Al­ma­ce­na­mien­to An­ti Hu­me­dad

Las pre­ci­pi­ta­cio­nes con va­lo­res ex­tre­mos his­tó­ri­cos pue­den afec­tar el al­ma­ce­na­mien­to de gra­nos tan­to en si­los co­mo en si­lo­bol­sas. Re­co­men­da­cio­nes de téc­ni­cos del INTA Bal­car­ce pa­ra mi­ni­mi­zar las pér­di­das.

Super Campo - - Instalacio­nes | Silos -

que to­mar al­gu­nas me­di­das res­pec­to al tra­ta­mien­to de ese grano”, in­di­có.

Si se con­fir­ma que en­tró agua, ha­brá que es­pe­rar con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas so­bre el grano. Fren­te a es­ta si­tua­ción, el es­pe­cia­lis­ta re­co­men­dó des­ar­mar la bol­sa y uti­li­zar­lo pa­ra ali­men­ta­ción ani­mal, lo an­tes po­si­ble, pa­ra evi­tar que las pér­di­das sean ma­yo­res.

Y sen­ten­ció: “No exis­te ma­ne­ra al­gu­na de con­ser­var un grano mo­ja­do en el tiem­po, ni en si­lo bol­sa ni en un si­lo con­ven­cio­nal”.

Pa­ra el ca­so de que el da­ño no sea evi­den­te, el in­ge­nie­ro Bar­to­sik su­gi­rió uti­li­zar el sis­te­ma de mo­ni­to­reo de dió­xi­do de car­bono –tec­no­lo­gía desa­rro­lla­da por una em­pre­sa ar­gen­ti­na en con­ve­nio con el INTA y que es­tá dis­po­ni­ble en el mer­ca­do–.

“Así, me­dian­te un sim­ple pin­cha­zo con una agu­ja en la bol­sa to­ma­re­mos una mues­tra del gas y, de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca, sa­bre­mos si en­tró agua a la bol­sa y se es­tán desa­rro­llan­do hon­gos”, ex­pli­có el téc­ni­co del INTA Bal­car­ce.

“Si el re­sul­ta­do es po­si­ti­vo, po­de­mos to­mar una mues­tra del grano con ca­la­dor pa­ra con­fir­mar­lo y, en ese ca­so, só­lo que­da des­ar­mar la bol­sa y dis­po­ner del grano”, in­di­có Bar­to­sik. De lo con­tra­rio, la mer­ca­de­ría re­sul­ta­rá afec­ta­da por el in­cre­men­to de gra­nos da­ña­dos por hon­gos, caí­da de pe­so hec­to­lí­tri­co y desa­rro­llo de olor con al­tas po­si- bi­li­da­des de que las pér­di­das sean to­ta­les.

Aún en los si­los, cel­das y gal­po­nes per­ma­nen­tes, las abun­dan­tes llu­vias pue­den cau­sar da­ños me­dian­te las fil­tra­cio­nes. “El sim­ple in­gre­so del agua im­pli­ca el desa­rro­llo de hon­gos o en un fo­co de ca­len­ta­mien­to que, si no se atien­de, pue­de com­pro­me­ter una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de la ma­sa de gra­nos al­ma­ce­na­da”, de­ta­lló el téc­ni­co.

Pa­ra diag­nos­ti­car una po­si­ble fil­tra­ción se pue­de ape­lar a la ins­pec­ción vi­sual del si­lo en ge­ne­ral y del grano en par­ti­cu­lar, en es­pe­cial, cer­ca de las bo­cas de ins­pec­ción o las bo­cas de ven­teo de ai­rea­ción. Lue­go, ha­brá que rea­li­zar una ins­pec­ción me­dian­te el ol­fa­to del si­lo, tan­to en la par­te aé­rea co­mo en la bo­ca del ven­ti­la­dor.

A su vez, el es­pe­cia­lis­ta re­co­men­dó con­tro­lar la tem­pe­ra­tu­ra den­tro de la ma­sa de gra­nos me­dian­te la ter­mo­me­tría y, así, sa­ber si fue afec­ta­do o no. En el ca­so de que se de­tec­ten mo­di­fi­ca­cio­nes en el olor, hu­me­dad o tem­pe­ra­tu­ra, ha­brá que ai­rear in­me­dia­ta­men­te el grano pa­ra evi­tar que el pro­ble­ma se agu­di­ce y se pier­da la mer­ca­de­ría.

“El grano hú­me­do no se pue­de con­ser­var”, sub­ra­yó Bar­to­sik y agre­gó: “Si el in­gre­so de agua fue im­por­tan­te, hay que se­car­lo. La hu­me­dad pro­du­ce una ba­ja en la ca­li­dad del grano y fa­vo­re­ce el desa­rro­llo de mi­co­to­xi­nas per­ju­di­cia­les tan­to pa­ra la ali­men­ta­ción hu­ma­na co­mo pa­ra la ani­mal”. “Si no se pue­de se­car, ha­brá que dis­po­ner su uso in­me­dia­to. Ya no se po­drá pre­ten­der ob­te­ner el ma­yor be­ne­fi­cio sino, mi­ni­mi­zar las pér­di­das”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.