Pen­sar en la Cría y Re­cría

En el Se­mi­na­rio del IPCVA en Ca­ta­mar­ca se re­co­men­dó ordenar el ro­deo y se­pa­rar a las va­cas jó­ve­nes pa­ra te­ner una ma­yor efi­cien­cia en el ser­vi­cio.

Super Campo - - Zonas Áridas Ganaderia - Por Eduar­do Bus­tos Fo­tos: Gen­ti­le­za IPCVA

EL GRAN DESAFÍO pa­ra los pro­duc­to­res de las re­gio­nes ári­das es me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad ga­na­de­ra en los cam­pos de Ca­ta­mar­ca. No es co­sa fá­cil, pe­ro se po­dría me­jo­rar si se lo­gra­ra lle­var los des­te­tes de 50 a 75 pun­tos por­cen­tua­les y un buen ma­ne­jo nu­tri­cio­nal. En la re­gión ha­ce fal­ta ali­men­tar el equi­va­len­te a dos va­cas pa­ra pro­du­cir un ter­ne­ro. La con­sig­na es ha­cer bien la ga­na­de­ría y me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad.

“Hay pro­duc­to­res que tie­nen mun­chos ani­ma­les en el cam­po y creen que au­men­tan­do la car­ga van a lo­grar más pro­duc­ti­vi­dad y no es así. Si el pro­duc­tor des­car­ga­ra aque­llos ani­ma­les me­nos pro­duc­ti­vos e in­vir­tie­ra ese di­ne­ro en los que son más pro­duc­ti­vos, ten- dría me­nos do­lo­res de ca­be­za y más pro­duc­ti­vi­dad”, eva­luó Oscar Me­lo, en diá­lo­go con Su­per CAM­PO.

Me­lo es ase­sor pri­va­do es­pe­cia­li­za­do en el ma­ne­jo de ro­deos en las zo­nas ári­das y fue con­vo­ca­do por el Ins­ti­tu­to de Pro­mo­ción de la Car­ne Va­cu­na Ar­gen­ti­na (IPCVA), pa­ra ha­blar so­bre el ma­ne­jo de ro­deos en zo­nas ári­das.

Pa­ra me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad se hi­zo én­fa­sis en lo­grar una bue­na efi­cien­cia re­pro­duc­ti­va, me­jo­rar el pe­so de fae­na y ob­te­ner una ma­yor ga­nan­cia de pe­so. Me­lo re­co­men­dó pa­ra las zo­nas ári­das con­cen­trar­se en la cría y re­cría bus­can­do la ma­ne­ra de acor­tar el pe­río­do en­tre el mo­men­to del par­to y el pri­mer ce­lo que “de­pen­de del es­ta­do cor­po­ral de las va­cas y, au­men­tar la ta­sa de pre­ñez de las que se al­cen, con un buen es­ta­do nu­tri­cio­nal an­tes del ser­vi­cio”.

En cuan­to a las ac­ti­vi­da­des a prac­ti­car en las zo­nas ári­das, Me­lo acon­se­jó con­cen­tra­se en la cría y la re­cría y de­jar la ter­mi­na­ción pa­ra aque­llas zo­nas don­de se ge­ne­ra ma­yor pro­duc­ción de gra­nos.

“En Ar­gen­ti­na la pro­duc­ción por va­ca es de 100 ki­los de ter­ne­ro des­te­ta­do por vien­tre en­to­ra­do en pro­me­dio, lo que sig­ni­fi­ca que se ali­men­ta un ani­mal de 400 ki­los pa­ra ob­te­ner 100 ki­los, o 30 ki­los de ma­te­ria se­ca pa­ra pro­du­cir un ki­lo de ter­ne­ro. Si se lo­gra­ra un des­te­te del 75 por cien­to y se me­jo­ra­ra el pe­so al des­te­te -que se­ría muy fá­cil pa­sar a 130 ki­los-, se po­dría au­men­tar un 30 por cien­to la pro­duc­ción de car­ne con la mis­ma can­ti­dad de ani­ma­les”, ex­pli­có Me­lo.

La ba­ja can­ti­dad de ter­ne­ros lo­gra­dos en la re­gión obe­de­ce a que la va­ca no pa­rió un ter­ne­ro al año, sino que lo hi­zo a los 17 me­ses, por­que el pe­río­do en­tre par­tos es de­ma­sia­do lar­go, por lo tan­to la efi­cien­cia re­pro­duc­ti­va es ba­ja. Es­to tam­bién se pro­du­ce por­que la va­ca tie­ne un ba­lan­ce nu­tri­cio­nal ma­lo al mo­men­to del ser­vi­cio, cuan­do de­be­ría co­mer bien. Si el ba­lan­ce nu­tri­cio­nal es ma­lo, pier­de has­ta 100 gra­mos por día y la ta­sa de pre­ñez de­cre­ce has­ta un 60 por cien­to. En cam­bio, si la va­ca co­me bien al mo­men­to del ser­vi­cio ga­na 100 gra­mos por día has­ta el par­to.

