SI­TUA­CIÓN IN­MO­BI­LIA­RIA.

Los pro­pie­ta­rios es­pe­ran me­jo­rar los con­tra­tos pe­ro los arren­da­ta­rios no tie­nen cer­te­zas so­bre la ren­ta­bi­li­dad. Se ha­bla de subas en­tre 10 y 15% ma­yo­res.

Super Campo - - News - Por Car­los Bo­yad­jián.

Có­mo se es­tá mo­vien­do el mer­ca­do de los arren­da­mien­tos a par­tir de los cam­bios de con­di­cio­nes pa­ra pro­du­cir y ex­por­tar gra­nos.

EL ARREN­DA­MIEN­TO de cam­pos pa­ra fi­nes agrí­co­las ya em­pie­za a ca­len­tar mo­to­res de ca­da a la nue­va cam­pa­ña pe­ro, co­mo di­cen al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas, “el mer­ca­do to­da­vía se tie­ne que ar­mar”. Es­te año, a di­fe­ren­cia de los an­te­rio­res, los cul­ti­vos de in­vierno, y en es­pe­cial el tri­go, tie­nen pers­pec­ti­vas de ren­ta­bi­li­dad y por eso se ade­lan­ta­ron las con­sul­tas y los mo­vi­mien­tos en el sec­tor. Se es­pe­ran pre­cios en­tre 10% y 15% su­pe­rio­res a los de la úl­ti­ma cam­pa­ña, con al­gu­nos picos en cam­pos muy bue­nos de zo­na nú­cleo que po­drían su­bir has­ta 30%.

Los pro­pie­ta­rios es­tán de pa­ra­bie­nes por el cam­bo de ten­den­cia, pe­ro des­de el la­do de los pro­duc­to­res hay in­cer­ti­dum­bre so­bre la ren­ta­bi­li­dad real que ten­drán al fi­nal de la co­se­cha, de­bi­do al im­pac­to de la in­fla­ción en al­gu­nos cos­tos (en­tre ellos el ga­soil) y el efec­to del ti­po de cam­bio ac­tual en in­su­mos do­la­ri­za­dos. Fren­te a eso, la cam­pa­ña 2016/17 apa­re­ce, en lí­neas ge­ne­ra­les, con me­jo­res pro­nós­ti­cos que la pre­via, pe­ro aún se avi­zo­ran al­gu­nos nu­ba­rro­nes en el ho­ri­zon­te.

Juan Jo­sé Ma­de­ro, Di­rec­tor de la Di­vi­sión Cam­pos de L.J. Ra­mos, sos­tie­ne que “a di­fe­ren­cia de cam­pa­ñas pa­sa­das, es­te año el tri­go em­pie­za a ju­gar” en el mer­ca­do de arren­da­mien­tos, y se­ña­la que el al­qui­ler es­tá co­men­zan­do aho­ra cuan­do lo ha­bi­tual en los úl­ti­mos años era que “no em­pe­za­ba has­ta ju­lio o agos­to”.

Con­sul­ta­do so­bre las ex­pec­ta­ti­vas que hay en el sec­tor agrí­co­la y en­tre los due­ños de la tie­rra, Ma­de­ro des­ta­ca que hoy pue­de ope­rar­se sin tra­bas, sin re­ten­cio­nes y con otro ti­po de cam­bio, “pe­ro tam­bién hay in­fla­ción y en la cam­pa­ña ac­tual se sem­bró

con un dó­lar a$9 y se co­se­cha con un dó­lar de $14,50”. En su opi­nión, eso ha­ce que “no sea to­do tan ma­ra­vi­llo­so”.

