Me­jo­rar el ren­di­mien­to

Super Campo - - Trigo -

El ni­tró­geno y el fós­fo­ro son los prin­ci­pa­les nu­trien­tes que el pro­duc­tor con­si­de­ra en su es­que­ma de fer­ti­li­za­ción. Sin em­bar­go, la in­cor­po­ra­ción de azu­fre es una de las es­tra­te­gias a con­si­de­rar pa­ra in­cre­men­tar el ren­di­mien­to, sin afec­tar ne­ce­sa­ria­men­te la in­ver­sión. El azu­fre [S] es uno de los 17 nu­trien­tes esen­cia­les. Las res­pues­tas me­dias a la fer­ti­li­za­ción azu­fra­da en la re­gión pam­pea­na son de 200-500 kg/ha en tri­go y so­ja, y de 400-700 kg/ha en grano de maíz. Cuan­do se de­ci­de in­cor­po­rar S se acon­se­ja res­pon­der a los 4 re­qui­si­tos del ma­ne­jo res­pon­sa­ble de nu­trien­tes: fuen­te, mo­men­to, do­sis y for­ma de apli­ca­ción.

La do­sis a apli­car de­pen­de­rá prin­ci­pal­men­te de la dis­po­ni­bi­li­dad de nu­trien­tes pre-siem­bra. El mo­men­to y la for­ma de apli­ca­ción es­ta­rán vin­cu­la­dos con la lo­gís­ti­ca del pro­duc­tor. En ge­ne­ral, con do­sis acor­des al ren­di­mien­to ob­je­ti­vo, se re­co­mien­da di­vi­dir la apli­ca­ción en los mo­men­tos de siem­bra y ma­co­lla­je, de ma­ne­ra de ade­cuar la ofer­ta de nu­trien­tes con la de­man­da por par­te del cul­ti­vo. En cuan­to a la fuen­te, exis­ten en el mer­ca­do múl­ti­ples op­cio­nes que con­tie­nen N y S.

Ya­ra cuen­ta con Ya­raBe­la Sul­fan, un fer­ti­li­zan­te gra­nu­la­do que con­tie­ne ni­tró­geno (24%), azu­fre (6%) y cal­cio (10%). Al apli­car­lo, los nu­trien­tes se dis­tri­bu­yen en for­ma ho­mo­gé­nea en el lo­te. Pue­de ser apli­ca­do a la siem­bra o en apli­ca­cio­nes en co­ber­tu­ra. En cuan­to a los be­ne­fi­cios, en apli­ca­cio­nes en co­ber­tu­ra per­mi­te una ma­yor ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo, por las ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas: ma­yor ta­ma­ño del grano, gra­nu­lo­me­tría uni­for­me y al­to pe­so es­pe­cí­fi­co. El apor­te de ni­tró­geno se rea­li­za en for­ma de ni­tra­to, una fuen­te de rá­pi­da dis­po­ni­bi­li­dad pa­ra el cul­ti­vo. Es­to es su­ma­men­te im­por­tan­te pa­ra apli­ca­cio­nes en ma­co­lla­je que, jun­to con en­ca­ña­zón, cons­ti­tu­yen el mo­men­to de má­xi­ma de­man­da por par­te del cul­ti­vo. En es­ta eta­pa, las pér­di­das por vo­la­ti­li­za­ción de las fuen­tes tra­di­cio­nal­men­te usa­das en apli­ca­cio­nes en co­ber­tu­ra pue­den lle­gar has­ta el 17% mien­tras que en apli­ca­cio­nes de Ya­raBe­la Sul­fan son me­no­res al 1%.

Como con­clu­sión, la exis­ten­cia de fuen­tes ni­tro­ge­na­das y azu­fra­das en mez­cla quí­mi­ca, per­mi­te la in­cor­po­ra­ción de es­te nu­trien­te en el plan­teo de fer­ti­li­za­ción, sin una in­ver­sión im­por­tan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.