TA­REAS.

La épo­ca oto­ño- in­vierno es es­pe­cial pa­ra rea­li­zar la­bo­res que lue­go da­rán sus fru­tos a par­tir de las tem­pe­ra­tu­ras más cá­li­das du­ran­te pri­ma­ve­ra y ve­rano.

Super Campo - - News - Con­ti. Por En­zo

La huer­ta en in­vierno.

PLA­NI­FI­CAR es or­ga­ni­zar nues­tras ac­ti­vi­da­des en fun­ción de qué, cuán­do y cuán­to va­mos a sem­brar y/o plan­tar. De es­ta ma­ne­ra pre­ve­mos qué re­cur­sos se­rán ne­ce­sa­rios (tie­rra, he­rra­mien­tas, se­mi­llas, agua pa­ra rie­go, etc.) y cuá­les te­ne­mos dis­po­ni­bles o te­ne­mos que con­se­guir. Es­ta es una for­ma de aho­rrar tra­ba­jo, tiem­po y re­cur­sos; pe­ro tam­bién nos ayu­da a es­ca­lo­nar las siem­bras pa­ra ob­te­ner una pro­duc­ción con­ti­nua, du­ran­te to­do el año, de ca­li­dad y en can­ti­dad ade­cua­da pa­ra el abas­te­ci­mien­to de to­do el gru­po fa­mi­liar. En es­ta épo­ca del año la huer­ta re­quie­re tra­ba­jo y de­di­ca­ción: hay que rea­li­zar ta­reas de co­se­cha y con­ser­va­ción, des­ma­le­za­do, pre­pa­ra­ción de ta­blo­nes o sur­cos, pre­pa­ra­ción de plan­ti­nes, tras­plan­tes, siem­bra de las es­pe­cies de in­vierno. Así tam­bién ta­reas co­mo la re­co­lec­ción y acon­di­cio­na­mien­to de abono com­pues­to y lom­bri­com­pues­to y re­cons­truc­ción de la abo­ne­ra; pre­pa­ra­ción de tú­ne­les, po­das, plan­ta­ción de ár­bo­les y ar­bus­tos.

Es­te es el mo­men­to de re­pa­rar cer­cos, sis­te­ma de rie­go, he­rra­mien­tas, ma­qui­na­rias y gal­po­nes, así co­mo la am­plia­ción de la su­per­fi­cie de cul­ti­vo. No hay que de­jar de rea­li­zar es­tas ta­reas, por­que es­ta épo­ca del año es una “bi­sa­gra”: la tem­po­ra­da oto­ño in­vierno es un mo­men­to don­de los cam­bios en los cul­ti­vos son más mar­ca­dos y ob­vios, y con la lle­ga­da de los días fríos y cor­tos, hay que re­cu­rrir a téc­ni­cas au­xi­lia­res pa­ra in­cre­men­tar la pro­duc­ción. PRO­TE­GI­DOS. La pro­tec­ción de los cul­ti­vos pue­de ayu­dar

pa­ra fa­ci­li­tar y me­jo­rar la pro­duc­ción. Se pue­de re­cu­rrir a los mi­cro­tú­ne­les, que con­sis­te en cu­brir los ta­blo­nes con un plás­ti­co apo­ya­do so­bre ar­cos de hie­rro, ca­ña o ma­de­ra (fo­rra­dos pa­ra no las­ti­mar la co­ber­tu­ra). Se de­be con­tro­lar to­dos los días la tem­pe­ra­tu­ra y hu­me­dad, y se de­ben ven­ti­lar pa­ra per­mi­tir tam­bién el ac­ce­so de los in­sec­tos que po­li­ni­za­rán el cul­ti­vo. No hay que ol­vi­dar leer las re­co­men­da­cio­nes téc­ni­cas pa­ra el uso de es­tas es­truc­tu­ras, ya que el mal uso pue­de sig­ni­fi­car una pér­di­da en la pro­duc­ción.

En cuan­to al abono, sir­ve pa­ra man­te­ner y me­jo­rar la fer­ti­li­dad del sue­lo y ob­te­ner co­se­chas sa­nas y abun­dan­tes du­ran­te to­do el año. En el ve­rano, los pro­ce­sos de des­com­po­si­ción de los res­tos or­gá­ni­cos ( cás­ca­ras de fru­tas, res­tos de ver­du­ras, yer­ba, ca­fé, té, pas­to se­co, pa­pel, es­tiér­col de ani­ma­les, ho­jas) es mu­cho más rá­pi­da y cuan­do co­men­za­mos a pre­pa­rar los can­te­ros pa­ra el oto­ño in­vierno, es­tá es su mo­men­to jus­to de re­co­lec­ción y uti­li­za­ción.

Pa­ra ello de­be­rá za­ran­dear­se: lo que atra­vie­sa la za­ran­da se in­cor­po­ra­rá en el can­te­ro y lo que que­da, se usa­rá pa­ra ta­par los al­má­ci­gos y co­mo man­ti­llo ( ca­pa de pro­tec­ción de los al­má­ci­gos y can­te­ros, co­lo­ca­do des­pués de la siem­bra). Lo más grue­so, que no ha ter­mi­na­do de des­com­po- ner, se usa­rá pa­ra co­men­zar con una nue­va abo­ne­ra. AGUA. El rie­go se ha­ce más es­pa­cia­do, con­vie­ne ha­cer­lo al me­dio­día pa­ra evi­tar el da­ño por las he­la­das; se de­be ha­cer con una llu­via fi­nal. Es re­co­men­da­ble ha­cer­lo día por me­dio, con agua se­gu­ra, po­ta­ble. Si el agua de la que se dis­po­ne es agua de red, se re­co­mien­da re­co­ger­la en re­ser­vo­rios (ta­chos, bal­des, tan­ques de fi­bra, etc.) du­ran­te 24hs pa­ra que se eva­po­re el clo­ro y no en­du­rez­ca el sue­lo. De­bi­do a que en es­ta eta­pa se de­mo­ran los ci­clos de los cul­ti­vos, hay más tiem­po pa­ra ta­reas de man­te­ni­mien­to. Es el mo­men­to ideal pa­ra cor­tar ca­ñas pa­ra los cul­ti­vos de ve­rano, cam­biar cabos de pa­las o ras­tri­llos, re­pa­rar cer­cos, pin­tar, lu­bri­car y re­men­dar.

Las hor­ta­li­zas que se tras­plan­ten en oto­ñoin­vierno ten­drán un cre­ci­mien­to sua­ve y li­bre de pla­gas y en­fer­me­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.