En­fer­me­da­des de Ba­se

El con­jun­to que com­po­ne los pies de los equi­nos pue­de ver­se afec­ta­do por fac­to­res que lo le­sio­nan o en­fer­man.

Super Campo - - Equinos - *Ase­sor Ve­te­ri­na­rio (Equi­nos) de la SRA

EL PIE es una par­te fun­da­men­tal del ca­ba­llo por­que le per­mi­te sos­te­ner­se y cum­plir con to­tal nor­ma­li­dad la fun­ción de la lo­co­mo­ción en los dis­tin­tos ti­pos de mar­chas (pa­so, tro­te, ca­rre­ra, etc.).

To­dos esos tras­cen­den­ta­les com­po­nen­tes anató­mi­cos que for­man el pie ne­ce­si­tan es­tar pro­te­gi­dos del me­dio am­bien­te que los ro­dea, con un ar­ma­zón con for­ma de es­tu­che o ca­ja y eso se lo­gra por me­dio de una es­truc­tu­ra co­no­ci­da con los si­guien­tes nom­bres: cas­co, va­so o uña. Es di­ná­mi­ca y cre­ce nor­mal­men­te un cen­tí­me­tro por mes, es­to se rea­li­za des­de el ro­de­te co­ro­na­rio (par­te su­pe­rior del cas­co que se en­cuen­tra en con­tac­to con los pe­los del ani­mal) ha­cia el pi­so, ade­más po­see la ex­tra­or­di­na­ria fun­ción de po­der re­ge­ne­rar­se o re­pa­rar­se cuan­do se pro­du­ce el da­ño del cas­co.

La sa­lud e in­te­gri­dad del pie en su con­jun­to, se ve fre­cuen­te­men­te afec­ta­do por un con­jun­to de fac­to­res que lo le­sio­nan o en­fer­man, cau­san­do pro­ble­mas en su fun­cio­na­mien­to. El ani­mal ex­pre­sa es­ta con­di­ción, me­dian­te clau­di­ca­cio­nes que pue­den es­tar lo­ca­li­za­das en el miem­bro an­te­rior (man­que­ras) o en el pos­te­rior (ren­gue­ras) y cu­yo ori­gen pue­de de­ber­se a:

Cau­sas di­ver­sas como de­fec­tos de con­for­ma­ción, aplo­mos, etc.

Fal­ta de cui­da­do y aten- ción dia­ria de los cas­cos o va­sos. He­rra­jes de­fec­tuo­sos. Trau­ma­tis­mos He­ri­das. In­fec­cio­nes. Cuan­do se rea­li­za el cui­da­do dia­rio de un ani­mal que vi­ve en un box, la ob­ser­va­ción dia­ria de los cas­cos y la vi­sua­li­za­ción de su mo­vi­mien­to de­be ser una pre­mi­sa fun­da­men­tal, por­que po­de­mos re­co­no­cer y de­tec­tar en esa oca­sión la exis­ten­cia de do­lor, la pre­sen­cia de cuer­pos ex­tra­ños o he­ri­das.

Cuan­do se tra­ta de equi­nos que es­tán suel­tos en el cam­po, es cru­cial po­der vi­sua­li­zar­los pa­ra re­co­no­cer en esa opor­tu­ni­dad: he­ri­das, le­sio­nes, clau­di­ca­cio­nes o un nor­mal cre­ci­mien­to del cas­co o uña.

Como con­se­cuen­cia de esa ob­ser­va­ción o cui­da­dos que se rea­li­zan en los ani­ma­les que es­tán en el cam­po o en el box, po­de­mos en­con­trar anor­ma­li­da­des como he­ri­das de di­ver­sa ín­do­le y ca­rac­te­rís­ti­cas, acom­pa­ña­das de una sin­to­ma­to­lo­gía va­ria­ble que es ne­ce­sa­rio pres­tar­le la de­bi­da aten­ción.

Las he­ri­das de ti­po pun­zan­tes, oca­sio­na­das por cla­vos, cuer­pos ex­tra­ños pe­ne­tran­tes o las pro­du­ci­das por erro­res del he­rra­dor al cla­var la he­rra­du­ra, son ge­ne­ral­men­te el mo­ti­vo prin­ci­pal del in­gre­so al cas­co de ele­men­tos mi­cro­bia­nos que ori­gi­nan in­fec­cio­nes lo­ca­les o ge­ne­ra­les que pue­den

cau­sar­le la muer­te, como la en­fer­me­dad del té­ta­nos, por ejem­plo.

