Un Mo­de­lo que se Con­so­li­da

En el En­cuen­tro Na­cio­nal de Fe­rias Fran­cas se su­ma­ron 3.000 pe­que­ños pro­duc­to­res de to­do el país que bus­can de es­ta ma­ne­ra de acer­car­se a los con­su­mi­do­res de la ciu­dad.

Super Campo - - Agricultur­a Familiar Ferias Francas -

EL PAR­QUE de las Na­cio­nes de la ciu­dad de Obe­rá, Mi­sio­nes, se con­vir­tió, una vez más en el cen­tro em­ble­má­ti­co de las fe­rias fran­cas al po­si­bi­li­tar a mi­les de vi­si­tan­tes te­ner ac­ce­so directo a la com­pra de cí­tri­cos y fru­tas tí­pi­cas de la re­gión y de otras pro­vin­cias, ade­más de ver­du­ras, man­dio­ca, em­bu­ti­dos, cha­ci­na­dos, ahu­ma­dos o dul­ces, to­dos ori­gi­na­dos en la agri­cul­tu­ra fa­mi­liar.

Obe­rá, en­cla­va­da en el me­dio de la sel­va mi­sio­ne­ra, fue ele­gi­da por las au­to­ri­da­des del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra de la Na­ción y el go­bierno de Mi­sio­nes, jun­to a dis­tin­tos or­ga­nis­mos mu­ni­ci­pa­les pa­ra rea­li­zar el 3er En­cuen­tro de Fe­rias Fran­cas. En esa ciu­dad se ori­gi­nó es­ta for­ma de co­mer­ciar ali­men­tos 20 años atrás, cuan­do se reali­zó el pri­mer en­cuen­tro ma­si­vo en el que la pro­duc­ción en­tre­gó sus ali­men­tos en for­ma di­rec­ta al con­su­mi­dor con la ven­ta­ja de con­se­guir me­jo­res pre­cios.

Es­tos ali­men­tos son ge­ne­ra­dos por pe­que­ños pro­duc­to­res, agru­pa­dos en di­ver­sas for­mas de coope­ra­ti­vas que de­bie­ron apun­tar al aso­cia­ti­vis­mo pa­ra ge­ne­rar sus pro­pias fuen­tes de tra­ba­jo. Mu­chos de ellos, por di­ver­sas cir­cuns­tan­cias, tu­vie­ron que aban­do­nar sus pro­duc­cio­nes al­go­do­ne­ras o per­die­ron sus cam­pos, por ello se de­di­ca­ron la hor­ti­cul­tu­ra o la fru­ti­cul­tu­ra. La co­mer­cia­li­za­ción de es­tos pro­duc­tos en las fe­rias fran­cas re­pre­sen­ta un ne­go­cio de 600 mi­llo­nes de pe­sos anua­les. OCU­PA­CIÓN TE­RRI­TO­RIAL. La pro­duc­ción de la agri­cul­tu­ra fa­mi­liar re­pre­sen­ta el 20% del pro­duc­to bru­to pri­ma­rio de la Ar­gen­ti­na, pro­vie­ne de 250 mil pro­duc­to­res y ade­más acre­di­tan una gran ocu­pa­ción te­rri­to­rial a lo lar­go y a lo an­cho de to­da la geo­gra­fía na­cio­nal que re­pre­sen­tan más de U$S 7.500 mi­llo­nes al año, se­gún da­tos ofi­cia­les.

Mu­chas de es­tas pro­duc­cio­nes pri­ma­rias in­cor­po­ra­ron en su mo­men­to el pro­gra­ma Pro Huer­ta, con dos dé­ca­das de vi­gen­cia, que in­clu­yen gran­jas y fru­ta­les. Hoy ge­ne­ran ali­men­tos pa­ra 3,5 mi­llo­nes de per­so­nas. Las se­mi­llas uti­li­za­das por Pro Huer­ta pro­vie­nen

de 600 pe­que­ñas fa­mi­lias de Tu­cu­mán.

El Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra des­ti­nó en los úl­ti­mos años unos 6 mil mi­llo­nes de pe­sos al apo­yo de la agri­cul­tu­ra fa­mi­liar, a em­pren­di­mien­tos pro­duc­ti­vos de to­do el país, a sis­te­mas coope­ra­ti­vos y a dis­tin­tas for­mas de aso­cia­ción de na­tu­ra­le­zas di­fe­ren­tes. DI­VER­SI­DAD. Una can­ti­dad im­por­tan­te de pro­duc­to­res for­man par­te de dis­tin­tas coope­ra­ti­vas de pro­duc­ción y tra­ba­jo que desa­rro­llan sus ac­ti­vi­da­des en gran par­te de la Ar­gen­ti­na, con una pre­sen­cia muy fuer­te en las eco­no­mías re­gio­na­les don­de prac­ti­can agri­cul­tu­ra, ga­na­de­ría, hor­ti­cul­tu­ra, fru­ti­cul­tu­ra y vi­ti­vi­ni­cul­tu­ra. Ade­más mu­chos de ellos se de­di­can a la pro­duc­ción de ar­te­sa­nías re­gio­na­les co­mo una fuen­te más pa­ra ge­ne­rar re­cur­sos.

El en­cuen­tro de Obe­rá sir­vió tam­bién pa­ra la rea­li­za- ción de di­fe­ren­tes ta­lle­res de ca­pa­ci­ta­ción, el in­ter­cam­bio de ex­pe­rien­cias pa­ra el for­ta­le­ci­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes y tra­ba­jar tam­bién pa­ra con­so­li­dar la inocui­dad de los ali­men­tos. PRO­TA­GO­NIS­TAS. Hu­go Or­tiz es in­te­gran­te de la Coope­ra­ti­va de Pro­duc­ción Agrí­co­la Li­mi­ta­da de Vi­lla Án­ge­la, Cha­co. Se de­di­ca a la pro­duc­ción de cer­dos que tie­nen co­mo des­tino la co­mer­cia­li­za­ción de cor­tes fres­cos y cha­ci­na­dos.

“Nues­tros cha­ci­na­dos ahu­ma­dos son úni­cos, los ela­bo­ra­mos en la coope­ra­ti­va pa­ra el con­su­mo lo­cal. Los tra­ji­mos a la fe­ria por­que es una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra ha­cer­los co­no­cer, pe­ro nues­tra idea es co­lo­car­los en Bue­nos Ai­res. Por aho­ra nues­tra pro­duc­ción es li­mi­ta­da y no po­dría­mos aten­der un mercado tan im­por­tan­te”, eva­luó. El pro­duc­tor con­tó tam­bién Su­per CAM­PO que ha­ce dos años la coope­ra­ti­va par­ti­ci­pó en una fe­ria or­ga­ni­za­da en Tec­nó­po­lis, en la mues­tra “Raíz”: “Nos quedamos sor­pren­di­dos de ver el in­te­rés de la gen­te por es­tos pro­duc­tos que no exis­ten en Bue­nos ai­res. El año pa­sa­do no pu­di­mos asis­tir por cues­tio­nes de lo­gís­ti­ca, pe­ro si es­te año se rea­li­za va­mos a es­tar pre­sen­tes”, re­su­mió. HOR­TI­CUL­TU­RA. Juan Kas­der es el pre­si­den­te de la Fe­ria Fran­ca de Vi­lla Án­ge­la y tam­bién se acer­có al 3er En­cuen­tro de Obe­rá. Con­tó que en su ciu­dad na­tal ini­cia­ron “es­te em­pren­di­mien­to ha­ce 16 años co­mo una sa­li­da a la cri­sis que atra­ve­sa­ba el mo­no­cul­ti­vo de al­go­dón. Nos afec­tó a to­dos los pro­duc­to­res que te­nía­mos 50 hec­tá­reas o me­nos y nos vi­mos obli­ga­dos a bus­car otras al­ter­na­ti­vas de pro­duc­ción pa­ra se­guir vi­vien­do. Siem­pre tu­ve simpatía por la hor­ti­cul­tu­ra y la quin­ta. Cuan­do no pu­de más con el al­go­dón, jun­to a un gru­po de pe­que­ños pro­duc­to­res ini­cia­mos el pro­yec­to pa­ra rea­li­zar una fe­ria. Con­se­gui­mos los per­mi­sos y las au­to­ri­za­cio­nes de Bro­ma­to­lo­gía y así co­men­za­mos a tra­ba­jar con hor­ta­li­zas, ga­na­do me­nor, pro­ce­sa­do de lácteos y en­cur­ti­dos, en­tre otros pro­duc­tos que ge­ne­ra­mos no­so­tros”, re­cor­dó.

