Diez Mi­nu­tos que Va­len No­ven­ta Mil Pe­sos

Des­de el IN­TA Man­fre­di es­ti­man que, re­du­cien­do en 10 mi­nu­tos el pro­ce­so de ali­men­ta­ción, un es­ta­ble­ci­mien­to ga­na­de­ro pue­de aho­rrar has­ta 90.000 pe­sos.

Super Campo - - Ganaderia Alimentaci­ón - Fo­tos: Archivo Su­per CAM­PO

LA EVO­LU­CIÓN que vi­vió la ga­na­de­ría ar­gen­ti­na en los úl­ti­mos años in­clu­yó una im­por­tan­te adop­ción de tec­no­lo­gías pa­ra la pre­pa­ra­ción y dis­tri­bu­ción de ra­cio­nes. El ob­je­ti­vo es in­cre­men­tar la efi­cien­cia pro­duc­ti­va y ha­cer un me­jor uso de los ali­men­tos, que son la va­ria­ble de ma­yor im­pac­to en la ren­ta­bi­li­dad del ne­go­cio, re­pre­sen­tan­do el 60% de los cos­tos to­ta­les de pro­duc­ción, tan­to en mo­de­los in­ten­si­vos co­mo se­mi-pas­to­ri­les. Un in­for­me del Mó­du­lo Tec­noFo­rra­jes del IN­TA Man­fre­di de­mues­tra que en­tre las in­no­va­cio­nes que tu­vie­ron ma­yor adop­ción, se en­cuen­tran el in­cre­men­to en la uti­li­za­ción de aco­pla­dos mi­xer equi­pa­dos con ba­lan­zas elec­tró­ni­cas, ma- yor uso de trac­to­res con pa­las y ac­ce­so­rios pa­ra la ex­trac­ción y car­ga, in­clu­sión de per­so­nal con de­di­ca­ción ex­clu­si­va a las ta­reas de la ali­men­ta­ción y la de­sig­na­ción de dis­tin­tos es­pa­cios e ins­ta­la­cio­nes don­de se ubi­can los fo­rra­jes y co-pro­duc­tos ne­ce­sa­rios pa­ra con­for­mar las ra­cio­nes.

El pa­que­te tec­no­ló­gi­co que se in­cor­po­ra ne­ce­si­ta ser acom­pa­ña­do con tec­no­lo­gía de pro­ce­so que per­mi­ta su­mi­nis­trar una ra­ción ba­lan­cea­da y ho­mo­gé­nea, con el ob­je­ti­vo de re­du­cir con­si­de­ra­ble­men­te los tiem­pos y los cos­tos ope­ra­ti­vos que de­man­da la ta­rea de ali­men­ta­ción.

Nu­me­ro­sos es­ta­ble­ci­mien­tos pier­den di­ne­ro dia­ria­men­te al mo­men­to de pre­pa­rar y

su­mi­nis­trar las ra­cio­nes a sus ani­ma­les. Se­gún dis­tin­tos re­le­va­mien­tos, las in­efi­cien­cias se con­cen­tran prin­ci­pal­men­te en: ma­las prác­ti­cas de al­ma­ce­na­je de he­nos y si­los, ma­ne­jos de­fi­cien­tes de los fo­rra­jes al mo­men­to de la ex­trac­ción, in­co­rrec­to or­den de car­ga de los dis­tin­tos in­gre­dien­tes y pro­ble­mas de so­bre­mez­cla­do, fal­ta de pla­ni­fi­ca­ción en la ubi­ca­ción de los dis­tin­tos fo­rra­jes y uti­li­za­ción de lu­ga­res im­pro­vi­sa­dos -en oca­sio­nes muy dis­tan­tes del lu­gar don­de se pro­du­ce la car­ga del mi­xer-, y dis­tan­cias muy lar­gas en­tre el pa­tio de co­mi­das y los co­me­de­ros. CUA­REN­TA MI­NU­TOS. El IN­TA, a tra­vés del Mó­du­lo Tec­noFo­rra­jes, re­co­mien­da to­mar co­mo re­fe­ren­cia que to­do el pro­ce­so de ali­men­ta­ción -que abar­ca la ex­trac­ción,

