Es­tra­te­gias en su Si­tio

La úni­ca cer­te­za que tie­nen las em­pre­sas de agro­quí­mi­cos es que no hay una so­la ma­ne­ra de en­fren­tar a las ma­le­zas di­fí­ci­les, sin em­bar­go to­das de­pen­den del co­no­ci­mien­to.

Super Campo - - Malezas Agricultur­a -

LA EM­PRE­SA BASF reali­zó un día de cam­po den­tro de su Pro­gra­ma Ex­per­to en Ma­le­zas es­pe­cial­men­te de­di­ca­do al Ama­rant­hus pal­mie­ri y Ama­rant­hus qui­ten­sis en un es­ta­ble­ci­mien­to ubi­ca­do Was­hing­ton, pro­vin­cia de Cór­do­ba. El Ama­rant­hus es una de las prin­ci­pa­les ma­le­zas de hoja an­cha que se ha ex­ten­di­do por va­rias zo­nas del país. Lo que la ha­ce tan di­fí­cil de con­tro­lar es su velocidad y ha­bi­li­dad pa­ra pro­pa­gar­se. Si bien ha­ce po­cos años atrás no se re­gis­tra­ba pre­sen­cia de es­ta ma­le­za en la ar­gen­ti­na, a par­tir del 2011 se co­men­za­ron a re­gis­trar ca­sos y ac­tual­men­te exis­ten re­por­ta­dos bio­ti­pos resistente­s a dos si­tios de ac­ción: In­hi­bi­do­res de ALS (B) y gli­fo­sa­to (G).

El fo­co prin­ci­pal de es­ta pro­ble­má­ti­ca se en­cuen­tra en el sur de Cór­do­ba, es­pe­cial­men­te en la zo­na de Vicuña Mac­ken­na; pe­ro tam­bién hay ca­sos de es­pe­cies resistente­s en otras zo­nas de Cór­do­ba, y en las pro­vin­cias de San­ta Fé y Tu­cu­mán. Se es­ti­ma que la pro­ble­má­ti­ca po­dría lle­gar a 3 mi­llo­nes de hec­tá­reas en el país.

Ade­más de los re­sul­ta­dos de en­sa­yos rea­li­za­dos a cam­po, BASF pre­sen­tó las nue­vas tec­no­lo­gías que per­mi­ti­rán com­ba­tir la re­sis­ten­cia de ma­le­zas, co­mo en el ca­so del maíz, Fron­tier P, un her­bi­ci­da pre emer­gen­te. La gran no­ve­dad en so­ja se­rá Atec­tra BV, un di­cam­ba de ul­tra ba­ja vo­la­ti­li­dad que se lan­za­rá en 2016 con mu­cha ex­pec­ta­ti­va pa­ra la em­pre­sa.

Ai­mar Pe­na, ge­ren­te de Cul­ti­vo de Maíz de BASF ex­pli­có que pa­ra el con­trol de ma­le­zas uno de los pi­la­res es si­tios de ac­ción den­tro del cul­ti­vo, mo­ni­to­rear el cul­ti­vo des­de los es­ta­díos ini­cia­les, así co­mo to­do lo que tie­ne que ver con bue­nas prác­ti­cas co­mo la ca­li­dad de apli­ca­ción y cul­ti­vos de co­ber­tu­ras. “Las bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las en sí par­ten des­de el es­la­bón ini- cial que tie­nen que ver con los si­tios de en­sa­yos de pro­duc­tos ex­pe­ri­men­ta­les que tra­tan de me­jo­rar a la ac­ti­vi­dad de la mo­lé­cu­la y ter­mi­nan con la de­po­si­ción del bi­dón que uti­li­za el pro­duc­tor”, se­ña­ló el téc­ni­co de BASF.

Con res­pec­to a la ro­ta­ción de si­tio de ac­ción de un her­bi­ci­da (el lu­gar don­de ac­túa so­bre la ma­le­za), An­ge­la Pé­rez, Coor­di­na­do­ra De­le­ga­do téc­ni­co de Mer­ca­do de BASF pa­ra Cór­do­ba, Cu­yo y Va­lle, sos­tu­vo: “Lo que hoy es­ta­mos vi­vien­do es de­bi­do a que du­ran­te mu­chos años no tra­ba­ja­mos en ese as­pec­to. Es im­por­tan­te sa­ber qué si­tio de ac­ción tie­ne ca­da her­bi­ci­da pa­ra sa­ber cuán­tas ve­ces lo ro­ta­mos en el ma­ne­jo de la cam­pa­ña. Si tra­ba­ja­mos co­mo lo hi­ci­mos con el gli­fo­sa­to con un so­lo si­tio de ac­ción, pre­sio­na­mos a que las

