Un fe­nó­meno que arra­sa

Super Campo - - Citricultu­ra Sanidad -

que "co­mo ini­cia­ti­va del sec­tor pri­va­do, Ar­gen­ti­na es el úni­co re­fe­ren­te del que se tie­ne co­no­ci­mien­to que pu­so en prác­ti­ca es­te mé­to­do de de­tec­ción. Por ejem­plo, en Ca­li­for­nia, gran zo­na pro­duc­to­ra de cí­tri­cos y am­plia­men­te afec­ta­da por el in­sec­to vec­tor, co­men­za­ron a uti­li­zar­se tram­pas co­mo una ac­ción gu­ber­na­men­tal, pos­te­rior al in­gre­so del HLB a EE.UU, Ar­gen­ti­na, y es­pe­cial­men­te el NOA, de­be apro­ve­char su si­tua­ción de sa­ni­dad e in­sis­tir con la pre­ven­ción. Por eso con­vo­ca­mos a to­dos los in­vo­lu­cra­dos a res­pe­tar las nor­ma­ti­vas re­la­cio­na­das y a su­mar­se a es­ta cam­pa­ña". MAS PRE­VEN­CIÓN. De­bi­do a la emer­gen­cia que su­po­ne el HLB, se es­tá tra­ba­jan­do en la im­ple­men­ta­ción de me­jo­ras en los ac­tua­les pues­tos de con­trol (ba­rre­ras fi­to­sa­ni­ta­rias).

"La ins­ta­la­ción de ba­rre­ras pa­ra el con­trol fi­to­sa­ni­ta­rio fue y es fun­da­men­tal. Cons­tan­te­men­te rea­li­za­mos decomisos de car­ga­men­tos y ma­te­ria­les (en mu­chos ca­sos ro­ba­dos) que al no cum­plir con las nor­ma­ti­vas vi­gen­tes aten­tan con el ac­tual es­ta­tus fi­to­sa­ni­ta­rio. Es­tas si­tua­cio­nes son alar­man­tes y dan cuen­ta de la fal­ta de res­pon­sa­bi­li­dad, ig­no­ran­cia e im­pu­ni­dad fren­te a una pro­ble­má­ti­ca cu­yos da­ños son irre­ver­si­bles", sos­tu­vo Pé­rez.

Co­mo par­te de es­ta cam­pa­ña de emer­gen­cia, se desa­rro­llan ac­cio­nes de bien pú­bli­co que aler­tan a la so­cie­dad so­bre ● Ata­ca y ma­ta a los cí­tri­cos. Ac­tual­men­te no tie­ne cu­ra y ya arra­só con plan­ta­cio­nes en Es­ta­dos Uni­dos, di­ver­sos paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca y Asia. No afec­ta a la sa­lud hu­ma­na ni ani­mal. Su con­ta­gio se da por me­dio de un in­sec­to lla­ma­do Diap­ho­ri­na ci­tri y a tra­vés de plan­tas, fru­tos, flo­res y ye­mas in­fec­ta­das. La Mu­rra­ya pa­ni­cu­la­ta (co­no­ci­da tam­bién co­mo Jaz­mín ára­be) es un hos­pe­de­ro al­ter­na­ti­vo. ● es un pe­que­ño in­sec­to que mi­de en­tre 3 y 4 mm y se ca­rac­te­ri­za por po­sar­se a 45º con res­pec­to a la ho­ri­zon­tal. Si se lo mo­les­ta pue­de sal­tar o vo­lar, pa­ra pa­sar de una plan­ta a otra.

● To­dos po­de­mos y de­be­mos pre­ve­nir el HLB evi­tan­do el trá­fi­co de ma­te­ria­les de es­te ti­po de una re­gión a otra sin la au­to­ri­za­ción de las nor­ma­ti­vas.

● Ar­gen­ti­na es el pri­mer país en desa­rro­llar y apli­car un Pro­gra­ma de Pre­ven­ción Oficial del HLB. ● El po­der de des­truc­ción del HLB es de gran al­can­ce y sus con­se­cuen­cias se tra­du­cen en la des­apa­ri­ción de los

cí­tri­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.