Pre­sen­ta­ción en So­cie­dad

Super Campo - - Camelina Agricultur­a - Por Ga­briel Quái­zel Fotos: Gen­ti­le­za del au­tor y Ome­ga Grains

LA CAMELINA em­pie­za a ju­gar el As­cen­so. Has­ta ha­ce po­co no par­ti­ci­pa­ba de nin­gún tor­neo en la Ar­gen­ti­na. Re­cién es­ta cam­pa­ña 2016 se mos­tró por pri­me­ra vez. Sus téc­ni­cos di­cen que tie­ne bue­na de­fen­sa, un desem­pe­ño sen­ci­llo pe­ro efi­caz en el me­dio del cam­po y mu­chas con­di­cio­nes pa­ra el gol. Só­lo tie­ne que cons­truir la hin­cha­da.

De nom­bre cien­tí­fi­co Camelina sa­ti­va, es una olea­gi­no­sa traí­da a la Ar­gen­ti­na den­tro de un pro­yec­to pa­ra ha­cer bio­die­sel y ali­men­ta­ción ani­mal de la em­pre­sa Ome­ga Grains, fir­ma es­ta­dou­ni­den­se de So­cie­dad Co­mer­cial del Pla­ta, cu­ya fi­lial en Ar­gen­ti­na es Cha­cra Ser­vi­cios.

El ar­gu­men­to prin­ci­pal del pro­yec­to es que la camelina es un cul­ti­vo ideal pa­ra vas­tas zo­nas frías y ári­das del sud­oes­te bo­nae­ren­se y aún pa­ra las pro­vin­cias de La Pam­pa, Río Ne­gro y Neu­quén, y que su de­man­da va a ir en cre­ci­mien­to gra­cias a su prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca: el al­to ni­vel de con­te­ni­do de áci­dos gra­sos ome­ga 3 (has­ta 35%).

El pro­yec­to cum­plió es­te año con to­das las eta­pas de

prue­bas y sus flo­res amarillas se pre­sen­ta­ron for­mal­men­te en las pri­me­ras 1.500 hec­tá­reas sem­bra­das en el par­ti­do de Saa­ve­dra: el ini­cio de la eta­pa co­mer­cial del cul­ti­vo. “To­dos los pro­duc­to­res de la zo­na es­ta­ban es­pe­ran­do los re­sul­ta­dos”, afir­mó Carlos Ru­bio­ne, el ge­ren­te ge­ne­ral de Cha­cras Ser­vi­cios.

Pa­ra la pre­sen­ta­ción ofi­cial es­tu­vo el prin­ci­pal ex­per­to en camelina en el mun­do, el es­ta­dou­ni­den­se Dua­ne John­son, quien fun­dó el cria­de­ro de se­mi­llas –hoy ad­qui­ri­do por Ome­ga Grains- que pro­vee­rá a los pro­duc­to­res ar­gen­ti­nos que quie­ran ju­gar es­te par­ti­do.

“En es­ta pri­me­ra eta­pa es­ta­mos abar­can­do a to­da la ca­de­na de la camelina, pe­ro des­pués nos va­mos a de­di­car a las se­mi­llas y a la in­dus­tria­li­za­ción”, ex­pli­có Ru­bio­ne. La idea es tra­ba­jar con pro­duc­to­res con con­tra­tos off-ta­ke, com­pran­do to­da la pro­duc­ción, co­mo ha­cen las mal­te­rías o los que ex­por­tan spe­cialtys. DE­FEN­SA. “La camelina es un cul­ti­vo rús­ti­co, apro­pia­do pa­ra zo­nas mar­gi­na­les. Per­mi­ti­rá ex­pan­dir la fron­te­ra agrí­co­la”, en­tu­sias­mó Ru­bio­ne. Es­ta olea­gi­no­sa de ci­clo in­ver­nal pue­de cre­cer con un ré­gi­men de llu­vias es­ca­sas (pro­me­dio de 500 mm/año), en sue­los de po­ca pro­fun­di­dad (so­me­ros) y no muy ri­cos, ya que sus raí­ces son cor­tas y es ba­ja en re­que­ri­mien­tos nu­tri­cio­na­les. “Se com­por­ta bien con po­ca do­sis de fer­ti­li­zan­te”, apor­tó el ge­ren­te téc­ni­co de Ome­ga Grains, Adrián Mor­gan­ti. Al sem­brar­se en ma­yo –ven­ta­na de siem­bra has­ta agos­to- y desa­rro­llar­se en el in­vierno tie­ne po­cos pro­ble­mas fi­to­sa­ni­ta­rios, por lo que la in­ver­sión en pro­tec­ción del cul­ti­vo tam­bién es ba­ja. “Tie­ne to­do pa­ra su ex­pan­sión en el sud­oes­te bo­nae­ren­se por su im­por­tan­te ven­ta­ja de cos­tos”.

