Plan­teos con Rit­mo Na­tu­ral

La Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal Agro­pe­cua­ria reali­zó sus Jor­na­das de Pro­duc­ción Res­pon­sa­ble y Di­fe­ren­cia­da con el eje pues­to en el sue­lo. El desafío de la tran­si­ción.

Super Campo - - Orgánicos Economia Y Mercados - Por Eli­na Moreno Fotos: gen­ti­le­za OIA

EN LA PRO­DUC­CIÓN or­gá­ni­ca el fo­co es­tá pues­to en se­guir el ejem­plo de la na­tu­ra­le­za pa­ra man­te­ner el equi­li­brio de sus sis­te­mas. Pro­du­cir de es­te mo­do y en for­ma ren­ta­ble es im­po­si­ble, aun­que no hay fór­mu­las ni mo­de­los es­tan­cos.

La tran­si­ción ha­cia la pro­duc­ción or­gá­ni­ca es el pe­río­do en el cual el pro­duc­tor de­be adap­tar su sis­te­ma pro­duc­ti­vo y su pro­pia vi­sión. Se­gún la nor­ma­ti­va, es­te pro­ce­so es 3 años, o sea re­cién la ter­ce­ra co­se­cha con ma­ne­jo or­gá­ni­co po­drá con­si­de­rar­se or­gá­ni­ca. Ga­briel Be­rar­di­ne­lli, Ge­ren­te de Pro­gra­mas de Certificac­ión de OIA, se­ña­ló que pa­ra adap­tar un es­que­ma pro­duc­ti­vo hay con­si­de­rar la his­to­ria de ese cam­po, eso tam­bién de­ter­mi-

na­rá si la tran­si­ción se­rá más o me­nos fá­cil. “Si quie­ro ha­cer la tran­si­ción de una pro­duc­ción vi­ti­vi­ní­co­la, se­rá muy fá­cil por­que la pro­duc­ción vi­ti­vi­ní­co­la con­ven­cio­nal es muy si­mi­lar a la or­gá­ni­ca”.

En agri­cul­tu­ra ex­ten­si­va es­to es más com­ple­jo, im­pli­ca una pla­ni­fi­ca­ción fle­xi­ble y el análisis de po­si­bles y di­ver­sos es­ce­na­rios. En­ton­ces la tran­si­ción es, en reali­dad, un cam­bio drás­ti­co. Se­gún Be­rar­di­ne­lli, “el pa­so ha­cia lo or­gá­ni­co pa­ra un pro­duc­tor con­ven­cio­nal es co­mo cho­car con la pa­red, no hay una fór­mu­la pa­ra ha­cer­lo gra­dual­men­te, la na­tu­ra­le­za im­po­ne sus tiem­pos, no es­pe­ra y no hay un pa­que­te que so­lu­cio­ne to­do”.

Por ello, son po­cos los pro­duc­to­res con­ven­cio­na­les que mi­gra­ron ha­cia la pro­duc­ción or­gá­ni­ca, los que lo hi­cie­ron, lo hi­cie­ron so­bre cam­pos que no tie­nen mu­cha his­to­ria de agri­cul­tu­ra con­ven­cio­nal, por­que la na­tu­ra­le­za se re­ve­la, co­mien­za un ci­clo de vi­da al que hay que adap­tar­se, lle­gan las ma­le­zas, las pla­gas y hay que ver có­mo se con­vi­ve con ellas en un um­bral acep­ta­ble pa­ra los cul­ti­vos.

Si bien exis­ten tec­no­lo­gías de pro­duc­tos pa­ra pro­duc­ción or­gá­ni­ca y, en es­te sen­ti­do la in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo avan­zó mu­cho, no re­pre­sen­tan una ba­te­ría de he­rra­mien­tas ex­ten­sa co­mo las hay en con­ven­cio­nal. La ofer­ta es más li­mi­ta­da por­que no son pro­duc­tos de sín- te­sis quí­mi­ca in­dus­trial, sino pre­pa­ra­dos con com­po­nen­tes na­tu­ra­les. DESAFÍO DEL RIN­DE. Exis­ten du­das con re­la­ción a la po­si­bi­li­dad de al­can­zar en sis­te­mas de pro­duc­ción or­gá­ni­ca los mis­mos rin­des que con pro­duc­ción con­ven­cio­nal. Sin em­bar­go, hay evi­den­cia de que no só­lo es po­si­ble, sino que ade­más la ca­li­dad de los pro­duc­tos es me­jor. Es­to se da, prin­ci­pal­men­te, por la me­jo­ra en el per­fil del sue­lo que con­lle­va pro­du­cir en for­ma or­gá­ni­ca.

