Cui­da­dos en Ma­ce­tas

Re­co­men­da­cio­nes de un ex­per­to pa­ra el man­te­ni­mien­to de plan­tas en ma­ce­tas se­gún ta­ma­ños y op­cio­nes de sus­tra­tos.

Super Campo - - Huertos Y Jardines / Tareas - Fo­tos: Nor­ber­to Me­lo­ne

EN EL MAN­TE­NI­MIEN­TO de las plan­tas or­na­men­ta­les con­du­ci­das en ma­ce­tas, ma­ce­te­ros u otros ti­pos de con­te­ne­do­res, se re­quie­re de cier­tas ru­ti­nas que di­fie­ren de las uti­li­za­das ha­bi­tual­men­te cuan­do aqué­llas se cul­ti­van di­rec­ta­men­te so­bre el te­rreno. No siem­pre se dis­po­ne del sue­lo na­tu­ral don­de plan­tar y es cuan­do se re­cu­rre en bal­co­nes, te­rra­zas, pa­tios y has­ta en las lla­ma­das plan­tas de in­te­rior, ade­más de los con­te­ne­do­res, a mez­clas hor­tí­co­las, o tie­rras pre­pa­ra­das lla­ma­das subs­tra­tos, o tie­rras pa­ra ma­ce­tas.

El lla­ma­do "cam­bio de ma­ce­ta". Con el pa­so del tiem­po la plan­ta en­ma­ce­ta­da pro­du­ce va­rias se­ña­les que in­di­can la ne­ce­si­dad de rea­li­zar es­ta ta­rea. Así, por el ori­fi­cio de dre­na­je de la ma­ce­ta, pue­de ob­ser­var­se la sa­li­da anor­mal de raí­ces. El as­pec­to ge­ne­ral y el cre­ci­mien­to del ve­ge­tal, en­ton­ces, ya no es el ha­bi­tual pa­ra una plan­ta vi­go­ro­sa. En esa si­tua­ción, al ser re­ga­da la ma­ce­ta, el agua pue­de des­pla­zar­se rá­pi­da­men­te en­tre el pan de tie­rra y la pa­red de la ma­ce­ta, no in­gre­san­do al pan de tie­rra ya en­du­re­ci­do, sa­lien­do por el ori­fi­cio de dre­na­je. Tam­bién en la bo­ca de la ma­ce­ta pue­de des­cu­brir­se el aflo­ra­mien­to de raí­ces que han ocu­pa­do ya to­do el es­pa- cio dis­po­ni­ble.

Al des­en­ma­ce­tar, va­le de­cir, se­pa­ran­do la ma­ce­ta de su pan de tie­rra, in­vir­tién­do el con­jun­to y gol­peán­do­lo sua­ve­men­te con­tra el bor­de de una me­sa, se ob­ser­va­rá en ese ca­so, un pan de tie­rra des­bor­da­do de raí­ces. Es el mo­men­to de rea­li­zar el cam­bio de ma­ce­ta men­cio­na­do. Se de­be uti­li­zar una ma­ce­ta de ta­ma­ño li­ge­ra­men­te ma­yor que la an­te­rior.

Si la plan­ta tra­ta­da es­tá cul­ti­va­da en una ma­ce­ta,

por ejem­plo, del "14" (14 es la me­di­da ex­pre­sa­da en cen­tí­me­tros del diá­me­tro su­pe­rior de la ma­ce­ta) se uti­li­za­rá, pa­ra el cam­bio, una ma­ce­ta al­go más gran­de, del "16" , en es­te ejem­plo. El pan de tie­rra se con­ser­va en­ton­ces in­tac­to com­ple­tán­do­se el nue­vo es­pa­cio que es ma­yor en la nue­va ma­ce­ta con tie­rra pre­pa­ra­da, o tie­rra pa­ra ma­ce­tas, al­gu­nas de cu­yas cu­yas op­cio­nes men­cio­na­re­mos a con­ti­nua­ción.

