Claves Pa­ra Evi­tar la Mor­ta­li­dad

En pro­me­dio, la muer­te de ter­ne­ras en los pri­me­ros días de vi­da, su­pera a ve­ces lar­ga­men­te el 5%. La pér­di­da, con­se­cuen­cia de un mal ma­ne­jo de las pa­ri­cio­nes y de la gua­che­ra, de­be­ría ser menor al 3% pa­ra no afec­tar la re­po­si­ción de va­qui­llo­nas.

Super Campo - - Terneras Lecheria - Por Gas­tón Gui­do Fo­tos: Nor­ber­to Me­lo­ne y gentileza La Se­re­ni­si­ma

LA AR­GEN­TI­NA tie­ne una ele­va­da ta­sa de mor­ta­li­dad de ter­ne­ros en los ro­deos le­che­ros que su­pera, a ve­ces por am­plio mar­gen, el 5% de las crías na­ci­das. Du­ran­te un Sim­po­sio so­bre Cría y Re­cría de Bo­vi­nos de Le­che, or­ga­ni­za­do por la em­pre­sa Mas­te­llo­ne Hnos S.A. (La Se­re­ní­si­ma), co­mo par­te de su Plan Más Le­che, se des­ta­có la im­por­tan­cia de co­rre­gir es­te pro­ble­ma que afec­ta la re­po­si­ción de va­qui­llo­nas.

Al res­pec­to di­ser­tó el Dr. Ja­mes Drac­kley, PhD y Pro­fe­sor del De­par­ta­men­to de Cien­cia Ani­mal y Cien­cia de la Nu­tri­ción de la Uni­ver­si­dad de Illi­nois, Es­ta­dos Uni­dos, quien ex­pli­có que es po­si­ble lo­grar una mor­ta­li­dad menor al 3% du­ran­te la crian­za apli­can­do un buen ma­ne­jo de las pa­ri­cio­nes y cría de ter­ne­ros en la gua­che­ra. ES­TÁN­DA­RES. La mor­ta­li­dad nor­mal de­be ser menor del 5% pa­ra ani­ma­les na­ci­dos, en las pri­me­ras 24 ho­ras, lue­go del par­to. De las muer­tes re­gis­tra­das, has­ta un 25% co­rres­pon­de a dia­rrea y has­ta un 10% a en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias. Otro pa­rá­me­tro a lo­grar es du­pli­car el pe­so al na­cer a los 56 días de vi­da, es de­cir pa­sar de 41 a 82 kg en ese lap­so, con un pro­me­dio de ga­nan­cia de pe­so dia­rio de 0,73 kg/día.

Las pau­tas de cre­ci­mien­to y sa­ni­dad es­tán muy li­ga­das en­tre sí. Se con­si­de­ra mor­ta­li­dad (mor­ti­na­tos) a los ter­ne­ros muer­tos an­tes, du­ran­te o den­tro de las 24 o 48 ho­ras del par­to, lue­go de un pe­río­do de ges­ta­ción de 260 o más días, in­de­pen­dien­te­men­te de la cau­sa o las cir­cuns­tan­cias re­la­cio­na­das con el par­to. El 75% de las muer­tes ocu­rre en

la pri­me­ra ho­ra de na­ci­mien­to, un 10% en el pre­par­to y un 15% lue­go del par­to.

En tan­to, en la Ar­gen­ti­na, se­gún un re­le­va­mien­to en­tre ca­si 900 pro­duc­to­res de La Se­re­ní­si­ma, el 48% de ellos te­nían más de un 5% de mor­ta­li­dad de ter­ne­ros, tan­to al na­cer co­mo en la gua­che­ra.

Pe­se a es­tas es­ta­dís­ti­cas, Drac­kley es­tá con­ven­ci­do que se pue­de re­du­cir la mor­ta­li­dad de ter­ne­ros al na­cer a me­nos del 3%. Ci­tó co­mo ejem­plo a Fran­cia, don­de se­gún es­tu­dios re­cien­tes, un 26% de sus pro­duc­to­res no tie­ne muer­te pe­ri­na­tal y un 46% tam­po­co la re­gis­tra­ba en la gua­che­ra. Pa­ra lo­grar es­ta per­for­man­ce hay que ajus­tar el ma­ne­jo que “de­be ser una prio­ri­dad”, di­jo. En es­te sen­ti­do, ci­tó prác­ti­cas que re­du­cen la mor­ta­li­dad de ter­ne­ros. Al mo­men­to del par­to, los tra­ba­ja­do­res que ob­ser­van la pa­ri­ción de­ben asis­tir­la so­lo si ha­ce fal­ta. El área de ma­ter­ni­dad o pa­ri­ción se re­co­mien­ta que per­ma­nez­ca lim­pia e hi­gie­ni­za­da. En cuan­to al pro­ce­so de pa­ri­ción re­cor­dó que des­de que apa­re­ce el sa­co om­nióti­co y los pies has­ta el na­ci­mien­to, trans­cu­rren de 65 a 70 mi­nu­tos y que to­do el tra­ba­jo del par­to, nor­mal­men­te, du­ra 2 ho­ras. En cam­bio, las pa­ri­cio­nes di­fí­ci­les son fac­to­res ha­bi­tua­les de mor­ti­na­tos. Se pro­lon­ga el lap­so en­tre la apa­ri­ción del sa­co om­nióti­co y la fi­na­li­za­ción del par­to, lo que pro­vo­ca al ter­ne­ro le­sio­nes fí­si­cas, trau­ma­tis­mos y menor ha­bi­li­dad pa­ra

ab­sor­ber las in­mu­no­glo­bu­li­nas del ca­los­tro, y aci­do­sis res­pi­ra­to­ria que pue­de pro­lon­gar­se por 12 ho­ras.

