SA­NI­DAD.

Exis­ten nu­me­ro­sos fac­to­res que pue­den oca­sio­nar la muer­te de la cría an­tes de na­cer. Si se de­ter­mi­nan a tiem­po es po­si­ble evi­tar con­se­cuen­cias más gra­ves pa­ra las ye­guas.

Super Campo - - Sumario - Por Jor­ge Ge­noud, Mé­di­co Ve­te­ri­na­rio.

Las prin­ci­pa­les cau­sas de abor­tos en las ye­guas y qué me­di­das to­mar pa­ra que no se re­pi­tan.

UNO DE LOS PRO­BLE­MAS que en­fren­tan las ye­guas en ges­ta­ción es la po­si­bi­li­dad que se pro­duz­can abor­tos, que trae­rán con­se­cuen­cias en es­tos ani­ma­les por­que no so­lo pier­den la cría que es­ta­ban es­pe­ran­do, tam­bién es fac­ti­ble que se pro­duz­can otro ti­po de tras­tor­nos en su apa­ra­to re­pro­duc­tor, que pue­den con­du­cir­la a una in­fer­ti­li­dad. SÍN­TO­MAS O SIG­NOS. Los sig­nos o sín­to­mas sur­gen de la im­por­tan­te ob­ser­va­ción me­tó­di­ca de es­te lo­te y de acuer­do a la pre­pa­ra­ción que po­see la per­so­na en­car­ga­da de re­co­no­cer al­te­ra­cio­nes. De igual im­por­tan­cia es la po­si­bi­li­dad de lo­ca­li­zar la pla­cen­ta o el fe­to abor­ta­do.

Es de mu­cha uti­li­dad que el lo­te de ye­guas pre­ña­das sea con­tro­la­do por una per­so­na su­fi­cien­te­men­te ca­pa­ci­ta­da con an­te­rio­ri­dad pa­ra re­co­no­cer la pre­sen­cia de un abor­to y que ten­ga res­pues­ta a tres gran­des pre­gun­tas pri­mor­dia­les: "¿qué de­bo ha­cer con el fe­to y la pla­cen­ta?", "¿qué de­bo ha­cer con la ye­gua abor­ta­da?" y "¿qué ac­ti­tud to­mar con el res­to de las hem­bras?"

Los po­si­bles sig­nos o sín­to­mas pa­ra re­co­no­cer son:

Si una ye­gua que es­ta­ba pre­ña­da vuel­ve a en­trar en ce­lo y a ma­ni­fes­tar­se de esa for­ma, hay que pen­sar en un abor­to y que fi­sio­ló­gi­ca­men­te sus ova­rios co­men­za­ron a ci­clar otra vez.

Ob­ser­va­ción de la pla­cen­ta sa­lien­do por la aber­tu­ra vul­var.

Un fe­to en el po­tre­ro o en el box. Hay que re­co­no­cer que no siem­pre es vi­si­ble el fe­to, eso de­pen­de­rá del tiem­po de ges­ta­ción y de su ta­ma­ño al mo­men­to del abor­to

Ob­ser­va­ción de di­fe­ren­tes se­cre­cio­nes sa­lien­do por la vul­va de la hem­bra o que en­su­cian el tren pos­te­rior de la hem­bra abor­ta­da.

Pre­ma­tu­ra in­fla­ma­ción de las glán­du­las ma­ma­rias, o for­ma­ción de le­che se­ma­nas an­tes del abor­to.

Re­co­no­ci­mien­to de mo­di­fi­ca­cio­nes en la con­duc­ta en la ye­gua pró­xi­ma a abor­tar CAU­SAS. Abor­tos por etio­lo­gía no in­fec­cio­sa:

Ges­ta­ción de me­lli­zos: es una cau­sa fre­cuen­te, de­bi­do a la in­ca­pa­ci­dad ute­ri­na que pre­sen­ta la ye­gua pa­ra lle­var a ca­bo la ges­ta­ción ge­me­lar. Su in­ci­den­cia ha dis­mi­nui­do en la cría que uti­li­za el diag­nos­ti­co de ge­me­los por eco­gra­fía, por­que se lo diag­nos­ti­ca en for­ma tem­pra­na. El ti­po de pla­cen­ta que tie­ne una ye­gua ge­ne­ra una im­por­tan­te y vi­tal com­pe­ten­cia pa­ra el cre­ci­mien­to de am­bos fe­tos, eso su­ce­de aun en las pri­me­ras eta­pas y se ha­ce ma­yor du­ran­te el ma­yor cre­ci­mien­to fe­tal o sea en el ul­ti­mo ter­cio de la preñez

Le­sio­nes ute­ri­nas de di­ver­sa etio­lo­gía y con­se­cuen­cias.

