La Rei­na de los An­des

Se lle­vó a ca­bo en San Sal­va­dor de Ju­juy el V Con­gre­so Mun­dial de Qui­nua y el II Sim­po­sio de Gra­nos An­di­nos. Es­te in­for­me con­den­sa las prin­ci­pa­les cla­ves cul­tu­ra­les, pro­duc­ti­vas y tec­no­ló­gi­cas de un cul­ti­vo an­ces­tral con al­ta de­man­da glo­bal.

Super Campo - - Quinua Economias Regionales -

HA­CE AL ME­NOS CIN­CO MIL años que fue do­mes­ti­ca­da en las pro­xi­mi­da­des del La­go Ti­tica­ca. Ali­men­to in­dis­pen­sa­ble de los pue­blos an­di­nos, las se­mi­llas han si­do res­guar­da­das, se­lec­cio­na­das y cus­to­dia­das por los cam­pe­si­nos y pue­blos ori­gi­na­rios de Amé­ri­ca La­ti­na. Hoy cre­ce su co­ti­za­ción en el mercado in­ter­na­cio­nal y se po­nen en va­lor las con­di­cio­nes nu­tri­cio­na­les de es­te cul­ti­vo an­ces­tral, que ya se con­su­me en más de 60 paí­ses. La qui­nua es, sin lu­gar a du­das, la nue­va rei­na de los An­des y tie­ne sim­po­sio pro­pio. Es­te año, la quin­ta edi­ción del Con­gre­so Mun­dial de Qui­nua se lle­vó a ca­bo en San Sal­va­dor de Ju­juy.

Más de 1.400 par­ti­ci­pan­tes de Ar­gen­ti­na, Bo­li­via, Chile, Co­lom­bia, Ecua­dor, Fran­cia, Ita­lia, Ma­rrue­cos, Pa­quis­tán y Pe­rú se su­ma­ron a es­ta con­vo­ca­to­ria que con­tó con la par­ti­ci­pa­ción de in­ves­ti­ga­do­res, pro­duc­to­res, téc­ni­cos y re­fe­ren­tes gu­ber­na­men­ta­les. En las jor­na­das se pre­sen­ta­ron unos 200 tra­ba­jos cien­tí­fi­cos eva­lua­dos por un co­mi­té aca­dé­mi­co in­te­gra­do por Na­cio­nes Uni­das, jun­to a la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Ju­juy y el IN­TA. En el en­cuen­tro los pro­duc­to­res com­par­tie­ron tam­bién 37 ex­pe­rien­cias en ma­ne­jo, me­jo­ra­mien­to y co­mer­cia­li­za­ción de es­te grano an­dino. En­tre las de­le­ga­cio­nes so­bre­sa­lie­ron las de Bo­li­via y Pe­rú, los dos paí­ses que es- tán al to­pe de la pro­duc­ción y cul­ti­van en con­jun­to unas 119.073 hec­tá­reas, se­gún da­tos ofi­cia­les su­mi­nis­tra­dos por la FAO. Du­ran­te el año 2013, am­bas na­cio­nes ex­por­ta­ron unas 53.339 to­ne­la­das por un mon­to de U$S 232.616.000. por cien­to de los cul­ti­vos

es­tán en Sal­ta

les unos 37 mi­llo­nes vi­ven en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be: “En nues­tra re­gión hay ali­men­tos pa­ra to­dos y re­cur­sos pa­ra pro­du­cir. La qui­nua cons­ti­tu­ye una al­ter­na­ti­va pa­ra la lu­cha por la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria. Des­de FAO brin­da­mos apo­yo téc­ni­co pa­ra su cul­ti­vo a to­dos los paí­ses que lo re­quie­ran, tra­ba­ja­mos con los ins­ti­tu­tos es­pe­cí­fi­cos del área agrí­co­la, pe­que­ños pro­duc­to­res y los go­bier­nos de la re­gión”.

