EM­PREN­DI­MIEN­TO.

Pro­du­cir en lu­ga­res mar­gi­na­les, in­sos­pe­cha­dos y teó­ri­ca­men­te “inú­ti­les”. La agri­cul­tu­ra ur­ba­na en Ro­sa­rio y los pi­la­res de la agroe­co­lo­gía.

Super Campo - - News - Por Lo­re­na López.

Par­ques Huer­tas en Ro­sa­rio se pro­po­ne la pro­duc­ción ur­ba­na de fru­tas y hor­ta­li­zas des­de un pun­to de vis­ta agroe­co­ló­gi­co.

A UNOS 4 KI­LÓ­ME­TROS del Mo­nu­men­to a la Ban­de­ra, fun­cio­na el ho­gar de an­cia­nos, pe­ro des­de ha­ce un tiem­po tam­bién uno de los Par­ques Huer­ta pen­sa­dos por la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Ro­sa­rio pa­ra pro­du­cir fru­tas y ver­du­ras sin agro­quí­mi­cos. Y la si­tua­ción es que aquí “to­dos ga­nan”. El sis­te­ma pro­duc­ti­vo es­tá pen­sa­do de for­ma in­te­li­gen­te y sus­ten­ta­ble, ya que se ha cons­trui­do una pe­que­ña plan­ta de bio­gas que fun­cio­na con los re­si­duos or­gá­ni­cos del co­me­dor y de la huer­ta y tam­bién una plan­ta de re­cu­pe­ra­ción del agua de la co­ci­na: se tra­ba­jó con la Fa­cul­tad de In­ge­nie­ría pa­ra ca­pa­ci­tar a los co­ci­ne­ros y ga­ran­ti­zar que se uti­li­cen só­lo de­ter­gen­tes bio­de­gra­da­bles. Are­na y pie­dras pa­ra de­pu­rar y plan­tas acuá­ti­cas pa­ra brin­dar oxí­geno al agua y evi­tar que se pu­dra son los ele­men­tos bá­si­cos del sis­te­ma. To­do es­to es por­que la agri­cul­tu­ra ur­ba­na tie­ne fun­cio­nes ade­más de la eco­nó­mi­ca y so­cial, co­mo la cons­truc­ción del pai­sa­je ur­bano y el cui­da­do de la na­tu­ra­le­za. PRO­DUC­TI­VOS. “Tra­ba­ja­mos en el desa­rro­llo de huer­tas y Par­ques Huer­tas don­de se pro- du­ce ver­du­ra y al­gu­na fru­ta, plan­tas aro­má­ti­cas y me­di­ci­na­les con téc­ni­cas agroe­co­ló­gi­cas. No se uti­li­zan in­su­mos de síntesis quí­mi­ca ni se­mi­llas trans­gé­ni­cas; ade­más, se pro­du­ce com­post a par­tir de re­si­duos do­mi­ci­lia­rios y de ho­jas del ba­rri­do de par­ques y pla­zas de la ciu­dad”, ex­pli­ca Ja­vier Cou­re­tot, in­ge­nie­ro agró­no­mo y par­te del equipo del Área de Agri­cul­tu­ra Ur­ba­na de la Se­cre­ta­ría de Eco­no­mía So­cial de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Ro­sa­rio.

En los Par­ques Huer­tas (que son 5 y abar­can unas 20 hec­tá­reas en to­tal) se tra-

ba­ja con ve­ci­nos de los ba­rrios más des­fa­vo­re­ci­dos de la ciu­dad a los que se pro­vee de la par­ce­la, las ma­qui­na­rias y las he­rra­mien­tas pa­ra que lle­ven ade­lan­te la pro­duc­ción. Tam­bién se los apo­ya en la co­mer­cia­li­za­ción de las ver­du­ras or­ga­ni­zan­do fe­rias iti­ne­ran­tes y con ca­mio­nes des­ti­na­dos a lle­var sus pro­duc­cio­nes a las fe­rias más dis­tan­tes.