Es­ta ta­rea se rea­li­za, ha­bi­tual­men­te, a fi­nes del in­vierno, co­mien­zos de la pri­ma­ve­ra.

La re­sa­ca de río. Es un subs­tra­to di­fun­di­do en una hor­ti­cul­tu­ra lo­cal que ofre­ce, en­tre otras ven­ta­jas, la po­si­bi­li­dad de ser mez­cla­da, o uti­li­za­da di­rec­ta­men­te, co­mo tal, sin ne­ce­si­dad de ser acon­di­cio­na­da pre­via­men­te, co­mo su­ce­de con otros ma­te­ria­les hor­tí­co­las. co­mo pue­de ser la tur­ba, la per­li­ta hor­tí­co­la o la ver­mi­cu­li­ta, en­tre al­gu­nos co­no­ci­dos.

Una al­ter­na­ti­va ca­se­ra y prác­ti­ca pue­de ser la mez­cla de dos a tres par­tes de re­sa­ca de río, con una par­te de tie­rra ne­gra y una oc­ta­va par­te de are­na.

La re­sa­ca en­tre­rria­na. En las ori­llas del Río de la Pla­ta, pró­xi­mas a Bue­nos Ai­res, el río de­po­si­ta el ma­te­rial ve­ge­tal, par­cial­men­te com­pos­ta­do y que es tras­por­ta­do por el agua de los ríos Pa­ra­ná y Uru­guay des­de sus re­mo­tos na­ci­mien­tos. En su tra­yec­to, los lla­ma­dos bos­ques en ga­le­ría que los acom­pa­ñan, van vol­can­do en sus aguas, los res­tos ve­ge­ta­les que, co­mo se­ña­la­mos, lle­gan a las ori­llas del río en Bue­nos Ai­res, re­sa­ca que es co­se­cha­da por re­sa­que­ros.

La re­sa­ca que se pro­ve­nien­te de En­tre Ríos, ade­más de te­ner me­nor con­ta­mi­na­ción, es­tá en­ri­que­ci­da por las ce­ni­zas pro­ve­nien­tes de que­ma­zo­nes pe­rió­di­cas que ocu­rren en las cue­vas de sus ori­llas.

Per­li­ta hor­tí­co­la: li­via­na y li­bre de ma­le­zas. La tie­rra co­mún, re­ga­da, re­pre­sen­ta un pe­so por uni­dad de vo­lu­men im­por­tan­te y muy su­pe­rior, por cier­to, al de otros subs­tra­tos hor­tí­co­las al­ter­na­ti­vos po­si­bles de ser in­cor­po­ra­dos en las mez­clas pa­ra ma­ce­tas. La per­li­ta, en­tre otros ma­te­ria­les de ba­ja den­si­dad, lla­ma­da és­ta "apa­ren­te", jus­ta­men­te, pue­den re­du­cir con­si­de­ra­ble­men­te su pe­so en de­ter­mi­na­das es­truc­tu­ras co­mo son las jar­di­ne­ras en un bal­cón, en una te­rra­za o en es­pa­cios si­mi­la­res don­de se de­sea dis­po­ner de una pre­sen­cia im­por­tan­te de ver­de sin com­pro­me­ter su se­gu­ri­dad. Si bien los va­lo­res son va­ria­bles, se­gún se tra­te de cons­truc­cio­nes con ma­yor o me­nor an­ti­güe­dad, o de

bal­co­nes en vo­la­di­zo o con es­truc­tu­ras tra­di­cio­na­les, una re­sis­ten­cia de 200 ki­lo­gra­mos por me­tro cua­dra­do de su­per­fi­cie de la es­truc­tu­ra pue­de re­sul­tar útil a te­ner en cuen­ta en su di­se­ño.

Otras ven­ta­jas de la per­li­ta. An­tes de ser in­cor­po­ra­do al con­te­ne­dor con­vie­ne sa- tu­rar el pro­duc­to me­dian­te el agre­ga­do de un vo­lu­men im­por­tan­te de agua. Pa­ra ello al ma­te­rial co­lo­ca­do en el in­te­rior de un bal­de, se le agre­ga to­do el agua ne­ce­sa­ria has­ta lo­grar su com­ple­ta sa­tu­ra­ción hí­dri­ca.

