Pro­du­cir sin Quí­mi­cos

El cam­po en nú­me­ros

Super Campo - - Agroempres­a | Laguna Blanca - *Crea­dor de La­gu­na Blan­ca

na­tu­ra­le­za sur­ge el desafío de La­gu­na Blan­ca don­de se jun­tan am­bos mun­dos: lo pro­duc­ti­vo (ren­ta­ble) y el cui­da­do de la tie­rra. “Nues­tro ma­yor ob­je­ti­vo es lo­grar siem­bra di­rec­ta or­gá­ni­ca en nues­tros los cul­ti­vos. Al tra­ba­jar sin quí­mi­cos nos ve­mos obli­ga­dos to­da­vía a mo­ver un po­co la tie­rra, lo cual no es lo ideal, por eso tra­ta­mos de re­du­cir a una mí­ni­ma la­bran­za. Si lo­gra­mos una siem­bra di­rec­ta en or­gá­ni­co par­ti­mos ade­más con los pre­cios pre­mium de es­te mer­ca­do, con lo cual es una si­tua­ción muy ven­ta­jo­sa aun con rin­des más ba­jos que el con­ven­cio­nal”. Ac­tual- men­te ex­por­tan a Eu­ro­pa y Es­ta­dos Unidos; el ob­je­ti­vo ideal es abas­te­cer al mer­ca­do in­terno (que ca­da vez cre­ce más) pa­ra lo­grar una co­mer­cia­li­za­ción más sustentabl­e, mi­ni­mi­zan­do los gas­tos que im­pli­ca el trans­por­te.

El lino da en pro­me­dio 1.500 ki­los por hec­tá­rea y el tri­go 2.700. El sis­te­ma de cul­ti­vo es por par­ce­las con cul­ti­vos al­ter­na­dos por­que al ser or­gá­ni­cos y no po­der reac­cio­nar con quí­mi­cos ante una pla­ga, es una for­ma de po­ner­le una ba­rre­ra na­tu­ral: la que ata­ca al lino de pron­to se en­con­tra­rá con una par­ce­la de ce­ba­da o de tri­go y, en­ton­ces, ahí que­da fre­na­da. “El pa­trón de mosaico sur­ge de ha­ber sis­te­ma­ti­za­do el cam­po, al­go que tu­vi­mos que ha­cer de­bi­do a la gran ero­sión que te­nía es­te pre­dio. Tra­ba­ja­mos con te­rra­zas de con­duc­ción de agua pa­ra des­ace­le­rar el es­cu­rri­mien­to”, ex­pli­ca. “Ade­más, el ob­je­ti­vo fi­nal de La­gu­na Blan­ca es te­ner sus pro­pios pro­duc­tos en gón­do­la, con lo cual las vis­tas aé­reas de los cul­ti­vos con­tri­bu­yen a nues­tra ima­gen de mar­ca con nues­tras par­ce­las de colores con­tras­ta­dos que pa­re­cen un ´land art´ (ar­te en la tie­rra)”.

Cho­rén cuen­ta que fer­ti­li­zan con abo­nos ver­des co­mo vi­cia y rea­li­zan al­gu­nas prác­ti­cas que no se­rían ren­ta­bles ren­ta­bles a cor­to pla­zo pe­ro que son fun­da­men­ta­les pa­ra man­te­ner el po­ten­cial pro­duc­ti­vo del cam­po. To­dos los años ha­cen un aná­li­sis del sue­lo pa­ra sa­ber có­mo es­tán sus nu­trien­tes y han com­pro­ba­do que no so­lo no han per­di­do ma­te­ria or­gá­ni­ca sino que es­tá me­jo­ran­do. “Lo primero que hi­ci­mos al co­men­zar con nues­tra pro­duc­ción fue con­tar­les a los ve­ci­nos nues­tro plan de tra­ba­jo y acor­dar que ca­da vez que rea­li­zan apli­ca­ción de agro­quí­mi­cos ten­gan en cuen­ta las con­di­cio­nes de vien­to pa­ra que no nos lle­gue de­ri­va”, re­cuer­da. “Aún hay es­cep­ti­cis­mo pe­ro po­co a po­co va cam­bian­do, so­bre to­do en

cul­ti­vos que ya son ren­ta­bles o con las nue­vas res­tric­cio­nes que exis­ten, co­mo el no po­der usar quí­mi­cos cer­ca de los pue­blos”. Otra pa­ta fun­da­men­tal pa­ra un plan­teo or­gá­ni­co ren­ta­ble y efi­cien­te es la pre­sen­cia de ani­ma­les, que son los que con­vier­ten las pas­tu­ras (uti­li­za­das en las ro­ta­cio­nes y pa­ra “cons­truir” sue­lo) en ki­los de car­ne, evi­tan­do que que­den cam­pos “im­pro­duc­ti­vos”. “El gas­to de im­plan­ta­ción de to­dos mo­dos es inevi­ta­ble por­que no se pue­de de­jar el sue­lo pe­la­do, así que con los ani­ma­les to­do el cam­po es pro­duc­ti­vo”.

