MA­NE­JO.

Re­co­men­da­cio­nes des­de el INTA so­bre as­pec­tos sa­ni­ta­rios y nu­tri­ción en el apia­rio pa­ra mi­ni­mi­zar los per­jui­cios cau­sa­dos por las al­tas pre­ci­pi­ta­cio­nes.

Super Campo - - News - Por Gus­ta­vo Mar­tins.

Des­pués de las abun­dan­tes llu­vias es ne­ce­sa­rio im­ple­men­tar cui­da­dos pa­ra evi­tar pér­di­das.

LAS LLU­VIAS ocu­rri­das du­ran­te los úl­ti­mos me­ses tan­to en la re­gión pam­pea­na co­mo en la no­res­te del país, de­man­dan un re­plan­teo de es­tra­te­gias. En es­ta lí­nea, téc­ni­cos del equipo re­gio­nal de api­cul­tu­ra de En­tre Ríos y del pro­gra­ma de api­cul­tu­ra ( PROAPI) brin­dan una se­rie de ac­cio­nes in­me­dia­tas a cor­to y me­diano pla­zo a fin de re­du­cir el im­pac­to del ex­ce­so hí­dri­co en el ma­ne­jo apí­co­la. Pa­ra Da­niel Roberto Pri­most – re­fe­ren­te del PROAPI y es­pe­cia­lis­ta del equipo re­gio­nal api­cul­tu­ra del INTA En­tre– re­sul­ta fun­da­men­tal pa­ra afron­tar la si­tua­ción cen­trar­se en dos as­pec­tos esen­cia­les: sanidad y nu­tri­ción.

En es­te sen­ti­do, el es­pe­cia­lis­ta des­ta­có una se­rie de ac­cio­nes in­me­dia­tas co­mo ser ac­ce­der, de ser po­si­ble, a las col­me­nas y re­ti­rar to­do el ma­te­rial pa­ra po­ner­lo a res­guar­do en un gal­pón. Una vez allí, tra­tar de re­cu­pe­rar la ce­ra de los cua­dros y can­jear­la por ce­ra es­tam­pa­da.

En cuan­to al ma­te­rial iner­te da­ña­do –al­zas, pi­sos y te­chos–, Pri­most re­co­men­dó ba­ñar­los con acei­te de lino ca­lien­te a fin de de­sin­fec­tar­lo y ga­ran­ti­zar­le una ma­yor du­ra­bi­li­dad. Ade­más, se de­be­rán ajus­tar los cua­dros y alam­bres o bien, cam­biar­los.

Pa­ra el ca­so de aque­llas col­me­nas que se en­cuen­tren en zo­nas anega­das don­de no se pue­da ac­ce­der con vehícu­los, se de­be­rá op­tar por ir a pie, jun­tar el ma­te­rial y api­lar­lo so­bre una ba­se, le­jos del agua. “Es im­por­tan­te cu­brir­lo con una lo­na ti­po si­lo pa­ra evi­tar el in­gre­so de agua” in­di­có el téc­ni­co.

Si hu­bie­ra col­me­nas, di­vi­sio­nes o nú­cleos que so­bre­vi­vie­ron y es­tán en el pi­so, se po­dría sa­cri­fi­car el ma­te­rial iner­te y uti­li­zar­los co­mo ba­se has­ta que se pue­da lle­gar con vehícu­los y re­em­pla­zar­los.

En cuan­to a las al­zas me­la­rias y cá­ma­ra de cría, el es­pe­cia­lis­ta re­co­men­dó aco­mo­dar­los de for­ma tal que se ga­ran­ti­ce el ac­ce­so de la luz y de una bue­na ven­ti­la­ción pa­ra evi­tar la pro­li­fe­ra­ción de la po­li­lla de la ce­ra.

Y si es­tu­vie­sen con miel y

en el apia­rio hay pro­ble­mas de en­fer­me­da­des de cría es acon­se­ja­ble api­lar­las y ta­par­las pa­ra que no in­gre­sen abe­jas y no se di­se­mi­nen en­fer­me­da­des.