En los cam­pos de­di­ca­dos a ganadería las pers­pec­ti­vas tam­bién han me­jo­ra­do pe­ro ahí el te­ma es que pa­ra en­trar al ne­go­cio se ne­ce­si­ta mu­cho ca­pi­tal pa­ra la com­pra de ani­ma­les y hay que tra­ba­jar de tres a cua­tro años pa­ra ver ob­te­ner ren­ta­bi­li­dad, así que ésa no es una ac­ti­vi­dad en la que pue­dan ver­se nue­vos ju­ga­do­res, al me­nos por el mo­men­to. FAC­TOR CLI­MÁ­TI­CO. Ma­riano Mau­ret­te, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de In­mo­bi­lia­rias Ru­ra­les (CAIR) y res­pon­sa­ble de Cam­pos de Al­za­ga Un­zué y Cía, di­ce que “se es­pe­ra un año me­jor que la cam­pa­ña an­te­rior, en ese sen­ti­do hay un gran en­tu­sias­mo por las nue­vas con­di­cio­nes”, pe­ro ad­vier­te que “el cli­ma es par­te de es­te ne­go­cio”. La men­ción a los fac­to­res cli­má­ti­cos no es in­ge­nua ni ale­ja­da de la reali­dad. Es que la co­se­cha 2015/16 es­tá ce­rran­do tar­de, jus­ta­men­te, por la cues­tión cli­má­ti­ca (inun­da­cio­nes). “Hu­bo 21 días sin sol y los pro­duc­to­res no sa­ben con cuán­ta pla­ta van a con­tar pa­ra la nue­va cam­pa­ña", ase­gu­ra Mau­ret­te.

En el mis­mo sen­ti­do, se ma­ni­fies­ta Emir Ca­rri­llo, ti­tu­lar de la in­mo­bi­lia­ria ru­ral que lle­va su nom­bre, pa­ra quien “hu­bo una gran afec­ta­ción de agua a la so­ja y por eso no se sa­be qué pér­di­da ha­brá en las pro­vin­cias de Bue­nos Aires, Cór­do­ba, San­ta

30% de au­men­to se pue­den lle­gar a re­gis­trar en los al­qui­le­res de la zo­na Nú­cleo.

Fe y En­tre Ríos”. El año vie­ne de­mo­ra­do por­que, co­mo di­ce Ca­rri­llo sin eu­fe­mis­mos, “la gen­te es­tá vien­do qué que­da en el bol­si­llo”.

Pa­ra la pró­xi­ma cam­pa­ña se man­tie­ne la ten­den­cia ins­ta­la­da con fuer­za en 2015/16 acer­ca de “com­par­tir el ries­go” en­tre pro­pie­ta­rios y pro­duc­to­res. “Los arren­da­ta­rios bus­can ha­cer un mix en­tre quin­ta­les fi­jos de so­ja y otra par­te a ries­go, con es­ca­las va­ria­bles”, se­ña­la Ca­rri­llo. Es par­te de la es­tra­te­gia pues­ta en jue­go. “El mer­ca­do es­tá ob­ser­van­te, cau­te­lo­so, y por eso la de­man­da no sa­lió ma­si­va­men­te a ce­rrar con­tra­tos, aun­que los pro­pie­ta­rios qui­sie­ran ha­cer­lo ya”, gra­fi­ca el em­pre­sa­rio.

El úl­ti­mo in­for­me de la ac­ti­vi­dad in­mo­bi­lia­ria ru­ral, que ela­bo­ra la CAIR, des­ta­ca que el ín­di­ce co­rres­pon­dien­te al mes de abril ca­yó un 4,56% res­pec­to de mar­zo. “El des­cen­so se de­bió prin­ci­pal­men­te a la in­cer­ti­dum­bre eco­nó­mi­ca ge­ne­ra­da por las al­tas ta­sas de in­te­rés fi­ja­das por el Ban­co Cen­tral de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na”, se­ña­la Ja­vier Ch­ris­ten­sen se­cre­ta­rio de la en­ti­dad.