La fe­ria de Vi­lla An­ge­la es­tá for­ma­da por 16 pro­duc­to­res que tra­ba­jan en for­ma di­rec­ta y otros 40 de ma­ne­ra in­di­rec­ta que se de­di­can a la cría de ca­pri­nos o de aves en es­ca­la muy pe­que­ña y en­tre­gan su pro­duc­ción a otros pro­duc­to­res ya ins­ta­la­dos en la fe­ria que co­mer­cia­li­zan sus pro­duc­tos. Los fe­rian­tes y pro­duc­to­res de Vi­lla An­ge­la dis­po­nen de un lo­cal muy am­plio que fun­cio­na sá­ba­do y do­min­go con to­das las co­mo­di­da­des que ad­qui­rie­ron con la ayu­da del go­bierno de Cha­co. “Cuan­do te­ne­mos mu­cha pro­duc­ción de za­pa­llos y hor­ta­li­zas de ho­ja se ha­bi­li­tan dos días más en la se­ma­na y su­ma­mos otros pro­duc­tos que tie­nen ex­ce­den­tes que los co­mer­cia­li­za­mos tam­bién. Ade­más pro­du­ci­mos dul­ce de za­pa­llo, en­cur­ti­dos y dul­ce de le­che”, agre­gó el ex pro­duc­tor de al­go­dón.

Los in­te­gran­tes de la Coope­ra­ti­va Agrí­co­la y de Gran­ja El Col­me­nar, de Vi­lla Zo­rra­quín, cer­ca de Con­cor­dia, En­tre Ríos, tam­bién es­tu­vie­ron pre­sen­tes en la Fe­ria de Obe­rá. Le­ti­cia Bel­su­ni, se­cre­ta­ria de la Coope­ra­ti­va El Col­me­nar de En­tre Ríos, co­men­tó que ca­da pro­duc­tor co­mer­cia­li­za su pro­duc­ción de miel en for­ma in­de­pen­dien­te “a tra­vés de di­ver­sos ca­na­les co­mer­cia­les, en­tre ellos el sis­te­ma de fe­rias y tam­bién pro­veen a los co­mer­cios de la re­gión, por eso es­ta­mos aquí en Mi­sio­nes".

So­bre la coope­ra­ti­va, Le­ti­cia agre­gó: “Na­ció pa­ra la com­pra de in­su­mos pa­ra la pro­duc­ción apí­co­la. Con 20 años de ex­pe­rien­cia, nues­tro fo­co es­tá pues­to en am­pliar la pro­duc­ción pa­ra que ca­da api­cul­tor pue­da agran­dar su ne­go­cio. Ade­más es­ta for­ma de coope­ra­ti­va nos per­mi­te ba­jar di­ver­sos cré­di­tos que se ne­ce­si­tan pa­ra cre­cer. Es­te ti­po de ayu­da nos per­mi­tió ar­mar la sa­la de ex­trac­ción equi­pa­da con má­qui­nas nue­vas, aun­que to­da­vía no es­tá ter­mi­na­da”, con­clu­yó.

plo­tan­do con­tra la me­di­da mis­ma. Idígoras enu­me­ró cua­tro gran­des obs­tácu­los: la no in­cor­po­ra­ción de las nor­mas que se con­sen­suan -se aprue­ban pe­ro no se su­man a la le­gis­la­ción de los paí­ses-; su in­cor­po­ra­ción di­sí­mil -a me­nu­do hay paí­ses que in­ter­pre­tan la nor­ma y la re­es­cri­ben lue­go de ser apro­ba­da por el Mer­co­sur, con lo cual hay asi­me­trías en su im­ple­men­ta­ción-; los cri­te­rios di­sí­mi­les de apli­ca­ción. Otro as­pec­to im­por­tan­te es la in­cor­po­ra­ción de la nor­ma­ti­va Mer­co­sur, da­do que por más que un país pu­bli­que en su Bo­le­tín Oficial la im­ple­men­ta­ción de una nor­ma Mer­co­sur, si los otros paí­ses no lo ha­cen esa nor­ma no tie­ne efec­tos.

