TIE­RRA GRE­DA.

La em­pre­sa en­tre­rria­na apues­ta al agre­ga­do de va­lor con la pro­duc­ción por­ci­na y pa­ra sus ins­ta­la­cio­nes si­gue el mis­mo mo­de­lo de bie­nes­tar ani­mal que apli­can exi­to­sa­men­te en los gal­po­nes avia­res.

Super Campo - - Sumario - Por Luis Ma­cha­do.

La em­pre­sa en­tre­rria­na en­ca­ra la crian­za de por­ci­nos con los mis­mos es­tán­da­res en ins­ta­la­cio­nes que uti­li­zan exi­to­sa­men­te en la ac­ti­vi­dad aví­co­la.

LA FIR­MA Tie­rra Gre­da fue desa­rro­llan­do sus ac­ti­vi­da­des si­guien­do las ten­den­cias de desa­rro­llo pro­duc­ti­vo de la re­gión has­ta lle­gar en la ac­tua­li­dad a un mo­de­lo de in­te­gra­ción. Ha­ce 35 años co­men­zó con la pro­duc­ción y co­mer­cia­li­za­ción de de se­mi­llas fo­rra­je­ras, lue­go in­su­mos pa­ra pra­de­ras ar­ti­fi­cials y en la dé­ca­da de ‘90 evo­lu­cio­nó a la pro­duc­ción y co­mer­cia­li­za­ción de gra­nos en aso­cia­ción con pro­duc­to­res o cam­pos de ter­ce­ros en al­qui­ler. En 2005 co­men­zó con el pro­ce­so de agre­ga­do de va­lor, es­to es ini­cia­mos al­gu­nos pro­yec­tos ten­dien­tes a trans­for­mar pro­teí­na ve­ge­tal en pro­teí­na ani­mal. En la pri­me­ra eta­pa es­to se reali­zó con la pro­duc­ción de car­ne de po­llo y des­de 2012 en car­ne de cer­do. So­bre es­ta úl­ti­ma ac­ti­vi­dad, Ati­lio Be­ne­det­ti, pre­si­den­te de la em­pre­sa, ase­gu­ra que en los por­ci­nos “hoy ca­si cen­tra­mos to­dos nues­tros es­fuer­zos, por­que cree­mos que es­ta­mos en un mo­men­to en el país don­de hay un cam­bio de há­bi­tos y una po­si­bi­li­dad de avan­zar en un pro­yec­to de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas”.

La pro­duc­ción agrí­co­la de es­ta­ble­ci­mien­to ocu­pa unas 15 mil hec­tá­reas con cul­ti­vos de tri­go, maíz y so­ja. Un 60 por cien­to de la pro­duc­ción de maíz se des­ti­na a la ela­bo- ra­ción de ba­lan­cea­dos pa­ra po­llos y cer­dos y ven­de una par­te a tam­bos de la re­gión.

El pro­yec­to de por­ci­nos se tra­zó co­mo ob­je­ti­vo al­can­zar las 2 mil ma­dres en tres eta­pas. La pri­me­ra se ini­ció en pro­duc­ción en 2012 con 500 ma­dres, en­tre 2013 y 2014 lle­gó a 1.000 y se en­ca­mi­na en al­can­zar el ob­je­ti­vo en 2015 y 2016. “Por suer­te hay un equi­po de gen­te jo­ven y en­tu­sias­ta que ya es­tá pen­san­do en que es­ta am­plia­ción nos per­mi­ta du­pli­car­la en el fu­tu­ro”, ase­gu­ra Be­ne­det­ti. CI­CLOS. El es­ta­ble­ci­mien­to cuen­ta con dos sec­to­res di­fe­ren­cia­dos. En el pri­me­ro es­tán las mil ma­dres en pro­duc­ción en dos gal­po­nes de ges­ta­ción, dos gal­po­nes de ma­ter­ni­dad, un gal­pón de ca­cho­rras don­de se pre­pa­ran las ca­cho­rras que se­rán ma­dres y un gal­pón de ma­chos, don­de tam­bién es­tá el la­bo­ra­to­rio. En el se­gun­do sec­tor es­tán los gal­po­nes de en­gor­de. El ci­clo co­mien­za con la ges­ta­ción de las cer­das du­ran­te 114 días, lue­go van a ma­ter­ni­dad el día de la pa­ri­ción y per­ma­ne­cen 21 días con su cría, has­ta que se ha­ce

el des­te­te. La cer­da vuel­ve al gal­pón de ges­ta­ción, a los sie­te días en­tra en ce­lo y es in­se­mi­na­da pa­ra co­men­zar nue­va­men­te el ci­clo. Por su par­te, los le­cho­nes ca­po­nes se tras­la­dan a los gal­po­nes de en­gor­de, don­de pa­san 140 días has­ta al­can­zar el pe­so de ven­ta de120 a 125 ki­los. Por se­ma­na se en­tre­gan a mer­ca­do en­tre 540 y 560 ani­ma­les.

