EL NOA se Plan­ta an­te el HLB

Los ca­de­na ci­trí­co­la es­tá rea­li­zan­do ac­cio­nes pa­ra pre­ve­nir la en­tra­da de una en­fer­me­dad que hoy no tie­ne an­tí­do­to y ge­ne­ra pér­di­das to­ta­les. El tra­ba­jo.

Super Campo - - Ci­trí­cos Fru­ti­cul­tu­ra - Por Luis Ma­cha­do Fo­tos: Nor­ber­to Me­lo­ne

LA EN­FER­ME­DAD Huan­glong­bing ( más co­no­ci­da co­mo HLB) ha pa­sa­do de ser una ame­na­za a una reali­dad en las plan­ta­cio­nes ci­trí­co­las ar­gen­ti­nas. En ju­nio el Se­na­sa de­tec­tó nue­vos ca­sos po­si­ti­vos en un es­ta­ble­ci­mien­to y en las áreas ur­ba­nas cer­ca­nas, don­de ya se ha­bían ha­lla­do otros fo­cos en el de­par­ta­men­to de El­do­ra­do, pro­vin­cia de Mi­sio­nes.

EL HLB es una en­fer­me­dad pro­du­ci­da por una bac­te­ria que ata­ca a los cí­tri­cos y és­tos no tie­nen nin­gún ti­po de de­fen­sa, es de­cir que su­cum­ben to­tal­men­te an­te el ata­que. Ade­más, no tie­ne cu­ra ya que no hay an­tí­do­to dis­po­ni­ble pa­ra fre­nar el avan­ce de es­ta en­fer­me­dad. Es una en­fer­me­dad de ori­gen chino, que fue des­cu­bier­ta ha­ce ya más de un si­glo y em­pe­zó su tras­la­do a dis­tin­tos paí­ses ci­trí­co­las

del mun­do, em­pe­zan­do por el con­ti­nen­te asiá­ti­co, Su­dá­fri­ca y lle­gó al con­ti­nen­te ame­ri­cano a par­tir del año 2004, cuan­do fue de­tec­ta­da por pri­me­ra vez en Bra­sil y en 2005 en el es­ta­do de Flo­ri­da en Es­ta­dos Uni­dos. Hoy es­tá pre­sen­te en la ma­yo­ría de los paí­ses ci­trí­co­las ame­ri­ca­nos, a ex­cep­ción de Chi­le, Uru­guay y Pe­rú, pe­ro to­dos es­tán en aler­ta. En Ar­gen­ti­na se de­tec­tó el pri­mer ca­so en 2012 en la pro­vin­cia de Mi­sio­nes y has­ta el mo­men­to se cuen­tan 150 ca­sos po­si­ti­vos. Una vez de­tec­ta­do el HLB, la úni­ca so­lu­ción que hay es la erra­di­ca­ción de las plan­tas y su que­ma. NOA. Con la pre­sen­cia de­tec­ta­da en el NEA y ame­na­zan­te pa­ra la pro­duc­ción ci­trí­co­la, las pro­vin­cias del NOA han es­ta­ble­ci­do una se­rie de me­di­das pa­ra evi­tar la en­tra­da de la en­fer­me­dad. Glo­ria Pé­rez, ge­ren­te téc­ni­ca de Afi­noa (Aso­cia­ción Fi­ton­sa­ni­ta­ria del NOA) co­men­tó a Su­per CAM­PO: “El NOA es­tá en una si­tua­ción de pri­vi­le­gio y en Tu­cu­mán no te­ne­mos ni si­quie­ra la pre­sen­cia del in­sec­to vec­tor. És­te se en­cuen­tra en Mi­sio­nes, Co­rrien­tes, En­tre Ríos, Sal­ta, Ju­juy, Cha­co y For­mo­sa, pe­ro no es­tá en Tu­cu­mán, Ca­ta­mar­ca y teó­ri­ca­men­te en Bue­nos Ai­res, es una ven­ta­ja muy gran­de que hay que cui­dar".

Una de las for­mas de pre­ven­ción es que la fru­ta que quie­re in­gre­sar a Tu­cu­mán des­de el NEA tie­ne que la­var­se y ce­pi­llar­se en una sa­la de em­pa­que. "Des­de Afi­noa reite­ra­mos, sos­te­ne­mos y de­fen­de­mos a ra­ja­ta­bla que nin­gu­na ra­zón co­mer­cial de­be pri­var an­te una ra­zón téc­ni­ca y mu­cho me­nos fren­te a una en­fer­me­dad que no da tre­gua ni po­si­bi­li­da­des co­mo el HLB. Pri­me­ro, lo que hay que ha­cer téc­ni­ca­men­te y lo co­mer­cial vie­ne des­pués”, sos­tu­vo la di­rec­ti­va de Afi­noa.

La aso­cia­ción fi­to­sa­ni­ta­ria sos­te­ni­da por la ca­de­na ci­trí­co­la del NOA, jun­to con la Es­ta­ción Ex­pe­ri­men­tal Agro­pe­cua­ria Obis­po Co­lom­bres (Tu­cu­mán) vie­nen tra­ba­jan­do pa­ra de­tec­tar la en­fer­me­dad. Pé­rez sos­tu­vo que “los pro­duc­to­res pu­sie­ron pla­ta pa­ra que se desa­rro­llen los pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción y sa­lir a ca­pa­ci­tar gen­te pa­ra bus­car­lo des­de que apa­re­ció en Bra­sil en 2004. Aun no lo he­mos ha­lla­do por­que en­ten­de­mos que la úni­ca sal­va­ción que po­de­mos lle­gar a te­ner es la de­tec­ción pre­coz, en­con­tran­do un in­sec­to in­fec­ta­do. Mo­ni­to­rea­mos los in­sec­tos y los lle­va­mos al la­bo­ra­to­rio. Es pro­ba­ble que no es­té, pe­ro no te­ne­mos la so­ber­bia de de­cir que no lo po­de­mos te­ner. He­mos he­cho mi­les de aná­li­sis y, gra­cias a Dios, no lo en­con­tra­mos pe­ro no hay que ba­jar los bra­zos. En enero de 2010 ofi­cial­men­te el Se­na­sa em­pe­zó a bus­car­lo pe­ro hu­bo cin­co años que lo hi­ci­mos so­los y nun­ca pa­ra­mos de bus­car­los y ade­más ca­pa­ci­ta­mos y lla­ma­mos y aren­ga­mos a las em­pre­sas pa­ra que se au­to­mo­ni­to­reen, bus­quen y to­men mues­tras”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.