Es muy im­por­tan­te el ma­ne­jo del ca­los­tro al que ca­li­fi­co co­mo “el fac­tor de ges­tión más im­por­tan­te pa­ra la sa­lud y su­per­vi­ven­cia de los ter­ne­ros”, a tal pun­to que el 31% de las muer­tes de las ter­ne­ras pue­de pre­ve­nir­se con un buen ma­ne­jo de es­te ali­men­to, la pri­me­ra fuen­te de nu­trien­tes pa­ra la cría. Su ade­cua­do con­su­mo in­flu­ye en la con­cen­tra­ción de in­mu­no­glo­bu­li­nas en la san­gre, sien­do el “guar­dián” del cre­ci­mien­to y la fu­tu­ra pro­duc­ción.

El ca­los­tro es una sus­tan­cia muy dis­tin­ta a la le­che. Tie­ne el do­ble de pro­teí­na, más gra­sa, me­jor lac­to­sa y una can­ti­dad de vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les mu­cho ma­yor. Pro­vee an­ti­cuer­pos, crí­ti­cos en es­ta eta­pa del ani­mal, que se ab­sor­ben di­rec­ta­men­te por el in­tes­tino in­tac­to del ter­ne­ro en­tre las pri­me­ras 24 y 36 ho­ras de vi­da, lap­so du­ran­te el cual no hay que dar­le otro ali­men­to.

De­be su­mi­nis­trár­se­lo con ra­pi­dez y ca­li­dad, y en can­ti­dad y for­ma lim­pia. Tie­ne que con­su­mir­lo lo an­tes po­si­ble, de ma­ne­ra que los an­ti­cuer­pos lle­guen al in­tes­tino en las 2 pri­me­ras ho­ras de vi­da, an­tes que las bac­te­rias am­bien­ta­les.

En ese lap­so el ter­ne­ro de­be to­mar al me­nos 3 li­tros o una can­ti­dad equi­va­len­te al 10% de pe­so al na­cer. Pa­ra ve­ri­fi­car su ca­li­dad ha­brá que me­dir sus an­ti­cuer­pos, uti­li­zan­do un ca­los­tró­me­tro o un re­frac­tró­me­tro.

Ade­más -pa­ra man­te­ner su ca­li­dad- de­ben lim­piar­se y de­sin­fec­tar­se la va­ca, el re­ci­pien­te, el equi­po de ali­men­ta­ción y el ter­ne­ro, y lim­piar ubres y te­ti­llas an­tes de co­lec- tar el ca­los­tro. Lue­go se pue­de en­friar o con­ge­lar el ex­ce­den­te, y ali­men­tar al ter­ne­ro con una ma­ma­de­ra pre­via­men­te hi­gie­ni­za­da. Drac­kler re­co­men­dó la pas­teu­ri­za­ción del ca­los­tro co­mo el me­jor mé­to­do pa­ra man­te­ner­lo en con­di­cio­nes. No obs­tan­te, re­cal­có que “la pau­ta de oro se­ría usar ca­los­tro fres­co na­tu­ral sin re­fri­ge­ra­ción, ya que con ca­da en­fria­mien­to se pier­den pro­pie­da­des”.

Tam­bién en­fa­ti­zó en la im­por­tan­cia del con­fort am­bien­tal en las gua­che­ras. “No ha­ce fal­ta que sean muy so­fis­ti­ca­das pe­ro sí es ne­ce­sa­ria ven­ti­la­ción con ai­re de bue­na ca­li­dad y sin que se pro­duz­ca co­rrien­te, así co­mo es­tar pro­te­gi­das con­tra el frío, el vien­to, la llu­via o el sol di­rec­to. De­ben es­tar lim­pias, se­cas y ser de un ta­ma­ño tal que el ter­ne­ro pue­da dar­se vuel­ta, pa­rar­se y echar­se li­bre­men­te, sin su­frir es­trés”. Ade­más, de­ben cui­dar­se la sa­ni­dad de es­tas ins­ta­la­cio­nes, lim­pián­do­las y de­sin­fec­tán­do­las lue­go de ca­da uso, pa­ra mi­ni­mi­zar la in­fluen­cia de los pa­tó­ge­nos, así co­mo li­mi­tar el ac­ce­so de pá­ja­ros u otros ani­ma­les.

“El es­ta­ble­ci­mien­to tie­ne que com­pro­me­ter­se con la ex­ce­len­cia, pres­tar aten­ción a los de­ta­lles, en­tre­nar a los tra­ba­ja­do­res y es­ta­ble­cer y se­guir pro­to­co­los”, di­jo Drac­kley. La cla­ve es com­pro­me­ter a los ope­ra­rios a ha­cer su ta­rea bien to­dos los días, crean­do un am­bien­te en el que sean va­lo­ra­dos por ha­cer su tra­ba­jo y que ellos mis­mos va­lo­ren lo que rea­li­zan en el es­ta­ble­ci­mien­to”, con­clu­yó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.