Pa­ra la in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cal cuen­tan con un cen­tro pro­pio y 27 ma­chos a los que se les ex­trae se­men se­ma­nal­men­te, de acuer­do con la cla­se de cru­za­mien­to desea­do, ya que los pa­dri­llos se se­lec­cio­nan se­gún si se quie­re lo­grar un ca­po­nes ter­mi­na­les que van a en­gor­de o ca­cho­rras ma­dres.

Uno de los as­pec­tos di­fe­ren­cia­les de es­ta pro­duc­ción es el am­bien­te don­de es­tán los ani­ma­les. El con­trol de la tem­pe­ra­tu­ra se rea­li­za me­dian­te un sis­te­ma de ori­gen is­rae­lí que com­pa­ra la tem­pe­ra­tu­ra ex­te­rior, la in­te­rior y la ideal pa­ra el ani­mal, que en el ca­so de una cer­da en ges­ta­ción es de 24 gra­dos cen­tí­gra­dos. Es­te con­tro­la­dor, den­tro de 20 ni­ve­les, ha­ce lo po­si­ble pa­ra man­te­ner cons­tan­te­men­te esos 24 gra­dos que ne­ce­si­ta el ani­mal, en­cen­dien­do o apa­gan­do los ven­ti­la­do­res y los sis­te­mas de re­fri­ge­ra­ción de ai­re, que son

cor­ti­nas de agua en pa­ne­les eva­po­ra­ti­vos.

Se­gún Be­ne­det­ti, “he­mos he­cho una es­pe­cie de ‘ uni­ver­si­dad’ so­bre el ma­ne­jo del am­bien­te en la pri­me­ra eta­pa de agre­ga­do de va­lor de la gran­ja aví­co­la. Te­ne­mos un cli­ma muy va­ria­ble con gran am­pli­tud tér­mi­ca en el sur de En­tre Ríos y en el es­que­ma de po­llos im­ple­men­ta­mos las úl­ti­mas tec­no­lo­gías pa­ra cli­ma­ti­zar los am­bien­tes. Es­ta ex­pe­rien­cia la he­mos tras­la­da­do a la crian­za de cer­dos y nos ha da­do bue­nos re­sul­ta­dos por­que es­ta­mos con muy bue­nos nú­me­ros pro­duc­ti­vos”.

GE­NE­TI­CA. En cuan­to a la ge­né­ti­ca, las pri­me­ras 500 ma­dres y 16 pa­dri­llos lle­ga­ron des­de Bra­sil. To­da la re­pro­duc­ción pa­ra al­can­zar las 1.000 ma­dres ac­tua­les se reali­zó en el pro­pio es­ta­ble­ci­mien­to y se­gún el en­car­ga­do Mau­ri­cio De Zor­zi, “pa­ra la pró­xi­ma am­plia­ción de 1.000 a 2.000 ma­dres, esas ca­cho­rras nue­vas se pro­du­cen den­tro de la gran­ja pa­ra no traer ani­ma­les de otros lu­ga­res por el te­ma sa­ni­ta­rio. Lo úni­co que se in­co­po­ra una vez por año o ca­da dos son ma­chos con nue­vos ni­ve­les de ge­né­ti­ca pa­ra ir re­no­van­do el plan­tel de abue­los. En el te­ma sa­ni­dad, la gran­ja es una de las po­cas li­bres de mi­cro­plas­ma, man­te­nien­do du­ran­te 3 años ese es­ta­tus. Al­go que hoy nos es­tá fa­ci­li­tan­do la per­for­man­ce tan­to en en­gor­de co­mo en ma­dres es que no te­ne­mos que ha­cer va­cu­na­cio­nes dia­ria­men­te en to­da la gran­ja. Los bue­nos re­sul­ta­dos de na­ci­mien­tos y el au­men­to de pe­so dia­rio de los ca­po­nes son fru­to de ese es­ta­tus sa­ni­ta­rio en con­jun­to con la tec­no­lo­gía apli­ca­da a la gran­ja, así co­mo la ca­li­dad de ali­men­to que se pro­du­ce 100 por cien­to en Tie­rra Gre­da”, sos­tie­ne De Zor­zi.