ma­le­zas se ha­gan resistente­s. Te­ne­mos un pro­duc­to que con­tro­la pal­me­ris pe­ro no te­ne­mos que caer en usar so­la­men­te ese pro­duc­to, en eso ha­ce­mos mu­cho hin­ca­pié en 'Ex­per­to en Ma­le­zas'. Es fun­da­men­tal que los pro­duc­to­res co­noz­can cuán­to se ro­tan los si­tios de ac­ción. BASF tie­ne 20 her­bi­ci­das con más de 9 si­tios de ac­ción. Te­ne­mos que ha­cer mu­cha do­cen­cia tan­to en­tre téc­ni­cos co­mo en pro­duc­to­res, por­que se ha­bían de­ja­do de la­do los si­tios de ac­ción de los her­bi­ci­das y las ma­le­zas”.

En las eti­que­tas de los pro­duc­tos de BASF vie­ne iden­ti­fi­ca­do el si­tio de ac­ción el her­bi­ci­da pa­ra ayu­dar a la ro­ta­ción, se tra­ta de una no­men­cla­tu­ra in­ter­na­cio­nal. “La idea es que a par­tir de 2016 que to­dos los pro­duc­tos que se co­mer­cia­li­cen en la Ar­gen­ti­na iden­ti­fi­quen a qué familia per­te­ne­cen”, in­for­mó Ai­mar Pe­na.

Con res­pec­to a las re­co­men­da­cio­nes, Pen­sa se­ña­ló que hay que es­tar aten­to a to­do el ci­clo de cul­ti­vo pa­ra po­der ser efec­ti­vo, así co­mo uti­li­zar preemer­gen­tes en bar­be­cho y po­se­mer­gen­tes en el cul­ti­vo. Son he­rra­mien­tas que exis­ten en el mer­ca­do y sa­ber­las cui­dar pa­ra que du­ren y que es­tén a la mano del pro­duc­tor, sien­do úti­les y efi­cien­tes y de ba­jo cos­to. "Es­to es co­mo la me­di­ci­na, don­de la pre­ven­ti­va es la más eco­nó­mi­ca. Una plan­ta de ama­rant­hus pue­de ge­ne­rar 200 mil semillas, es de­cir que si se aban­do­na el lo­te es com­pli­ca­do. Por otro la­do, la lim­pie­za de la co­se- cha­do­ra es fun­da­men­tal, es una prác­ti­ca que no es­ta­ba sien­do uti­li­za­da pe­ro em­pie­za a so­nar en­tre los pro­duc­to­res y son trbaa­jos que hay que ha­cer sí o sí. En pul­ve­ri­za­do­ra hay que te­ner cui­da­do muy im­por­tan­te en el tan­que, pa­ra no con­ta­mi­nar a otros cul­ti­vos. Cuan­do ve­nís apli­can­do her­bi­ci­das se­lec­ti­vos pa­ra maíz y se pa­sa a so­ja, hay que te­ner el de­ta­lle im­por­tan­te de lim­pie­za que es­tá in­clui­do en las bue­nas prác­ti­cas. Eso es­tá es­ta­ble­ci­do y co­mu­ni­ca­do pe­ro hay que se­guir ha­cien­do hin­ca­pié pa­ra su adop­ción”. AME­NA­ZAS. An­ge­la Pé­rez se re­fi­rió a las nue­vas ma­le­zas que es­tán de­mos­tran­do re­sis­ten­cia y se trans­for­ma­rán en pro­ble­mas: "Es­te es el ter­cer año de la ex­plo­sión con el yu­yo co­lo­ra­do y lo que se vie­ne co­mo pro­ble­má­ti­ca nue­va son las gra­mí­neas. Si bien mu­chas re­sis­ten­cias no es­tán de­cre­ta­das, ve­mos en el cam­po an­tes de que se ofi­cia­li­cen, chlo­ris vir­ga­ta con gli­fo­sa­to, eleu­si­ne con gli­fo­sa­to, echi­no­chloa. Fun­da­men­tal­men­te creo hay que es­tar aten­tos a fu­tu­ro con es­tas gra­mí­neas".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.