Die­tas de Ba­jo Cos­to

Ba­ta­ta, yu­ca y man­dio­ca pue­den ser fuen­tes al­ter­na­ti­vas de ener­gía nu­tri­cio­nal pa­ra sus­ti­tuir al maíz y re­du­cir los cos­tos de pro­duc­ción. Al­gu­nos ejem­plos.

Super Campo - - Alimentaci­ón Porcinos -

LA PRO­DUC­CIÓN por­ci­na en el país es­tá muy re­la­cio­na­da con la uti­li­za­ción de tecnología­s, al­tos vo­lú­me­nes de ce­rea­les y fuen­tes pro­tei­cas de­ri­va­das de las in­dus­trias. Mi­guel Án­gel Acos­ta So­sa, téc­ni­co de la Es­ta­ción Ex­pe­ri­men­tal Co­lo­nia Be­ni­tez (Cha­co) del IN­TA, in­di­ca que “Mi­sio­nes, For­mo­sa, Co­rrien­tes y par­te del Cha­co son zo­nas de pe­que­ños pro­duc­to­res por­ci­nos con un gran po­ten­cial pe­ro con una fuer­te de­pen­den­cia de ma­te­rias pri­mas pro­ve­nien­tes de zo­nas mai­ce­ras y so­je­ras”. Acos­ta So­sa re­co­men­dó que los pe­que­ños pro­duc­to­res de cer­dos ali­men­ten a sus ani­ma­les con ma­te­rias pri­mas de la huerta. “Si bien re­que­ri­rá un ma­yor es­fuer­zo y tiem­po pa­ra al­can­zar el pe­so a fae­na, los cos­tos se­rán me­no­res”, ad­vir­tió.

El cer­do re­quie­re ali­men­tos con­cen­tra­dos, equi­li­bra­dos y de al­ta di­ges­ti­bi­li­dad pa­ra ex­pre­sar su po­ten­cial pro­duc­ti­vo. “De to­dos mo­dos, –in­di­có el téc­ni­co– se pue­de in­cor­po­rar, al di­se­ño de for­mu­la­cio­nes de die­tas, re­cur­sos no tra­di­cio­na­les co­mo la man­dio­ca o los sub­pro­duc­tos de la pis­ci­cul­tu­ra”. PO­CO TRA­DI­CIO­NAL. La ba­ta­ta es un cul­ti­vo al­ta­men­te ren­di­dor, en­tre 6 mil y 7 mil ki­los por hec­tá­rea. “De es­ta al­ter­na­ti­va se pue­de apro­ve­char la raíz y el fo­lla­je”, ex­pli­có el téc­ni­co. Ade­más, por tra­tar­se de un ali­men­to de fá­cil di­ges­tión, ri­co en car­bohi­dra­tos so­lu­bles y con su­fi­cien­tes vi­ta­mi­nas, sir­ve pa­ra cu­brir par­cial­men­te los re­que­ri­mien­tos nu­tri­cio­na­les ener­gé­ti­cos. “Es uno de los cul­ti­vos ener­gé­ti­cos más com­ple­tos”, ase­gu­ró.

En al­gu­nas ex­pe­rien­cias en la ali­men­ta­ción de cer­dos, se de­ter­mi­nó que es fac­ti­ble re­em­pla­zar has­ta 50% del sor­go o del maíz con ha­ri­na de ba­ta­ta, no en­con­tran­do di­fe­ren­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas con los ali­men­tos tra­di­cio­na­les en ani­ma­les en ter­mi­na­ción. Es­to me­jo­ra los pa­rá­me­tros pro­duc­ti­vos y eco­nó­mi­cos, sin al­te­rar la ca­li­dad de la car­ne. A su vez, el téc­ni­co se re­fi­rió al arroz co­mo un cul­ti­vo de al­to ren­di­mien­to na­cio­nal con pro­duc­cio­nes que su­pera la de­man­da pa­ra el con­su­mo in­terno. Así, el arroz de se­gun­da (que­bra­do o man­cha­do) es con­si­de­ra­do de des­car­te y po­see el 89% de ma­te­ria se­ca, el 7% de pro­teí­na cru­da, el 5,5% de pro­teí­na di­ges­ti­ble, ener­gía me­ta­bo­li­za­ble, cal­cio y fós­fo­ro fá­cil al­ma­ce­na­mien­to, sin com­po­nen­tes an­ti nu­tri­cio­na­les y pro­du­ce sub­pro­duc­tos apro­ve­cha­bles en la pro­duc­ción ani­mal.

La man­dio­ca o yu­ca es un tu­bércu­lo ener­gé­ti­co pro­vee­do­ra de al­mi­dón. Las ex­pe­rien­cias ad­mi­ten sus­ti­tu­ción de ha­ri­na de man­dio­ca se­ca­da al sol por en­ci­ma del 50% del maíz, sin di­fe­ren­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas en la con­ver­sión y ca­li­dad de res.

Pa­ra in­cluir­los en die­tas, el es­pe­cia­lis­ta ex­pli­có que “si bien pue­den sus­ti­tuir gran par­te al maíz, de­ben es­tar acom­pa­ña­das por un suplemento pro­tei­co y vi­ta­mí­ni­co mi­ne­ral ade­cua­do” y agre­gó que las des­ven­ta­jas de la yu­ca son la co­se­cha, su al­ma­ce­na­mien­to y, so­bre to­do, el pro­ce­sa­mien­to pa­ra la ela­bo­ra­ción de ha­ri­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.