Do­mes­ti­ca­da por las cul­tu­ras prehis­pá­ni­cas, la qui­nua es una es­pe­cie na­ti­va de gran plas­ti­ci­dad adap­ta­ti­va que se cul­ti­va en el al­ti­plano an­dino, des­de Co­lom­bia has­ta el nor­te de la Ar­gen­ti­na.Cuen­ta con un va­lor iden­ti­ta­rio y cul­tu­ral sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra los pue­blos ori­gi­na­rios. “No­so­tros pre­ser­va­mos va­rie­da­des y siem­pre tu­vi­mos pe­que­ños cul­ti­vos pa­ra au­to­con­su­mo, pe­ro no­ta­mos que ca­da año se in­cre­men­ta la su­per­fi­cie sem­bra­da, rea­li­za­mos ha­ce muy po­co tiem­po un en­cuen­tro que con­tó con 400 pro­duc­to­res”, cuen­ta Da­río Ti­to, de la Co­mu­ni­dad Chal- gua­ma­yoc, de Ya­vi, Ju­juy. “Te­ne­mos una Me­sa Qui­nue­ra que in­te­gran to­das nues­tras co­mu­ni­da­des abo­rí­ge­nes. Has­ta aho­ra en mi re­gión pro­du­ci­mos unas 34 hec­tá­reas. Ma­yor ca­li­dad, va­lor agre­ga­do y sello de cer­ti­fi­ca­ción, a eso apun­ta­mos”, ex­pli­ca el di­ri­gen­te in­dí­ge­na. ACEN­TO AR­GEN­TINO. En Ar­gen­ti­na, la qui­nua tie­ne un in­ci­pien­te de­sa­rro­llo y si bien no hay pre­ci­sio­nes en los re­gis­tros ofi­cia­les, un es­tu­dio da­do a co­no­cer por la Uni­dad pa­ra el Cam­bio Ru­ral (UCAR) brin­da de­ta­lles so­bre el re­le­va­mien­to sa­te­li­tal que se lle­vó a ca­bo pa­ra cap­tar la exis­ten­cia de siem­bra du­ran­te la cam­pa­ña 2014/15 don­de se re­gis­tra­ron unas 1.586,50 hec­tá­reas cul­ti­va­das en el nor­te ar­gen­tino. De ellas, el 71% co­rres­pon­den a Sal­ta, el 17% a Ju­juy, el 7% a Ca­ta­mar­ca y

el 6% a Tu­cu­mán. Ju­lie­ta Ca­mi­netsky y Her­nán Brau­de son los au­to­res del es­tu­dio y ex­pu­sie­ron las con­clu­sio­nes de la in­ves­ti­ga­ción en el V Con­gre­so de Qui­nua. In­di­ca­ron que Ar­gen­ti­na ocu­pa el sex­to lu­gar en la pro­duc­ción de qui­nua, de­trás de Bo­li­via, Pe­rú, Ecua­dor, Co­lom­bia y Chile. “Nues­tro país au­men­tó 17 ve­ces su pro­duc­ción, pa­san­do de 97 to­ne­la­das al co­mien­zo del pe­río­do, a 1.409 en 2013, lo que re­pre­sen­ta el 1,2% mun­dial”, re­ve­la Ju­lie­ta Ca­mi­netsky. Lo que se pre­gun­tan am­bos au­to­res, es ha­cia dón­de va la qui­nua en Ar­gen­ti­na, así co­mo cuá­les son los es­ce­na­rios, es­tra­te­gias de de­sa­rro­llo y desafíos de la po­lí­ti­ca pú­bli­ca en ba­se a las ex­pe­rien­cias de Bo­li­via y Pe­rú, don­de se ve­ri­fi­ca un pau­la­tino co­rri­mien­to de la fron­te­ra, des­de las tra­di­cio­na­les zo­nas de al­tu­ra a los va­lles ba­jos. “Si his­tó­ri­ca­men­te en la al­tu­ra pre­do­mi­nó el pe­que­ño pro­duc­tor fa­mi­liar di­ver­si­fi­ca­do y po­co tec­ni­fi­ca­do, en las nue­vas áreas co­bró pro­ta­go­nis­mo un ac­tor de ma­yor ta­ma­ño y ca­pi­ta­li­za­ción que bus­ca me­ca­ni­zar las la­bo­res pa­ra lo­grar es­ca­la in­dus­trial”, ar­gu­men­ta la in­ves­ti­ga­do­ra.

Lo que ob­ser­van en es­ta in­ves­ti­ga­ción es que con el cre­ci­mien­to de la de­man­da y so­bre to­do de pre­cios com­pe­ti­ti­vos, los pro­duc­to­res aje­nos a las zo­nas nú­cleo o ac­to­res ex­tra­sec­to­ria­les se sien­ten atraí­dos por la al­ta ren­ta­bi­li­dad del cul­ti­vo. Es­to, co­mo su­ce­dió en Bo­li­via y Pe­rú de­ri­vó en un co­rri­mien­to de la fron­te­ra ha­cia zo­nas de me­nor al­tu­ra y gran va­lor agrí­co­la, co­mo sus­ti­tu­to o di­ver­si­fi­ca­ción del arroz, el ta­ba­co, la ga­na­de­ría y la ca­ña de azú­car. SEC­TOR PÚ­BLI­CO. ¿Des­de la po­lí­ti­ca pú­bli­ca qué se de­be ha­cer pa­ra pro­te­ger a la pe­que­ña pro­duc­ción de las zo­nas de al­tu­ra? El Di­rec­tor del IPAF Re­gión NOA, Da­mián Al­co­ba ex­pli­ca que de qui­nua sig­ni­fi­ca ha­blar de una al­ter­na­ti­va pro­duc­ti­va pa­ra el de­sa­rro­llo de la agri­cul­tu­ra fa­mi­liar en las re­gio­nes al­to an­di­nas don­de exis­te un res­trin­gi­do aba­ni­co de opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas por las di­fí­ci­les con­di­cio­nes cli­má­ti­cas.