Pa­ra CAIR es­to se da por­que “las al­tas ta­sas de in­te­rés fa­vo­re­cen el ne­go­cio fi­nan­cie­ro en de­tri­men­to de las in­ver­sio­nes in­mo­bi­lia­rias y pro­duc­ti­vas”. Pe­se a ello, la cá­ma­ra es op­ti­mis­ta so­bre la ac­ti­vi­dad sec­to­rial, gra­cias a la “me­jo­ra de la ecua­ción pa­ra los pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios y el es­pe­ra­do re­pun­te de la eco­no­mía”.

16-17/ha es el má­xi­mo en quin­ta­les de so­ja que se es­tá al­qui­lan­do en las me­jo­res zo­nas agrí­co­las.

SO­JA POR BI­LLE­TE. “Los pre­cios de los arren­da­mien­tos se es­tán re­cu­pe­ran­do por­que los pro­pie­ta­rios vie­nen per­dien­do des­de ha­ce tres o cua­tro cam­pa­ñas”, es­ti­ma Mau­ret­te. In­for­ma que en zo­na nú­cleo se es­tán al­qui­lan­do cam­pos en 16/17 quin­ta­les (de so­ja) por hec­tá­rea, “10 a 15% más” en tér­mi­nos in­ter­anua­les. En zo­nas más dis­cre­tas se es­tán pi­dien­do 1 o 2 quin­ta­les por en­ci­ma del año an­te­rior.

La es­ti­ma­ción de pre­cio es com­par­ti­da por los otros ac­to­res del mer­ca­do, en es­pe­cial pa­ra las me­jo­res zo­nas, pe­ro no to­do es­tá tan cla­ro. “El gran in­te­rro­gan­te es qué va a pa­sar en el nor­te (Sal­ta, San­tia­go del Es­te­ro, Cha­co) por­que el fle­te a puer­to im­pac­ta di­rec­ta­men­te, pa­ra esos pro­duc­to­res no cam­bió mu­cho la ecua­ción”, ar­gu­men­ta Ma­de­ro.

Alejandro Me­ne­ses, so­cio de Zo­rra­quín+Me­ne­ses, es­ti­ma que “los mo­to­res del ne­go­cio de arren­da­mien­to es­te año son, por un la­do, los due­ños de los cam­pos que ad­vier­ten una me­jo­ra de la ren­ta­bi­li­dad de los pro­duc­to­res por la qui­ta de re­ten­cio­nes y la de­va­lua­ción; por otro, la ma­yor de­man­da por al­qui­lar y en ter­cer lu­gar, el he­cho que en 2015 ba­ja­ron los pre­cios de arren­da­mien­to”.

To­do es­to lle­vó a ge­ne­rar ex­pec­ta­ti­vas de pre­cios de has­ta el 30% in­ter­anual, se­gún las zo­nas y la ca­li­dad de los cam­pos. “El mer­ca­do de arren­da­mien­to se es­tá so­bre­ca­len­tan­do”, ad­vier­te Me­ne­ses por­que “el mar­gen del pro­duc­tor que arrien­da es ba­jo y la pe­ti­ción de in­cre­men­tos, no se con­di­ce con los már­ge­nes de ren­ta­bi­li­dad”. Ha­brá que ver dón­de que­dan los pre­cios lue­go de la pul­sea­da y si los fac­to­res cli­má­ti­cos, es­ta vez, jue­gan a fa­vor.

El gran in­te­rro­gan­te si­gue sien­do que pa­sa­rá con la zo­na del Nor­te del país, pues­to que los fle­tes si­guen im­pac­tac­tan­do fuer­te en la ren­ta­bi­li­dad, lo que no les ha cam­bia­do ca­si la ecua­ción. Han pa­sa­do de una pre­sión a otra.

Es­te año los arren­da­ta­rios bus­can ha­cer un mix en­tre quin­ta­les fi­jos de so­ja y otra par­te a ries­go, con es­ca­las va­ria­bles co­mo rease­gu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.