AN­TO­NIO TA­RRA­GO ROS.

Con­ti­nua­dor y re­no­va­dor del cha­ma­mé, es­te oriun­do de Cu­ru­zú Cua­tiá se con­vir­tió en uno de los mú­si­cos ar­gen­ti­nos más res­pe­ta­dos y ade­más es pro­duc­tor ga­na­de­ro con ani­ma­les Li­mou­sin.

Super Campo - - Sumario - Por Lo­re­na Ló­pez.

Ade­más de su ac­ti­vi­dad co­mo re­fe­ren­te del cha­ma­mé, el mú­si­co se de­di­ca a la cría de Li­mou­sin.

UN AR­TIS­TA es una per­so­na múl­ti­ple, ex­pan­si­va. Una per­so­na ca­paz de crear de mu­chas for­mas dis­tin­tas, de ver co­sas que otros no ven, de abor­dar lo co­ti­diano con otra pers­pec­ti­va. Se­rá por to­do es­to que cues­ta ro­tu­lar o des­cri­bir con bre­ve­dad a An­to­nio Ta­rra­gó Ros. Em­pe­zan­do por su nom­bre, que trae la fa­ma des­de me­dia­dos del si­glo pa­sa­do de la mano de su pa­dre co­no­ci­do co­mo El Rey del Cha­ma­mé, has­ta el he­cho de que es el au­tor de más 400 can­cio­nes, ha edi­ta­do cer­ca de 40 dis­cos, ha crea­do mú­si­ca pa­ra pro­gra­mas de te­le­vi­sión y pe­lí­cu­las, y has­ta se dio el lu­jo de lle­var el cha­ma­mé al am­bien­te “cul­to” con su obra Sui­te Cha­ma­ce­ra, que fue eje­cu­ta­da por la or­ques­ta de cá­ma­ra Ma­yo. Y, ade­más de to­do es­to, es un pro­duc­tor ga­na­de­ro de pun­ta. “Co­mo ar­tis­ta pue­do co­nec­tar­me con un peón de cam­po, que es un sa­bio en el ma­ne­jo de las va­cas, al igual que con un mú­si­co de la Ca­me­ra­ta Ba­ri­lo­che”, di­ce. “Y es­to es fun­da­men­tal pa­ra di­fun­dir el cha­ma­mé en los dis­tin­tos ám­bi­tos de la so­cie­dad”.

No es ca­sual que Ta­rra­gó Ros ha­ya in­cur­sio­na­do tam­bién el cam­po, por­que to­da su in­fan­cia se desa­rro­lló en pro­fun­do con­tac­to con la na­tu­ra­le­za. Es­te pla­cer por la vi­da na­tu­ral se fu­sio­nó con su es­pí­ri­tu ar­tis­ta, nue­va­men­te con múl­ti­ples re­sul­ta­dos que van des­de ha­ber si­do pro­fe­sor in­vi­ta­do de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UBA pa­ra dar se­mi­na­rios so­bre Fol­klo­re y Cul­tu­ra Na­cio­nal en Tu­ris­mo Ru­ral, has­ta ha­ber crea­do una ti­tá­ni­ca obra lla­ma­da Na­tu­ra­le­za, don­de des­cri­be es­pe­cies de ani­ma­les y rit­mos mu­si­ca­les en pe­li­gro de ex­tin­ción con el ob­je­ti­vo de ge­ne­rar con­cien­cia acer­ca de la im­por­tan­cia de va­lo­rar nues­tra iden­ti­dad, com­pues­ta de na­tu­ra­le­za y cul­tu­ra.

Su­per CAM­PO: ¿Cuál es su re­la­ción con el cam­po?

An­to­nio Ta­rra­gó Ros: Me crié en Cu­ru­zú Cua­tiá, Co­rrien­tes, don­de to­do era cam­po y gen­te de a ca­ba­llo. Mis abue­los, con quie­nes yo vi­vía, te­nían cam­po y ba­rra­ca de cue­ro. Allí mi pa­dre veía a la gen­te que traía los cue­ros, los peo­nes que se que­da­ban a dor­mir y que a la no­che to­ca­ban el acor­deón y can­ta­ban. Hi­jo y nie­to de ca­ta­la­nes, mi pa­dre vien­do to­do eso se alu­ci­nó. Eran so­cia­lis­tas y mi­ra­ban a los po­bres con amor. La pri­me-

ra bi­blio­te­ca so­cia­lis­ta de la pro­vin­cia de Co­rrien­tes la fun­dó mi abue­lo.

SC: ¿Có­mo na­ce su amor por los ca­ba­llos?

ATR: Cuan­do mue­ren mis abue­los co­mien­za pa­ra mí una eta­pa muy du­ra por­que em­pie­zo a ro­dar por las ca­sas de dis­tin­tos fa­mi­lia­res. Has­ta que que­dé en lo de un tío, don­de va­rea­ba una ye­gua de ca­rre­ra, lo cual era muy pe­li­gro­so pa­ra un chi­co, pe­ro así eran las co­sas. Fui un chi­co bas­tan­te mal­tra­ta­do y los ca­ba­llos eran los úni­cos que me ha­cían un ges­to de amor. Les da­ba de co­mer y ellos me mi­ra­ban, me olían y me re­lin­cha­ban ba­ji­to. Siem­pre tu­ve una re­la­ción afec­ti­va con los ca­ba­llos, con nin­gún bi­cho me re­la­ciono tan bien co­mo con ellos. Ten­go ca­ba­llos crio­llo en un cam­po de Mer­ce­des, Bue­nos Ai­res.

