Una Nue­va Eta­pa pa­ra el Cam­po

El pa­que­te de me­di­das ins­tru­men­ta­das por el go­bierno los pri­me­ros días de ges­tión per­mi­ten ir sa­can­do el “res­pi­ra­dor ar­ti­fi­cial” de las em­pre­sas y an­ti­ci­pan un fu­tu­ro me­jor.

Super Campo - - Análisis Económico/ Indices - Eco­no­mis­ta Agro­pe­cua­rio

EL VIEN­TO de co­la in­ter­na­cio­nal ha­ce tiem­po que de­jó de so­plar. Cla­ra­men­te Bra­sil no es­tá pa­san­do por un buen mo­men­to. La Re­ser­va Fe­de­ral de EE.UU. au­men­tó las ta­sas de in­te­rés y con ello fi­na­li­zó una era his­tó­ri­ca de ni­ve­les ex­cep­cio­nal­men­te ba­jos. Ade­más, qui­zá lo mas im­por­tan­te pa­ra los pre­cios gra­na­rios, a ni­vel glo­bal exis­ten abun­dan­tes stocks de ce­rea­les y olea­gi­no­sas gra­cias a co­se­chas que han si­do prác­ti­ca­men­te ré­cord du­ran­te los úl­ti­mos dos ciclos en to­dos los gran­des paí­ses pro­duc­to­res y ex­por­ta­do­res.

Aho­ra bien, an­te las erró­neas po­lí­ti­cas de los úl­ti­mos años, la si­tua­ción in­ter­na Ar­gen­ti­na era ya de por si tan com­pli­ca­da que to­do lo an­te­rior no ha­ce me­lla a un fu­tu­ro por de­más pro­mi­so­rio, gra­cias a las me­di­das que es­tá to­man­do la ad­mi­nis­tra­ción Ma­cri. La ba­ja de las re­ten­cio­nes pa­ra la so­ja, la eli­mi­na­ción pa­ra el res­to de los pro­duc­tos y el nue­vo ti­po de cam­bio, ob­via­men­te son to­dos fac­to­res a fa­vor de una si­tua­ción mu­cho más fa­vo­ra­ble pa­ra una enor­me can­ti­dad de ex­plo­ta­cio­nes agro­pe­cua­rias que real­men­te es­ta­ban al lí­mi­te. Ni ha­blar del fin de los cu­pos pa­ra ex­por­tar. Co­mo se pue­de ver en el gra­fi­co, ya en 2016, es fac­ti­ble que el tri­go lo­gre du­pli­car sus ven­tas al ex­te­rior. Las nue­vas po­lí­ti­cas no só­lo vuel­ven a ge­ne­rar ren­ta­bi­li­dad sino que ade­más brin­dan la po­si­bi­li­dad de di­ver­si­fi­car. La me­dia­ti­za­da so­ji­za­cion no fue otra co­sa que el re­sul­ta­do de los ma­ne­jos K. Nin­gún pro­duc­tor de­seo po­ner to­dos los hue­vos en la mis­ma ca­nas­ta, no con­ser­var ade­cua­da­men­te sus sue­los y ge­ne­rar ma­le­zas e in­sec­tos ca­da vez más resistente­s y com­pli­ca­dos de com­ba­tir. La so­ja no fue una elec­ción sino que fue la úni­ca op­ción an­te el des­fa­vo­ra­ble con­tex­to exis­ten­te y la pre­mi­sa de in­ten­tar re­sis­tir in­vir­tien­do lo mí­ni­mo in­dis­pen­sa­ble.

En la nue­va eta­pa que se vie­ne la olea­gi­no­sa con­ti­nua­rá te­nien­do un pa­pel por de­más pre­pon­de­ran­te pe­ro sin du­das cre­ce­rá el tri­go, el maíz, el gi­ra­sol, la ga­na­de­ría, etc. Las dis­tin­tas con­di­cio­nes agro­cli­má­ti­cas de nues­tro ex­ten­so país vol­ve­rán a ser uti­li­za­das de for­ma mu­cho mas efi­cien­te. Es de es­pe­rar que las zo­nas gi­ra­so­le­ras flo­rez­can otra vez y que vuel­va a pleno la com­bi­na­ción tri­go – so­ja 2da (y ya no mas la op­ción de una “so­ja lar­ga”). Asi­mis­mo, que el maíz se con­su­ma in­si­tu pa­ra ge­ne­rar no­vi­llos que per­mi­ti­rán un ma­yor pe­so de fae­na y per­mi­tir que la pro­duc­ción de le­che vuel­va a cre­cer lue­go de va­rios años de es­tan­ca­mien­to.

En de­fi­ni­ti­va, ha­brá una cre­cien­te pro­duc­ción y di­ver­si­fi­ca­ción. Ello sin du­das trae­rá apa­re­ja­do ma­yo­res fuen­tes de tra­ba­jo e in­gre­so de di­vi­sas. A la par de to­do ello, en la me­di­da que se lo­gre ir ma­ne­jan­do el des­ca­la­bro fis­cal he­re­da­do (y por en­de la emi­sión mo­ne­ta­ria y la in­fla­ción), es­ta­rán sen­ta­das las ba­ses de un pro­mi­so­rio fu­tu­ro pa­ra nues­tra que­ri­da Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na. Fe­li­ces Fies­tas y los me­jo­res de­seos pa­ra el 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.