Al­fal­fa a Pun­to

Có­mo apro­ve­char la al­fal­fa al má­xi­mo to­do el año. Una téc­ni­ca de la agri­cul­tu­ra pa­ra me­dir el mo­men­to ideal del cor­te o pas­to­reo. Claas pre­sen­tó una se­ga­do­ra que al­can­za los 9 me­tros de cor­te.

Super Campo - - Experienci­a Forrajera Forrajes -

YA SE SA­BE que pa­ra que un sis­te­ma ga­na­de­ro sea com­pe­ti­ti­vo es ne­ce­sa­rio te­ner una es­tra­te­gia que ase­gu­re una ren­ta­bi­li­dad in­tere­san­te, fren­te a la que se po­dría lo­grar con su prin­ci­pal com­pe­ti­dor: la agri­cul­tu­ra. Es el pun­to de par­ti­da pa­ra en­ca­rar o sos­te­ner un plan­teo ga­na­de­ro. Y se lo­gra, prin­ci­pal­men­te pen­sán­do­lo con las he­rra­mien­tas que se usan pa­ra la agri­cul­tu­ra; es de­cir, dar­le a la al­fal­fa el mis­mo tra­ta­mien­to pro­fe­sio­nal y tec­no­ló­gi­co que a

los gra­nos. En es­te mar­co, el INTA Vi­lle­gas pre­sen­tó en la úl­ti­ma Ex­pe­rien­cia Fo­rra­je­ra -jor­na­da que con­vo­có Claas en su fá­bri­ca y cam­po de Ameghino, Bue­nos Ai­res y que con­tó con Su­per CAM­PO co­mo spon­sor- un sis­te­ma pa­ra eva­luar el es­ta­do de ma­du­rez en que se en­cuen­tra la al­fal­fa y co­no­cer el me­jor mo­men­to pa­ra rea­li­zar el cor­te pa­ra el si­la­je o el pas­to­reo, cuan­do el ani­mal co­me di­rec­ta­men­te en el lo­te. El sis­te­ma es­tá ba­sa­do en el con­cep­to de gra­dos/días (gra­dos cen­tí­gra­dos/días de de­sa­rro­llo).

“Un plan­teo ga­na­de­ro com­pe­ti­ti­vo se ha­ce con tec­no­lo­gías de pro­ce­so pa­ra lo­grar ma­yor efi­cien­cia en el cul­ti­vo de la al­fal­fa”, re­su­mió la in­ge­nie­ra agró­no­ma Ce­ci­lia Sar­di­ña, quien desa­rro­lló el sis­te­ma.

El ma­ne­jo de pas­tu­ras tie­ne tres desafíos: co­se­char la ma­yor can­ti­dad de fo­rra­je; co­se­char fo­rra­je de ca­li­dad (que en al­fal­fa sig­ni­fi­ca re­co­lec­tar la ma­yor can­ti­dad de ho­jas -no las flores ni las semillas-); y ase­gu­rar la pe­ren­ni­dad del cul­ti­vo.

El ma­ne­jo tra­di­cio­nal re­co­mien­da ha­cer el cor­te o el pas­to­reo en el mo­men­to de bo­tón flo­ral, que es cuan­do la flo­ra­ción de la al­fal­fa lle­ga al 10%. En ese es­ta­dio se lo­gra la ma­yor es­ta­bi­li­dad en­tre pro­duc­ción y ca­li­dad del fo­rra­je.

“Lue­go de un cor­te o de un pas­to­reo la al­fal­fa tie­ne un pa­trón tí­pi­co de acu­mu­la­ción de fo­rra­je, con una ta­sa que au­men­ta has­ta un pun­to má­xi­mo y lue­go va des­cen­dien­do has­ta ha­cer­se nu­la, que es cuan­do los ni­ve­les de res­pi­ra­ción y re­com­po­si­ción su­pe­ran a los de pro­duc­ción por fo­to­sín­te­sis; allí la pro­duc­ción de ma­te­ria se­ca em­pie­za a dis­mi­nuir”, ex­pli­có Sar­di­ña.