La se­mi­lla se im­por­ta del se­mi­lle­ro pro­pio en Mon­ta­na, a un va­lor de 7 dó­la­res el ki­lo (cer­ti­fi­ca­da). ME­DIO­CAM­PO. Al ser de ci­clo cor­to, la camelina ofre­ce la po­si­bi­li­dad de ha­cer do­ble cul­ti­vo con gi­ra­sol o maíz. “Hay lu­ga­res don­de se pue­de ha­cer con so­ja y, en cam­pos me­jo­res, fun­cio­na muy buen co­mo cul­ti­vo de co­ber­tu­ra”, apor­tó Mor­gan­ti. Su ma­du­rez pa­ra la co­se­cha la al­can­za a me­dia­dos de no­viem­bre, por lo que -en com­pa­ra­ción con los ce­rea­les de in­vierno con los que competiría- en­tre­ga el cam­po an­tes: dos se­ma­nas res­pec­to de la ce­ba­da, y un mes del tri­go.

Al igual que otra olea­gi­no­sa de in­vierno, la col­za, la camelina tie­ne el pro­ble­ma en la co­se­cha de que su se­mi­lla es muy chi­ca, del ta­ma­ño de una al­fal­fa. Por eso, a la ho­ra de im­plan­ta­ción el con­se­jo es usar una sem­bra­do­ra de gra­nos fi­nos con ca­jón al­fal­fe­ro; la re­co­lec­ción se ha­ce con ca­be­zal de fi­na. Un ren­di­mien­to “nor­mal” es­tá en­tre los 1.300 y 1.700 ki­los por hec­tá­rea.

“Hay 2 ó 3 cui­da­dos que hay que te­ner. Pe­ro den­tro de un es­que­ma con­trac­tual co­mo el que pro­po­ne­mos, es­ta­re­mos jun­to con los

pro­duc­to­res pa­ra acon­se­jar­los y asis­tir­los”. DE­LAN­TE­RA. La du­da que pue­de te­ner un pro­duc­tor hoy es el pre­cio, ya que es un cul­ti­vo sin mer­ca­do. “El va­lor de la camelina se ar­bi­tra con el pre­cio del tri­go. Es de­cir que te­ne­mos que ofre­cer­le al pro­duc­tor un ne­go­cio me­jor del que po­dría te­ner con el ce­real y to­das sus for­mas de co­mer­cia­li­za­ción”, di­jo el re­pre­sen­tan­te de Ome­ga Grains. La em­pre­sa tie­ne una plan­ta de bio­com­bus­ti­ble en Pi­güe, ciu­dad prin­ci­pal del par­ti­do de Saa­ve­dra, con ca­pa­ci­dad pa­ra mo­ler 5.000 to­ne­la­das/año.

La se­mi­lla lo­gra­da aquí po­see en pro­me­dio 40% de acei­te, con el cual tras el pren­sa­do se lo­gra un 30% pa­ra com­bus­ti­ble dié­sel. “Eso quie­re de­cir que de ca­da quin­tal se ob­tie­nen 30 li­tros de bio­die­sel”. El 70% res­tan­te es ha­ri­na o ex­pe­ller -se­gún el pro­ce­so- con un al­to con­te­ni­do de ome­ga 3 y al­ta ca­pa­ci­dad nu­tri­cio­nal. VA­LOR EN ORI­GEN. “El en­fo­que más in­tere­san­te de la fá­bri­ca es des­de la óp­ti­ca del au­to­con­su­mo pa­ra coope­ra­ti­vas o unio­nes de pro­duc­to­res. Y lo vir­tuo­so en ge­ne­ral es que to­da la pro­duc­ción de camelina que­da­ría en la zo­na, co­mo un im­por­tan­te fac­tor eco­nó­mi­co”.

En cuan­to a la camelina en sí, se­gún Ru­bio­ne, su in­cor­po­ra­ción en la re­gión “ayu­da a re­con­ver­tir cam­pos mix­tos o de una agri­cul­tu­ra muy bá­si­ca en cam­pos pro­duc­ti­vos”. “La camelina es sus­ten­ta­ble en lo eco­ló­gi­co, eco­nó­mi­co y so­cial. De he­cho te­ne­mos la certificac­ión de la nor­ma ISCC Sys­tem (Sus­tai­na­ble Supply Chains for Agri­cul­tu­ral Com­mo­di­ties)”. Su­man­do es­tos ar­gu­men­tos, re­cla­mó “al­gún ti­po de po­lí­ti­ca pú­bli­ca” que co­la­bo­re en la di­fu­sión de es­te nue­vo equi­po.

ki­los/hec­tá­rea es el ren­di­mien­to que se es­pe­ra al­can­zar en el cam­po de Pi­güé.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.