Más Pre­ci­sión pa­ra la Agri­cul­tu­ra

OPI­NAN An­drés Mén­dez Jo­sé De­mi­che­li Mariano Bof­fe­lli

Super Campo - - Portada - Por Luis Ma­cha­do Fo­tos: Nor­ber­to Me­lo­ne Jo­sé Mas­san­ti D&E

LA AGRI­CUL­TU­RA de pre­ci­sión si­gue su evo­lu­ción en la Ar­gen­ti­na, con herramient­as ya con­so­li­da­das en los equi­pa­mien­tos de las má­qui­nas agrí­co­las, co­mo el ban­de­ri­lle­ro sa­te­li­tal, mo­ni­to­res de ren­di­mien­to los pi­lo­tos au­to­má­ti­cos, equi­pos de apli­ca­ción va­ria­ble de se­mi­llas y fer­ti­li­zan­tes, en­tre otros. Es­tos equi­pos si­guen evo­lu­cio­nan­do pa­ra me­jo­rar su per­for­man­ce y tam­bién se van su­man­do otros, co­mo es el ca­so de los dro­nes, que fue­ron el fo­co de aten­ción en las di­ná­mi­cas de las ex­po­si­cio­nes agro­pe­cua­rias a cam­po.

El ya tra­di­cio­nal cur­so de Agri­cul­tu­ra Pre­ci­sión es­te año tu­vo lu­gar en el INTA Cas­te­lar, for­man­do par­te de la Se­ma­na de la Agri­cul­tu­ra or­ga­ni­za­da por el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, Ga­na­de­ría y Pes­ca de la Na­ción y, co­mo siem­pre, fue un pun­to pa­ra to­mar el pul­so de las ten­den­cias que se dan en el seg­men­to.

DRO­NES.

Pa­ra Fran­co Viz­zio, de la em­pre­sa Run­co, “En los úl­ti­mos años hay co­mo una vo­rá­gi­ne al­re­de­dor de los dro­nes. Es­ta tec­no­lo­gía tie­ne mu­chí­si­mo po­ten­cial y han apa­re­ci­do mu­chí­si­mas op­cio­nes, tan­to en equi­pos co­mo en sen­so­res. En ese sen­ti­do tra­ta­mos de di­fe­ren­ciar­nos, tra­ba­jan­do con equi­pos de al­ta ga­ma, to­tal­men­te au­tó­no­mos, avio­nes mul­ti­cóp­te­ros de cua­tro a ocho hé­li­ces con di­fe­ren­tes ca­pa­ci­da­des de car­ga y sen­so­res, mul­ti­es­pec­tra­les y lá­ser”.

Viz­zio con­si­de­ra que la gran po­si­bi­li­dad del dro­ne es el ma­peo con al­ta de­fi­ni­ción, es de­cir ge­ne­rar un ma­pa un or­to­mo­sai­co con mu­cha de­fi­ni­ción que per­mi­te iden­ti­fi­car co­sas que por fo­to­gra­fía sa­te­li­tal no se pue­de, así co­mo ín­di­ces de ve­ge­ta­ción. Es una tec­no­lo­gía que ya exis­tía y se pue­de adap­tar a los dro­nes. Con res­pec­to al usua­rio, Viz­zio se­ña­ló que “es tan­to pa­ra un usua­rio avan­za­do co­mo pa­ra al­guien en sus ini­cios, por­que es una he­rra­mien­ta de re­le­va­mien­to de da­tos que nos per­mi­te zo­ni­fi­car, iden­ti­fi­car dis-

tin­tos ti­pos de sue­los, es­ta­do de los cul­ti­vos, to­po­gra­fía. En de­fi­ni­ti­va es una ca­pa más de in­for­ma­ción pa­ra en­trar en la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión. Pa­ra los más avan­za­dos es pa­ra iden­ti­fi­ca­ción de stands de plan­tas, se­gui­mien­tos de cul­ti­vos pa­ra re­fer­ti­li­za­ción, do­sis va­ria­ble, etc. Co­mo he­rra­mien­ta de le­van­ta­mien­to de in­for­ma­ción sir­ve pa­ra em­pe­zar en la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión”. Por su par­te, Juan Jo­sé Mas­san­ti, de la fir­ma D& E, con­si­de­ró que “los dro­nes son una he­rra­mien­ta más de con­trol y mo­ni­to­reo, si bien hay dis­tin­tos usos co­mo la de­tec­ción de fo­cos de ma­le­zas, fa­llas, o se­gui­mien­tos a par­tir de ín­di­ce ver­de de pro­duc­ti­vi­dad en pas­tu­ras o la po­si­ble pro­duc­ti­vi­dad de al­gún cul­ti­vo, don­de el ob­je­ti­vo es la re­co­lec­ción de gra­nos. No­so­tros nos di­fe­ren­cia­mos por te­ner un sis­te­ma de pro­ce­sa­mien­to que per­mi­te, jun­to a la ima­gen del dro­ne y las que ten­ga el usua­rio fi­nal, una in­ter­pre­ta­ción plu­ri­anual de la evo­lu­ción de esos lo­tes". Se­gún Mas­san­ti, las po­si­bi­li­da­des de uso son di­fe­ren­tes de acuer­do con ca­da es­ca­la del pro­duc­tor. Por un la­do es­tá la op­ción de la ven­ta del equi­po, que él lo ma­ne­je y la em­pre­sa ha­ce de de ne­xo pa­ra el pro­ce­sa­mien­to e la in­for­ma­ción. En una es­ca­la más chi­ca, la op­ción te­ner ac­ce­so a los vue­los, a la in­for­ma­ción y al pro­ce­sa­mien­to sin la ne­ce­si­dad de com­prar el equi­po.