Los pio­ne­ros en rea­li­zar en­sa­yos com­pa­ra­ti­vos du­ran­te va­rios años son los pro­fe­sio­na­les del Ins­ti­tu­to Ro­da­le, ubi­ca­do en Pennsyl­va­nia, Es­ta­dos Uni­dos. Un equi­po in­ter­dis­ci­pli­na­rio que se de­di­ca des­de 1947 a pro­mo­ver la pro­duc­ción or­gá­ni­ca y di­fun­dir sus be­ne­fi­cios.

“Las ex­pe­rien­cias de 30 años rea­li­za­das por gen­te del Ro­da­le dan cuen­ta de ren­di­mien­tos agrí­co­las y hor­tí­co­las igua­les a los con­ven­cio­na­les y, en mu­chos ca­sos, más es­ta­bles, pe­ro se apo­yan en un sis­te­ma de mo­ni­to­reo per­ma­nen­te de la fer­ti­li­dad del sue­lo, el uso de com­post, co­ber­tu­ras ver­des y un ma­ne­jo más efi­cien­te del agua”, in­di­có Be­rar­di­ne­lli.

Al res­pec­to ex­pli­có que “de­cir que un ren­di­mien­to en pro­duc­ción or­gá­ni­ca se­rá igual al de uno con­ven­cio­nal es muy pro­ba­ble, pe­ro de­pen­de de có­mo se adap­te el pro­duc­tor y có­mo en­tien­da el am­bien­te. Si es­pe­ra que con un pa­que­te de pro­duc­tos or­gá­ni­cos va a lle­gar a los mis­mos ren­di­mien­tos que con un pa­que­te tec­no­ló­gi­co de pro­duc­ción con­ven­cio­nal, no va a lle­gar nun­ca”.

Se­gún él, no hay que per­der de vis­ta que la pro­duc­ción or­gá­ni­ca im­pli­ca una ar­mo­nía en­tre los as­pec­tos pro­duc­ti­vo, eco­nó­mi­co, so­cial y fi­lo­só­fi­co. “Una em­pre­sa que quie­ra ha­cer or­gá­ni­co por­que ve só­lo una opor­tu­ni­dad eco­nó­mi­ca va a fra­ca­sar”, afir­mó. DE LA RAÍZ AL PAN. Luis Steg­mann cul­ti­va 45 hec­tá­reas, que for­man par­te del cam­po se su fa­mi­lia en Co­ro­nel Prin­gles, con tri­go, ave­na y cen­teno di­vi­di­das en 3 sec­cio­nes, con un sis­te­ma de ro­ta­ción con cul­ti­vos de in­vierno, de ve­rano y le­gu­mi­no­sas. Hoy se en­cuen­tra en el se­gun­do año de tran­si­ción, es­ta­bi­li­zan­do el sis­te­ma pa­ra lue­go am­pliar­lo.

Steg­mann in­te­gra una co­mu­ni­dad que se lla­ma Do­ce Tri­bus. Den­tro del gru­po tam­bién hay pro­duc­to­res hor­tí­co­las ubi­ca­dos en Ge­ne­ral Ro­drí­guez.