Be­ne­det­ti re­su­me: “Es­ta­mos pro­du­cien­do cer­dos de ex­ce­len­te ca­li­dad. He­mos par- ti­do de una ex­ce­len­te ge­né­ti­ca, con ins­ta­la­cio­nes pa­ra el con­fort ani­mal y nos es­me­ra­mos en que los ani­ma­les ten­gan la me­jor ali­men­ta­ción. Un po­co en bro­ma y un po­co en se­rio de­ci­mos que nues­tro mo­lino de ali­men­tos ba­lan­cea­dos de­be ser el ‘me­jor res­tau­ran­te’ pa­ra to­dos los ani­ma­les de la re­gión, in­clui­dos los nues­tros. Es­to, su­ma­do a la aten­ción y un plan de sa­ni­dad es­tric­to, nos per­mi­te ofre­cer un pro­duc­to de ex­ce­len­te ca­li­dad que es de­man­da­do por los ac­to­res tra­di­cio­na­les de car­ne por­ci­na. Pa­ra­le­la­men­te es­ta­mos ex­plo­ran­do la po­si­bi­li­dad de lle­gar con nues­tro pro­duc­to a las gón­do­las, es­te es un tra­ba­jo de la se­gun­da ge­ne­ra­ción, del li­cen­cia­do Fran­cis­co Be­ne­det­ti”. El mis­mo Fran­cis­co co­men­ta que par­te de a pro­duc­ción se ven­de a Cag­no­li y a Fri­go­rí­fi­co Pom­pe­ya, así co­mo al Fri­go­rí­fi­co Car­nes del In­te­rior, ubi­ca­do en Pa­ra­ná, don­de Tie­rra Gre­da tie­ne una par­ti­ci­pa­ción: “Son cin­co car­ni­ce­rías boutique bas­tan­te

no­ve­do­sas en Pa­ra­ná. La di­fe­ren­cia es que ven­den cor­tes de cer­do en­va­sa­dos al va­cío”.

El pre­si­den­te de Tie­rra Gre­da co­men­ta que co­mo fi­lo­so­fía de tra­ba­jo pri­vi­le­gian la ca­li­dad cons­truc­ti­va de las ins­ta­la­cio­nes y de pres­ta­ción por en­ci­ma de la eco­no­mía: “Es­ta­mos cum­plien­do las le­gis­la­cio­nes ar­gen­ti­nas y mi­ran­do, so­bre to­do en es­ta eta­pa de am­plia­ción, las úl­ti­mas dis- po­si­cio­nes que es­tá mar­can­do rum­bo en el mun­do”.

El em­pre­sa­rio en­tre­rriano es op­ti­mis­ta, ya que “ob­ser­van­do el com­por­ta­mien­to de los paí­ses con gran­des con­su­mos de car­ne, de 100 kg per ca­pi­ta, se es­tá ope­ran­do un equi­li­brio que se ajus­ta por pre­cio en­tre tres gru­pos cár­ni­cos. Ar­gen­ti­na va rá­pi­do en es­te sen­ti­do. Así co­mo ha­ce 80 años se des­pla­zó el con­su­mo de car­ne ovi­na por la va­cu­na, creo que en es­tos úl­ti­mos diez años he­mos vis­to un gran in­cre­men­to con­su­mo de car­ne aviar y en esa ecua­ción pen­sa­mos que de­be­ría es­tar la car­ne de cer­do. Ve­mos que se vie­ne ace­le­ran­do es­ta par­ti­ci­pa­ción y por eso pen­sa­mos que es­ta­mos en el mo­men­to jus­to de ocu­par un lu­gar co­mo ac­to­res en es­ta pro­duc­ción”.

Los le­cho­nes re­cién na­ci­dos per­ma­ne­cen con la ma­dre 21 días y pa­san a los gal­po­nes de en­gor­de has­ta los 125 ki­los.

Una de los pi­la­res de Tie­rra Greda es la ge­né­ti­ca. Cuen­ta con su pro­pio la­bo­ra­to­rio pa­ra la in­se­mi­na­ción y la pro­duc­ción de ca­cho­rras que lue­go se­rán ma­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.