IGUAZÚ Te in­vi­ta a que­dar­te

Super Campo - - Agroagenda -

>La de­cla­ra­ción de las Ca­ta­ra­tas de Iguazú co­mo una de las sie­te ma­ra­vi­llas na­tu­ra­les del mun­do sig­ni­fi­có un bro­che de oro pa­ra el tra­ba­jo que du­ran­te dé­ca­das rea­li­za­ron ope­ra­do­res tu­rís­ti­cos pa­ra ofre­cer a los vi­si­tan­tes un aba­ni­co de pro­pues­tas y al­ter­na­ti­vas pa­ra to­dos los gus­tos y to­dos los ni­ve­les. Igua­zu ha­ce tiem­po de­jó de ser so­la­men­te las ca­ta­ra­tas pa­ra con­ver­tir­se en una pro­pues­ta ten­ta­do­ra de nu­me­ro­sas al­ter­na­ti­vas pa­ra dis­fru­tar la aven­tu­ra, el pla­cer, la in­ti­mi­dad, el relax y tam­bién la ma­ra­vi­lla de la na­tu­ra­le­za. Con­si­de­rar so­la­men­te un fin de se­ma­na pa­ra vi­si­tar es­te destino es po­co, por­que se ne­ce­si­ta al me­nos una se­ma­na pa­ra co­no­cer y dis­fru­tar ca­da uno de sus se­cre­tos y ma­ra­vi­llas es­con­di­das. > Ca­ta­ra­tas de no­che: A la luz de la lu­na. Du­ran­te las no­ches de ple­ni­lu­nio es po­si­ble re­co­rrer la pa­sa­re­la de la Gar­gan­ta del Dia­blo y ob­ser­var un es­pec­tácu­lo tan des­lum­bran­te co­mo úni­co: el ní­ti­do ar­co iris que se for­ma por la luz de la lu­na, posado en la re­fres­can­te bru­ma de las Ca­ta­ra­tas del Iguazú. La sel­va re­ga­la sus so­ni­dos y a re­ve­la sus mis­te­rios noc­tur­nos. Pa­ra po­der rea­li­zar es­te pa­seo hay que es­tar aten­to a las fa­ses de la lu­na y tam­bién rea­li­zar las re­ser­vas con tiem­po en las agencias de tu­ris­mo. > Mu­seo Imágenes de la Sel­va. El odon­tó­lo­go Ro­dol­fo Teó­fi­lo Allou de­jó un le­ga­do ar­tís­ti­co y cul­tu­ral de mag­ni­tud, con pie­zas de gran ta­ma­ño rea­li­za­das con maes­tría que re­pre­sen­tan a abo­rí­ge­nes cu­yas des­tre­zas y ha­bi­li­da­des les per­mi­tie­ron so­bre­vi­vir a la hos­ti­li­dad de la na­tu­ra­le­za. En­tre los per­so­na­jes que vi­vían en las fron­das, re­tra­tó a una abo­ri­gen em­ba­ra­za­da, a las pro­fe­sio­nes ori­gi­na­rias y de­ta­lles de la vi­da de las mi­sio­nes je­suí­ti­cas. > Cul­tu­ras Park, un cul­to a la na­tu­ra­le­za y la vi­da. Es uno de los nue­vos atrac­ti­vos que tie­ne la ciu­dad. La idea es lle­var­se de re­cuer­do un co­no­ci­mien­to mu­chas ve­ces im­pen­sa­do de las cul­tu­ras re­gio­na­les que aún for­man par­te de to­da la zo­na que ro­dea las Ca­ta­ra­tas del Iguazú y de Orien­te, tie­rra le­ja­na que se mi­me­ti­za de ma­ne­ra per­fec­ta y ar­mó­ni­ca con la pro­vin­cia mi­sio­ne­ra. ¿Qué va a en­con­trar el vi­si­tan­te en Cul­tu­ras Park? Anéc­do­tas del es­pec­tácu­lo de lu­ces y so­ni­dos so­bre la his­to­ria del prin­ci­pio del pla­ne­ta tie­rra y so­bre la for­ma­ción de las pie­dras pre­cio­sas. > Nue­vos cru­ce­ros en Iguazú. Los ríos Iguazú y Pa­ra­ná se jun­tan en el hi­to de las Tres Fron­te­ras y en es­tas aguas cau­da­lo­sas y tur­bu­len­tas es po­si­ble dis­fru­tar del en­can­to de la sel­va, pe­ro es­ta vez des­de el agua. El ca­ta­ma­rán Vic­to­ria Aus­tral zar­pa dia­ria­men­te des­de Puer­to Iguazú y cuen­ta con ca­pa­ci­dad pa­ra 300 pa­sa­je­ros con má­xi­mo con­fort y se­gu­ri­dad. Se tra­ta na­ve­gar ob­ser­van­do el pai­sa­je, tan­to có­mo­da­men­te aden­tro o en la cu­bier­ta prin­ci­pal. > La Ari­pu­ca: una tram­pa al destino. Par­que te­má­ti­co que in­ten­ta con­cien­ti­zar a sus vi­si­tan­tes so­bre los efec­tos que tie­nen la ta­la in­dis­cri­mi­na­da de ár­bo­les y el cui­da­do del me­dio am­bien­te, ade­más de mos­trar có­mo es­tu­vo con­for­ma­da la sel­va mi­sio­ne­ra. El tér­mino “Ari­pu­ca” pro­vie­ne del nom­bre de una tram­pa de ori­gen gua­ra­ní que era uti­li­za­da pa­ra cap­tu­rar ani­ma­les sin las­ti­mar­los. Es­te pro­yec­to de agro-eco­tu­ris­mo per­te­ne­ce a la fa­mi­lia Wai­de­lich, quien lo lle­vó a ca­bo re­pro­du­cien­do una ari­pu­ca en ta­ma­ño gi­gan­te pa­ra ilus­trar la ri­que­za del bos­que. De es­ta ma­ne­ra la gen­te apren­de so­bre las ca­rac­te­rís­ti­cas de los tron­cos, su cre­ci­mien­to apro­xi­ma­do y su dis­tri­bu­ción geo­grá­fi­ca, así co­mo su po­ten­cial y uti­li­dad real.