“Nos ba­sa­mos en el desa­rro­llo en­dó­geno, que sig­ni­fi­ca tra­ba­jar con los re­cur­sos y sa­be­res lo­ca­les”, re­cal­ca Cou­re­tot. “Res­ca­ta­mos los co­no­ci­mien­tos que las per­so­nas ya tie­nen. La ca­pa­ci­ta­ción tie­ne que ver so­bre to­do con la ca­li­dad y la tra­za­bi­li­dad de las ver­du­ras, con me­jo­rar las téc­ni­cas de com­pos­ta­do y ela­bo­ra­ción de bio­pre­pa­ra­dos que se ha­cen pa­ra ´cu­rar´ las plan­tas, en vez de agro­quí­mi­cos”. En los Par­ques Huer­ta, el apor­te del Es­ta­do municipal tie­ne que ver con mon­tar la in­fra­es­truc­tu­ra co­mo alam­bra­do, equipo de rie­go, bom­bas y tan­ques de agua. PAR­TI­CI­PA­CIÓN. Hay dos for­mas de par­ti­ci­pa­ción: fa­mi­lias que se in­vo­lu­cran des­de su ho­gar ha­cien­do la huer­ta en ca­sa (2.500 fa­mi­lias, aprox.) y otras per­so­nas que tie­nen la in­ten­ción de ge­ne­rar in­gre­sos (300 apróx.) y tra­ba­jan en los Par­ques Huer­tas. El pro­gra­ma tam­bién se re­la- cio­na con más de 50 es­cue­las pa­ra im­pul­sar la con­cien­cia de la im­por­tan­cia del tra­ba­jo de la tie­rra y la po­si­bi­li­dad de pro­du­cir los pro­pios ali­men­tos. “No tra­ba­ja­mos con una cer­ti­fi­ca­do­ra ex­ter­na por­que lo que cons­trui­mos es la re­la­ción, nos in­tere­sa que los lu­ga­res sean re­co­rri­dos por los con­su­mi­do­res”, ex­pli­ca Cou­re­tot so­bre la di­fe­ren­cia en­tre ser or­gá­ni­co cer­ti­fi­ca­do y agroe­co­ló­gi­co. “La idea es cons­truir con­cien­cia y que no usar agro­quí­mi­cos ten­ga que ver con la ca­li­dad y no con una po­si­ble san­ción. To­dos los huer­te­ros es­tán com­pro­me­ti­dos con pro­du­cir li­bre de quí­mi­cos”.

Her­nán Abin­zano, pro­mo­tor y en­car­ga­do del Par­que Huer­ta den­tro del pre­dio es­pa­ñol, re­cal­ca otra cues­tión: “No pen­sa­mos en ex­por­tar sino en abas­te­cer lo­cal­men­te por­que te­ne­mos en cuen­ta la hue­lla eco­ló­gi­ca, es de­cir el im­pac­to am­bien­tal que tie­ne tras­la­dar un pro­duc­to de Ro­sa­rio pa­ra que se con­su­ma en Eu­ro­pa o In­do­ne­sia”, de­ta­lla. “Te­ne­mos pues­ta la mi­ra­da en una pro­duc­ción y co­mer­cia­li­za­ción sus­ten­ta­ble, por eso se rea­li­zan dis­tin­tas ac­cio­nes co­mo can­jes sa­lu­da­bles: se in­vi­ta a los ve­ci­nos a lle­var a una pla­za de la ciu­dad re­si­duos que son re­ci­cla­bles, co­mo tel­go­por, plásticos y vi­drios pa­ra ser cam­bia­dos por bol­so­nes de ver­du­ras o plan­ti­nes".

An­to­nio La­tuc­ca es in­ge­nie­ro agró­no­mo, coor­di­na­dor del Pro­gra­ma de Agri­cul­tu­ra Ur­ba­na del Prohuer­ta. Pa­ra él, la agroe­co­lo­gía es una nue­va mi­ra­da de la agri­cul­tu­ra que to­ma en cuen­ta lo tec­no­ló­gi­co, lo so­cial y pon­de­ra una ma­yor cer­ca­nía con el con­su­mi­dor, que de­ja de ser anó­ni­mo.