Tam­bién ocu­rre que en mo­men­tos del año en que las ta­sas de cre­ci­mien­to y la tem­pe­ra­tu­ras son im­por­tan­tes, las pas­tu­ras em­pie­zan a ma­du­rar y se pier­de el equi­li­brio en­tre pro­duc­ción pri­ma­ria y se­cun­da­ria (es­ta úl­ti­ma es la efi­cien­cia pa­ra ge­ne­rar ki­los de car­ne). “Una ma­ne­ra de me­dir el tiem­po de re­bro­te es la que se de­no­mi­na gra­dos/días, tam­bién lla­ma­do de ‘su­mas tér­mi­cas’".

La re­la­ción gra­dos/ días per­mi­te ha­cer el cálcu­lo pa­ra de­ter­mi­nar la fe­cha del cor­te o del pas­to­reo por la si­guien­te ra­zón, ex­pli­ca­da por la téc­ni­ca del INTA: “To­das las plan­tas tie­nen la ca­pa­ci­dad de cen­sar la tem­pe­ra­tu­ra, que es la prin­ci­pal va­ria­ble que va a im­pul­sar el cre­ci­mien­to de la plan­ta”. A es­to le si­gue que to­dos los cul­ti­vos tie­nen una tem­pe­ra­tu­ra ‘ba­se’ por de­ba­jo de la cual no ma­ni­fies­tan cre­ci­mien­to. En el ca­so de la al­fal­fa es de 5 gra­dos cen­tí­gra­dos (por de­ba­jo de los 5° la plan­ta no va a cre­cer). MA­NE­JO. Sar­di­ña mar­có que el pun­to de equi­li­brio en­tre ca­li­dad y pro­duc­ción en al­fal­fa se ubi­ca en­tre 400 y 500 gra­dos/ día. “Si nos mo­ve­mos más pa­ra el la­do de los 500 gra­dos/día va­mos a acu­mu­lar ma­yor pro­duc­ción; y pa­ra el la­do de los 400, ma­yor ca­li­dad de fo­rra­je.

Es­tos cri­te­rios son im­por­tan­tes cuan­do se pre­ten­de ma­ne­jar pas­tu­ras prio­ri­zan­do ca­li­dad y pro­duc­ción se­cun­da­ria, so­bre to­do en pri­ma­ve­ra ve­rano, don­de la pas­tu­ra tie­ne los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra prio­ri­zar fo­to­sin­ta­tos (pro­duc­tos quí­mi­cos re­sul­tan­tes de la fo­to­sín­te­sis) a la par­te aé­rea”.

La in­ge­nie­ra agró­no­ma in­di­có que con fre­cuen­cias de fo­lia­ción de 28 y 42 días no hay de­ma­sia- das di­fe­ren­cias en la di­ná­mi­ca de raí­ces, es­to ocu­rre en los me­ses en que el fo­to­pe­río­do es ma­yor al re­que­ri­do pa­ra la al­fal­fa co­mo en pri­ma­ve­ra-ve­rano. “Pe­ro si usa­mos fre­cuen­cias de fo­lia­ción de 28 días en oto­ño sí va­mos a per­ju­di­car lo que es la di­ná­mi­ca de raíz, que es uno de los in­di­ca­do­res pa­ra eva­luar la pe­ren­ni­dad del cul­ti­vo”.

Re­su­mien­do, se pue­den di­se­ñar ma­ne­jos de la des­fo­lia­ción ba­sa­dos, du­ran­te la épo­ca de pri­ma­ve­ra ve­rano, en prio­ri­zar el GD en fun­ción de ca­li­dad de cre­ci­mien­to; en el oto­ño, se re­co­mien­da el ma­ne­jo de GD orien­ta­do a la re­ser­va de raí­ces que se da “a par­tir del es­ta­dio de bo­tón flo­ral, des­de allí la acu­mu­la­ción de fo­rra­je es prin­ci­pal­men­te con ta­llos, no por ho­jas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.