MER­CA­DO.

No todos los días se com­pra una má­qui­na agrí­co­la, por lo tan­to es ne­ce­sa­rio co­no­cer al­gu­nos as­pec­tos an­tes de to­mar la de­ci­sión en un mo­de­lo de se­gun­da mano. Pau­tas ge­ne­ra­les y par­ti­cu­la­res pa­ra no fa­llar en la elec­ción de trac­to­res, sem­bra­do­ras, co­se­chad

Super Campo - - Sumario - Por Ma­rio Bra­ga­chi­ni, Fe­de­ri­co Sán­chez y Gas­tón Urrets Za­va­lia, Ings. Agrs.

Guía com­ple­ta pa­ra com­prar ma­qui­na­ria usa­da: trac­to­res, co­se­cha­do­ras, pul­ve­ri­za­do­ras y sem­bra­do­ras.

PRO­DUC­TOR o con­tra­tis­ta, cuan­do de­ci­de com­prar una má­qui­na usa­da, se­gu­ra­men­te bus­ca una uni­dad que po­sea un es­ta­do ge­ne­ral de con­ser­va­ción acor­de al mo­de­lo y pre­sen­te una bue­na re­la­ción pre­cio/ pro­duc­to/pres­ta­cio­nes, ade­más de ga­ran­ti­zar la má­xi­ma se­gu­ri­dad ope­ra­ti­va po­si­ble pa­ra po­der lle­var a ca­bo las la­bo­res a las que tie­ne pen­sa­do des­ti­nar­la. AU­TO­PRO­PUL­SA­DAS. En má­qui­nas au­to­pro­pul­sa­das, al eva­luar el es­ta­do del motor, de­be che­quear­se pre­sen­cia de fu­gas de acei­te, es­ta­do del ra­dia­dor, ni­vel de lí­qui­dos re­fri­ge­ran­tes, es­ta­do de man­gue­ras, es­ta­do del In­ter­coo­ler y Tur­bo y tra­ta­mien­to que rea­li­za de los ga­ses de es­ca­pe ope­ran­do los ace­le­ra­do­res de pié y de mano. Ge­ne­ral­men­te los co­no­ce­do­res de me­cá­ni­ca calientan el motor y el acei­te y lue­go ve­ri­fi­can si es­te ga­si­fi­ca acei­te, que es li­be­ra­do por sus res­pi­ra­de­ros o por la ta­pa de car­ga de acei­te. Si un motor ga­si­fi­ca más de lo nor­mal es sín­to­ma de ex­ce­si­vo des­gas­te de aros de pis­tón y ci­lin­dros. A su vez, con el motor ca­lien­te, es re­co­men­da­ble ob­ser­var si la pre­sión de acei­te cae por de­ba­jo de los va­lo­res nor­ma­les. La lim­pie­za de los ga­ses de es­ca­pe tam­bién sue­len acu­sar el es­ta­do del sis­te­ma de in­yec­ción. En los mo­to­res ga­so­le­ros es im­por­tan­te eva­luar la ca­pa­ci­dad de en­cen­di­do rá­pi­do, osea, cuan­to de­mo­ra en en­cen­der lue­go del ca­len­ta­mien­to del motor de arran­que, da­do que un motor en mal es­ta­do, nun­ca arran­ca rá­pi­do.

Tam­bién de­be re­vi­sar­se es es­ta­do de em­bra­gue y trans­mi­sión, con­tro­lan­do el fun­cio­na­mien­to de la do­ble trac­ción en ca­so de ser un vehícu­lo 4WD y con­tro­lar es­ta­do del di­fe­ren­cial. Siem­pre con­si­de­rar el des­gas­te que pre­sen­tan los neu­má­ti­cos pa­ra con­si­de­rar cuán­do va ser su re­cam­bio, da­do el cos­to que pue­den pre­sen­tar es­tos en al­gu­nas uni­da­des.

Re­vi­sar el ni­vel de flui­dos de los fre­nos, la res­pues­ta del pe­dal de freno y freno de mano.