Le­sio­nes de la pla­cen­ta: el au­men­to de lí­qui­do del am­nios y del alan­toi­des ge­ne­ra­rá un in­cre­men­to de am­bos lí­qui­dos en sus ca­vi­da­des y trae­rá pos­te­rio­res pro­ble­mas pa­ra el fe­to y la ma­dre

Ano­ma­lías del cor­dón

um­bi­li­cal: las ca­rac­te­rís­ti­cas fe­ta­les ge­ne­ra una cier­ta ro­ta­ción den­tro de la pla­cen­ta y eso ex­pli­ca­ría la ma­yor in­ci­den­cia que tie­nen en la ye­gua la tor­sión del cor­dón um­bi­li­cal. En otras oca­sio­nes, la lon­gi­tud del cor­dón es uno de los mo­ti­vos pa­ra que se pro­duz­ca con ma­yor fa­ci­li­dad.

Tras­tor­nos en el desa­rro­llo fe­tal: ocu­rren co­mo con­se­cuen­cia de una di­fi­cul­tad en su cre­ci­mien­to que los ha­ce no via­bles

Edad de la ye­gua: la fre-

cuen­cia de abor­tos es ma­yor en ye­guas “vie­jas”, de­bi­do a un pro­ce­so de se­ni­li­dad de su en­do­me­trio y ade­más en la hem­bra jo­ven la vul­va es una im­por­tan­te ba­rre­ra pa­ra el in­gre­so de mi­cro­or­ga­nis­mos. En los adul­tos es muy im­por­tan­te su su­tu­ra co­mo pre­ven­ción, co­no­ci­da con el nom­bre de ci­ru­gía de Cas­lick.

Fac­to­res nu­tri­cio­na­les: los in­ves­ti­ga­do­res men­cio­nan muer­tes em­brio­na­rias y fe­ta­les tem­pra­nas, aso­cia­das a de­fi­cien­te nu­tri­ción.

Cau­sas tó­xi­cas y me­di

ca­men­to­sas: cier­tas es­pe­cies ve­ge­ta­les, y de­ter­mi­na­dos me­di­ca­men­tos son con­si­de­ra­dos co­mo po­si­bles cau­sas de abor­tos cuan­do son ad­mi­nis­tra­dos a ye­guas en avan­za­do es­ta­do de ges­ta­ción. La plan­ta co­no­ci­da co­mo Fes­tu­ca ha si­do in­vo­lu­cra­da en ca­sos de abor­tos, la ye­gua en una ges­ta­ción avan­za­da es muy sen­si­ble a los efec­tos tó­xi­cos que en oca­sio­nes tie­ne es­ta plan-

ta cuan­do es­tá con­ta­mi­na­da por el hon­go.

Es­trés: se men­cio­na al es­trés co­mo cau­sa de mu­chos tras­tor­nos en la vi­da del ca­ba­llo y se lo in­clu­ye en la po­si­ble even­tua­li­dad de oca­sio­nar de abor­tos, cuan­do es­tá re­la­cio­na­do con en­fer­me­da­des (có­li­cos, dia­rreas, fie­bre, trau­ma­tis­mos gra­ves, etc.), pe­río­dos lar­gos e in­con­for­ta­bles de trans­por­te, es­fuer­zos ex­ce­si­vos rea­li­za­dos por una ye­gua con preñez avan­za­da, etc.

Cau­sas por etio­lo­gía in­fec­cio­sa:

La etio­lo­gía in­fec­cio­sa pue­de ser debida a: bac­te­rias, vi­rus, hon­gos y pro­to­zoa­rios.

Los abor­tos bac­te­ria­nos se pro­du­cen por dos vías de in­gre­so: as­cen­den­te y he­ma­tó­ge­na. La as­cen­den­te se dis­tin­gue por la lle­ga­da de gér­me­nes a un úte­ro que pre­sen­ta una ba­rre­ra con­si­de­ra­da fun­cio­nal­men­te in­com­pe­ten­te, ori­gi­nan­do una in­efi­caz res­pues­ta in­mu­no­ló­gi­ca por par­te de los me­ca­nis­mos de de­fen­sa, pro­du­ce una in­fla­ma­ción y pos­te­rior des­pren­di­mien­to de la pla­cen­ta acom­pa­ña­do por un exu­da­do de na­tu­ra­le­za pu­ru­len­ta que sue­le dre­nar ha­cia la zo­na de va­gi­na y vul­va. La vía he­ma­tó­ge­na se ge­ne­ra a tra­vés de un pro­ce­so in­fec­cio­so que es­tá lo­ca­li­za­do en la ma­dre y por me­dio de la cir­cu­la­ción san­guí­nea arri­ba al fe­to y a sus ane­xos.

