So­ja con Cua­tro Pa­tas

La efi­cien­cia, la in­ten­si­fi­ca­ción y el agre­ga­do de va­lor se han vuel­to fun­da­men­ta­les en el agro. Aho­ra hay que ir del maíz y la so­ja a la car­ne, del sub­pro­duc­to in­dus­trial al co­rral y del co­rral a las gón­do­las.

Super Campo - - Forrajes -

“HA­GA ES­TA CUEN­TA: 3 ki­los de maíz y so­ja va­len 1 pe­so y ha­cen un 1 ki­lo de cer­do que va­le 12 pe­sos el ki­lo vi­vo”. El ejer­ci­cio es­tá di­ri­gi­do a los pro­duc­to­res (agrí­co­las, más bien) con el ob­je­ti­vo de que de­jen de de­di­car­se ex­clu­si­va­men­te a la pro­duc­ción de gra­nos pa­ra pa­sar a pro­du­cir car­ne bo­vi­na, por­ci­na, aviar, ovi­na y has­ta de pes­ca­do. O vis­to de otra for­ma: dar­le va­lor agre­ga­do al cul­ti­vo ha­cien­do “so­ja con cua­tro pa­tas”, como di­jo el in­ge­nie­ro agró­no­mo Ma­rio Bra­ga­chi­ni, au­tor de la ‘cuen­ta’ he­cha al prin­ci­pio, que am­pli­fi­có con otras dos: “se ne­ce­si­tan 6 ki­los de maíz pa­ra ha­cer un ki­lo de no­vi­llo que se ven­de a $15; y un ki­lo de so­ja o maíz ha­cen 1 ki­lo de pa­cú, que va­le 26 pe­sos”.

El plan­teo re­su­me la idea con la que ma­cha­ca el INTA en las Jor­na­das Na­cio­na­les de Fo­rra­jes, que en abril cum­plió con su 6ta edi­ción en la es­ta­ción ex­pe­ri­men­tal de Man­fre­di. Fo­rra­jes como si­nó­ni­mo de in­ten­si­fi­ca­ción pro­duc­ti­va pa­ra el agre­ga­do de va­lor en ori­gen (pa­ra lo cual has­ta in­ven­tó la si­gla AVO). La ten­den­cia ha­cia la ma­yor efi­ca­cia pro­duc­ti­va de car­ne y le­che se con­so­li­dó en las úl­ti­mas dos dé­ca­das con el cre­ci­mien­to de la su­per­fi­cie pa­ra he­ni­fi­ca­ción y las hec­tá­reas pa­ra si­la­je, que se mul­ti­pli­ca­ron por 20. En los 90, el 80% del si­la­je de maíz se des­ti­na­ba a la pro­duc­ción de le­che; en los úl­ti­mos años, la su­per­fi­cie pi­ca­da au­men­tó y se ex­ten­dió pa­ra pro­du­cir car­ne. Ade­más, la par­ti­ci­pa­ción del si­la­je en la die­ta ani­mal pa­só

de 15% a 40 % y su em­pleo de­jo de cu­brir los ba­ches es­ta­cio­na­les de fo­rra­jes –en­tre 4 y 6 me­ses– a to­do el año, se­gún nú­me­ros del Inta Man­fre­di.

A ello, la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de Con­tra­tis­tas Fo­rra­je­ros agre­gó que el maíz era prác­ti­ca­men­te el úni­co grano des­ti­na­do a ali­men­to ani­mal; hoy ocu­pa el 65% del to­tal de pi­ca­do y em­bol­sa­do, en una tor­ta en la que apa­re­cen el sor­go, la ce­ba­da y la al­fal­fa y otras pas­tu­ras. EL ¿NE­GO­CIO? AGRICOLA. En Ar­gen­ti­na la de­di­ca­ción ex­clu­si­va a la agri­cul­tu­ra tie­ne hoy el pro­ble­ma de los pre­cios in­ter­na­cio­na­les muy ba­jos que abar­can a gra­nos y de­ri­va­dos (acei­tes). “Su­ma­do al cos­to re­la­ti­vo del flete y de la ener­gía, un ce­real ba­ra­to so­lo pue­de ha­cer­lo un agri­cul­tor que es­té a me­nos de 300 ki­ló­me­tros del puer­to de Ro­sa­rio”, di­jo Bra­ga­chi­ni. “En un pro­ce­so de agre­ga­do de va­lor, ese pro­ble­ma que­da muy atrás por­que el mis­mo grano que­da en un va­lor muy con­ve­nien­te como cos­to de alimentaci­ón, es de­cir como ma­te­ria pri­ma de cual­quier ca­de­na pe­cua­ria”. En nú­me­ros, la ga­na­de­ría va­cu­na es hoy 64% más ren­ta­ble que la agri­cul­tu­ra.