En las má­qui­nas con to­ma de po­ten­cia, con­tro­lar las fu­gas de acei­te y el es­ta­do de los ejes, al igual que en las co­ne­xio­nes hi­dráu­li­cas, re­vi­sar las fu­gas de acei­te, el es­ta­do de las vál­vu­las y pre­sión de acei­te y el cau­dal de acei­te.

Otro pun­to fun­da­men­tal son el es­ta­do de los en­gan­ches, tan­to en trac­to­res como en má­qui­nas de arras­tre, con lo cual de­be­mos che­quear los bra­zos y ba­rras que lo con­for­man.

Es im­por­tan­te re­vi­sar el es­ta­do que pre­sen­ta los ór­ga­nos in­ter­nos de trilla, se­pa­ra­ción y lim­pie­za. En los pri­me­ros se de­be re­vi­sar el em­bo­ca­dor, el ro­tor o ci­lin­dro y las ca­mi­sas o cón­ca­vos, ob­ser­van­do si

En es­te ca­so hay que re­vi­sar el es­ta­do ge­ne­ral del cha­sis, des­gas­te del tren de­lan­te­ro y tren tra­se­ro y del bo­ta­lón y los amor­ti­gua­do­res ho­ri­zon­ta­les y ver­ti­ca­les que le brin­dan es­ta­bi­li­dad al rea­li­zar la aper­tu­ra de alas y per­mi­tan que el bo­ta­lón se en­cuen­tre en plano ver­ti­cal al des­ple­gar­lo, a la vez que se de­be eva­luar como tra­ba­ja el sis­te­ma de des­plie­gue de alas y de au­to­ni­ve­la­ción la­te­ral. Mu­chas sol­da­du­ras y arre­glos en un barral de pul­ve­ri­za­ción es una má­qui­na que de­no­ta un uso agre­si­vo y un man­te­ni­mien­to de­fec­tuo­so. Se de­be ob­ser­var el es­ta­do ge­ne­ral del tan­que de pro­duc­to, que no pre­sen­te grie­tas ni ra­ja­du­ras y que po­seea en bue­nas con­di­cio­nes de fun­cio­na­mien­to el agi­ta­dor me­cá­ni­co o hi­dráu­li­co.

Lue­go de es­ta re­vi­sa­ción vi­sual, che­quear el es­ta­do del sis­te­ma de pul­ve­ri­za­ción y la bom­ba cau­dal/pre­sión, con­tro­lan­do si rea­li­za una apli­ca­ción uni­for­me al va­riar el cau­dal. Pa­ra ello se pue­de rea­li­zar una prue­ba lle­nan­do el tan­que con agua y con­tro­lan­do que ca­da uno de los pi­cos en­tre­gue en 30 se­gun­dos una can­ti­dad de agua que no va­ríe en más de un 10% res­pec­to al pro­me­dio de todos los pi­cos, uti­li­zan­do pa­ra tal fin un cro­nó­me­tro y una ja­rra gra­dua­da. En es­te mo­men­to se pue­de con­tro­lar el es­ta­do de los por­ta­pi­cos y de ca­da uno de los pi­cos.

En pul­ve­ri­za­do­ras tam­bién es im­por­tan­te ob­ser­var el es­ta­do del sis­te­ma hi­dráu­li­co y de las bom­bas y elec­tro­vál­vu­las que lo com­po­nen. En la ac­tua­li­dad, una pul­ve­ri­za­do­ra usa­da ya pre­sen­ta compu­tado­ras que de­ben ser che­quea­das en cuan­to a su pres­ta­ción y fun­cio­na­mien­to, al igual que las ba­rras de lu­ces del ban­de­ri­lle­ro o au­to­gúia, que de­ben pre­sen­tar un error to­le­ra­ble.

En to­da má­qui­na au­to­pro­pul­sa­da (trac­tor, co­se­cha­do­ra, pul­ve­ri­za­do­ra, pi­ca­do­ra, etc) se de­be ve­ri­fi­car el es­ta­do de her­me­ti­ci­dad de la ca­bi­na, el co­rrec­to fun­cio­na­mien­to

del ai­re acon­di­cio­na­do si lo dis­pu­sie­se, y del fil­tro de ca­bi­na que pu­ri­fi­ca el ai­re que in­gre­sa a la mis­ma.