bue­na es­truc­tu­ra de plan­ta y apli­car un fun­gi­ci­da co­mo es­tra­te­gia de emer­gen­cia en la mi­tad del cul­ti­vo, apli­ca­ción que se ha­rá más tar­de o más tem­prano”, re­co­men­dó la es­pe­cia­lis­ta.

Si­llón en­cen­dió las lu­ces amarillas de aler­ta cuan­do re­co­men­dó “te­ner cui­da­do por­que la siem­bra se va a atra­sar por el ex­ce­so de agua que hay en la re­gión Cen­tro, San­ta Fe, el Li­to­ral y Bue­nos Ai­res, por­que los sue­los vie­nen con agua acu­mu­la­da, si­tua­ción que po­dría ge­ne­rar pro­ble­mas de pa­tó­ge­nos co­mo Phi­tium y Phi­tos­to­ra, por eso va ser im­por­tan­te un sis­te­ma ra­di­cu­lar bien desa­rro­lla­do y que el téc­ni­co use en las se­mi­llas te­rá­pi­cos es­pe­cí­fi­cos pa­ra esos pro­ble­mas. Siem­pre re­co­men­da­mos al téc­ni­co que in­ten­si­fi­que los mo­ni­to­reos en for­ma semanal so­bre el cul­ti­vo de so­ja pa­ra ver cuan­do co­mien­zan los pri­me­ros sín­to­mas”. CA­LI­DAD. Por su par­te, la es­pe­cia­lis­ta en fi­to­pa­to­lo­gía del INTA Per­ga­mino, Lu­cre­cia Ale­jan­dra Cou­re­tot, no des­car­tó la apa­ri­ción de en­fer­me­da­des fún­gi­cas de fin de ci­clo por­que “la

ma­yo­ría de los pro­duc­to­res vie­nen tra­ba­ja­do con se­mi­llas de ca­li­dad bas­tan­te ba­ja, co­mo con­se­cuen­cia de la gran can­ti­dad de agua que de­jó la cam­pa­ña pa­sa­da. Lo im­por­tan­te es que se ha­ya tra­ta­do y cu­ra­do bien a las se­mi­llas”

Cou­re­tot re­co­men­dó, de­bi­do a las in­cer­ti­dum­bres cli­má­ti­cas, rea­li­zar el mo­ni­to­reo de los cul­ti­vos e iden­ti­fi­car bien las en­fer­me­da­des y es­ti­mó que en prin­ci­pio se po­drían pre­sen­tar ca­sos de “Man­cha ma­rrón y se­gún el va­rie­tal se­rá el ti­po de com­por­ta­mien- to que po­dría te­ner. Tam­bién po­drían apa­re­cer lo­tes afec­ta­dos por Ojo de ra­na y Ti­zón fo­liar cau­sa­do por el com­ple­jo Cer­cos­po­ra ki­ku­chi (man­cha púr­pu­ra en la se­mi­lla)”.

La Man­cha ma­rrón afec­ta al cul­ti­vo des­de la par­te in­fe­rior ha­cia la su­pe­rior y pa­ra con­tro­lar la en­fer­me­dad, el INTA re­co­mien­da apli­car el fun­gi­ci­da y lle­gar a la par­te in­fe­rior de la plan­ta. OJO DE RA­NA. La Man­cha Ojo de ra­na pre­ci­pi­ta la ma­du­rez tem­pra­na del cul­ti­vo y afec- ta el lle­na­do de gra­nos. Pa­ra con­tro­lar­la, los es­pe­cia­lis­tas del INTA re­co­mien­dan el uso de mez­clas de prin­ci­pios ac­ti­vos con di­fe­ren­tes me­ca­nis­mos de ac­ción. “Cuan­do el lo­te vie­ne del mo­no­cul­ti­vo de so­ja es cuan­do más pro­ble­mas va­mos a te­ner por­que en el ras­tro­jo y en el sue­lo ya te­ne­mos ra­di­ca­do el pa­tó­geno des­de eta­pas tem­pra­nas en el ci­clo del cul­ti­vo. La eta­pa más crítica apa­re­ce en el mo­men­to de flo­ra­ción del cul­ti­vo”, de­ta­lló la téc­ni­ca. Res­pec­to de las afec­cio­nes la es­pe­cia­lis­ta re­cor­dó que en Sal­ta, Tu­cu­mán y Santiago del Es­te­ro, los lo­tes pre­sen­tan “Man­cha ani­lla­da”, muy agre­si­va que se trans­mi­te por se­mi­lla y se de­tec­ta­ron ca­sos de Ti­zón fo­liar por Cer­cos­po­ra en En­tre Ríos.

En el sur de San­ta Fe, nor­te de Bs As y sur de Cór­do­ba, ya hay ca­sos de man­cha ma­rrón.

de los lo­tes po­drían pre­sen­tar Mil­dew, tam­bién co­no­ci­do co­mo enanis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.