“Hoy el mercado glo­bal ve un atrac­ti­vo en es­te cul­ti­vo. Co­mo Es­ta­do te­ne­mos la fa­cul­tad de de­ci­dir ha­cia dón­de orien­ta­mos los es­fuer­zos tec­no­ló­gi­cos. Por eso pa­ra no­so­tros es im­por­tan­te pre­gun­tar­nos ' ¿la qui­nua pa­ra quién, pa­ra qué ti­po de de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co, con qué tec­no­lo­gía, en qué con­tex­to de pro­duc­ción?'”, ad­vier­te el Di­rec­tor del IPAF. Esos in­te­rro­gan­tes fue­ron de­ba­ti­dos en el V Con­gre­so de Qui­nua don­de se des­ta­ca­ron las po­nen­cias de los cam­pe­si­nos y pue­blos ori­gi­na­rios de Ar­gen­ti­na, Bo­li­via, Chile, Ecua­dor y Pe­rú. án Ma­ma­ni per­te­ne­ce a la Co­mu­ni­dad Abo­ri­gen de Ocu­maz, a 25 km de Hua­mahua­ca. Ha­ce 15 años que pro­du­ce qui­nua y hor­ta­li­zas. “Aho­ra apa­re­ce co­mo un boom co­mer­cial pe­ro en nues­tra die­ta es­tu­vo pre­sen­te des­de siem­pre. No­so­tros no que­re­mos au­men­tar a cual­quier cos­to la pro­duc­ción sino la ca­li­dad y pro­mo­ver el cul­ti­vo agroe­co­ló­gi­co con cer­ti­fi­ca­ción par­ti­ci­pa­ti­va. He­mos me­jo­ra-

do nues­tros ca­na­les de rie­go y aho­ra ne­ce­si­ta­mos tec­no­lo­gía por­que hoy to­do el cul­ti­vo se lle­va a ca­bo ma­nual­men­te”.

En nues­tro país, el rei­na­do de la qui­nua re­cién co­mien­za. “Se tra­ta de cul­ti­vo dinámico des­de el pun­to de vis­ta de la de­man­da glo­bal, pe­ro emer­gen­te des­de el pun­to de la ofer­ta co­mer­cial. Aquí el mo­de­lo mues­tra un pre­ma­tu­ro des­plie­gue de la pro­duc­ción ex­ten­si­va a es­ca­la in­dus­trial”, re­co­no­cen los ex­per­tos con­sul­ta­dos por Su­per CAM­PO.

¿Se ex­pan­di­rá el ac­tual mercado de se­mi­llas? ¿Se pon­drá en va­lor la pro­duc­ción agroe­co­ló­gi­ca y or­gá­ni­ca de la re­gión? Ta­pia es un ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad de la Mo­li­na, Pe­rú y miem­bro de la Aso­cia­ción Agreo­co­ló­gi­ca de su país, a su la­do es­tá Jo­sé Luis So­to na­ció y se for­mó en Bo­li­via y ac­tual­men­te Coor­di­na­dor del Sub­co­mi­té Téc­ni­co de Nor­ma­li­za­ción de Gra­nos An­di­nos. Am­bos es­pe­cia­lis­tas ad­vier­ten que los pró­xi­mos 5 años, a pe­sar del cre­ci­mien­to en la de­man­da, se espera una fuer­te com­pe­ten­cia mun­dial en el mercado de la qui­nua. Los paí­ses europeos, so­bre to­do Es­pa­ña, Fran­cia y Ho­lan­da tie­nen em­pre­sas con in­ver­sio­nes en plan­tas de pro­ce­sa­mien­to de qui­nua y con­tra­tan la siem­bra, con ren­di­mien­tos que su­pe­ran las 5 t/ha. Ya se han iden­ti­fi­ca­do 374 pa­ten­tes so­bre va­rie­da­des y uti­li­za­ción en la fa­bri­ca­ción de acei­tes, sham­poo, acon­di­cio­na­do­res de ca­be­llos y cre­mas.

Con una de­man­da en cre­ci­mien­to y nue­vos ac­to­res pro­duc­ti­vos, am­bos es­pe­cia­lis­tas con­si­de­ran que los paí­ses de la re­gión de­ben te­ner co­mo ob­je­ti­vo di­fe­ren­ciar la qui­nua an­di­na, pre­ser­var la lo­ca­li­za­ción te­rri­to­rial, do­tar al cul­ti­vo de un ma­yor va­lor agre­ga­do se­gún las ten­den­cias mun­dia­les del co­mer­cio de ali­men­tos y po­ner en va­lor las pro­pie­da­des de las va­rie­da­des an­di­nas que hoy es­tán en ma­nos de los agri­cul­to­res, cam­pe­si­nos y pue­blos in­dí­ge­nas, con to­da su iden­ti­dad so­cial y cul­tu­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.