Una vez que co­no­ce­mos la can­ti­dad de hec­tá­reas que pre­sen­ta y su es­ta­do ge­ne­ral, los pun­tos en que de­be­mos ha­cer hin­ca­pié son las con­di­cio­nes en que se en­cuen­tra el Cha­sis, la Pin­tu­ra, es­ta­do de Mar­ca­do­res, Neu­má­ti­cos, Tol­vas de Se­mi­llas, ca­jón Al­fal­fe­ro y Fer­ti­li­za­ción (ob­ser­var de­te­ni­da­men­te el fon­do de tol­va fer­ti­li­za­ción). Re­vi­sar los cuer­pos de siem­bra re­vi­san­do es­ta­do de Cu­chi­llas (dis­co, ro­da­mien­tos y re­te­nes), dis­co plan­ta­do­res, rue­das ni­ve­la­do­ras, afir­ma­do­res, rue­da apre­ta­do­ra y rue­das ta­pa­do­ras. Ob­ser­var el es­ta­do de las man­gue­ras de con­duc- ción de se­mi­llas y al igual que en los ca­sos an­te­rio­res, re­vi­sar el sis­te­ma Hi­dráu­li­co y el tren ci­ne­má­ti­co, ca­de­nas, en­gra­na­jes y ca­jas de cam­bio. La ori­gi­na­li­dad del man­te­ni­mien­to de la sem­bra­do­ra es fun­da­men­tal pa­ra con­ser­var el va­lor de re­ven­ta, da­do que cual­quier sol­da­du­ra de cha­sis y re­pin­ta­dos por par­tes, de­no­ta un problema de uso. El man­te­ni­mien­to con re­pues­tos ori­gi­na­les es tam­bién un as­pec­to a ob­ser­var. Una for­ma prác­ti­ca de co­no­cer el es­ta­do ge­ne­ral de cual­quier má­qui­na, es rea­li­zar una guía don­de se de­ta­lle los pun­tos a re­vi­sar y che­quer y va­lo­rar ca­da uno del 1 al 10, pa­ra lue­go rea­li­zar un pro­me­dio ge­ne­ral que in­di­que el es­ta­do del pro­duc­to.

Te­ner muy en cuen­ta que es­ta re­vi­sión no so­lo sir­ve pa­ra co­no­cer el es­ta­do ge­ne­ral de la má­qui­na, sino que en ca­so de de­ci­dir la com­pra de la uni­dad, de­ter­mi­na­rá el cos­to de las reparacion­es ne­ce­sa­rias de rea­li­zar a la uni­dad, lo que per­mi­ti­rá ne­go­ciar en el pre­cio al mo­men­to del ne­go­cio.

En ca­so de de­tec­tar ele­men­tos que no de­man­den una re­pa­ra­ción in­me­dia­ta, pe­ro que tam­po­co brin­den con­fian­za en cuan­to a su vi­da útil, se de­be­rían te­ner pre­sen­te al mo­men­to de con­cre­tar la com­pra pa­ra acor­dar con el con­ce­sio­na­rio o par­ti­cu­lar al­gu­na ga­ran­tía por una po­si­ble ro­tu­ra.

De­be te­ner­se en cuen­ta que la co­mer­cia­li­za­ción de ma­qui­na­ria por In­ter­net ha ga­na­do mu­cho te­rreno en la Ar­gen­ti­na, es­pe­cial­men­te a par­tir del éxi­to de al­gu­nos si­tios ex­clu­si­vos de es­te ru­bro. Sin em­bar­go, hay que es­tar se­gu­ro de rea­li­zar bien la ope­ra­ción si es con un par­ti­cu­lar y no de­jar de­ta­lles li­bra­dos al azar. Mu­chas ve­ces la com­pra en un con­ce­sio­na­rio im­pli­ca pa­gar un po­co más, pe­ro en ge­ne­ral tie­ne más ga­ran­tías, que es lo que jus­ta­men­te se ne­ce­si­ta en ma­qui­nas usa­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.