"A di­fe­ren­cia de la agri­cul­tu­ra in­dus­trial quí­mi­ca (que tie­ne 60 años), la agroe­co­lo­gía pro­po­ne una tec­no­lo­gía de pro­ce­sos; no es al­go fol­cló­ri­co ni una apo­lo­gía del pa­sa­do. La tie­rra no da to­do: ali­men­tos, me­di­ci­na, fi­bras, ma­de­ra. Y sin em­bar­go el ofi­cio de la tie­rra es­tá con­si­de­ra­do co­mo el más ba­jo en la es­ca­la so­cial. No­so­tros cree­mos que la pro­duc­ción agroe­co­ló­gi­ca es el ofi­cio del fu­tu­ro y que en un mun­do ur­bano que se ha vuel­to tan me­cá­ni­co y frío, nos re­co­nec­ta con las es­ta­cio­nes y los rit­mos de la na­tu­ra­le­za", ase­gu­ra el téc­ni­co del INTA.

La FAO plan­tea de ma­ne­ra in­te­gral es­ta pro­ble­má­ti­ca, so­bre to­do en­tre los más vul­ne­ra­bles: “el 50% de los cam­pe­si­nos y pro­duc­to­res po­bres de re­cur­sos son mu­je­res, que ade­más asu­men la prin­ci­pal res­pon­sa­bi­li­dad de la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria. Su éxi­to en aten­der las ne­ce­si­da­des co­ti­dia­nas de­pen­de de su buen ma­ne­jo de una se­rie de re­cur­sos li­mi­ta­dos y frá­gil­men­te equi­li­bra­dos: tie­rra de cul­ti­vo, pas­to­reo y bos­que”.

Lo que ad­vier­ten es que,sin se­gu­ri­dad de te­nen­cia, a la mujer le re­sul­ta más ad­ver­sa la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va. Las Na­cio­nes Uni­das plan­tean que, a lo lar­go de la his­to­ria, el ac­ce­so de la mujer a la tie- rra se ba­só so­bre to­do en su es­ta­tus den­tro de la fa­mi­lia e im­pli­có el de­re­cho a su uso pe­ro no a su pro­pie­dad. En Amé­ri­ca La­ti­na, la dis­cri­mi­na­ción de­ri­va so­bre to­do del li­mi­ta­do es­ta­tus ju­rí­di­co, don­de las mu­je­res son las que tie­nen ma­yo­res con­di­cio­nes de vul­ne­ra­bli­dad en torno a la te­nen­cia de la tie­rra (FAO).

Se es­ti­ma que en la re­gión só­lo en­tre el 8 y el 30 por cien­to de la tie­rra es­tá en ma­nos de mu­je­res. En la re­gión, Chi­le en­ca­be­za el ran­king, por­que allí un 30% de las tie­rras es­tá en ma­nos de mu­je­res.

La es­pe­cia­lis­ta chi­le­na So­le­dad Pa­ra­da, es con­sul­to­ra de gé­ne­ro de la FAO y ad­vier­te que la agri­cul­tu­ra fa­mi­liar cons­ti­tu­ye el seg­men­to más im­por­tan­te en la pro­duc­ción re­gio­nal de ali­men­tos y que las mu­je­res son cla­ves en su desa­rro­llo: “Hay 58 mi­llo­nes de mu­je­res vi­vien­do en las áreas ru­ra­les de nues­tra re­gión, y mu­chas de ellas en­fren­tan si­tua­cio­nes de de­sigual­dad eco­nó­mi­ca, po­lí­ti­ca y so­cial”.

Los pro­gra­mas es­ta­ta­les de re­dis­tri­bu­ción, la ins­ti­tu­ción ma­tri­mo­nial, las prác­ti­cas he­re­di­ta­rias y las nor­mas ju­rí­di­cas no fa­vo­re­cen a la mujer en el ac­ce­so al uso y te­nen­cia de la tie­rra. En 2010-2013 el em­pleo ru­ral no agrí­co­la en­tre las mu­je­res cre­ció de 9,6 mi­llo­nes a 14 mi­llo­nes en Amé­ri­ca La­ti­na.

En el in­for­me se ad­vier­te que en es­te pe­río­do se re­gis­tró un in­cre­men­to del em­pleo no agrí­co­la en­tre las mu­je­res que ha­bi­tan áreas ru­ra­les.

Es fal­so que la agroe­co­lo­gía no pue­da ali­men­tar el mun­do. La cla­ve es dis­tri­buir el con­su­mo y evi­tar los gran­des des­per­di­cios de co­mi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.