car­ga, mez­cla­do y su­mi­nis­tro de la ra­ción en los co­me­de­ros-, no de­be su­pe­rar los 40 mi­nu­tos. In­cu­rrir en tiem­pos ma­yo­res, im­pli­ca cos­tos ocul­tos que ele­van los gas­tos del pro­ce­so de ali­men­ta­ción.

Con­si­de­ran­do que los gas­tos pa­ra pre­pa­rar y en­tre­gar una ra­ción se com­po­nen de la mano de obra (49 $/h), amor­ti­za­ción del trac­tor (26 $/h), amor­ti­za­ción de mi­xer (19,1 $/h), com­bus­ti­ble y lu­bri­can­tes (139 $/h), re­pa­ra­ción y man­te­ni­mien­to (17,8 $/h), se pue­de es­ti­mar que ca­da mi­nu­to que de­man­da es­ta ta­rea tie­ne un cos­to de $ 4,18.

Por lo tan­to, se lle­ga a la

Pa­ra al­can­zar es­te ob­je­ti­vo se de­be con­tar con un pa­tio de co­mi­das co­rrec­ta­men­te di­se­ña­do que re­duz­ca las dis­tan­cias ha­cia las fuen­tes de ali­men­tos y ha­cia el des­tino de la ra­ción pre­pa­ra­da -los co­me­de­ros-. De es­te mo­do se po­drán dis­mi­nuir cos­tos en com­bus­ti­ble, ho­ras-hom­bre, des­gas­te de ma­qui­na­ria y pér­di­das de ma­te­rial. Ade­más, se po­drán lo­grar otros be­ne­fi­cios co­mo un me­jor re­sul­ta­do en las mez­clas (lo que se tra­du­ce en un me­jor apro­ve­cha­mien­to por par­te de los ani­ma­les), me­jor con­ser­va­ción de los fo­rra­jes y co­pro­duc­tos, co­mo así tam­bién un in­cre­men­to en la se­gu­ri­dad pa­ra los ope­ra­rios.

Se­gún Fe­de­ri­co Sán­chez, del IN­TA Man­fre­di: “Es fun­da­men­tal tra­ba­jar so­bre la ubi­ca­ción de to­dos los ele­men- tos, co­mo las bol­sas de si­lo o los con­cen­tra­dos. Mu­chas ve­ces se ha­ce un gran re­co­rri­do con una pa­la que es­tá mon­ta­da en el mis­mo trac­tor que usa el mi­xer . Que­re­mos pre­go­nar la ne­ceis­dad de pla­ni­fi­car que to­dos los in­gre­dien­tes de­ben es­tar en lu­ga­res equi­dis­tan­tes al mi­xer. Hoy eso es­tá muy des­or­ga­ni­za­do, so­bre to­do en los tam­bos. El mi­xer se usa to­dos los días y cuan­do llue­ve se ge­ne­ra ba­rro, com­pli­can­do el re­co­rri­do. Hi­ci­mos un es­que­ma en ba­se a bo­xes que pri­me­ro pue­den ser pro­vi­so­rios y ubi­car­los so­bre un te­rreno fir­me y más tar­de en pi­so as­fal­ta­do. La pla­ni­fi­ca­ción in­clu­ye el lu­gar don­de se va a car­gar el mi­xer, ya que si es­tá le­jos se pue­de ha­cer un so­bre­mez­cla­do. To­do em­pie­za con la pla­ni­fi­ca­ción de los lu­ga­res que ocu­pa­rá ca­da ele­men­to e im­ple­men­tar­la por par­tes has­ta cum­plir­la de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.