Ac­tual­men­te po­seen ove­jas Dor­per, ra­za de ori­gen sud­afri­cano, ele­gi­das por su rus­ti­ci­dad y por­que no tie­nen la­na, lo cual en la zo­na es un pro­ble­ma por el ca­lor y por­que no hay es­qui­la­do­res dis­po­ni­bles, y el año que vie­nen pien­san in­cor­po­rar ga­lli­nas y un ro­deo de Bra­ford pa­ra en­gor­de, pro­ve­nien­te de los cam­pos de cría que la em­pre­sa tie­ne en la pro­vin­cia de Co­rrien­tes.

Eduar­do des­ta­ca que mu­chas de las ac­cio­nes que se rea­li­zan en La­gu­na Blan­ca an­tes eran co­mu­nes pe­ro que se fue­ron per­dien­do. “Res­ca­ta­mos prác­ti­cas an­ti­guas su­mán­do­le nue­vos co­no­ci­mien­tos, co­mo los abo­nos ver­des y el mo­do del en­ca­de­na­do de ro­ta­ción, don­de el sue­lo des­can­sa y se le apor­tan nu­trien­tes. Es cier­to que nues­tros pro­ce­so es más len­to por­que tra­ba­ja­mos con los tiem­pos de la na­tu­ra­le­za no de los quí­mi­cos, pe­ro con la ven­ta­ja de que va­mos cons­tru­yen­do sue­lo, por­que sin sue­lo no hay pro­duc­ción a lar­go pla­zo”. El con­trol de ma­le­zas se ha­ce con el cul­ti­vo de co­ber­tu­ra al que se le pa­sa un ro­lo; así, que­da co­mo una “es­te­ri­lla”/mul­ching so­bre la cual pa­sa la sem­bra­do­ra. Es­ta “es­te­ri­lla” in­hi­be el cre­ci­mien­to de ma­le­zas. A LA ME­SA. La­gu­na Blan­ca quiere ser un es­ta­ble­ci­mien­to ge­ne­ra­dor de pro­duc­cio­nes or­gá­ni­cas exi­to­sas y de co­no­ci­mien­to pa­ra que otros pue­dan re­pli­car es­ta for­ma de pro­duc­ción. Aún es­tán en ple­na eta­pa de ex­pe­ri­men­ta­ción, acla­ran, pe­ro ya es­tán ca­pa­ci­ta­dos pa­ra brin­dar ase­so­ra­mien­to –en for­ma gra­tui­ta- a to­do el que lo so­li­ci­te. Cla­ro que los ini­cios no fue­ron fá­ci­les, re­cuer­da Eduar­do, por­que tar­da­ron bas­tan­te en co­no­cer el cam­po y más aún en ar­mar un equi­po de tra­ba­jo con co­no­ci­mien­tos tan es­pe­cí­fi­cos. “De­cir que lo or­gá­ni­co no se pue­de ha­cer de for­ma ex­ten­si­va es un mi­to”, re­fle­xio­na Eduar­do. “Ade­más de to­do lo que ya se sa­be de los agro­quí­mi­cos, el mo­no­cul­ti­vo a gran es­ca­la hoy im­pli­ca mu­chí­si­mos fle­tes… por ejem­plo la so­ja ar­gen­ti­na que va a Chi­na pa­ra lue­go vol­ver con­ver­ti­da en sal­sa. Ese sis­te­ma por aho­ra si­gue fun­cio­nan­do, pe­ro no es lo que que­re­mos ni cree­mos que sea sustentabl­e. No­so­tros apun­ta­mos a po­li­cul­ti­vos, a ge­ne­rar una cuen­ca de ali­men­tos pa­ra abas­te­cer al mer­ca­do lo­cal, a ir di­rec­to del cam­po a la me­sa, sin fle­te ni hue­lla eco­ló­gi­ca. Pen­se­mos en un es­ce­na­rio con cri­sis de pe­tró­leo. ¿Cuál de los dos sis­te­mas fun­cio­na?”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.