El ga­soil y la ener­gía (re­des de gas y de elec­tri­ci­dad) son fuer­tes li­mi­tan­tes y fre­nan cual­quier pro­yec­to de desa­rro­llo so­cio­pro­duc­ti­vo en mu­chas zo­nas. Pe­ro “don­de hay fo­to­sín­te­sis hay ca­pa­ci­dad de pro­du­cir ener­gía”. El Ins­ti­tu­to im­pul­sa va­rios pro­yec­tos de bioe­ner­gía a par­tir del uso de sub­pro­duc­tos de la in­dus­tria­li­za­ción de los ce­rea­les y olea­gi­no­sas y de los efluen­tes de las pro­duc­cio­nes. EFI­CIEN­CIA PRO­DUC­TI­VA. En la bús­que­da de ma­yor efi­cien­cia, los sis­te­mas de pro­duc­ción son ca­da vez más in­ten­si­vos, lo cual con­lle­va que en ga­na­de­ría de car­ne o de le­che el cos­to de alimentaci­ón sea la va­ria­ble más im­por­tan­te. En es­te con­tex­to, las die­tas to­tal mez­cla­das (TMR) y el uso de los mi­xer (mez­cla­do­res de ali­men­tos) tie­nen una im­por­tan­cia pri­mor­dial. “La idea es lo­grar la más al­ta efi­cien­cia de conversión: no me­nos de 1,2 li­tro de le­che por ca­da ki­lo de ma­te­ria se­ca su­mi­nis­tra­do; y en el ca­so de la car­ne, ser muy efi­cien­te con me­nos de 6 ki­los de ma­te­ria se­ca por ki­lo pro­du­ci­do”, apun­tó la in­ge­nie­ra agró­no­ma

Mi­riam Ga­llar­do, re­ti­ra­da re­cien­te­men­te del INTA.

Sien­do que el ga­na­de­ro pro­du­ce una par­te de su ali­men­to y com­pra otra, Ga­llar­do re­co­men­dó to­mar en cuen­ta “siem­pre” que hay que cui­dar su ca­li­dad. “En el ca­so del en­si­la­do de maíz o de sor­go, que son la ba­se de las die­tas TMR, el pro­ce­so co­mien­za con la bue­na se­lec­ción de los hí­bri­dos a sem­brar, te­ner mu­chí­si­mo cui­da­do a la ho­ra de la im­plan­ta­ción y ha­cer un pi­ca­do de pre­ci­sión en la co­se­cha”.

En sus char­las desa­rro­lló la idea de pa­tio de co­mi­das. “La mez­cla de­be ser pre­pa­ra­da con pre­ci­sión pa­ra que cuan­do lle­gue al co­me­de­ro re­fle­je exac­ta­men­te lo que el nu­tri­cio­nis­ta pre­ten­dió en re­la­ción a los objetivos de la em­pre­sa”. Las pér­di­das de ca­li­dad pue­den ser por fal­ta de con­trol y erro­res en la ma­ni­pu­la­ción; y hay que te­ner una vi­gi­lan­cia per­ma­nen­te so­bre el desem­pe­ño del ani­mal. “Por ejem­plo, en pro­duc­ción de le­che, la va­ria­bi­li­dad en la ca­li­dad de nu­trien­tes im­pac­ta tre­men­da­men­te en el pro­ce­so de conversión”.

¿ Có­mo tra­ba­jar con el mez­cla­dor? “La mez­cla en el mi­xer no se ha­ce como pue­do. Ca­da in­gre­dien­te in­gre­sa de acuer­do a sus ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas, de den­si­dad, hu­me­dad o gra­do de des­agre­ga­ción de par­tí­cu­las. Por­que se tie­ne que lo­grar que la mez­cla sea ho­mo­gé­nea, es­pon­jo­sa, con par­tí­cu­las cohe­sio­na­das pa­ra que el ani­mal no se­pa­re una par­te de la co­mi­da pa­ra bus­car otra”. Se de­ben car­gar pri­me­ro los ali­men­tos de par­tí­cu­las de ma­yor ta­ma­ño (fo­rra­jes) y lue­go los de me­nor ta­ma­ño y más pe­sa­dos (con­cen­tra­dos). USO DE SUB­PRO­DUC­TOS. El in­ge­nie­ro agró­no­mo Jo­sé Mén­dez, del INTA To­to­ras (nor­te de San­ta Fe) pre­sen­tó el ca­so del desa­rro­llo in­dus­trial de un sub­pro­duc­to pa­ra alimentaci­ón ani­mal, con po­si­bi­li­da­des de ex­ten­der su uso como acei­te. La in­dus­tria del arroz del No­roes­te Ar­gen­tino tie­ne el pro­ble­ma en mar­zo y abril -cuan­do em­pie­za la in­dus­tria­li­za­ción fuer­te del ce­real- del ma­ne­jo de uno de sus sub­pro­duc­tos, el afre­cho de arroz, que re­pre­sen­ta el 10% del arroz pro­ce­sa­do y obli­ga a fre­nar las má­qui­nas cuan­do se lo acu­mu­la en ex­ce­so.