To­do el ma­ne­jo es re­co­men­da­ble rea­li­zar­lo me­dian­te la im­ple­men­ta­ción de se­pa­ra­do­res de plás­ti­co ti­po si­lo­bol­sa en­tre la cá­ma­ra de cría y las al­zas o, in­clu­si­ve, en la mis­ma cá­ma­ra de cría. SANIDAD Y NU­TRI­CIÓN. En ma­te­ria de sanidad, Pri­most pun­tua­li­zó en las dos en­fer­me­da­des prin­ci­pa­les: va­rroa­sis y no­se­mo­sis. Pa­ra la pri­me­ra el téc­ni­co re­co­men­dó mo­ni­to­rear las col­me­nas con la prue­ba del fras­co en el 10 por cien­to de las col­me­nas y no en me­nos de 6.

“Cuan­do las pre­va­len­cias sean su­pe­rio­res al 1 por cien­to, an­tes de ini­ciar la tem­po­ra­da de cría, se­ría ne­ce­sa­rio rea­li­zar el con­trol con aca­ri­ci­das or­gá­ni­cos”, in­di­có.

En cuan­to a la no­se­mo­sis, acon­se­jó in­gre­sar al apia­rio, mues­trear 100 abe­jas pe­co­rea­do­ras por col­me­na, con­ser­ván­do­las en al­cohol en el 10 por cien­to de las col­me­nas y no en me­nos de 6.

“De acuer­do con el aná­li­sis del la­bo­ra­to­rio y la in­ter­pre­ta­ción del ase­sor téc­ni­co, se ve­rá si es con­ve­nien­te rea­li­zar el tra­ta­mien­to o no y qué ma­ne­jo apli­car en ca­so de dar po­si­ti­vo”, ex­pli­có Pri­most.

En re­fe­ren­cia a la ali­men­ta­ción pa­ra aque­llas col­me­nas en es­ta­do crí­ti­co por dé­fi­cit de re­ser­vas ener­gé­ti­cas –me­nos de un cua­dro– re­co­men­dó su­mis­trar azú­car de mesa o sus­ti­tu­tos ener­gé­ti­cos en es­ta­do só­li­do co­mo el su­ple­men­to ali­men­ti­cio pa­ra abe­jas co­no­ci­do co­mo “ca­ra­me­lo”.

“Es­to fa­ci­li­ta el tras­la­do al apia­rio y cu­bre, por va­rias se­ma­nas, el fal­tan­te de pro­duc­tos ener­gé­ti­cos”, di­jo el téc­ni­co de En­tre Ríos. Ade­más, su co­lo­ca­ción es sen­ci­lla, ya que no re­quie­re ali­men­ta­do­res y se los co­lo­ca so­bre los ca­be­za­les de los cua­dros en la cá­ma­ra de cría. En aque­llos lu­ga­res con bue­na en­tra­da de po­len pro­ve­nien­te de ve­ge­ta­ción pre­sen­te en la zo­na, no ha­ría fal­ta nin­gún sus­ti­tu­to pro­tei­co. Mien­tras que en los apia­rios con cría y ubi­ca­dos en zo­nas anega­das, se­rá ne­ce­sa­rio su­ple­men­tar­las con una for­mu­la­ción que ase­gu­re un por­cen­ta­je de pro­teí­na su­pe­rior al 22 por cien­to.

“Pa­ra evi­tar des­per­di­cios, ase­gu­rar­nos la acep­ta­ción de la abe­ja y man­te­ner la ra­ción por lar­go tiem­po, lo su­mi­nis­tra­re­mos en for­ma de tor­ta de en­tre 150 y 200 gra­mos por quin­ce­na”, ex­pli­có.

Se de­be rea­li­zar un mo­ni­to­reo so­bre la po­si­ble pre­sen­cia de va­rroa­sis y no­se­mo­sis pa­ra pre­ve­nir ma­les ma­yo­res en el apia­rio des­pués de las inundacion­es.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.