“Al par­to la va­ca de­be es­tar en un buen es­ta­do nu­tri­cio­nal, su es­ta­do cor­po­ral de­be ser de 6 (bien co­mi­da) y te­ner un buen ni­vel nu­tri­cio­nal al ser­vi­cio (dis­po­ner de buenos pas­tos es­ta­cio­na­les) y ele­gir ese mo­men­to pa­ra en­to­rar­las, con un es­ta­do cor­po­ral 5. Ca­da pun­to en el es­ta­do cor­po­ral de la va­ca re­pre­sen­ta 30 ki­los de pe­so vi­vo”, ex­pli­có el téc­ni­co.

Me­lo re­co­men­dó tam­bién lle­var el pe­río­do de par­to a un año. La va­ca de­be­ría co­men­zar a ci­clar a los 70 días de pa­ri­da y lue­go ser­vir­la en los si­guien­tes 10 días, y a los 20 días pos­te­rio­res: “El se­cre­to es­tá en tra­ba­jar en los dos pri­me­ros pe­río­dos, par­to, pri­mer ce­lo y lue­go en la ta­sa de con­cep­ción”.

Acon­se­jó tam­bién im­ple­men­tar el ser­vi­cio es­ta­cio­na­do y lle­var el pe­rio­do de ser­vi­cio a los 120 días, aun­que an­tes de­be­rían me­jo­rar los es­que­mas nu­tri­cio­na­les.

Me­jo­rar la efi­cien­cia re­pro­duc­ti­va sig­ni­fi­ca au­men­tar la can­ti­dad de ter­ne­ros en fun­ción de la can­ti­dad de va­cas que tie­ne el es­ta­ble­ci­mien­to: “En Ar­gen­ti­na de­be­ría­mos te­ner so­bre 4 mi­llo­nes de va­cas, tres de ter­ne­ros”, ex­pu­so Me­lo co­mo ejem­plo.

En cuan­to al ba­jo pe­so de los ter­ne­ros, el in­ge­nie­ro agró­no­mo en­con­tró la cau­sa en la fal­ta de pas­to su­fi­cien­te por­que “cuan­do co­mi­nen­za el pe­río­do de pa­ri­ción en la re­gión hay muy po­co pas­to y en los pri­me­ros cua­tro me­ses de vi­da la ga­nan­cia de pe­so de­pen­de de la le­che de la ma­dre; po­co pas­to, po­ca le­che y, a par­tir del quin­to mes, cuan­do el ter­ne­ro co­mien­za a co­mer, el pas­to ya es­tá ma­du­ro”, ex­pli­có.

“Si el ter­ne­ro na­ce en no­viem­bre y lle­ga a mar­zo, con los pas­tos ma­du­ros, ya no es­tán en con­di­cio­nes pa­ra que los co­ma, y pier­de pe­so. Si se cam­bia la es­tra­te­gia po­dría au­men­tar su pe­so en 50 ki­los con mu­cha fa­ci­li­dad”, eva­luó el ase­sor pri­va­do. CLI­MA. El fac­tor cli­ma tam­bién in­flu­ye en la ga­na­de­ría de cría por la po­ca ca­pa­ci­dad pa­ra ade­cuar la car­ga ani­mal y ade­más uti­li­za po­cas re­ser­vas de fo­rra­je con un efec­to re­si­dual im­por­tan­te que im­pli­ca que ha­brá me­nos ter­ne­ros. Ade­más, los cam­pos se van a so­bre­pas­to­rear, por ello “hay que li­mi­tar ese im­pac­to ne­ga­ti­vo a par­tir del or­de­na­mien­to del ro­deo, la elec­ción de las pas­tu­ras que se en­tre­ga­rá a los ani­ma­les y la ali­men­ta­ción de los vien­tres.

Res­pec­to del pri­mer pun­to, el es­pe­cia­lis­ta con­si­de­ró que es muy im­por­tan­te im­ple­men­tar un ser­vi­cio es­ta­cio­na­do que os­ci­le en­tre los 80 y los 120 días, de enero a mar­zo y man­te­ner­lo to­dos los años. Ade­más, se de­be­rá pres­tar aten­ción al en­to­re de las va­qui­llo­nas y “es más ba­ra­to ali­men­tar bien una va­qui­llo­nas pa­ra en­to­rar­la a los 24 me­ses y no lle­var­la a los tres años. Su ma­ne­jo siem­pre tie­ne que ser in­de­pen­dien­te al de la va­ca adul­ta, in­clu­so pa­ra el se­gun­do ser­vi­cio”, re­co­men­dó el ase­sor pri­va­do.

En es­te as­pec­to, Me­lo re­co­men­dó re­ser­var una par­te del cam­po con ca­pa­ci­dad pa­ra cien va­cas, ocu­par­lo con 70 hem­bras y uti­li­zar el ex­ce­den­te pa­ra re­criar ter­ne­ros. En ca­so en que el año sea ma­lo, in­di­có ocu­par esa par­ce­la pa­ra de­fen­der los vien­tres y ven­der los ter­ne­ros: “Es­to se­ría una com­bi­na­ción in­te­li­gen­te, por­que per­mi­te dar­le elas­ti­ci­dad al sis­te­ma y en­ca­rar bien la va­ria­bi­li­dad que se pro­du­ce en las zo­nas ári­das”, de­ta­lló.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.