PLA­GAS.

Mi­llo­nes de in­sec­tos in­va­den el nor­te ar­gen­tino. El Se­na­sa jun­to a las pro­vin­cias afec­ta­das y los pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios tra­ba­jan pa­ra ata­car­las en su es­ta­do de ' sal­to­na' pa­ra evi­tar que el da­ño se ex­pan­da bru­tal­men­te si pa­sa al es­ta­do ' vo­la­do­ra'.

Super Campo - - Sumario - Por Eduar­do Bus­tos.

Los ata­ques de lan­gos­tas han he­cho es­tra­gos en cul­ti­vos de las pro­vin­cias del nor­te.

LA SI­TUA­CIÓN ge­ne­ra­da por la reapa­ri­ción de la lan­gos­ta en el nor­te de país que ya afec­ta a 700.000 hec­tá­reas agrí­co­las, se cons­ti­tu­yó en una ver­da­de­ra ex­plo­sión de­mo­grá­fi­ca, que des­de ju­lio del año pa­sa­do im­pac­tó en las pro­vin­cias de Cór­do­ba, Tu­cu­mán, San­tia­go del Estero, San Luis y Ca­ta­mar­ca, zo­nas en las que apa­re­cie­ron los fo­cos más gran­des. La si­tua­ción desata una ver­da­de­ra preo­cu­pa­ción pa­ra las au­to­ri­da­des del Se­na­sa y, es­pe­cial­men­te, pa­ra los pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios de la re­gión; ya que de no con­tro­lar­se el problema, los da­ños al­can­za­rían a 6 mi­llo­nes de hec­tá­reas.

Es­te pa­no­ra­ma sa­ni­ta­rio obli­gó al Se­na­sa a coor­di­nar ta­reas con sus ofi­ci­nas re­gio­na­les y a rea­li­zar reunio­nes con las au­to­ri­da­des pro­vin­cia­les y en­ti­da­des de pro­duc­to­res, pa­ra es­ta­ble­cer es­tra­te­gias de tra­ba­jo a par­tir del mo­ni­to­reo per­ma­nen­te y la apli­ca­ción de in­sec­ti­ci­das de ban­da ver­de pa­ra evi­tar da­ños am­bien­ta­les.

“A tra­vés de las de­nun­cia de ve­ci­nos de Vi­lla Do­lo­res, en el nor­te de Cór­do­ba, se de­tec­tó la pre­sen­cia de al­gu­nos fo­cos que se en­cuen­tra­ban en es­ta­dio ju­ve­nil. En La Rio­ja la co­sa es­tá más tran­qui­la, pe­ro en el res­to de las pro­vin­cias afec­ta­das la si­tua­ción es más com­pli­ca­da”, ex­pli­có a Su­per CAM­PO el Di­rec­tor del Pro­gra­ma de Acri­dios del Se­na­sa, Héctor Me­di­na. El pro­gra­ma Na­cio­nal de Acri­dios tra­ba­ja todos los años en el nor­te

de Cór­do­ba, sur de San­tia­go del Estero, Ca­ta­mar­ca y La Rio­ja, don­de se pro­du­cen las ex­plo­sio­nes de­mo­grá­fi­cas más im­por­tan­tes de es­tas pla­gas. El pro­gra­ma se en­car­ga de rea­li­zar mo­ni­to­reos per­ma­nen­tes y con­trol de los fo­cos in­ci­pien­tes. CAU­SAS. Es­tas son nu­me­ro­sas, pe­ro “el fac­tor que más in­flu­yó es la co­rrien­te del Ni­ño, que oca­sio­nó pre­ci­pi­ta­cio­nes en la zo­na, que no son co­mu­nes, su­ma­das a tem­pe­ra­tu­ras in- ver­na­les no muy ba­jas. Es­ta si­tua­ción ge­ne­ró un gran vo­lu­men de ve­ge­ta­ción ver­de y así se pro­du­je­ron las con­di­cio­nes pa­ra que la pla­ga se re­pro­duz­ca y se desa­rro­lle”, ex­pli­có el res­pon­sa­ble del área.

La pla­ga que se de­tec­tó en la re­gión se en­cuen­tra en­tre las de­no­mi­na­das po­lí­fa­gas, que co­men to­do lo que en­cuen­tran a su pa­so. Se­gún los es­tu­dios rea­li­za­dos en el país, la lan­gos­ta tie­ne dos ge­ne­ra­cio­nes por año. El fe­nó­meno Ni­ño creó las con­di­cio­nes am­bien­ta­les pa­ra una ter­ce­ra ge­ne­ra­ción: “His­tó­ri­ca­men­te, la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción es la que pro­du­jo en el país es­tas ex­plo­sio­nes de­mo­grá­fi­cas”, ana­li­zó el ex­per­to.

