen­te.

“He­mos vis­to en las úl­ti­mas cam­pa­ñas a un pro­duc­tor ca­da vez más re­ti­ra­do de los plan­teos agrí­co­las. Es equi­vo­ca­do pen­sar que con la apli­ca­ción de pro­duc­tos e in­su­mos de con­trol, to­do es­tá so­lu­cio­na­do. Tam­po­co es una cues­tión de cos­tos, sino de es­tra­te­gia”, re­sal­tó Jo­sé Luís Spon­tón con­si­de­ran­do que un ma­ne­jo in­te­gral de la agri­cul­tu­ra no es más ca­ro, si se tra­za una re­la­ción cos­to, be­ne­fi­cios en el tiem­po.

MA­LE­ZAS BRA­VAS. “Ac­tual­men­te, al­re­de­dor del 70 por cien­to de las ma­le­zas que ex­pre­san re­sis­ten­cia son gra­mí­neas, y a es­ta al­tu­ra, pa­ra su con­trol las he­rra­mien­tas son ca­si nu­las. Es equi­vo­ca­do pen­sar, que los pro­ble­mas de ma­le­zas so­lo se re­suel­ven con her­bi­ci­das. Ha­ce fal­ta un cam­bio de ac­ti­tud, pa­ra­dig­ma y una

aper­tu­ra de men­te”, di­jo el in­ge­nie­ro Juan Car­los Pa­pa, ex­per­to en ma­le­zas del INTA Oli­ve­ros.

Es­te in­ves­ti­ga­dor, que an­ti­ci­pó la com­pro­ba­ción de la re­sis­ten­cia del sor­go de Ale­po a gra­mi­ni­ci­das, pi­dió to­mar con­cien­cia de las bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las co­mo eje fun­da­men­tal pa­ra un con­trol in­te­gral, así co­mo tam­bién, pa­ra ate­nuar es­ta ten­den­cia que vie­ne avan- zan­do a pa­so so­te­ni­do des­de el año 2004. PA­SOS A SE­GUIR. Co­mo re­ce­ta, nom­bró las ro­ta­cio­nes, uti­li­za­ción de cul­ti­vos de co­ber­tu­ra, hí­bri­dos o va­rie­da­des con al­ta ap­ti­tud com­pe­ti­ti­va y arre­glos es­pa­cia­les en el lo­te. “Son par­te del ini­cio. Hay que ha­cer­le som­bra a las ma­le­zas, pa­ra em­pe­zar a re­ver­tir la si­tua­ción y des­car­tar la idea de vol­ver a la­brar la tie­rra, co­mo fun­da­men­to pa­ra sa­car­se el pro­ble­ma de en­ci­ma”, sub­ra­yó el in­ge­nie­ro agró­no­mo Juan Pa­pa; pi­dien­do que se vuel­va a la fi­lo­so­fía real de la siem­bra di­rec­ta.

“La gen­te con­fun­di­da pien­sa que ha­cer mo­no­cul­ti­vo de so­ja sin la­bran­zas es siem­bra di­rec­ta, tam­bién que el ma­ne­jo in­te­gra­dos de ma­le­zas tie­ne al­go que ver con el ma­ne­jo in­te­gra­do de bi­chos o pla­gas de ori­gen ani­mal. Ahí es­tá el error”, en­fa­ti­zó el es­pe­cia­lis­ta del INTA.

Al cie­rre, de­jó un con­cep­to: "El agroe­co­sis­te­ma es un sis­te­ma pro­duc­ti­vo muy par­ti­cu­lar que, a di­fe­ren­cia de lo que mu­chos pien­san con con­ven­ci­mien­to, no es una fá­bri­ca don­de se me­ten in­su­mos por una la­do y si­guien­do una se­rie de re­ce­tas sa­len pro­duc­tos por el otro. Acá ha­bla­mos de un sis­te­ma vi­vo, bio­ló­gi­co, que evo­lu­cio­na y se adap­ta. Eso in­di­ca que al­go de­be­mos cam­biar, pa­ra evi­tar in­con­ve­nien­tes ma­yo­res o una si­tua­ción ca­tas­tró­fi­ca". Oja­lá se en­cuen­tre la for­ma.

´Pue­den per­der­se 2.500 mi­llo­nes de dó­la­res en con­cep­to de re­ten­cio­nes por mer­mas en el ren­di­mien­to de la so­ja

El se­cre­ta­rio de Agri­cul­tu­ra, Gabriel Delgado, se mos­tró preo­cu­pa­do por el im­pac­to eco­nó­mi­co de las malezas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.