El te­ma aran­ce­la­rio pa­re­ce­ría, en teo­ría, no ser un obs­tácu­lo en las re­la­cio­nes in­tra­mer­co­sur, al me­nos en lo que res­pec­ta a las na­cio­nes que tra­di­cio­nal­men­te cons­ti­tu­ye­ron el blo­que - la Ar­gen­ti­na, Pa­ra­guay, Uru­guay y Brasil-. Des­de la Coor­di­na­do­ra de las In­dus­tria de Pro­duc­tos Ali­men­ti­cios (Co­pal) in­di­ca­ron a Su­per CAM­PO que "sal­vo al­gu­na ex­cep­ción, to­dos los agroalimen­tos (ar­gen­ti­nos) in­gre­san sin aran­ce­les a Brasil, Pa­ra­guay y Uru­guay. No es el ca­so de Ve­ne­zue­la, que aún no ha da­do a co­no­cer los pla­zos a los cua­les le da­rá tra­ta­mien­to de aran­cel ce­ro a los pro­duc­tos pro­ve­nien­tes del Mer­co­sur. Sin em­bar­go, co­mo es­tá en vi­gen­cia un Acuer­do de Com­ple­men­ta­ción Eco­nó­mi­ca en­tre ese país y el blo­que, ve­mos que se vie­ne apli­can­do el cro­no­gra­ma de des­gra­va­ción allí pau­ta­do". La Co­pal ha te­ni­do un rol muy ac­ti­vo en el pro­ce­so de des­gra­va­ción aran­ce­la­ria con sus so­cios del Mer­co­sur. En efec­to, fue re­dac­to­ra, con­jun­ta­men­te con ABIA, del Pro­to­co­lo 22 de In­te­gra­ción Ali­men­ta­ria en­tre Ar­gen­ti­na y Brasil, apro­ba­do en 1998. Cuan­do se cons­ti­tu­ye el Mer­co­sur (1991), ca­si el 50% del co­mer­cio bi­la­te­ral de ali­men­tos y be­bi­das en­tre Ar­gen­ti­na y Brasil se rea­li­za­ba sin aran­ce­les. ¿CUÁL ES LA SO­LU­CIÓN? Fren­te a es­te cua­dro de si­tua­ción Idígoras, tam­bién par­te del Gru­po de Pro­duc­to­res del Sur (GPS), pre­sen­tó al­gu­nas al­ter­na­ti­vas ela­bo­ra­das por es­ta agru­pa­ción de pro­duc­to­res de los cua­tro paí­ses in­vo­lu­cra­dos. Se­gún de­ta­lló, lo que hoy ne­ce­si­ta el Mer­co­sur pa­ra co­men­zar a or­ga­ni­zar­se in­ter­na­men­te y po­der fun­cio­nar en el fu­tu­ro bre­ve co­mo pla­ta­for­ma mun­dial agroex­por­ta­do­ra es: una eli­mi­na­ción real de los con­tro­les fron­te­ri­zos en ma­te­ria sa­ni­ta­ria, fi­to­sa­ni­ta­ria y de inocui­dad; una ar­mo­ni­za­ción de los re­qui­si­tos que van des­de las se­mi­llas has­ta los pro­duc­tos lácteos y las bio­ener­gías; así co­mo una red re­gio­nal de la­bo­ra­to­rios pa­ra ha­cer diag­nós­ti­cos de en­fer­me­da­des y tam­bién pa­ra tra­ba­jar la de­ter­mi­na­ción de re­si­duos; el re­co­no­ci­mien­to mu­tuo de los sis­te­mas na­cio­na­les de re­gis­tro real; la ho­mo­lo­ga­ción de los re­gis­tros de los ali­men­tos y de otros pro­duc­tos; el re­co­no­ci­mien­to mu­tuo de las ha­bi­li­ta­cio­nes de los es­ta­ble­ci­mien­tos; la sim­pli­fi­ca­ción y fa­ci­li­ta­ción ad­mi­nis­tra­ti­va, me­dian­te el uso de cer­ti­fi­ca­dos sa­ni­ta­rios de por­ta­ción elec­tró­ni­cos; y la crea­ción de un cen­tro re­gio­nal co­mún pa­ra la eva­lua­ción de ries­gos po­ten­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.