Des­cri­bió Mén­dez, que el afre­cho de arroz tie­ne va­lo- res nu­tri­cio­na­les in­tere­san­tes pa­ra bo­vi­nos, con 13 a15 % de pro­teí­na bru­ta, con­te­ni­do de acei­te del 20% y bue­na aci­dez pa­ra la di­ges­ti­bi­li­dad, por lo cual es muy re­que­ri­do en los ro­deos de car­ne de la re­gión. Pe­ro con­tie­ne una en­zi­ma lla­ma­da li­pa­sa que ac­túa so­bre el gru­po de acei­tes del arroz hi­dro­li­zán­do­los y pro­vo­can­do el en­ran­cia­mien­to del pro­duc­to, qui­tán­do­le sus va­lo­res ór­ga­no­lép­ti­cos de sa­bor y olor, con lo cual el ani­mal ya no lo acep­ta. “Pa­ra la in­dus­tria, man­te­ner el afre­cho sig­ni­fi­ca que co­mien­ce a de­gra­dar­se, por lo cual es al­go que hoy se ti­ra” ¿Por qué se ti­ra si tie­ne de­man­da en la ga­na­de­ría? Por­que en­tre mar­zo y ma­yo los cam­pos del nor­te es­tán lle­nos de pas­to. Re­cién lo ne­ce­si­tan en­tra­do el in­vierno.

El INTA es­tu­dió la po­si­bi­li­dad de in­hi­bir la en­zi­ma me­dian­te un tra­ta­mien­to tér­mi­co, co­ci­nan­do el afre­cho por un pro­ce­so de ex­tru­sión, con lo cual se lo­gra – com­pro­ba­ron- que la aci­dez se man­ten­ga es­ta­ble du­ran­te 150 días. “Aho­ra se pue­de di­fe­rir el uso del afre­cho y la in­dus­tria pue­de plan­tear un ne­go­cio dis­tin­to y ofre­cer en el in­vierno un pro­duc­to de ca­li­dad”. Con el agre­ga­do de que va­le tam­bién como ali­men­to de va­cas le­che­ras y cer­dos. Y que­da pen­dien­te el es­tu­dio de un pro­ce­so de se­pa­ra­ción de afre­cho y acei­te pa­ra usar es­te úl­ti­mo en bio­com­bus­ti­ble o en acei­tes de arroz pa­ra con-

su­mo hu­mano, como exis­ten en Bra­sil y Uru­guay. El in­ge­nie­ro agró­no­mo ar­gen­tino, Ale­jan­dro Cas­ti­llo, pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, sim­pli­fi­có to­do de una ma­ne­ra drás­ti­ca. “Si no in­ten­si­fi­ca­mos, mo­ri­mos”. Es la “úni­ca for­ma” de dis­mi­nuir los cos­tos y au­men­tar los in­gre­sos de los sis­te­mas de pro­duc­ción. Ha­bla­ba so­la­men­te de le­che­ría. “Los sis­te­mas de pro­duc­ción de baja es­ca­la no pue­den aguan­tar los cam­bios eco­nó­mi­cos y los cos­tos. Un pro­duc­tor de po­cas va­cas no va a sub­sis­tir en el mun­do”.

Cas­ti­llo com­pa­ró los sis­te­mas de Ar­gen­ti­na con los de Ca­li­for­nia y Nue­va Ze­lan­da. “No es­ta­mos tan le­jos”, sor­pren­dió. El ex­per­to eva­luó que exis­te mu­cha “va­ria­bi­li­dad” en la pro­duc­ción ar­gen­ti­na por­que “es­tá al­can­za­da por pro­ble­mas que ellos no tie­nen: la po­lí­ti­ca y el cli­ma”.

“Las tem­pe­ra­tu­ras al­tas van a ser ca­da vez más al­tas y las tor­men­tas van a ser más vio­len­tas. Pa­ra pro­du­cir le­che hay que es­tar pre­pa­ra­dos y adap­tar­se”. Lo que lle­va a in­ten­si­fi­car.

