Recuperamo­s el Renatre pa­ra los Tra­ba­ja­do­res

Por Ge­ró­ni­mo “Mo­mo” Ve­ne­gas

Super Campo - - Jorge Dillon Protagonis­tas - Co­lum­na de opi­nión *Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de UATRE

Du­ran­te mu­chos años, los tra­ba­ja­do­res ru­ra­les de la Ar­gen­ti­na lu­cha­ron pa­ra cons­ti­tuir una he­rra­mien­ta ins­ti­tu­cio­nal que les ase­gu­ra­ra el re­gis­tro de sus ac­ti­vi­da­des la­bo­ra­les en el cam­po, y les ayu­da­ra a te­ner un rease­gu­ro sa­la­rial pa­ra sus cí­cli­cas eta­pas de des­em­pleo. El re­sul­ta­do fue el Renatre.

El Re­gis­tro Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res y Em­plea­do­res Ru­ra­les se cons­ti­tu­yó for­mal­men­te en mar­zo de 2002, con un Di­rec­to­rio com­pues­to por 8 di­rec­to­res: 4 de la en­ti­dad gre­mial más re­pre­sen­ta­ti­va (Uatre) y 4 de las en­ti­da­des ru­ra­les em­plea­do­ras, con la par­ti­ci­pa­ción de un sín­di­co en re­pre­sen­ta­ción del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo.

El Renatre se cons­ti­tu­yó co­mo un en­te au­tár­qui­co y au­tó­no­mo de de­re­cho pú­bli­co no es­ta­tal, ad­mi­nis­tra­dor de un Sub­sis­te­ma de Se­gu­ri­dad So­cial, con una do­ble obli­ga­ción re­gis­tral y de co­ber­tu­ra de un se­gu­ro in­te­gral por des­em­pleo. Has­ta su con­fis­ca­ción du­ran­te el go­bierno kirch­ne­ris­ta, el Renatre re­gis­tró (al 30 de se­tiem­bre de 2011) a 821.110 tra­ba­ja­do­res y 76.011 em­plea­do­res ru­ra­les.

El Re­gis­tro con­ta­ba con una his­to­ria la­bo­ral di­gi­ta­li­za­da por ca­da tra­ba­ja­dor y em­plea­dor que se des­tru­yó, jun­to con ca­si to­da la do­cu­men­ta­ción res­pal­da­to­ria. Ori­gi­na­da en una per­se­cu­ción po­lí­ti­ca con­tra la Uatre y mi fi­gu­ra, por mi cons­tan­te de­nun­cia de ac­tos de co­rru­pción del go­bierno, pri­me­ro de Nés­tor Kirch­ner, y des­pués de Cris­ti­na Kirch­ner, en el año 2011 se san­cio­nó la Ley 26.727 que su­pri­mió al Renatre y creó en su lu­gar al Re­na­tea. Lue­go de una ba­ta­lla ju­di­cial de 4 años, la Cor­te Su­pre­ma dis­pu­so la vuel­ta del Renatre y la de­vo­lu­ción de to­dos sus bie­nes y fon­dos a sus le­gí­ti­mos due­ños, los tra­ba­ja­do­res ru­ra­les.

El Re­na­tea fue uti­li­za­do co­mo una ca­ja po­lí­ti­ca con suel­dos as­tro­nó­mi­cos pa­ra gen­te de "La Cám­po­ra". Se mal­ver­sa­ron los fon­dos de los tra­ba­ja­do­res y los res­pon­sa­bles de ese ro­bo irán pre­sos fi­na­li­za­da la au­di­to­ría de cor­te que he­mos en­car­ga­do.

Las dos fun­cio­nes esen­cia­les de brin­dar pres­ta­cio­nes por des­em­pleo, y re­gis­trar la­bo­ral­men­te a los tra­ba­ja­do­res ru­ra­les, ob­je­ti­vo de la crea­ción del Renatre, fue­ron to­tal­men­te des­vir­tua­dos en los ca­si 4 años de fun­cio­na- mien­to del Re­na­tea.

En el úl­ti­mo año del Re­na­tea (2015), la ma­sa sa­la­rial de los em­plea­dos tri­pli­có el pa­go de pres­ta­cio­nes a los tra­ba­ja­do­res, ca­si 300 mi­llo­nes pa­ra suel­dos y so­lo ca­si 100 mi­llo­nes por pres­ta­cio­nes pa­ra des­em­pleo. De 236 tra­ba­ja­do­res en el Renatre a fi­nes del 2011, pa­sa­ron a 896 em­plea­dos pa­ra fi­nes del 2015.

No exis­tió con­trol ex­terno por par­te de la Au­di­to­ría en pe­río­dos 2013, 2014 y 2015. No se cum­plie­ron fun­cio­nes de fis­ca­li­za­ción y vi­gi­lan­cia so­bre to­das las ope­ra­cio­nes con­ta­bles, fi­nan­cie­ras y pa­tri­mo­nia­les del Re­na­tea. No rea­li­zó con­tro­les ex­ter­nos la sin­di­ca­tu­ra ni el mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo. No se con­fec­cio­na­ron ba­lan­ces 2013, 2014 y 2015.

La pres­ta­ción por des­em­pleo du­ran­te la to­ta­li­dad de la ges­tión del Re­na­tea se con­ge­ló en $960, que era lo que se pa­ga­ba en el úl­ti­mo año de ges­tión del Renatre.

En la ges­tión Re­na­tea no se pi­dió nun­ca la li­bre­ta del tra­ba­ja­dor en los ope­ra­ti­vos de fis­ca­li­za­ción. No se uti­li­za­ba la li­bre­ta co­mo he­rra­mien­ta de blan­queo del tra­ba­ja­dor. No hay re­gis­tros de san­cio­nes por in­frac­cio­nes al em­plea­dor, cer­ti­fi­ca­ción de deu­das de la eta­pa ju­di­cial, ni con­trol de las re­cau­da­cio­nes.

El pa­drón de tra­ba­ja­do­res se de­te­rio­ró con­si­de­ra­ble­men­te por pro­gra­mas de re­gis­tra­ción irre­gu­la­res. Se emi­tie­ron li­bre­tas a tra­ba­ja­do­res de la cons­truc­ción, amas de ca­sa, tex­ti­les, etc. Es mu­cho lo que se des­tru­yó, pe­ro vol­ve­re­mos a cons­truir­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.