“He­mos te­ni­do la suer­te de que en el úl­ti­mo se­mes­tre del año pa­sa­do no se re­gis­tra­ran da­ños se­ve­ros en las pro­duc­cio­nes. Se man­tu­vie­ron en los mon­tes na­tu­ra­les y en los pri­me­ros días de es­te año he­mos su­fri­do al-

gu­nos da­ños en los cul­ti­vos ex­ten­si­vos que se en­cuen­tran en la zo­na en la que ha­ce­mos los tra­ba­jos más fre­cuen­tes de mo­ni­to­reo y con­trol de la lan­gos­ta”, agre­gó el fun­cio­na­rio. CON­TROL. “Cuan­do las lan­gos­tas lle­gan a su es­ta­do adul­to ya se hi­cie­ron apli­ca­cio­nes aé­reas. En San­tia­go del Estero, se rea­li­zan apli­ca­cio­nes aé­reas de in­sec­ti­ci­das ban­da ver­de, pa­ra evi­tar da­ños en las col­me­nas de los api­cul­ro­res de la re­gión. En la eta­pa ju­ve­nil de las lan­gos­tas so­li­ci­ta­mos al pro­duc­tor que efec­túe los con­tro­les de la pla­ga en sus lo­tes”, aña­dió el es­pe­cia­lis­ta.

La Fe­de­ra­ción de Aso­cia­cio- nes Ru­ra­les de San­tia­go del Estero ( FAAS) dio la voz de alar­ma en su mo­men­to pe­ro no fue es­cu­cha­da. Juan Pa­blo Kar­natz, uno de sus re­pre­sen­tan­tes, con­tó a Su­per CAM­PO que en ju­lio del año pa­sa­do se vie­ron las pri­me­ras ma­chas de lan­gos­ta, que ata­ca­ron cul­ti­vos de al­fal­fa: “No sa­bía­mos des­de don­de sa­lían, apa­re­cie­ron en di­fe­ren­tes par­tes de la pro­vin­cia como en La Ca­ña­da, Co­lo­nia Sim­bo­lar o Fer­nán­dez, en­tre otras lo­ca­li­da­des. A par­tir de ese mo­men­to nos di­mos cuen­ta de que el Se­na­sa es­ta­ba des­man­te­la­do”, aña­dió el di­ri­gen­te al in­di­car que no se to­ma­ron me­di­das de con­trol es­pe­cí­fi­co cuan­do era ne­ce­sa­rio.

En lo que va de 2016, las lan­gos­tas se en­cuen­tran en el ci­clo de­no­mi­na­do “sal­to­na”, que se ex­tien­de a ca­si un mes y es en el pe­río­do en el cual se in­di­ca con­tro­lar­las. Lue­go in­gre­san a la eta­pa de “vo­la­do­ras”, don­de su con­trol es ca­si im­po­si­ble. En es­te ci­clo se con­vier­te en una ver­da­de­ra má­qui­na de­pre­da­do­ra don­de no que­da plan­ta en pie.

“Una de las pri­me­ras ex­pre­sio­nes de la pre­sen­cia de lan­gos­ta las vi­mos a me­dia­dos del año pa­sa­do, por­que apa­re­cie­ron en di­fe­ren­tes par­tes de la pro­vin­cia de San­tia­go del Estero, que no sa­be­mos de don­de sa­lie­ron, bá­si­ca­men­te en la zo­na de rie­go, que es La Ca­ña­da”, de­ta­lló el pro­duc­tor agro­pe­cua­rio.

El ope­ra­ti­vo re­quie­re un plan de tra­ba­jo que se es­tá ela­bo­ran­do, lo que a su vez de­man­da­rá una can­ti­dad im­por­tan­te de per­so­nal por­que se de­be mo­ni­to­rear la zo­na afec­ta­da en for­ma per­ma­nen­te pa­ra de­ter­mi­nar la pre­sen­cia del in­sec­to que es muy com­ple­jo cuan­ti­fi­car. “Per­so­nal del Se­na­sa que tra­ba­ja en el te­ma tie­ne muy en cla­ro lo que hay que ha­cer, pe­ro el fu­tu­ro se­rá la eta­pa más ries­go­sa”, sen­ten­ció el di­ri­gen­te. mil hec­tá­reas han si­do da­ña­das por las

lan­gos­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.