Ins­ta­la­cio­nes en Regla

Los re­qui­si­tos pa­ra la ha­bi­li­ta­ción de una gran­ja aví­co­la, así co­mo tam­bién las nor­mas de bio­se­gu­ri­dad en es­tos es­ta­ble­ci­mien­tos, no son com­ple­jos y ayu­dan a una pro­duc­ción efi­cien­te.

Super Campo - - Habilitaci­ones Avicultura - Por Ma­riel Ti­bau Mar­tí­nez Fo­tos: Nor­ber­to Me­lo­ne

LA AC­TI­VI­DAD PE­CUA­RIA en ge­ne­ral y la aví­co­la en par­ti­cu­lar, tien­de a me­jo­rar en for­ma cons­tan­te el gra­do de efi­cien­cia; pa­ra ello, es im­pres­cin­di­ble con­tar con la ade­cua­ción co­rres­pon­dien­te tan­to, des­de el pun­to de vis­ta edi­li­cio co­mo en lo que a bio­se­gu­ri­dad se re­fie­re.

Es pre­ci­so co­no­cer, adap­tar e ins­tru­men­tar to­dos los re­cur­sos que es­tén al al­can­ce de la mano, pa­ra lo­grar una ex­plo­ta­ción ap­ta –tan­to si se tra­ta de po­llos pa­rri­lle­ros o de ga­lli­nas de al­ta pos­tu­ra- pa­ra sa­lir a com­pe­tir a un mercado que, ca­da vez es más com­pe­ti­ti­vo y exi­ge cum­plir con más re­gla­men­ta­cio­nes pa­ra ob­te­ner ali­men­tos de me­jor ca­li­dad.

Si bien las re­gla­men­ta­cio­nes tie­nen una gran si­mi­li­tud en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal, no son idén­ti­cas. A con­ti­nua­ción ci­ta­mos las nor­mas vi­gen­tes pa­ra el área de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res.

Es cier­to que el con­su­mo de po­llo y hue­vo han cre­ci­do no­to­ria­men­te en los úl­ti­mos 15 años y den­tro del es­pec­tro pro­duc­ti­vo, exis­ten gran­jas de to­dos los ta­ma­ños. Sin em­bar­go, no im­por­ta la en­ver­ga­du­ra que ten­ga el em­pren­di­mien­to, tam­po­co im­por­ta si se tra­ta de una pro­duc­ción fa­mi­liar o a gran es­ca­la, ya que los re­qui­si­tos y las Bue­nas Prác­ti­cas de Ma­ne­jo (BPM), de­ben pri­mar an­te to­do.

Las nor­mas de bio­se­gu­ri­dad son apli­ca­bles a to­do el ám­bi­to del país. POR DÓN­DE EM­PE­ZAR. Quien es­té pen­san­do en co­men­zar con la pro­duc­ción de aves de co­rral y sus sub­pro­duc­tos lo pri­me­ro que tie­ne que ha­cer es:

so­li­ci­tar su ins­crip­ción y ha­bi­li­ta­ción en el Re­gis­tro Aví­co­la del área de gran­ja de la Di­rec­ción Pro­vin­cial de Ga­na­de­ría y Mer­ca­dos. La par­ti­cu­la­ri­dad de la pro­duc­ción in­ten­si­va de la avi­cul­tu­ra exi­ge ex­tre­mar me­di­das de bio­se­gu­ri­dad a efec­tos de lo­grar la pre­ven­ción de cual­quier en­fer­me­dad aviar que pue­da apa­re­cer.

Ade­más, es im­pres­cin­di­ble ase­gu­rar la ca­li­dad de los pro­duc­tos aví­co­las des­de su ori­gen. Otro as­pec­to a te­ner muy en cuen­ta es el he­cho de con­tar con las he­rra­mien­tas e ins­ta­la­cio­nes ade­cua­das pa­ra lle­var a ca­bo un ma­ne­jo hi­gié­ni­co de los des­per­di­cios que de­ri­van de la ac­ti­vi­dad.

Exis­ten re­qui­si­tos ge­ne­ra­les y par­ti­cu­la­res.

En­tre los ge­ne­ra­les, a la so­li­ci­tud de ha­bi­li­ta­ción de­be ad­jun­tar­se, en­tre otras co­sas, el cer­ti­fi­ca­do de ra­di­ca­ción

Y/o zo­ni­fi­ca­ción mu­ni­ci­pal ac­tua­li­za­do.

