Una Plan­ta Co­lec­ti­va

Pro­duc­to­res fa­mi­lia­res tra­ba­jan en es­te pro­yec­to con­jun­to con ayu­da de di­ver­sos or­ga­nis­mos del Es­ta­do. Es­to les per­mi­ti­rá elaborar ali­men­tos pa­ra una me­jor pro­duc­ción de los ani­ma­les me­jo­ran­do cos­tos y ca­li­dad.

Super Campo - - Porcinos -

“TE­NE­MOS un sue­ño: lo­grar una plan­ta de ali­men­tos ba­lan­cea­dos de uso co­lec­ti­vo pa­ra ba­jar cos­tos de pro­duc­ción y me­jo­rar el ma­ne­jo de las uni­da­des fa­mi­lia­res pro­duc­ti­vas de nues­tro cam­po”, in­di­có Lu­cio Gui­chet, téc­ni­co de área de De­sa­rro­llo Ru­ral de la se­cre­ta­ría Pro­duc­ción y Em­pleo de Al­mi­ran­te Brown. Es por eso, en­tre otros pun­tos, que pro­duc­to­res de ese mu­ni­ci­pio del Sur del Gran Buenos Aires rea­li­zan ta­lle­res y ca­pa­ci­ta­cio­nes en el mar­co de la Me­sa de De­sa­rro­llo Ru­ral Brown en la que tra­ba­jan en con­jun­to el INTA AMBA (Lo­mas de Zamora y San Vi­cen­te), SE­NA­SA, Mi­nis­te­rio de Agroin­dus­tria de la Na­ción, Fa­cul­tad de Cien­cias Agra­rias de la UNLZ, mu­ni­ci­pio lo­cal y di­ver­sas aso­cia­cio­nes de pro­duc­to­res.

Una plan­ta de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas sir­ve pa­ra ob­te­ner ali­men­tos a par­tir de las ma­te­rias pri­mas que se pue­den con­se­guir o com­prar en la zo­na, de mo­do de aba­ra­tar los cos­tos de pro­duc­ción. Er­nes­to Be­na­ví­dez, in­ge­nie­ro zoo­tec­nis­ta y se­cre­ta­rio de Ex­ten­sión Uni­ver­si­ta­ria de la Fa­cul­tad de Cien­cias Agra­rias de la UNLZ, es­tá dan­do los pri­me­ros pa­sos con los pro­duc­to­res de Al­mi­ran­te Brown en es­te pro­ce­so de la plan­ta de ba­lan­cea­dos que, ex­pli­ca, “de­be ser sim­ple, eco­nó­mi­ca, de fá­cil ma­ne­jo y ver­sá­til. Sien­do im­por­tan­te apro­ve­char los ade­lan­tos tec­no­ló­gi­cos eco­nó­mi­ca­men­te dis­po­ni­bles pa­ra aba­ra­tar los cos­tos de pro­ce­so y lo­gís­ti­ca de las ma­te­rias pri­mas y dis­tri­bu­ción de los ali­men­tos ter­mi­na­dos”.

Una plan­ta de ali­men­tos ba­lan­cea­dos don­de se ela­bo­ran los ali­men­tos pa­ra ani­ma­les, pue­de ser un gal­pón o tin­gla­do con las di­men­sio­nes su­fi­cien­tes pa­ra al­ber­gar las má­qui­nas (mo­le­do­ra y mez­cla­do­ra), de­pó­si­tos de ma­te­rias pri­mas o in­gre­dien­tes y ali­men­to ter­mi­na­do, ade­más de los ele­men­tos de dis­tri­bu­ción que se uti­li­zan en di­cho pro­ce­so. "La ela­bo­ra­ción de ali­men­tos ba­lan­cea­dos es un pro­ce­so por el cual se eli­gen las ma­te­rias pri­mas o in­gre­dien­tes co­rres­pon­dien­tes pa­ra elaborar di­chos ali­men­tos, que, co­mo su nom­bre lo in­di­ca, es­ta­rán ba­lan­cea­dos en su con­te­ni­do de nu­trien­tes con los re­que­ri­mien­tos nu­tri­cio­na­les de los ani­ma­les a los cua­les va des­ti­na­do, se­gún es­pe­cie y es­ta­do fi­sio­ló­gi­co y cor­po­ral”, pun­tua­li­za Be­na­ví­dez. OR­GA­NI­ZA­CIÓN. Res­pec­to de có­mo or­ga­ni­zar­se pa­ra la dis­tri­bu­ción del ali­men­to ela­bo­ra­do, una plan­ta de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas de­be ad­mi­nis­trar y or­ga­ni­zar la com­pra y/o

ad­qui­si­ción de las di­ver­sas ma­te­rias pri­mas: co­no­cer so­bre la ca­li­dad e ino­cui­dad de ca­da una de ellas, te­ner un acon­di­cio­na­mien­to y al­ma­ce­na­mien­to ade­cua­do pa­ra lue­go in­cor­po­rar­lo al pro­ce­so de ela­bo­ra­ción con he­rra­mien­tas y má­qui­nas es­pe­cí­fi­cas.

No to­das las ma­te­rias pri­mas que se usan pa­ra ali­men­ta­ción ani­mal se pue­den uti­li­zar en una plan­ta co­mu- ni­ta­ria que cuen­te con tra­ta­mien­to ade­cua­do y res­guar­de las con­di­cio­nes de ino­cui­dad. Se de­ben adap­tar de­pó­si­tos y distrbui­do­res es­pe­cia­les pa­ra ca­da ti­po de ma­te­ria pri­ma.

“Es­to es pa­ra que pue­dan cre­cer y pro­du­cir con una bue­na sa­lud in­tes­ti­nal sin dé­fi­cit de nin­gún nu­trien­te ni ex­ce­sos que obli­ga­rían al or­ga­nis­mo a gas­tar ener­gía pa­ra eli­mi­nar di­chos ex­ce­sos en de­tri­men­to de la pro­duc­ción, del bie­nes­tar zoo­téc­ni­co del ani­mal o au­men­tan­do la pro­duc­ción de he­ces o fe­cas, pro­du­cien­do de ese mo­do una ma­yor con­ta­mi­na­ción am­bien­tal”, agre­ga el zoo­tec­nis­ta.

A la ho­ra de ha­blar de ra­cio­nes los téc­ni­cos coin­ci­den que en ba­se a las in­ves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das du­ran­te años se pue­den es­ti­mar los re­que­ri­mien­tos de ca­da ani­mal en cues­tión y tam­bién pue­de eva­luar­se la com­po­si­ción bio­quí­mi­ca de esos in­gre­dien­tes o ma­te­rias pri­mas con­se­gui­dos o com­pra­dos por ca­da uno de los pro­duc­to­res y equi­li­brar­lo en una mez­cla ade­cua­da. me­tros cua­dra­dos es el te­rreno con que se de­be con­tar pa­ra mon­tar la plan­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.