Fer­nan­do Gó­mez, de Geo­sis­te­mas opi­na que “hay un 33 por cien­to de los pro­duc­to­res ar­gen­ti­nos que tie­nen las má­qui­nas lis­tas pa­ra ha­cer do­sis va­ria­bles y no las es­tán uti­li­zan­do. Aquí te­ne­mos una he­rra­mien­ta com­ple­men­ta­ria, ya que una vez he­cha la do­sis va­ria­ble po­de­mos vo­lar pa­ra ver có­mo que­dó esa apli­ca­ción. Has­ta aho­ra no ha­bía una he­rra­mien­ta que pu­die­ra ser uti­li­za­da de es­ta ma­ne­ra. El se­cre­to es ha­cer ma­pa de ín­di­ce, co­rre­la­cio­nar­lo con un scou­ting agro­nó­mi­co y po­der ma­te­ria­li­zar la apli­ca­ción so­bre el te­rreno. To­da­vía es­ta­mos en una eta­pa de di­vul­ga­ción de es­ta tec­no­lo­gía, hay em­pre­sas que años atrás de­cía­mos de te­ner una pul­ve­ri­za­do­ra au­to­pro­pul­sa­da te­ner 3.000 hec­tá­reas, esa lí­nea ba­jó y un pro­duc­tor con po­cas hec­tá­reas

com-- pra su pro­pia pul­ve­ri­za­do­ra. Hoy son gran­des em­pre­sas las que es­tán adop­tan­do y que tra­ba­jan en for­ma ex­ten­si­va por­que son herramient­as de diag­nós­ti­co rá­pi­do pa­ra to­mar me­di­das rá­pi­das”.

ALER­TA VER­DE.

Las ma­le­zas di­fí­ci­les y re­sis­ten­tes fue­ron las “ve­det­tes” de las preo­cu­pa­cio­nes en las reunio­nes téc­ni­cas de es­tas úl­ti­mas tem­po­ra­das, ya que lle­ga­ron pa­ra que­dar­se y es ne­ce­sa­rio en­fren­tar pa­ra no per­der pro­duc­ti­vi­dad. La agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión se es­tá po­nien­do a tono con equi­pa­mien­tos que per­mi­ten con­tro­lar las ma­le­zas ha­cien­do un uso ra­cio­nal de los in­su­mos. En es­te sen­ti­do, la em­pre­sa ar­gen­ti­na Abe­lar­do Cuf­fia ha desa­rro­lla­do un equi­pos de in­yec­ción di­rec­ta de agro­quí­mi­cos Si­de Kick Pro de la mar­ca Ra­ven. Se­gún Mario

Roc­chi, “hoy es­tá en bo­ca de to­dos el yu­yo co­lo­ra­do re­sis­ten­te, la ra­ma ne­gra y gra­mí­neas re­sis­ten­tes. Es­te equi­po se pue­de mon­tar al pul­ve­ri­za­dor con tan­ques in­de­pen­dien­tes con her­bi­ci­das pu­ros y se po­drán do­si­fi­car en for­ma va­ria­ble, mez­clán­do­se en la lí­nea de pul­ve­ri­za­ción, pre­vio al bo­ta­lón, es de­cir que no se re­quie­re que sean com­pa­ti­bles. De es­ta ma­ne­ra se po­drá uti­li­zar do­sis de acuer­do con el ta­ma­ño y el ti­po de ma­le­za que en­cuen­tre en el lo­te, ha­cien­do un ma­ne­jo de si­tio es­pe­cí­fi­co. En el tan­que prin­ci­pal del pul­ve­ri­za­dor pue­de ha­ber agua, que es el vehícu­lo de la apli­ca­ción, con gli­fo­sa­to y otros tres tan­ques in­de­pen­dien­tes con dis­tit­nos her­bi­ci­das pu­ros. En de­fi­ni­ti­va te­ne­mos cua­tro do­sis di­fe­ren­tes”. La do­si­fi­ca­ción de ca­da mez­cla pue­de ha­cer­se a par­tir de un ma­pa tra­za­do pre­via­men­te e in­clu­so ma­nual­men­te des­de la pul­ve­ri­za­do­ra.

Dro­nes y equi­pos de­tec­to­res de ma­le­zas pa­ra apli­ca­ción va­ria­ble se en­cuen­tran en­tre las de­man­das de in­for­ma­ción en­tre los pro­duc­to­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.