“Nues­tro ini­cio en pro­duc­ción or­gá­ni­ca for­ma par­te de un pro­yec­to que in­te­gra la pro­duc­ción, con el pro­ce­sa­mien­to, la ela­bo­ra­ción y ven­ta de ali­men­tos. Con­ta­mos con un mo­lino, di­fe­ren­tes ma­qui­na­rias pa­ra pro­ce­sa­mien­to de los gra­nos y pa­na­de­ría pro­pia”, de­ta­lló el pro­duc­tor, que man­tie­ne víncu­los con pro­duc­to­res or­gá­ni­cos en Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos. A pro­pó­si­to co­men­tó que “allá las su­per­fi­cies son aco­ta­das, hay más pro­duc­tos per­mi­ti­dos dis­po­ni­bles y la ma­qui­na­ria es más pe­que­ña, por lo que son cul­ti­vos muy es­ta­bles. En ar­gen­ti­na las su­per­fi­cies son más gran­des, la ma­qui­na­ria tam­bién, por lo que los re­sul­ta­dos de­pen­den, en gran me­di­da, del ma­ne­jo que se ha­ga del sue­lo”, sos­tu­vo.

En coin­ci­den­cia con Be­rar­di­ne­lli, el pro­duc­tor re­co­no­ció que “la tran­si­ción es, en reali­dad, el tras­pa­so abrup­to de un sis­te­ma a otro com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te”. Y pre­ci­só que “bá­si­ca­men­te es re­gre­sar a mé­to­dos an­ti­guos de con­trol de ma­le­zas, de pre­ven­ción de pla­gas, y pro­duc­tos pre­pa­ra­dos con in­gre­dien­tes na­tu­ra­les”.

Se­gún Steg­mann, al mo­men­to ce­ro con­ta­ba con análisis de sue­lo de años an­te­rio­res y ve­nía de bue­nos an­te­ce­so­res, por lo que pu­do pla­ni­fi­car bien los cul­ti­vos, ade­más el cli­ma ayu­dó. Por eso el arran­que su­peró sus ex­pec­ta­ti­vas, aun­que in­di­có que “el sis­te­ma or­gá­ni- co se ma­ni­fies­ta con to­das sus ca­rac­te­rís­ti­cas al se­gun­do año, cuan­do ya no que­dan ras­tros del sis­te­ma an­te­rior”.

De to­dos mo­dos, los re­sul­ta­dos has­ta aho­ra fue­ron po­si­ti­vos, pu­do im­plan­tar bien los cul­ti­vos y no ha te­ni­do sor­pre­sas con ma­le­zas ni en­fer­me­da­des. “Es­ta­mos pro­ce­san­do to­da nues­tra co­se­cha 2015 en ha­ri­nas in­te­gra­les, ave­na arro­lla­da, va­mos a ha­cer acei­te de gi­ra­sol. Y nos abo­ca­mos a ha­bi­li­tar to­da la ma­qui­na­ria y ob­te­ner la certificac­ión pa­ra los pro­ce­sos”, con­clu­yó.

TA­REA PEN­DIEN­TE.

La in­ge­nie­ra Ma­ría Ele­na Iras­tor­za, con­sul­to­ra en pro­duc­ción or­gá­ni­ca y en bio­in­su­mos, se­ña­ló que en ma­te­ria de desa­rro­llo de pro­duc­tos “es­ta­mos muy atra­sa­dos”. Ocu­rre que en Ar­gen­ti­na no hay un re­gis­tro di­fe­ren­cia­do de in­su­mos or­gá­ni­cos, el lis­ta­do exis­ten­te se ma­ne­ja mal, no los dis­cri­mi­na de los de uso en pro­duc­ción con­ven­cio­nal. En cual­quier ca­so, Iras­tor­za ad­vir­tió que “el mo­de­lo es­tan­co o pa­que­te tec­no­ló­gi­co en or­gá­ni­co no exis­te, ca­da cam­po es un ca­so y re­quie­re un en­fo­que di­fe­ren­te, por­que la his­to­ria de ca­da lo­te es la que de­ter­mi­na­rá el desem­pe­ño del si­guien­te ci­clo”.

La es­pe­cia­lis­ta afir­mó que “ha­cen fal­ta po­lí­ti­cas de pro­mo­ción y di­fu­sión de lo or­gá­ni­co y sus be­ne­fi­cios, e in­cen­ti­vo pa­ra quie­nes eli­gen un ca­mino que, en de­fi­ni­ti­va, nos be­ne­fi­cia a to­dos”.

Es el au­men­to de ni­tró­geno y fós­fo­ro del sue­lo que se pue­de lo­grar apli­can­do té de com­post.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.