PLA­GAS.

Es­tas aves exó­ti­cas que fue­ron iden­ti­fi­ca­das por pri­me­ra vez en el país en la dé­ca­da del ‘ 80, hoy co­pan la re­gión pam­pea­na y son una ame­na­za la­ten­te pa­ra feed­lots y fru­ta­les.

Super Campo - - Sumario - Por Bár­ba­ra Roes­ler.

Se ha de­tec­ta­do la pre­sen­cia de ban­da­das de es­tor­ni­nos en áreas agrí­co­las ar­gen­ti­na, cu­ya ac­ción pue­de ge­ne­rar gran­des pér­di­das en plan­teos agro­pe­cua­rios.

EL STURNUS vul­ga­ris, más co­no­ci­do co­mo es­tor­nino pin­to, es un ave exó­ti­ca ne­gruz­ca, cu­yos ras­gos prin­ci­pa­les son un can­to en­sor­de­ce­dor y su sin­cró­ni­ca dan­za al atar­de­cer. Sin em­bar­go, tam­bién es una de las es­pe­cies in­va­so­ras más pe­li­gro­sas a ni­vel mun­dial, ge­ne­ra­do­ra de gra­ves pér­di- das eco­nó­mi­cas pa­ra la ac­ti­vi­dad agro­ga­na­de­ra de los paí­ses en los que se asien­ta. Y la Ar­gen­ti­na, des­de ha­ce más de tres dé­ca­das, es una de sus moradas.

Las ca­rac­te­rís­ti­cas que ha­cen de los es­tor­ni­nos aves in­va­so­ras son: su ca­pa­ci­dad re­pro­duc­ti­va -pue­den du­pli­car su po­bla­ción año tras año-; la au­sen­cia de enemi­gos na­tu­ra­les -les per­mi­te com­pe­tir con aves au­tóc­to­nas y ga­nar­les el es­pa­cio-; y la adap­ta­bi­li­dad pa­ra co­mer ca­si de to­do. Es­te úl­ti­mo pun­to se re­la­cio­na de ma­ne­ra di­rec­ta con la ac­ti­vi­dad agro­ga­na­de­ra: su die­ta in­clu­ye no só­lo ba­su­ra e in­sec­tos sino tam­bién ali­men­to ba­lan­cea­do, gra­nos,

gra­mí­neas, le­gu­mi­no­sas, una gran va­rie­dad de se­mi­llas, lar­vas de pas­tu­ras y fru­tas -en es­pe­cial uvas y ce­re­zas-. Así, en las zo­nas ru­ra­les que ha co­lo­ni­za­do es una ame­na­za real pa­ra los cul­ti­vos de gra­nos -es­pe­cial­men­te en es­ta­dios tem­pra­nos-, fru­ti­cul­tu­ra, vi­ñe­dos, tam­bos, es­ta­ble­ci­mien­tos de crian­za de ani­ma­les a cie­lo abier­to y feed­lots -en es­te ca­so, in­clu­so se ha ad­ver­ti­do que tie­nen la ca­pa­ci­dad de de­tec­tar los com­po­nen­tes con ma­yor can­ti­dad de pro­teí­nas, por lo que ha­cen una se­lec­ción desas­tro­sa en las ra­cio­nes-. Los ex­per­tos ase­gu­ran que, cuan­do la ban­da­da di­vi­sa una uni­dad eco­nó­mi­ca de es­te ti­po, se pre­ci­pi­ta so­bre ella, pa­ra aban­do­nar­la lue­go roí­da y com­ple­ta­men­te cu­bier­ta de he­ces. EN LA AR­GEN­TI­NA. Ac­tual­men­te, la ma­yor po­bla­ción de es­tor­ni­nos se en­cuen­tra en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, y es­tá con­cen­tra­da al­re­de­dor de los gran­des cen­tros ur­ba­nos del eje Cam­pa­na-CA­BA-La Pla­ta. Se­gún ex­pli­có a Su­per CAM­PO el doc­tor Adrián Di Gia­co­mo, in­ves­ti­ga­dor del Co­ni­cet y di­rec­tor cien­tí­fi­co de Aves Ar­gen­ti­nas, “hay otros nú­cleos po­bla­cio­na­les en las ciu­da­des de la Cos­ta Atlán­ti­ca, lle­gan­do has­ta Mar del Pla­ta y Ne­co­chea. Ha­cia el in­te­rior de la pro­vin­cia tam­bién hay avis­ta­jes en un nú­me­ro cre­cien­te de ciu­da­des, y ya hay re­gis­tros en ciu­da­des de En­tre Ríos, San­ta Fe y La Pam­pa”. En la pro­vin­cia de Cór­do­ba y de Men­do­za tam­bién se han en­con­tra­do po­bla­cio­nes. No obs­tan­te los ma­los pro­nós­ti­cos, aún en el país no se han de­tec­ta­do im­pac­tos ne­ga­ti­vos de los es­tor­ni­nos so­bre la ac­ti­vi­dad agro­pe­cua­ria. Así lo con­fir­mó el in­ge­nie­ro Ro­dri­go Tron­co­so, de la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de Feed­lots, quien di­jo des­co­no­cer la es­pe­cie y ne­gó, por tan­to, que al mo­men­to ha­ya afec­ta­do a al­gún es­ta­ble­ci­mien­to. PRE­VEN­CIÓN. Pa­ra evi­tar pér­di­das eco­nó­mi­cas sig­ni­fi­ca­ti­vas y/o el in­cre­men­to de gas­tos pa­ra su ma­ne­jo o erra­di­ca­ción, Di Gia­co­mo pro­po­ne “to­mar ac­cio­nes de con­trol en si­tios cer­ca­nos a áreas de pro­duc­ción in­ten­si­va que po­drían ser más fa­vo­ra­bles a la in­va­sión y más vul­ne­ra­bles a los da­ños, co­mo en la pro­vin­cia de Men­do­za ya que po­drían im­pac­tar so­bre vi­ñe­dos, o en el nor­te de Bue­nos Ai­res y En­tre Ríos que po­drían afec­tar la pro­duc­ción de fru­tas”. En re­la­ción con los feed­lots y otros cria­de­ros de ani­ma­les de corral, la prin­ci­pal ame­na­za de los es­tor­ni­nos vie­ne por el la­do de la sa­ni­dad -más allá del per­jui­cio de­ri­va­do del con­su­mo de ali­men­to-, ya que pue­den trans­mi­tir en­fer­me­da­des rá­pi­da­men­te de un si­tio a otro. Los co­me­de­ros que evi­ten la caí­da de ali­men­to y el ac­ce­so de las aves de­be­rían ser uti­li­za­dos pa­ra dis­mi­nuir la dis­po­ni­bi­li­dad de ali­men­to.

Los es­tor­ni­nos pue­den ata­car en ban­da­das y lue­go de su pa­so de­jan su ob­je­ti­vo roí­do y lleno de he­ces, las que pue­den trans­mi­tir en­fer­me­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.