Es am­plio el gru­po de bac­te­rias res­pon­sa­bles de es­te cur­so in­fec­cio­so. Las usual­men­te pre­sen­tes son las si­guien­tes: Es­trep­to­co­co, Es­che­ri­chia Co­li, Pseu­do­mo­nas, Es­ta­fi­lo­co­cos, Sal­mo­ne­lla, y Kleb­sie­lla.

Otra bac­te­ria co­no­ci­da con el nom­bre de Lep­tos­pi­ra ha si­do re­la­cio­na­da con ca­sos de abor­to, ade­más de ori­gi­nar una in­fla­ma­ción de la pla­cen­ta. Las ye­guas afec­ta­das por Lep­tos­pi­ro­sis sue­len eli­mi­nar es­tas bac­te­rias du­ran­te un tiem­po por ori­na y de esa for­ma, se con­vier­ten en un ele­men­to de al­to ries­go por­que por es­ta vía pue­den in­fec­tar al res­to de las ye­guas ges­tan­tes.

Abor­tos vi­ra­les: las en­fer­me­da­des vi­ra­les que pue­den des­en­ca­de­nar­se en una ma­na­da son: Ri­no­neu­mo­ni­tis Vi­ral Equi­na y Ar­te­ri­tis Vi­ral Equi­na. Un ca­so es­pe­cial es Anemia In­fec­cio­sa Equi­na, por­que tam­bién pue­de tam­bién ser in­cor­po­ra­da a es­te gru­po, pe­ro re­la­cio­na­da con epi­so­dios me­nos fre­cuen­tes y ma­si­vos.

En Ri­no­neu­mo­ni­tis Vi­ral Equi­na, el abor­to se ca­rac­te­ri­za por pre­sen­tar­se a par­tir del quin­to mes de ges­ta­ción, aun­que sue­le ser más co­mún a par­tir del sép­ti­mo mes, sin ob­ser­var­se nin­gún sín­to­ma que anun­cie la pro­xi­mi­dad de un abor­to in­mi­nen­te. Es ra­ra la re­ten­ción de pla­cen­ta en es­ta en­fer­me­dad por­que el fe­to sue­le eli­mi­nar­se en­vuel­to en sus mem­bra­nas. Lue­go de ha­ber su­fri­do el abor­to, la ye­gua tie­ne una in­mu­ni­dad de cor­ta du­ra­ción y pue­den re­pe­tir­se los abor­tos en años pos­te­rio­res.

El con­tac­to ini­cial con es­ta en­fer­me­dad, son ge­ne­ral­men­te los ca­ba­llos jó­ve­nes que pre­sen­tan sig­nos clí­ni­cos res­pi­ra­to­rios, le­ves y fe­bri­les. La ye­gua ges­tan­te pue­de abor­tar des­de las 3 se­ma­nas a los 4 me­ses des­pués de ha­ber te­ni­do con­tac­to con el vi­rus que oca­sio­na es­ta en­fer­me­dad. En otras oca­sio­nes un ca­ba­llo re­cién in­gre­sa­do al cam­po pue­de lle­gar en­fer­mo o in­cu­ban­do la en­fer­me­dad, por lo tan­to en to­da oca­sión es acer­ta­do que el ani­mal re­cien­te­men­te lle­ga­do al cam­po, ten­ga un pe­rio­do de ais­la­mien­to y las ye­guas pre­ña­das de­be­rían es­tar lo con­ve­nien­te­men­te ais­la­das. Es con­ve­nien­te que las ye­guas ges­tan­tes po­sean la co­rres­pon­dien­te pro­tec­ción va­cu­nal.

Pa­ra que la ges­ta­ción lle­gue a buen puer­to es ne­ce­sa­rio con­tro­lar el es­ta­do cor­po­ral de la ye­gua.

Arri­ba: la pre­sen­cia de se­cre­cio­nes en la vul­va pue­de in­di­car sín­to­mas de abor­tos. Arri­ba de­re­cha: los pa­dri­llos pue­den ser trans­mi­so­res de Ar­te­rits Vi­ral Equi­na, una de las cau­sas de abor­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.