Cas­ti­llo en­fo­có el fu­tu­ro de la le­che­ría en la ca­pa­ci­ta­ción y sos­tu­vo que “el sis­te­ma pú­bli­co es fun­da­men­tal” en es­te pro­ce­so. Apun­tó a dos as­pec­tos a la ho­ra de de­ci­dir la in­ten­si­fi­ca­ción: el téc­ni­co y el eco­nó­mi­co. En el primer ca­so se de­be pla­ni­fi­car el nú­me­ro de va­cas, los co­rra­les, el ma­ne­jo de es­tiér­col, la re­pro­duc­ción y la sa­lud. “Una vez de­fi­ni­da la par­te téc­ni­ca vie­ne la par­te eco­nó­mi­ca: có­mo se va a pa­gar eso”. La par­te po­lí­ti­ca.

En el me­dio, afir­mó que “la pro­duc­ción de fo­rra­jes es muy im­por­tan­te pa­ra de­ter­mi­nar la can­ti­dad de va­cas que po­de­mos te­ner, que es lo que de­fi­ne la can­ti­dad de le­che”.

El in­ge­nie­ro en pro­duc­ción agro­pe­cua­ria Juan Carlos Ei­ras, uno de los pio­ne­ros en el en­gor­de a co­rral en la Ar­gen­ti­na, pre­sen­tó un ca­so muy aplau­di­do en el mó­du­lo so­bre Ma­ne­jo de efluen­tes y ge­ne­ra­ción de bio­ener­gías. Es que con la bos­ta, el ti­po ha­ce un com­post or­gá­ni­co que ven­de una de las ca­de­nas de su­per­mer­ca­dos más gran­des.

Con ca­pa­ci­dad pa­ra en­gor­dar 5.000 ca­be­zas si­mul­tá­nea­men­te (lle­ga a 10.000 al año), el es­ta­ble­ci­mien­to Las Ma­rías, ubi­ca­do en Brand­sen, te­nía el eterno pro­ble­ma de las de­po­si­cio­nes de los ani­ma­les (efluen­tes) por lo que se in­cur- sio­nó en la lom­bri­cul­tu­ra con el ob­je­ti­vo de lo­grar dis­tin­tos com­pos­ta­jes bus­can­do un pro­duc­to co­mer­cial. “Lue­go de unos años de en­sa­yo lo­gra­mos una en­mien­da or­gá­ni­ca que por su al­ta con­cen­tra­ción de fós­fo­ro y de ni­tró­geno fun­cio­nan ca­si como un fer­ti­li­zan­te y ge­ne­ra un re­ver­de­ci­mien­to de las plan­tas”, di­jo Ei­ras.

El pro­ce­so de ela­bo­ra­ción co­mien­za con la re­co­lec­ción del es­tiér­col, me­dian­te pa­las me­cá­ni­cas. Las pi­las de com­pos­ta­je se vuel­can cua­tro a cin­co ve­ces du­ran­te un mes pa­ra oxi­ge­nar­las y es­ta­bi­li­zar­las con un 40% de hu­me­dad. Lue­go, el pro­duc­to pa­sa por una zaranda y se co­lo­ca en bol­sas que sa­len di­rec­ta­men­te a los su­per­mer­ca­dos, con mar­ca pro­pia. “Hay que de­jar que el es­tiér­col le­van­te tem­pe­ra­tu­ra pa­ra ma­tar el re­si­duo de se­mi­llas de ma­le­zas pro­pias del grano del ali­men­to ba­lan­cea­do. Ese com­post ya pa­sa a ser un pro­duc­to apli­ca­ble. Lue­go, pa­sa por una zaranda y es pues­to en bol­sas de di­fe­ren­tes ta­ma­ños”, des­cri­be el em­pre­sa­rio. Las bol­sas sa­len pa­le­ti­za­das di­rec­ta­men­te a los su­per­mer­ca­dos. El ne­go­cio del abono re­pre­sen­ta só­lo el 5% de la fac­tu­ra­ción de la em­pre­sa pe­ro se ven­de mu­cho en pri­ma­ve­ra y ve­rano, por lo que com­ple­men­ta al del en­gor­de -cu­yo mo­men­to fuer­te es el oto­ño e in­vierno- en cuan­to al apro­ve­cha­mien­to de má­qui­nas y de per­so­nal.

/13 7Pa­ra apren­der, ex­pe­ri­men­tar y en­con­trar res­pues­tas. La pro­pues­ta 2015 de Ex­pe­rien­cia Fo­rra­je­ra, la tra­di­cio­nal ca­pa­ci­ta­ción a cam­po que to­dos los años con­vo­ca a con­tra­tis­tas, ga­na­de­ros y tam­be­ros, se rea­li­za­rá –con en­tra­da li­bre y gra­tui­ta- el 7 de ma­yo en Ameg­hino (Ru­ta 188, Km 308), Bue­nos Ai­res, y el 13 de ma­yo en Sun­cha­les (Ru­ta 34, Km

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.