SC: ¿ Y por qué eli­gió a la ra­za Li­mou­sin pa­ra ser ga­na­de­ro?

ATR: Soy ami­go de la fa­mi­lia Lat­tan­ti, pro­pie­ta­rios de la ca­ba­ña La Co­ti­dia­na, y me su­gi­rie­ron em­pe­zar con la cría de

Li­mou­sin por to­das sus vir­tu­des, sus re­co­no­ci­dos ren­di­mien­tos car­ni­ce­ros y por­que son unos de los más lin­dos. En cuan­to a lo pro­duc­ti­vo, es­ta ra­za que es Con­ti­nen­tal y de con­tex­tu­ra gran­de se ha ido mo­di­fi­can­do en la Ar­gen­ti­na a tra­vés de los años me­dian­te se­lec­ción ge­né­ti­ca has­ta lle­gar a un bio­ti­po mo­derno de fra­me mo­de­ra­do y adap­ta­ble a nues­tros cam­pos. Son ani­ma­les con un vi­gor hí­bri­do al­to, es de­cir que se adap­tan a cual­quier me­dio, ya que es­ta ra­za se cría en to­das par­tes del mun­do, des­de Ca­na­dá con ba­jas tem­pe­ra­tu­ras has­ta en Su­dá­fri­ca con tem­pe­ra­tu­ras al­tas. Así que cuan­do me qui­se dar cuen­ta ya te­nía ani­ma­les y en­ci­ma pre­mia­dos en La Ru­ral.

Se­gún Juan Pa­blo Lat­tan­ti, en­car­ga­do de la ca­ba­ña La Co­ti­dia­na, “so­mos una em­pre­sa fa­mi­liar que co­men­zó ha­ce 25 años. Nos de­di­ca­mos a la ac­ti­vi­dad agro­pe­cua­ria, cen­trán­do­nos en la ga­na­de­ría y es­pe­cial­men­te a la cría de la ra­za Li­mou­sin. Con­ta­mos con dos es­ta­ble­ci­mien­tos en Bue­nos Ai­res: uno en Cas­te­lli pa­ra cría y en­gor­de, y otro es la ca­ba­ña en sí mis­ma, Ca­pi­lla del Se­ñor”.

La ca­ba­ña cuen­ta con un plan­tel de 100 ma­dres pu­ras de pe­dri­gí, las cua­les son ali­men­ta­das con pas­tu­ras im­plan­ta­das (al­fal­fa, tré­bol blan­co, fes­tu­ca, ce­ba­di­lla crio­lla) con un sis­te­ma de ro­ta­ción a ver­deos de in­vierno o ve­rano y su­ple­men­ta­das con su­mi­nis­tro de ro­llos.

En las épo­cas crí­ti­cas don­de es­ca­sea el vo­lu­men de fo­rra­je se com­ple­men­ta con hi­dro­po­nias fo­rra­je­ras. “Es un pro­duc­to que ve­ni­mos pro­ban­do des­de ha­ce dos años con muy bue­nos re­sul­ta­dos. Con­sis­te en la pro­duc­ción dia­ria de fo­rra­je ver­de de un mo­do sen­ci­llo: se siem­bran ban­de­jas con ave­na o ce­ba­da fo­rra­je­ra y al sép­ti­mo día se co­se­cha den­tro del mó­du­lo y se lo ad­mi­nis­tra a los ani­ma­les. El Fo­rra­je Ver­de Hi­dro­pó­ni­co se pro­du­ce en ban­de­jas de plás­ti­co, co­lo­ca­dos en es­tan­tes de hie­rro. En ca­da ban­de­ja se co­lo­ca 1 ki­lo de se­mi­lla de ce­ba­da (tam­bién se pue­de tra­ba­jar con ave­na, tri­go y maíz) al ca­bo del 7 días ca­da ki­lo de se­mi­lla se ha­brá con­ver­ti­do en una ma­sa fo­rra­je­ra de 10 ki­los, con­su­mi­ble en su to­ta­li­dad (raí­ces, ta­llos, ho­jas y res­tos de se­mi­llas) lo que cons­ti­tu­ye una com­ple­ta for­mu­la de pro­teí­na, ener­gía, vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les. El cul­ti­vo se pro­du­ce den­tro de in­ver­na­de­ros rús­ti­cos, que per­mi­ten una pro­tec­ción con­tra las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras, la ex­po­si­ción di­rec­ta de los ra­yos del sol y de las llu­vias”, se­ña­la Lat­tan­ti.

SC: ¿Po­dría­mos de­cir que us­ted es un cha­ma­me­ce­ro que pro­du­ce va­cas?

ATR: So­bre to­do me sien­to un cha­ma­me­ce­ro. Pue­do de­cir que soy un cha­ma­me­ce­ro que tie­ne al­gu­nas va­cas.

La re­la­ción de Ta­rra­gó Ros con el cam­po le vie­ne des­de pe­que­ño pe­ro co­men­zó con la pro­duc­ción de Li­mou­sin ha­ce unos po­cos años. Sin em­bar­go ya ha ga­na­do premios es La Ru­ral.

Aba­jo: Juan Pa­blo Lat­tan­ti di­ri­ge la ca­ba­ña La Co­ti­dia­na y se es­tá ini­cian­do en la cría de ca­ba­llos crio­llos. Es quien ase­so­ra al mú­si­co en el cam­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.