Sin Cam­bios pa­ra la Oli­vi­cul­tu­ra

Los re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos de los pro­duc­to­res de oli­vos se ven muy afec­ta­dos por los al­tos cos­tos que vie­nen so­por­tan­do en sus plan­teos. Pers­pec­ti­vas.

Super Campo - - Costos - Por Ma­ría Ro­ve­re Fo­tos: Nor­ber­to Me­lo­ne

LA RIO­JA, Ca­ta­mar­ca, San Juan y Men­do­za en­fren­tan el fantasma de la po­si­ble de­socu­pa­ción de mu­chos tra­ba­ja­do­res co­mo con­se­cuen­cia del aban­dono de la ac­ti­vi­dad oli­ví­co­la. La pro­duc­ción de acei­tu­nas de me­sa y pa­ra fa­bri­ca­ción de acei­te de oli­va, una de las prin­ci­pa­les ac­ti­vi­da­des de la re­gión, dio ren­ta­bi­li­dad ne­ga­ti­va en los úl­ti­mos años y esa con­di­ción se man­tie­ne en 2016. AC­TI­VI­DAD AR­TE­SA­NAL. El olivo es una de las po­cas ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas que se pue­de rea­li­zar en zo­nas de­sér­ti­cas en la Ar­gen­ti­na y que desa­rro­lla fuen­tes de tra­ba­jo en las co­mu­ni­da­des lo­ca­les.

Un in­for­me de la Fe­de­ra­ción Oli­ví­co­la Ar­gen­ti­na re­cuer­da que se ne­ce­si­tan sie­te años pa­ra que un ár­bol dé su pri­me­ra co­se­cha de acei­tu­nas, a fuer­za de rie­go, fer­ti­li­zan­tes y la­bo­res rea­li­za­das to­dos los días del año.

Por la fal­ta de ren­ta­bi­li­dad, en los úl­ti­mos años, los pro­duc­to­res só­lo rea­li­za­ron ac­cio­nes pa­ra evi­tar la muer­te de las plan­tas, lo que ge­ne­ró, a su vez, una re­duc­ción sig­ni­fi­ca­ti­va de la pro­duc­ción. Hoy to­das las em­pre­sas se en­cuen­tran dé­bi­les, mu­chas en si­tua­ción crí­ti­ca y otras ya han si­do aban­do­na­das.

La úl­ti­ma en­cues­ta rea­li­za­da a los pro­duc­to­res oli­ví­co­las del Mo­vi­mien­to CREA du­ran­te el mes de ma­yo arro­jó que el 82% de los ca­sos re­gis­tró de­te­rio­ros en los re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos en el úl­ti­mo año. Los re­sul­ta­dos pro­duc­ti­vos de es­ta cam­pa­ña tam­po­co son alen­ta­do­res. En es­te sen­ti­do, los vo­lú­me­nes efec­ti­vos o es­ti­ma­dos de acei­te de oli­va y acei­tu­na de me­sa que se ob­ten­drán se ubi­can, en pro­me­dio, un 15% y 11% por de­ba­jo de los pre­su­pues­ta­dos al co­mien­zo de la cam­pa­ña. COS­TOS EN AL­ZA. La ac­ti­vi­dad si­gue dan­do re­sul­ta­dos ne­ga­ti­vos por una com­bi­na­ción de fuer­te au­men­to de cos­tos, al­ta pre­sión im­po­si­ti­va y ba­jos rin­des por un in­vierno cá­li­do que pro­du­jo una mer­ma en la flo­ra­ción de las plan­tas. Par­ti­cu­lar­men­te, el au­men­to de la ener­gía gol­peó muy fuer­te a quie­nes rie­gan por go­teo des­de una per­fo­ra­ción.

Se­gún la con­sul­ta CREA, los cos­tos que más se han in­cre­men­ta­do pa­ra los pro­duc­to­res oli­ví­co­las du­ran­te los úl­ti­mos seis me­ses fue­ron: ser­vi­cio eléc­tri­co, re­pues­tos de ma­qui­na­rias, agro­quí­mi­cos y se­mi­llas. Se­gún cálcu­los del CREA Arau­co, en La Rio­ja, el 80% del cos­to de pro­duc­ción del olivo es ener­gía y mano de obra, variables so­bre las cua­les los pro­duc­to­res no pue­den ha­cer na­da.

Otros cos­tos, co­mo los fle­tes, tam­bién pe­san: un con­te­ne­dor lle­van­do pro­duc­to de Es­pa­ña a San Pa­blo cues­ta 800 dó­la­res. Un ca­mión de Chi­le­ci­to a San Pa­blo pa­ra trans­por­tar la mis­ma mer­ca­de­ría co­bra 3.500 dó­la­res.

Los cul­ti­vos in­ten­si­vos co­mo el olivo ge­ne­ran mu­cho em­pleo en las zo­nas me­nos fa­vo­re­ci­das del te­rri­to­rio, a más de mil ki­ló­me­tros de los puer­tos. Si la ac­ti­vi­dad si­gue en si­tua­ción de que­bran­to, se van a se­guir ce­rran­do fin­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.