Por no po­seer nu­trien­tes, en el ca­so de usar una can­ti­dad im­por­tan­te de per­li­ta en la mez­cla, es­te ma­te­rial, ade­más, de­be ser fer­ti­li­za­do. Pue­de in­cor­po­rar­se un fer­ti­li­zan­te aper­di­go­na­do de gra­do "tri­ple 15" (15% de ni­tró­geno, 15% de fós­fo­ro y 15% de po­ta­sio) en el or­den de un gra­mo (una cu­cha­ra de té) por ca­da ki­lo­gra­mo de per­li­ta sa­tu­ra­da con agua.

La per­li­ta po­see una in­tere­san­te su­per­fi­cie es­pe­cí­fi­ca que ase­gu­ra a los pe­los ab­sor­ben­tes de las raí­ces de la plan­ta la pro­vi­sión de una can­ti­dad muy im­por­tan­te y desea­ble de agua y de ai­re al mis­mo tiem­po. Es así que las pe­que­ñas es­fe­ras blan­cas de es­te pro­duc­to hor­tí­co­la cuen­tan no so­la­men­te con ca­na­les su­per­fi­cia­les, sino que tam­bién las es­fe­ras es­tán atra­ve­sa­das por nu­me­ro­sos ca­na­les tam­bién in­ter­nos.

La per­li­ta es un ma­te­rial li­bre de sa­les, pa­tó­ge­nos, aci­dez y de con­ta­mi­nan­tes. Su gra­nu­lo­me­tría es uni­for­me y es­ta­ble en el tiem­po.

So­bre la tur­ba. Las lla­ma­das tur­be­ras son de­pó­si­tos o ya­ci­mien­tos na­tu­ra­les don­de cre­ce y se desa­rro­lla el mus­go Sp­hag­num, lo­ca­li­za­das en lu­ga­res tan fríos co­mo hú­me­dos. Así, en di­ver­sos lu­ga­res del sur de nues­tra geo­gra­fía, exis­ten va­lio­sas tur­be­ras de ca­rác­ter co­mer­cial. Di­chas con­di­cio­nes am­bien­ta­les im­pi­den el com­pos­ta­je que ca­rac­te­ri­za a la ma­te­ria or­gá­ni­ca en otros am­bien­tes na­tu­ra­les, y así, a lo lar­go de los tiem­pos, se han ge­ne­ra­do im­por­tan­tes acu­mu­la­cio­nes del mus­go en es­ta­do fó­sil.

Co­mo la per­li­ta, la tur­ba hor­tí­co­la pue­de re­sul­tar muy útil pa­ra for­mar subs­tra­tos hor­tí­co­las fa­vo­ra­bles, li­via­nos y li­bres de ma­le­zas, en­tre otras ven­ta­jas.

Con­vie­ne tam­bién acon­di­cio­nar la tur­ba an­tes de ser uti­li­za­da, si­guien­do los pa­sos co­men­ta­dos más arri­ba pa­ra el acon­di­cio­na­mien­to de la per­li­ta. Exis­ten tur­bas áci­das que, uti­li­za­das pa­ra el cul­ti­vo de las plan­tas co­mu­nes en los es­pa­cios ver­des, de­be ser lle­va­da a un pH neu­tro, va­le de­cir, sin aci­dez. Pa­ra ello se de­be agre­gar a la tur­ba, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, un gra­ma de cal co­mún por ca­da ki­lo­gra­mo de tur­ba sa­tu­ra­da con agua.

Pa­ra el cul­ti­vo de las aza­leas y otras es­pe­cies aci­dó­fi­las, no muy fre­cuen­tes, por cier­to, no se in­cor­po­ra cal a la tur­baen las ma­ce­tas y otros con­te­ne­do­res uti­li­za­dos en los es­pa­cios ver­des. ◆

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.