La ob­ser­va­ción del cas­co pue­de mos­trar la al­te­ra­ción de sus es­truc­tu­ras o no, como por ejem­plo cuan­do se le­sio­na con un cla­vo, don­de el ori­fi­cio de en­tra­da es pe­que­ño. Pue­de ocul­tar­se con la su­cie­dad del pi­so, pe­ro su pro­fun­di­dad sue­le ser im­por­tan­te.

Los ani­ma­les afec­ta­dos ge­ne­ral­men­te pre­sen­tan una clau­di­ca­ción in­ten­sa que au­men­ta en el mo­men­to del apo­yo del pie. En oca­sio­nes pue­de ver­se la le­sión del cas­co que es­tá si­tua­da en el ro­de­te co­ro­na­rio y a par­tir de esa al­te­ra­ción pue­de ori­gi­nar­se una in­fec­ción, con­si­de­ra­da como su­ma­men­te do­lo­ro­sa.

Si el ani­mal pre­sen­ta una clau­di­ca­ción, su so­la exis­ten­cia in­di­ca la pre­sen­cia de un tras­torno do­lo­ro­so lo­ca­li­za­do en al­gu­na par­te del apa­ra­to lo­co­mo­tor. Sue­len po­ner­se de ma­ni­fies­to cuan­do el ca­ba­llo rea­li­za un mo­vi­mien­to u otras ve­ces cuan­do se en­cuen­tra en re­po­so. Es muy fre­cuen­te en­con­trar­nos con es­te ti­po de pro­ble­mas en to­das las ra­zas, ti­pos y ac­ti­vi­da­des de los caballos.

La exis­ten­cia de una man­que­ra o ren­gue­ra nos co­lo­ca an­te la im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad de rea­li­zar un exa­men de­ta­lla­do con el pro­pó­si­to de es­ta­ble­cer un diag­nós­ti­co y un tra­ta­mien­to es­pe­cí­fi­co, pa­ra co­no­cer­cuan­to an­tes la cau­sa que ori­gi­na la mis­ma y su tra­ta­mien­to es­pe­cí­fi­co.

En to­da clau­di­ca­ción, se de­ben se­guir es­tos pa­sos:

Des­cu­brir el lu­gar don­de se lo­ca­li­za.

Rea­li­zar el tra­ta­mien­to ade­cua­do.

Es­ta­ble­cer nor­mas pa­ra re­gu­lar el rit­mo del tra­ba­jo o de­por­te, o la ne­ce­si­dad de re­po­so, mien­tras se re­cu­pe­re.

Es­ta­ble­cer un pro­nós­ti­co de la le­sión.

Cuan­do el ori­gen de la clau­di­ca­ción es el pie, el diag­nós­ti­co se efec­túa por la sin­to­ma­to­lo­gía, una vez de­tec­ta­da la al­te­ra­ción se ex­plo­ra con la pin­za de ten­tar cas­cos y tam­bién es im­por­tan­te re­ba­jar la sue­la pa­ra ver si exis­te una mar­ca vi­si­ble oca­sio­na­da por el in­gre­so del ele­men­to per­fo­ran­te.

Exis­ten un con­jun­to de mé­to­dos es­pe­cia­les que com­ple­men­tan el exa­men clí­ni­co, como por ejem­plo: anes­te­sias zo­na­les, ra­dio­gra­fías, aná­li­sis de la­bo­ra­to­rio y ecografías, son con­si­de­ra­dos de mu­cho va­lor pa­ra po­der arri­bar a un rá­pi­do diag­nós­ti­co y a un me­jor pro­nós­ti­co. No de­be ol­vi­dar­se que cuan­to más com­ple­to es el es­tu­dio del ca­so, me­nor es la pro­ba­bi­li­dad de me­nos­ca­bar un pro­ble­ma im­por­tan­te. En cier­tas oca­sio­nes es­tas he­ri­das son el cau­sal de in­fec­cio­nes lo­ca­li­za­das por de­ba­jo de la sue­la, lla­ma­das abs­ce­sos sub­so­la­res, cau­san­tes de clau­di­ca­ción y do­lor.

El tra­ta­mien­to de­be ser com­ple­to e in­me­dia­to, pues se tra­ta de una con­di­ción cru­cial y en­tre los ele­men­tos a uti­li­zar fi­gu­ran: de­sin­fec­tan­tes, an­ti­bió­ti­cos, pro­tec­ción an­ti­te­tá­ni­ca y dre­na­je, pa­ra lo­grar un re­sul­ta­do fa­vo­ra­ble. por mes es el rit­mo de cre­ci­mien­to de los

cas­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.