El cro­quis del es­ta­ble­ci­mien­to con orien­ta­ción y re­fe­ren­cia geo­grá­fi­ca con res­pec­to a los lí­mi­tes del es­ta­ble­ci­mien­to in­di­can­do ubi­ca­ción, ti­po y di­men­sio­nes exac­tas de las ins­ta­la­cio­nes. Y,

el de­ta­lle del mé­to­do de eli­mi­na­ción de aves muer­tas, en­tre otros as­pec­tos. RE­QUI­SI­TOS PAR­TI­CU­LA­RES. Tan­to si se tra­ta de po­llos pa­rri­lle­ros o de gran­jas de al­ta pos­tu­ra de­be­rán to­mar­se en cuen­ta, ade­más:

* que la dis­tan­cia mí­ni­ma des­de el úl­ti­mo gal­pón al cer- co o alam­bra­do pe­ri­me­tral, no sea me­nor a cin­cuen­ta me­tros.

Los gal­po­nes de­ben man­te­ner­se en buen es­ta­do de con­ser­va­ción y per­mi­tir el la­va­do y de­sin­fec­ción.

Los es­ta­ble­ci­mien­tos de­ben po­seer equi­po pa­ra la­va­do y de­sin­fec­ción de vehícu­los, equi­pos e im­ple­men­tos.

En otro or­den, las gran­jas de po­llos de en­gor­de, ga­lli­nas de al­ta pos­tu­ra e, in­clu­so, aves de otro ti­po (fai­sa­nes, co­dor­ni­ces, pa­tos y pa­vos, en­tre otras), tie­nen que ins­ta­lar­se res­pe-

tan­do una dis­tan­cia mí­ni­ma de un mil me­tros, con res­pec­to a otras ex­plo­ta­cio­nes si­mi­la­res que se en­cuen­tren ins­ta­la­das –y ha­bi­li­ta­das- con an­te­rio­ri­dad. BIO­SE­GU­RI­DAD. Con res­pec­to a las me­di­das pa­ra pre­ve­nir la en­tra­da y sa­li­da de gér­me­nes cau­san­tes de las en­fer­me­da­des avia­res, es con­ve­nien­te re­cor­dar lo que in­di­ca el SE­NA­SA a la ho­ra de pro­du­cir con res­pon­sa­bi­li­dad.

Lo pri­me­ro que de­be ha­cer el pro­duc­tor es li­mi­tar el ac­ce­so a la gran­ja. Pa­ra es­to de­ben man­te­ner­se sa­nos los alam­bra­dos pe­ri­me­tra­les y res­trin­gir al má­xi­mo la en­tra­da y sa­li­da de vehícu­los.

Ais­lar a las aves de to­do ti­po de ani­mal, los cua­les pue­den ser vec­to­res de en­fer­me­da­des.

Con­tro­lar la pre­sen­cia de in­sec­tos y roe­do­res; man­te­ner el guano se­co evi­ta la pro­li­fe- ra­ción de mos­cas.

De­be im­pe­dir­se el in­gre­so de en­fer­me­da­des, uti­li­zan­do atuen­do, he­rra­mien­tas y vehícu­los lim­pios y de­sin­fec­ta­dos, en la gran­ja. Tam­bién, es ne­ce­sa­rio vi­gi­lar las aves a dia­rio, pa­ra de­tec­tar los sig­nos de en­fer­me­dad de in­me­dia­to y re­gis­trar la mor­tan­dad dia­ria.

Cui­dar el ma­ne­jo de desechos y ani­ma­les muer­tos y con­ser­var la lim­pie­za y de­sin­fec­ción del es­ta­ble­ci­mien­to, es im­pres­cin­di­ble, no só­lo pa­ra pro­du­cir me­jor, sino tam­bién pa­ra evi­tar la pro­li­fe­ra­ción de olo­res y pla­gas que mo­les­ten a sus ve­ci­nos.

Lle­van­do a ca­bo un plan de ma­ne­jo in­te­gral, don­de la pro­duc­ción y la bio­se­gu­ri­dad va­yan de la mano, es po­si­ble lo­grar ali­men­to sa­lu­da­ble con una pro­duc­ción efi­cien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.